---------------

Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu

Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu

Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Antara permanece sentada sobre su cama, con la espalda totalmente erguida y las manos sobre su regazo. La ventana que corona su habitación le queda en frente,
dando rienda suelta a la embestida del sol que invade, como todas las mañanas, cada rincón de aquel cuarto.
Aún tiene el pelo mojado y eso acentúa la sensación de frío que le recorre el cuerpo. Su respiración acompasada trata de espantar el temblor. Cada vez que toma
aire y lo expulsa de sus pulmones escucha en su cabeza las palabras de su padre, repitiéndole lo afortunada que es por estar ahí. Lo afortunado que es él por no
haberla perdido.
Pero no es así como ella se siente. Algo en su interior le reprueba cada vez que lamenta su infortunio; está viva y eso no sólo es algo; eso es mucho. Pero ese
‘mucho’ se ha quedado vacío, oscuro y extraño.
Antara no sabría cómo hablar de esos meses en coma; ni siquiera recuerda cómo fue el accidente. Le han dicho que iba sola en su coche, que otro vehículo se
cruzó en su camino al saltarse una señal de <> y que la embistió con el morro, destrozando la puerta del conductor, es decir, la suya y el lateral izquierdo
del coche. El golpe en la cabeza fue lo más grave, aunque no la única de sus heridas. En definitiva, Antara siente como si esa parte de su vida fuese un retazo
adherido de explicaciones y recuerdos artificiales. Después, el despertar y la negrura. Los médicos le otorgan pocas esperanzas de recuperar la visión y aunque ella
misma trató de aferrarse a la más efímera esperanza mientras estaba en el hospital, regresar a casa la aboca, poco a poco, a una cruda realidad.
Aún guarda en su mente el miedo aterrador al pisar la calle por vez primera. El mortecino sol del otoño golpeándola en la cara emulaba la misma voluntad del
calor que ella anhelaba y que el astro rey no podía ofrecerle. De pronto, caminar del brazo de su padre la hizo sentirse al frente de un abismo de caída incierta. Cada
paso, dado con temor; cada ruido a su alrededor, multiplicado. El mundo que había anhelado comerse hacía apenas unos pocos meses, amenazaba ahora con ser
demasiado grande para ella en este momento; con ser él el que la devorase a ella.
Tampoco ayudan las ausencias que dejan un mayor espacio a un vacío ya demasiado extenso. Óscar siempre fue, a su parecer, el novio perfecto pero en los seis
meses de estancia en el hospital no ha ido a verla ni una sola vez; ni una llamada, ni una explicación. Por eso los nervios la azuzan en ese momento como si fuese a
ser la primera vez que habla con él. Porque Óscar la ha llamado hace apenas una hora; quiere hablar con ella y aunque Antara lleva meses esperando esa llamada,
ahora es algo que la deja fría.
Cuando oye la portezuela del coche cerrarse abajo, pasea, de forma instintiva, sus dedos entre su pelo. Ya no puedo verlo pero sabe que su larga melena rubia ha
de presentar aquellas ondas que siempre ha odiado. Pasar horas en el baño frente al espejo para alisarla es otro de esos actos banales a los que ha renunciado.
Se incorpora y tantea con sus manos la cama, dirigiéndose hacia la puerta. Tropieza con el bastón que su padre le ha traído y que ella se niega a utilizar. Se
yergue de nuevo y permanece inmóvil, alisándose las arrugas de la falda. Le ha pedido a Adeline, la mujer que se encarga d las labores domésticas, el conjunto verde
azahar que tanto le gustaba aunque detesta no poder comprobar cómo le queda en ese momento.
Dos golpecitos en la puerta la hacen tensarse más que nunca y carraspea antes de hablar.
Adelante.
Escucha el seco crujido de la cerradura y, después, la voz de su padre:
Cariño, Óscar está aquí. Os dejo solos. Si necesitáis algo, sólo tenéis que decírmelo.
Gracias, papá.
Agradece, en silencio, la paciencia de su progenitor. Bajo ningún concepto se había mostrado por la labor de permitirle la entrada a Óscar nunca más en su casa
pero las súplicas de Antara le han hecho ceder. Ella no espera una solución satisfactoria para aquella situación pero sea lo que sea lo que ha de ocurrir, ha de ser ya.
Prolongar la incertidumbre resulta tan absurdo como doloroso. Tampoco su madrastra se ha mostrado dispuesta a atender a Óscar pero la insistencia de Antara al
respecto, también le ha hecho dar su brazo a torcer. María lleva casada con su padre seis años y aunque siempre ha sido buena con ella, al igual que su hermanastra
Celine, Antara ha echado en falta como nunca la figura de su madre, que falleció cuando ella tenía apenas siete años. Ahora ni María ni su hija, fruto de un
matrimonio anterior, están en la casa, pues ambas partieron de viaje hace escasamente un par de semanas.
La puerta vuelve a cerrarse y Antara se siente exasperada por el silencio que la envuelve.
¿Estás ahí? le pregunta a Óscar.
Ehm… sí. Sí, estoy aquí. Estás… preciosa.
Antara lleva tiempo acumulando dudas y rabia a partes iguales; todo ello proyectado hacia Óscar pero en aquel momento, no sabe a qué sentimiento darle rienda
suelta. Casi le cuesta entender cómo han llegado a ese punto, ellos, que eran la pareja perfecta en el instituto. Ella, la chica más popular, la más admirada, gran
estudiante y cuidando siempre cada detalle. Y él, el más deseado por todas, el más apuesto; también alumno ejemplar y mejor deportista. Una relación idílica y
cómplice que, de la noche a la mañana se convierte en algo extraño y distante.
Están el uno frente al otro y no saben qué decirse para dotar de naturalidad a una relación que siempre la tuvo. Al menos, en apariencia.
Sé… que te debo una explicación dice al fin Óscar.
Las palabras resultan todo un alivio para Antara.
Siéntate le pide ella.
Prefiero quedarme de pie. Si no te importa.
Claro.
Antara recula un pasito y se sujeta al tocador que le queda detrás.
Verás, primero… cuando supe lo del accidente… dijeron que estabas mal; ni siquiera sabían si sobrevivirías y te juro que fueron los peores días de mi vida. No
tenía caso que fuese a verte, pues no iban a dejarme entrar. Después… tu vida ya no corría peligro pero no sabían si despertarías y, por dios que no me vi capaz de
verte así. De todos modos tú tampoco ibas a darte cuenta. Hubiera sido absurdo que te visitase.
A veces basta con estar ahí, Óscar responde Antara al fin. Aunque no te puedan ver o aunque no puedan hablarte, basta con que puedan sentirte, de
algún modo.
Algo en la expresión de Óscar se relaja, quizás el hecho de estar tratando algo que Antara y él habían hablado otras veces, tan espiritual ella; tan pragmático él.
Sensaciones, percepciones dice Óscar. Ya sabes que

Pages : 107

Tamaño de kindle ebook : 1,31  MB

Autor De La  novela : Jessica Galera Andreu

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu.pdf
Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu.pdf
Dioses de Antara – Jessica Galera Andreu.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------