---------------

Contra viento y marea – Parte 2 – Erika Rhys

Contra viento y marea - Parte 2 – Erika Rhys

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Contra viento y marea – Parte 2 – Erika Rhys

habían atracado a Damien y a mí,
convirendo una velada tranquila en
una batalla contra la muerte.
Los ojos crueles del más
menudo de los dos. El filo de su
navaja, afilado y frío, contra mi cuello.
El fulgor de la navaja del
hombre más corpulento, dirigiéndose
al pecho de Damien.
La conmoción que sen cuando
la hoja se hundió en su pecho, con un
sonido sordo que nunca lograría
olvidar.
El sanitario empujaba la camilla
por la concurrida sala de espera de
urgencias, sorteando a varios grupos
de personas. En unas caras podía
leerse un estoicismo resignado; en
otras, el temor a recibir malas
nocias; otras reflejaban toda suerte
de estados intermedios.
Cuando empecé a volver en mí,
me asaltaron los recuerdos de lo que
había ocurrido aquella noche.
Recordé el pánico que atenazó
mis entrañas cuando Damien se
desplomó en la acera y ya no se
levantó.
Recordé su cuerpo tendido en el
suelo, espantosamente inmóvil.
Vi su rostro de labios macilentos
y el contraste con la sangre que
empapaba su camiseta y se
desparramaba alrededor de su cabeza
y sus hombros.
Había tanta sangre…
Pasamos por delante de varias
salas de reconocimiento. Oí a un
paciente gemir dentro de una de ellas,
y me recorrió un escalofrío. ¿Dónde
estaba Damien? ¿Habían llegado a
empo los policías? ¿Seguía vivo, o lo
había perdido para siempre?
Sen una opresión en el pecho.
Tenía un enorme nudo en la garganta,
y los pulmones como paralizados.
Veía a través de una nebulosa de
puntos blancos, pero luché por no
perder el conocimiento. No podía
desmayarme. Otra vez no. Ahora no.
Tenía que encontrar a Damien.
Me aferré a los laterales de la
camilla, tomé aire y agarré el brazo
del sanitario.
Mi novio… Damien Barlow.
¿Dónde está? ¿Está vivo?
El sanitario me miró.
Entró en el quirófano en
cuanto lo sacaron de la ambulancia en
la que llegaron ustedes. Está vivo,
pero recibió una puñalada en el
hombro y ha perdido mucha sangre.
Cerré los ojos al oír sus palabras
y comprender su significado. Había
sido en el hombro, no en el pecho.
Gracias a Dios. Pero había sangrado
tanto… ¿Por qué había tanta sangre?
¿La navaja había cortado alguna
arteria o algo así?
¿Saldrá adelante? Por favor,
dígame la verdad.
La mirada del sanitario se
ablandó.
Es demasiado pronto para
saberlo. Pero nuestros cirujanos de
trauma hacen milagros a diario.
Créame, están haciendo todo lo
posible por salvar su vida.
*****
Las siguientes horas fueron de
las más largas de mi vida. Me
encontraba en un cubículo verde
esterilizado que apestaba a
ansépcos y resplandecía de
limpieza, acero inoxidable y luz
fluorescente.
El empo iba pasando
lentamente mientras el personal de
urgencias me limpiaba y comprobaba
que estaba bien. Tenía cortes en las
manos y las rodillas, y me había hecho
una brecha sangrante en la frente
cuando me desmayé y caí en la acera.
Había tenido suerte. Eso me
decía todo el mundo. Y supongo que,
en cierto modo, tenían razón. Saldría
del hospital por mi propio pie. No
tenía síntomas de contusión y mis
heridas eran leves.
Al menos, las externas.
A nivel sico, después de años a
merced de los puños de mi padre,
había sufrido lesiones peores. Quizás
debía senrme afortunada por no
haber resultado herida de gravedad.
Quizás debía expresar más gratud
hacia los competentes enfermeros
que me estaban curando las heridas.
Pero era incapaz de senrme
agradecida por nada mientras la vida
de Damien pendía de un hilo.
El personal de enfermería había
sido atento y amable, pero cuando
respondía a sus preguntas, lo hacía
con dificultad. Sí, me dolía la cabeza.
No, no había vomitado. No, ya no me
sena mareada ni tenía náuseas. No,
no recordaba cuándo me había
puesto la última vacuna del tétanos.
Mientras disntas personas me
limpiaban, me ponían inyecciones y
me daban tres puntos de sutura en la
frente, yo les preguntaba cómo estaba
Damien, pero todo lo que podían o
querían decirme era que seguía en
el quirófano. Estaba impaciente por
que terminasen.
En cuanto salga de aquí, quizás
pueda encontrar a alguien que me dé
más información.
Finalmente, después del eterno
papeleo, me dieron el alta.
Salí de la sala de reconocimiento
donde había pasado las úlmas dos
horas y me dirigí a la sala de espera
de urgencias. Quizás allí pudiesen
decirme algo sobre el estado de
Damien.
Cuando llegué, me acerqué al
mostrador de formica de la recepción.
Al otro lado había dos mujeres
sentadas.
Una de ellas levantó la vista de
la pantalla del ordenador.
¿Su nombre, por favor?

Pages : 419

Autor : Erika Rhys

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Contra viento y marea - Parte 2 – Erika Rhys

preguntó. ¿En qué puedo ayudarle?
Mia Martel. Quisiera
preguntar por Damien Barlow; según
me han dicho está en quirófano.
Llegamos juntos.
La recepcionista

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online Contra viento y marea – Parte 2 – Erika Rhys

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------