---------------

Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez

Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez

ANDREU
Me llamo Andreu Termidor. Tengo 38 años. Nací en Palma.
Desde que soy mayor de edad, y pude elegir, vivo en Madrid. Fue por la cosa del idioma. Me identifico más con el de aquí. Y mi nombre es Andreu porque así me
lo pusieron. ¡Qué es un nombre sino un primer paso hacia la individualidad! Ellos, mis padres, me encaminaron, y yo, Andreu, me encargué de desandar.
Cuando de pequeño decía que quería ser piloto, se les iluminaba la cara. Pero al empezar la mía a tomar cuerpo, me di cuenta de que nunca cumpliría con mi
vocación. No soy guapo, y yo no me imagino a un piloto sin pelo moreno rizado, ojos grandes cautivadores, sonrisa de dientes perfectos y olor a piloto. Carezco de
todo eso, por lo que en consecuencia otro será mi destino. Pienso en futuro porque creo que mi destino está aún por llegar. De momento solo estoy haciendo
transbordo.
No soy guapo pero tengo mi público. Desconozco la razón, supongo que, en el fondo, nunca me ha preocupado saberla. Me basta con repasar mi vida y constatar
que nunca me ha faltado una mujer enamorada.
Tampoco poseo estudios universitarios. Al venir a Madrid me tuve que poner a trabajar para poder pagarme comida y cama. Carecía de los tíos que habitualmente
la mayoría de los jóvenes tienen en la capital. Los míos vivían en Barcelona, pero para ese cambio no habría abandonado el hospedaje paterno. En Barcelona se habla
catalán y yo me identifico más con…¡Ah, ya lo he dicho!
Pero el que no tenga una carrera no significa que sea un patán. He leído mucho. Y no solo novelas. Por leer, he leído hasta poesía. En mis ratos libres empecé a
escribir un ensayo sobre las bondades del franquismo y el comunismo. Es sorprendente la cantidad de similitudes entre ambos. Todavía continúo con él, aunque de
forma más espaciada. He desplazado mis intereses hacia un campo distinto al de la política. Ahora investigo sobre la sexualidad.
Es probable que el empezar a trabajar como dependiente en un sex shop, hace ya casi cinco años, fuese lo que estimulase mi interés por el tema. Hasta entonces, la
sexualidad era un mero medio de alcanzar objetivos más trascendentes. Pero, poco a poco, me fui dando cuenta de que es la sexualidad la trascendente y los objetivos,
simplemente, medios.
Lo de dar conferencias sobre el tema no recuerdo bien cómo empezó. Me imagino que tuvo que ver con el éxito de mi blog. Alguien que conocía a alguien me
contactó. ¿O fue alguien que conocía a alguien quien me dijo que le contactase? De lo que casi estoy seguro es de que fue cosa del blog, porque en la tienda me limito a
despachar con cara de descerebrado. No, jamás hubiese dado el look (chapurreo el inglés) de piloto.
A Javier, mi jefe, el dueño del sex shop, lo de las conferencias, le pareció muy buena idea para el negocio. Él las escribe y yo las doy. Dice que tiene mejor coco que
yo, y como es mi jefe no le voy a llevar la contraria.
Hoy, al abrir mi correo electrónico, después de cuatro días sin mirarlo, me encuentro con el de una tipa que no conozco. Y, puestos a desconocer, ignoro cómo ha
conseguido la dirección. ¡Qué más da! El caso es que lo tiene y se permite darme un chorreo por el simple derecho de haber asistido a mi conferencia. ¡Señora, que era
gratis! ¡Que nadie le obligaba a ir, y menos a quedarse, si le molestaba lo que estaba escuchando! Estas feministas me sacan de quicio. Dice que no lo es pero se le nota a
la legua. Me gusta esta expresión. La aprendí de mi madre. Es a la legua, no a la lengua, eh.
Podría pasar de ella pero no quiero que piense que me ha acojonado. Si ella tiene derecho a atacarme, yo lo tengo a defenderme. Y lo voy a hacer. ¡Vaya si lo voy a
hacer!
Le diré a Javier que me escriba la respuesta. La verdad es que el tío tiene un punto, y quiero asegurarme de que entre los dos le damos un buen revolcón a esta mujer.
Formamos un buen equipo: él escribe y yo doy la cara. No es que yo no me sienta capaz de darle réplica a esta tía lista, sino que quiero asegurarme de que reciba su
merecido.
Estimada Doña Arena:
Me deja usted alucinado. O más que usted, a la que no tengo el placer de conocer, su correo.
Espero que no se tome a mal el que ejerza mi derecho de réplica.
No acostumbro a responder anónimos, pues, admitirá conmigo, que Arena y nada es lo mismo. Sin embargo, no me da usted miedo. Llevo veinte años cerrándole
la puerta al miedo cuando apago las luces de mi cuarto.
Contesto.
Perpleja se puede quedar, indignada no. Yo no he asaltado su dignidad sino su ideología feminista, que, aunque no milite, ejerce.
No acostumbro a decir cosas que no piense, especialmente si voy a tener una intervención pública llena de buitres esperando devorarme.
Lo de que la sexualidad de la mujer está al servicio de la reproducción no me lo he inventado yo, ha sido confirmado por la Antropología.
Si usted quiere tortillear con quien le salga de allí abajo, es libre de hacerlo, pero no a costa de castrar la libertad de opinión. Porque aquí la única que ha castrado
ha sido usted. La identidad sexual de la mujer está más que demostrada a través de su fisiología, si tiene un hueco es para llenarlo.
Sigo.
Soy un hombre de mi tiempo, pero eso no significa que tenga que tragar con la propaganda de los que se hacen llamar progresistas. Si progreso significa sustituir
a la madre por un tubo de ensayo, yo me cago en el progreso.
De la unión de la familia no he hablado. En este momento necesitamos habitantes jóvenes, no familias. La madre está por encima de la esposa. Y le digo más, la
sexualidad, hoy en día, ha adelantado al amor. No reniego del amor, solo lo resitúo.
Que la mujer no necesita protección lo dirá usted. La mujer la necesita y le gusta. Puede que lo niegue, pero gustarle le gusta.
No necesito cerrar ningún ojo para ver. Veo claro y sin problemas. Veo el cuerpo de la mujer como el de un ser humano, pero no veo que no sea diferente al del
hombre. Veo que los records de atletismo son mejores los masculinos

Pages :158

Tamaño de kindle ebook : 867 kb 

Autor De La  novela : Ricardo Suarez

kindle ebooks Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez.pdf
Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez.pdf
Cartas de amor y sexo – Ricardo Suarez.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------