---------------

7 demonios Astor del Mar

7 demonios  Astor del Mar

 7 demonios Astor del Mar

Descargar Libro PDF


cervezas, sobre todo después de un largo día.
Había alguien que no podía sacar de su mente… Esa mujer, su vecina… David decía que era su sueño platónico como comúnmente dicen, aunque nunca le tuvo algún
sentimiento porque sabía que ella era varios años mayor y que no se iba a fijar en un joven universitario que se la pasa de fiesta en su departamento con sus amigos, sin
embargo le atraía con gran intensidad, ella era alta incluso un poco más que David por lo que debía de medir aproximadamente 1.79 metros, muy delgada pero sin llegar a
lo esquelético y su delgadez combinada con su altura le hacía ver una figura muy estilizada, era rubia con grandes ojos cafés y de piel blanca, hermosa como diría David.
– De verdad que me ha de ver muy tonto, en mi época de desmadre y sin preocuparme por nada. – Pensaba David recordando al mismo tiempo cuando de niño
soñaba con estudiar una carrera y en momentos se imaginaba en ese instante, ¿cómo se vería? ¿Tendría novia? ¿Sería rico? – jajaja – la risa de David sonó en cada
espacio del departamento, aquél departamento de estudiante que solo tenía una mesa, dos sillas, un sofá, la televisión que no podía faltar, el microondas para la comida
instantánea, un pequeño frigo bar para almacenar lo necesario, y por su puesto su recámara adornada con símbolos egipcios, islámicos y salmos católicos ya que aunque
él creía en los conocimientos de varias civilizaciones y religiones, era católico de corazón. Aun así David creía en la reencarnación y pensaba que en algunas vidas
anteriores había conocido varias culturas y creencias espirituales.
Pero volviendo a sus pensamientos….
– Mañana me levantaré temprano quizás 7:00 am, me haré un café, me daré un baño y si queda tiempo, si es que me puedo levantar temprano, me pondré a ver las
noticias.
Bebió de la sexta cerveza y prendió un cigarro. Él siempre decía que cuando estaba solo y se tomaba sus cervezas podía pensar mejor, porque se relajaba tanto que
era él dentro de sí mismo, sin nadie que perturbara sus pensamientos, por eso adoraba la soledad, que la disfrutaba con todo su ser, aunque no lo hacía muy seguido para
no sentirse dependiente del alcohol, por lo que se reservaba para días especiales.
– Metal, sí quiero escuchar metal. Dijo David para sí mismo, era una de esas noches en las que se ponía a escuchar música y a pensar y pensar en todas esas cosas
espirituales que le gustaban tanto, aunque a veces le llegara a agobiar las presencias que sentía en su habitación. Pero otro pensamiento cruzó por su mente.
– ¡Jajaja que idiota me vi! Otra vergüenza con la vecina, salgo del departamento, casi me estrello con ella y solo le dio risa, ¿será que ve en mis ojos que me gusta? ¿O
solo me puse rojo de la pena? Uuuuuyyyy pero que hermosa se veía, con su short de verano, su blusa pegada y su pelo suelto, un poco colorada por el calor de la tarde
hacía ver en su rostro contrastado con su blanca piel un color muy especial. Ah ¡ya! Tengo que dejar de pensar en ella, total, es solo alguien que me atrae y es todo.
Tengo que concentrarme en lo que estoy haciendo. – David tenía la costumbre de analizar cada detalle de sus acciones durante el día, en algún libro había leído que eso
ayudaba a crecer como persona, ya que se corregían los errores que se cometían y se repetían las buenas obras como él decía. – Algún día se me van a regresar esas
buenas acciones, como la ley de causa y efecto. – Hablaba del sexto principio de un libro de leyes espirituales, ese libro del que tanto había aprendido cuando era tan
solo un adolescente, la ley decía así:
Toda causa tiene un efecto, el efecto contiene una causa y todo responde de acuerdo a la ley, las coincidencias y la buena o mala suerte es sólo el nombramiento
a la ley no conocida, por lo tanto, todo depende de la ley.
Ese párrafo encerraba tanta sabiduría para David, que era demasiado complejo explicarlo en su íntima esencia, por lo que él cuando la mencionaba se limitaba a decir
que todo sucede por alguna razón. Y cuando pensaba que esas buenas acciones se le regresarían, también pensaba que quizás ya se le habían presentado de alguna
manera, pero no se daba cuenta, ya que si se diera cuenta no habría aplicado la ley, como por ejemplo cuando manejaba un auto y se salvaba de un choque con otro, por
lo que tenía una fe ciega en esa ley.
– Terminó de repasar todo lo que había hecho en el día que tuviera importancia y la verdad es que no encontró muchas cosas dentro de su mente, había sido un día
tranquilo por lo que se dispuso a escribir un correo a un amigo que había conocido por Internet, en uno de esos grupos psíquicos en los que se ponen a hablar de sus
experiencias extra sensoriales y a compartir ideas, en verdad había hecho un gran lazo con esa persona, su amigo se hacía llamar Dark Bleeding Angel, por su parte
David se ponía el seudónimo de Guerrero espiritual, le gustaba ese nombre debido a que se sentía un guerrero en el aspecto del alma ya que en su vida le habían sucedido
cosas inexplicables en las que tenía que luchar con algo ya fuera emocional o físicamente pero siempre con una razón espiritual de ser. Dark Bleeding Angel le había
enseñado varias cosas, que en su momento David no creía del todo, ya que tenía el hábito de no creer las cosas que dicen los demás hasta comprobarlas y en los últimos
días había experimentado algunas de las cosas que su amigo decía, por lo que en el correo le platicaba a Dark Bleeding Angel lo que le había sucedido. David era muy
perceptivo en cuanto a energía se refiere, desde muy pequeño había experimentado cosas que no sabía explicar sin embargo nunca tuvo a alguien cercano como un
familiar o amigo que lo pudiera guiar con esas percepciones, así que siempre aprendió por él mismo, leyendo lo que encontrara en internet, en libros que difícilmente
conseguía y experimentando.
El correo decía así:
¡Qué pasa mi Dark Bleeding Angel! ¿Cómo estás? Espero que muy bien, solo te escribo para platicarte sobre el espíritu del que te había contado, de aquél que
percibía cada media noche pero que no me hablaba solo se quedaba de pie observándome, pues resulta que hace dos días ¡por fin me habló!, pero me dejó muy
pensativo por lo que me dijo. En resumen esta es la conversación que tuvimos:
– Escúchame con mucho cuidado – Dijo el espíritu.
– Dime, soy todo oídos – Dije tranquilo esperando su respuesta y observando su larga silueta dibujada con una vestimenta negra, su rostro era delgado y con unas
facciones muy finas, sus ojos negros parecían contener una eternidad dentro de si.
– En los próximos días te vas a enfrentar a seis demonios, él primero es “el caníbal” (mientras decía esto me mostraba imágenes sobre como son, el caníbal era la
forma de una persona con dientes muy filosos, lo vi comiendo una cabeza humana y sus ojos estaban completamente blancos como si disfrutara de un éxtasis), el
segundo “el loco” (en la imagen se veía un hombre muy musculoso rompiendo los huesos de las personas que se le atravesaban), el tercero “el demonio mitad hombre
mitad mujer” (la imagen se asemejaba a una silueta, la mitad de ella tenía cuerpo grueso de hombre y la otra mitad delgada y delicada de mujer, parecía flotar
elegantemente) el cuarto es “la niebla” porque actúa sigilosamente (en la visión pude ver una niebla muy densa pero dentro de ella estaba una cara, formada por la misma
niebla, tenía colmillos como los de un depredador, sus ojos eran un poco alargados con un aspecto diabólico y su risa, esa risa profunda pero gruesa y burlona me dio
mucho en que pensar) el quinto “la bruja” (en la visión aparecía una mujer con un aspecto demacrado, sus ojos parecían hundirse en sus cuencas, sus labios delgados
esbozando una sonrisa malévola, y su vestido negro y largo le cubría el cuerpo entero) el sexto “el hechicero” (en mi mente aparecía un hombre vestido también de negro
pero con un poco de color rojo sangre brillando sobre su vestimenta, parecía que el color cambiaba según la posición y en sus manos flotaba energía haciendo alusión a
sus dotes de hechicero), – Espera – dijo el espíritu – Hay alguien más, el séptimo “el ángel caído” (pensé que el sexto era el último como me

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

 7 demonios Astor del Mar

 

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------