---------------

El acuerdo del jeque – Sophia Lynn

El acuerdo del jeque – Sophia Lynn

El acuerdo del jeque – Sophia Lynn

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

primer mes en Ajman, había sido una fuente de constante ansiedad y miedo para ella. Ajman era muy occidental, pero en muchos lugares, la tradición estaba en su
contra.
Finalmente Fátima, una de las trabajadoras más mayores de Human Homes, la había llamado a su lado. Estás bien había dicho. Has encontrado tu sitio
aquí, has conseguido saber como vestirte y comportarte. Lo has hecho muy bien, ahora deja de preocuparte. Si sigues así, vas a acabar agotada.
Meghan se mordió el labio. No quiero avergonzar a nadie murmuró. No quiero que por mi culpa Human Homes tenga mala imagen.
Fátima la abrazó reconfortándola. Lo estás haciendo bien, te lo prometo.
Después de desvelar sus sentimientos sobre su trabajo legal, había conducido directamente a Homes for Holidays, donde se encontró ayudando a la gente a
conseguir las casas que necesitaban. Sentía una satisfacción especial al hacer todo el edificio, la mezcla de cemento y las renovaciones, pero McPherson se la había
llevado a su lado rápidamente.
O sea que ya casi te has sacado tu título de derecho había dicho él.
Ella estaba rígida. No voy a volver a eso, si es lo que me está pidiendo.
Se había reido un poco, sacudiendo la cabeza. Oh, no, pero una de nuestras organizaciones está buscando un representante, qué sepa al menos un poco sobre
asuntos legales, pero que, bueno, seré contundente, no vendrá con el salario esperado.
Eso …no suena muy prometedor había dicho ella.
Bueno, escucha lo que tengo que decirte.
Así era cómo había sabido sobre Human Homes, una organización mundial cuya intención era la de asegurarse de que las personas tuvieran las viviendas que en
realidad necesitaban. Había superado los procedimientos de forma rápida y apasionada y ahora formaba parte de su delegación en Ajman en los Emiratos Árabes
Unidos.
Los Emiratos son clientes difíciles había dicho su jefe. Están acostumbrados a hacer las cosas a su manera, pero también hay algunos reformistas
verdaderos. Esos son a los que tienes que acercarte. Esos son a los que tienes que tener en cuenta y cortejar.
¿Y tú quieres que yo lo haga? había preguntado.
Su jefe, una mujer mayor llamada Grace Marion, había asentido. Por eso te hemos contratado.
Así que ahora estaba en su hotel, esperando al conductor para que la recogiera a ella y a los otros delegados para lo que prometía ser un evento lleno de estrellas
en el Hotel Kempinski, tal vez el más lujoso hotel de la ciudad. El hecho de que hubiera logrado conseguir invitaciones para el evento era impresionante, pero ahora ella
y los otros delegados estaban decididos y determinados a aprovecharse de ello.
Meghan vestía de forma conservadora con su túnica, su velo y sus pantalones anchos. Cuando se miraba en el espejo, su rostro en forma de corazón parecía más
que un poco severo, con sus enormes ojos. Respiró hondo. Esta noche, iba a hacer su trabajo. Esta noche, haría lo que pudiera para hacer de su rincón del mundo un
poco mejor.
En dos horas tendría lugar una recepción, y después una cena. Su grupo se miraba mutuamente en busca de apoyo, y después se dispersaron entre la multitud.
Meghan ocultó una sonrisa. Los había visto hacer lo mismo en Nueva York y en Washington, D.C. Estaban a la búsqueda de donantes igual que tiburones cazando sus
presas en el agua. Ahora era su turno para cazar así.
Todo lo que veía a su alrededor, era un tipo de riqueza que podía cambiar el mundo. Se preguntaba cómo sería tener mucho dinero, para estar realmente a salvo
de las depredaciones de la oportunidad y la fortuna. Se encogió de hombros por dentro. No era su lugar para esa pregunta; era su lugar para tratar de asegurarse de que
parte de ese dinero conseguido le llegara a las personas que más lo necesitaban.
Se hizo sitio a través de la multitud, hablando principalmente con las mujeres que pudo encontrar. La mayoría sonreían educadamente y se escapaban tan pronto
como podían, pero más de una se detuvo a escuchar lo que tenía que decir. En su mayoría era mujeres jóvenes, con fuego en sus ojos. Tomaron su nombre, y le dijeron
que la verían en las siguientes semanas.
Animada, se aventuró cerca de la mesa con entremeses. Se dio cuenta de que estaba hambrienta, y de que algunos de los pasteles pequeños parecían
increíblemente deliciosos. Estaba pensando cuál quería probar cuando oyó una risa suave a su derecha.
Se giró sorprendida para encontrar a un hombre increíblemente guapo que la miraba con regocijo. Pensó que debía ser algún tipo de estrella de cine de Dubai o un
actor. Era esbelto con pelo revuelto a la moda y ojos verdes amplios que le recordaban a los de un tigre. Había algo de señorial en la manera en como estaba de pie,
mirándola con una especie de humor secreto.
La pilló miarándolo, pero en vez de parecer avergonzado, simplemente su sonrisa fue más amplia.
¿Puedo ayudarle? preguntó ella. Ella era consciente de que sonaba más como un sirviente de lo que quería, pero había algo que parecía exigir alguna
deferencia.
Sinceramente dudo de que pueda dijo él. En lugar de contestar, simplemente sonrió, continuando su escrutinio.
Bien, entonces nos podría hacer al resto partícipes de la broma. dijo ella plenamente consciente de que sonaba como una maestra de escuela. Había algo
acerca de ese hombre que la alteraba. ¿Qué derecho tenía de pararse allí y burlarse de ella?
Su pañuelo de la cabeza dijo. Mmmm… parece algo pasado de moda.
Ella se lo tocó tímidamente. Cubre mi cabello objetó, pero luego comenzó a mirar a las otras mujeres. Todas llevaban pañuelos con varios broches
enjoyados, plisados extravagantemente, doblados cuidadosamente en sus collares o envueltos alrededor de sus hombros.
Supongo que se me ve un poco vacía, admitió, sacudiendo su cabeza.
Es una lástima cuando una mujer tiene un rostro tan bonito como el suyo dijo casualmente. Un velo mal puesto le quita puntos.
Meghan le frunció el ceño. Mi cara bonita no es en lo que quiero que se centren las personas dijo tercamente.
¿Ah, si? ¿De veras? ¿y qué es?, dígamelo por favor.
Meghan parpadeó a la oportunidad que se había presentada ante ella. Había estado trabajando en ayudas públicas suficiente tiempo como para saber que no
podía dejarlo pasar.
Quiero que la gente se centre en aquellos que están sin hogar o sin techo, incluso esta noche.
Él parpadeó, pero ella no dio marcha atrás.
Los Emiratos Árabes Unidos es uno de los lugares más ricos en el mundo continuó pero es sorprendente cuánta de esa riqueza está concentrada. Hay
gente a menos de una milla de este hotel que no tiene suficiente comida o dinero para gastar en educación o vivienda. Es lo que Human Homes está intentando arreglar.
Le sonrió, como si le divirtiera su explicación. ¿Human Homes? Creo que he sido abordado por uno de sus amigos que tenía algunas cosas muy estridentes
que explicarme la situación de la vivienda para los pobres aquí.
Meghan lo miró, sintiéndose un poco derrotada. Y usted pensó que tenían muy poco que ofrecer ella especuló.
Él la miró con calma, aunque su sonrisa era la misma. Había algo un poco desafiante en su mirada, algo un poco despectivo acerca de su causa.
Creo dijo despacio que los extranjeros saben mejor lo que pasa aquí que las gente que vive aquí. Creo que algunas de las personas a las que están tratando
de ayudar se sentirían muy irritadas con su forma de hacer las cosas, y creo de forma

Pages : 55

Tamaño de kindle ebook :  863 KB

Autor De La  novela : Sophia Lynn

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

El acuerdo del jeque – Sophia Lynn

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El acuerdo del jeque – Sophia Lynn.pdf
El acuerdo del jeque – Sophia Lynn.pdf
El acuerdo del jeque – Sophia Lynn.pdf
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------