---------------

Revista Interviu – 7 Octubre 1981

http://www.interviu.es/

Revista Interviu – 7 Octubre 1981 

Descargar Revista Gratis    En PDF
S EGÚN el último número del
semanario «Cambio 16» el ex
‘presidente del Gobierno, Adolfo
Suárez, ha entrado a formar parte
del K Grupo Z». Los primeros sorprendidos
por esta noticia han sido los
propios interesados. El tema seria para
tomárselo a broma si no fuera por
venir de quien viene y ser dicho en el
momento en que se dice. Todos los indicios
apuntan hacia una maniobra
rastrera e interesada dirigida a conseguir
unos éxitos que le niega el mero
ejercicio de la profesión y para descalificar
la opción de nuestro «r Grupo» a
la televisión privada. Se creen que minando
el prestigio de los otros —en
este caso nuestra independencia—
allanan su propio camino.
O es nuestro estilo entrar en
polémicas con rutdie. Estamos
inmerso en una circunstancia
determinada y, imo los demás mortales,
tenemos q ? sometemos a los
Juicios de la opinión pública. No gozamos
de ninguna patente de inmunidad.
Sin embargo cuando la ofensa y
la calumnia rebasa los límites de lo
tolerable y puede dañar el prestigio o
los intereses de terceros tenemos la
obligación de dejar las cosas en su sitio,
tenemos la ineludible urgencia de
defender la verdad. Desde siempre, pero
sobre todo desde hace algunos
años, los editoriales de «Cambio 16»
vienen marcados en función de unos
intereses muy concretos y crematísticos.
ICE un viejo refrán castellano
que «piensa el ladrón que todos
son de su condición». Por
eso no resulta extraño que desde el semanario
madrileño se piense que dentro
del «Grupo Z» se produzcan maniobras
subterráneas de compra y venta,
más propias de un mercado de baratijas,
que de una empresa periodística.
Hay quien incluso no se vende, sino
que simplemente se alquila: el que
se vende, al fin y al cabo, to hace de
una vez y para siempre; el que se alquila,
sirve a quien le pague en aquel
momento.
LARO que todas estas cuestiones
se aclararían mucho si
pensamos que al frente de la
empresa de «Cambio 16» está Juan
Tomás de Salas, un hombre que no
tendría precio como transformista o
como simple saltimbanqui en el circo
político del país. En un segundo es capaz
ífe transformar el botafumeiro
más adulador en la crítica más acerada,
o viceversa. Todo depende de la dirección
en que soplen los vientos de
los poderosos, los créditos bancarios o
las ayudas del llamado fondo de reptiles.
Por ejemplo, tener al lado del director
de «Diario 16» un hombre que
se encuentra en régimen de prisión
abierta, que ha sido condenado por estafa
y que ahora ejerce altas funciones
en la empresa, puede explicar buena
parte de los elogios que se le dirigen
al director general de Prisiones, hombre
cuyos méritos están por encima de
cualquier sospecha de esta naturaleza.
Pero una cosa es la realidad y otra
muy distinta la interpretación que le
dan quienes han hecho de la vida profesional
un trampolín para sus apetencias
personales y se creen que los demás
son de su misma condición.
ODOS recuerdan las sinuosas
peregrinaciones de Juan To-
Mn^mmlmás de Salas a la Moncloa en
busca de esos setenta millones que tan
generosamente le regaló el poder,

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

mientras que a otras empresas se les
negaba la ayuda que legalmente les
correspondía. En este caso no se trata
de meros infundios y calumnias. Basta
con repasar las páginas de esa prensa
para comprobar que los elogios que se
prodigaron a Fernández Ordóñez
cuando estaba en el poder se convirtieron
más tarde en crítica despiadada e
incoherente con la línea que había
mantenido mientras desempeñaba una
cartera ministerial. El propio Adolfo
Suárez, el hombre que ahora se inventa
como socio del «Grupo Z», fue desmesuradamente
elogiado cuando ocupaba
el poder y objeto de burlas y desplantes
tan pronto como se inició su
declive político. Es fácil ser fuerte con
los débiles. Y rentable. De eso sabe
mucho el señor Tomás de Salas.
UNQUE resulte extraño a algunos,
nuestra empresa no esítá
en venta ni se alquila a nadie.
Jugamos siempre limpiamente,
dando la cara, diciendo quiénes somos
y lo que pretendemos. Sentimos muchos
que a Juan Tomás de Salas se le
haya indigestado el éxito de nuestras
publicaciones. Nosotros la competencia
la establecemos en el terreno deportivo
de la lucha profesional, no en
las cloacas de los rumores y las calumnias.
Por eso pedimos, exigimos, a
«Cambio 16» que aporte los datos que
tenga de ese rumor que se han atrevido
a acoger en sus páginas. Creemos
que si no por deber hacia nosotros, por
obligación hacia sus lectores. No solamente
el aceite de colza puede servirse
adulterado. También las noticias pueden
ser objeto de peligrosas manipulaciones.
Quienes creen en la democracia
y la libertad así lo piensan.
O Y por hoy, con la cabeza alta,
podemos proclamar a los
m^mmmJ cuatro vicntos.’ «Cambio 16»
miente a sabiendas. Y ese es el peor
insulto que se le puede dirigir a un

image host image host image host image host image host image host image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Revista Interviu – 7 Octubre 1981

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------