---------------

Demoledor – Susana Torres

Demoledor – Susana Torres

Demoledor – Susana Torres

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

por hoy.
Al salir ellas seguían desnudas, esperando por ese atractivo hombre que las llevó a hacer esa locura tan agradable. Ellas estaban tocándose para llamar su atención.
Francisco las miró ya bañado y vestido, se volteó y salió por la puerta.
Nunca más supo de ninguna de esas dos mujeres. No les interesaban para nada.
Su vida seguía.
La carretera estaba despejada y el sol aún no aparecía por el Este, Francisco corría como cada mañana para mantener su mente saludable y un cuerpo atlético, era la
única manera de mantener viva su carrera deportiva y llegar hasta lo más alto, hasta donde el soñaba llegar y no importaba lo que le costara. Esa era la llama que
mantenía encendida la antorcha que portaba su hija.
Hola, galán. ¿Te llevo? le dijo una mujer mientras bajaba la velocidad de su automóvil y lo ponía a la par del paso de él. A través de la ventana observó una
melena amarilla.
Camila era la única amiga que realmente conocía a Francisco, no sabían cómo había comenzado la relación, pero, siempre fueron muy unidos hasta el momento en
que él formó una familia y necesito más tiempo para ellos, lo cual era completamente lógico. A pesar de eso Camila trató de estar siempre pendiente de Francisco y
hablaban de vez en cuando. Ella iba al volante.
Hola. Gracias, pero, no dijo sin parar de correr. Desvió su mirada hacia el norte y aceleró. La rubia subió el vidrio y cruzó sin decirle nada más. Estacionó el
carro a un lado del camino y lo observó con detenimiento.
Él ahora era un hombre muy diferente. Ya se lo habían comentado, pero ella quería corroborarlo.
Ese no es el Francisco que conozco se dijo. Arrancó y siguió su destino.
No volvieron a encontrarse hasta casi once meses después.
Para Francisco solo habían dos prioridades en su vida: su hija y las artes marciales. No existía otra cosa que lo moviera, nada lo separaba de sus metas y las estaba
alcanzando tal como lo había previsto. Al momento del galopante ascenso dentro del Kárate que fue sorpresa para muchos y para otros no tanto, Francisco se
encontraba en muy buena forma física y completamente concentrado en cada uno de sus combates. Para él no es solo ganar, es dejarle saber a su oponente quien es el
mejor, tener el respeto de cada uno y enaltecer su ego, que cada vez se tornaba más exiguo. Cuando entraba al combate su mente se sumergía en un estado de relajación
típico de la práctica Japonesa y por otro lado la adrenalina corría por todo su torrente sanguíneo para canalizarla de la manera más puntual. Es una máquina para la
pelea.
Su visión estaba fija en el “Torneo Nacional de Kárate-Do” que se efectuaría a finales de año y que prometía ser un evento de gran magnitud augurando muchas
cosas buenas para sus intenciones profesionales y su destino, de hecho, muchos de los diarios locales (y uno que otro de distribución nacional) dedicados al deporte, lo
siguieron muy de cerca y escribían excelentes críticas sobre su desempeño hasta el punto de ponerlo como uno de los que subiría al pódium y algunos más osados lo
daban como el próximo campeón de la competencia. Todo esto lo único que hacía era darle más ánimos a Francisco, pero, había algo que debía empezar a controlar y
que era muy difícil de hacer.
La única distracción presente en la cotidianidad de Francisco son las mujeres. Las sábanas de su cama tenían el aroma de cientos de damas que desfilaban sin ningún
compromiso o importancia por parte del Karateca, quizá eso era un punto a favor para muchas de ellas, pero, otras salían heridas y desilusionadas luego de su
encuentro sexual. Las manejaba a su gusto, las dominaba con facilidad absoluta y nunca cruzó una palabra ligada a un sentimiento con ninguna de ellas, simplemente eran
sus juguetes, su distracción y su adicción. Para Francisco cada mujer que llegaba era igual a la otra que había salido. Su corazón se convertía en un desierto árido y sin
sentimientos, no tenía una razón para amar de nuevo. ¡Ninguna! Él tenía sus razones y probablemente nunca cambiaría de parecer.
Levántate, vístete y sal de aquí… mujer iba a decir un nombre, pero, realmente no recordaba cómo se llamaba la chica.
La mujer que aún no había terminado de disfrutar de lo que había pasado se quedó con la boca abierta impresionada por lo que estaba escuchando.
Es tarde y no puedo irme a esta hora sola. Pensé que nos quedaríamos aquí juntos toda la noche reclamó la mujer desnuda que estaba a su lado.
Lo siento, pero, no puedes quedarte dijo Francisco mientras se levantaba y se colocaba un pantalón del pijama.
La mujer salió despedida de la cama como si alguien le hubiese puesto alfileres en el trasero. Ese hombre había jugado con ella y además se la había cogido. Comenzó
a vestirse. Estaba herida.
¡Imbécil! gritó la mujer sollozando. Salió y tiró la puerta con todas sus fuerzas.
Christina dijo mientras se lavaba los dientes. Así se llamaba la mujer. Aunque

Pages : 34

Tamaño de kindle ebook :  576 kb

Autor De La  novela : Susana Torres

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Demoledor – Susana Torres

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Demoledor (Segunda oportunidad 2) – Susana Torres.pdf
Demoledor (Segunda oportunidad 2) – Susana Torres.pdf
Demoledor (Segunda oportunidad 2) – Susana Torres.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------