---------------

Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado – Descargar Libro

Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado

Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Turgut ya sabía por dónde iba el viejo lobo de mar. Hacía demasiados años que lo conocía como para no olerse lo que le ofrecería a continuación.
Hayreddin…
¿Qué? ¿Es qué no se puede agasajar a un viejo amigo como se merece?
¿Cómo tú lo haces? Si no te molesta que durante la cena no te preste apenas atención, adelante, pero no conseguirás retenerme con ello bromeó
Turgut.
Pero, ¿ni siquiera las mujeres más bellas de este mundo os conseguirían mantener en tierra firme? le preguntó con sorna Hayreddin mientras se llevaba
otro dátil a la boca.
Turgut negó con la cabeza sonriendo y cruzándose de brazos.
Barbarroja se rió ante la expresión de su viejo amigo, alzó las manos y dio dos palmadas. Al instante varias jóvenes mujeres irrumpieron en la estancia
seguidas de tres músicos que, dispuestos en una de las esquinas con sus instrumentos, comenzaron a acompañar los bailes sensuales de estas. El contoneo de las
jóvenes, vestidas con gráciles paños de colores que dejaban entrever sus delicadas y, a la vez, firmes figuras, dejó absorto a Turgut. Mientras bailaban para el deleite de
los dos viejos amigos, los dorados brazaletes de sus piernas y brazos tintinearon con cada movimiento de sus cuerpos como si de mortíferas cascabeles se tratasen. La
danza de sus caderas al ritmo de la música y las fragancias que desprendían en el ambiente hechizaron al corsario de tal modo que no pudo quitar ojo a las bellísimas
mujeres ni por un instante. Dos de ellas, tras acabar el espectáculo que le habían ofrecido, se sentaron en torno a Turgut, y lo mismo hicieron las otras tres en torno a
Barbarroja.
Ahora que las tenía aún más cerca, Turgut se quedó perplejo al contemplar con gran interés la belleza de la piel morena de sus dos acompañantes, la
vestimenta que portaban no dejaba espacio para su imaginación.
Alá ha debido de crear un paraíso en la tierra. ¿Cual es el origen de estas preciosidades?
Ellas dos son un regalo para ti, por tus servicios, mi querido amigo. Os las he mandado traer desde la antigua región de Nubia, al sur de la provincia
otomana de Egipto.
Los eunucos volvieron a entrar en la sala portando el plato principal de la cena, cuscús con verduras y garbanzos. Ambos comensales comenzaron a
degustarlo con la calida compañía que la presencia de las nubias les ofrecía. Poco después trajeron carne de chivo asado.
Las conseguí en Tabarka por un alto precio, ¿sabes? Pero bien merecen el oro que pague por ellas, ¿no os parece?.
Turgut asintió. A sus cuarenta y siete años solo había una cosa que más le gustara en este mundo que asaltar barcos mercantes y poblados costeros llenos
de infieles para hacerlos esclavos y hacerse con las mercancías que encontrase en estos, las mujeres; y, por la juvenil belleza de aquellas, bien podría haberlas tomado
por unas de las setenta vírgenes que a todo buen musulmán le espera en el paraíso.
Son bellas, si es lo que preguntáis. Pero no podrán retenerme… más allá del alba le expuso mientras acariciaba a una de ellas la mejilla con el exterior de la
mano. He decidido realizar nuevas incursiones.
Como queráis le contesto Barbarroja mientras cogía un buen trozo de carne. Por cierto continuó tras tragárselo, en un par de meses yo también parto,
pero hacia el otro extremo. Estambul me ha mandado a llamar.
¿Solimán os ha hecho llamar? ¿Con qué propósito? preguntó Turgut mientras hacía una bola de cuscús, garbanzos y verduras con la palma de la mano
derecha.
Aún no lo ha hecho, pero lo hará… en breve tomó su copa y le dio un buen trago.
Su invitado se quedó en silencio, expectante ante el comentario de su anfitrión. A Turgut nunca le había hecho gracia cuando Barbarroja se hacía de rogar, y
normalmente, en estas situaciones, le correspondía con una actitud desinteresada; pero, esta vez, su amigo había conseguido captar toda su atención.
Solimán necesita a un hombre fuerte que dirija su armada y yo soy ese hombre le terminó exponiendo un Barbarroja sonriente tras beber. Estáis ante el
próximo almirante de la armada imperial.
¡Vaya! Enhorabuena. Bien merecido lo tienes. Años de batallas por medio mundo al fin han sido tenidos en cuenta por Estambul.
Aunque no porque no disfrutase de ello, Hayreddin Barbarroja lo invitó con un gesto de la mano a terminar con las adulaciones y felicitaciones.
Como te decía continuó tras volver a coger su copa, Solimán quiere a alguien fuerte al mando de su marina. Teme las recientes conquistas de Andrea
Doria en torno a las costas de Morea le dijo. Apuró su copa e hizo una señal para que se la volviesen a llenar.
Uno de los esclavos se acercó a él portando una gran jarra de plata.
He oído que ha tomado Koroni, Patras y Lepanto.
Si, ese Doria sabe lo que se hace. Aún recuerdo como tuve que escabullirme de él, hace ya unos cuantos años comentó Barbarroja con cara seria mientras
se acomodaba entre los almohadones con su copa otra vez rebosante. Solimán quiere que me ocupe del mar mientras el se ocupa de su expedición sobre Viena. Por ello
me va a designar para ocupar el puesto.
Turgut asintió recordando como hacía ya bastantes años se había tejido todo lo que a ambos les rodeaba, desde la ciudad de Argel hasta sus estrechas
relaciones con los otomanos. El hermano de Barbarroja, Aruj, había llegado a Argel en 1516 tras tomarla. Nada más hacerlo, buscó la protección de la Sublime Puerta
frente a España. El antecesor de Solimán y padre de este, Selim, reconoció a Argel como parte del Imperio Otomano y la incorporó como una provincia más de su basto
territorio. A cambio de ello Aruj tuvo que renunciar a ser el máximo gobernante de Argel otorgándosele el tituló de principal autoridad de la nueva provincia. A la muerte
de este en Túnez en 1518, su hermano, Hayreddin, lo sucedió. Desde entonces su ascenso en notoriedad por las acciones realizadas al servicio de Estambul no había
parado.
Cuando ocurra, Turgut, dejaré al cargo de Argel a mi hijo Hassan. Ya se que es muy joven, que no tiene experiencia y no es muy arrojado, pero confío en
que tú le ayudes en las tareas de gobierno.
Si así lo deseáis, contad con ello.
Bien, me alegro de oírlo. No obstante, antes de irme tengo que acabar con cierto asunto molesto que puede volver a poner en peligro nuestras posesiones
en el Magreb Barbarroja se levantó e indicó a Turgut a que lo siguiese hasta una sala contigua a la estancia columnada.
Sobre una mesa allí dispuesta, el Bey de Argel le señalo un mapa y le indicó que se acercara. Era una recreación del Mediterráneo occidental. Barbarroja
señaló el punto marcado como la ciudad de Argel, en las costas del norte de África.
Ha llegado a mis oídos que el rey de España está planeando retomar nuestra ciudad nuevamente…
Orden de autor: José, Colorado Cote, Francisco
Orden de título: Bajo la Sombra del Turco (Spanish Edition)
Fecha: 14 ago 2016
uuid: bafa4acf-53b0-4458-829a-4558a17db298
id: 125
Modificado: 14 ago 2016
Tamaño: 1.20MB

Novela kindle  Comprimido: no

Novela kindle Format : True 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado.pdf
Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado.pdf
Bajo la sombra del turco – Francisco Colorado.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------