---------------

El secreto del bosque – G. B. Weber

El secreto del bosque – G. B. Weber

El secreto del bosque – G. B. Weber

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

que encontraron lo que quedó de él.
¡Qué terrible! dice el agente con una voz angustiada.
Así es coincide Karl; y haciendo una pausa, avisa al grupo. Prepárense, no creo que hayan visto antes algo igual.
El medico levanta la tela empapada con la sangre del pequeño difunto. Los rostros de los presentes se impregnan de horror al ver aquel dantesco espectáculo
mortuorio: El cadáver aparece con múltiples mutilaciones. La boca abierta es sinónimo de una muerte cruel y asfixiante. Las cavidades oculares se encuentran vacías; los
ojos habrían sido comidos o extraídos. La mano derecha tiene la ausencia de todos sus dedos y le falta el antebrazo del lado izquierdo. Tampoco tiene los miembros
inferiores. Estos no fueron cortados con armas punzantes o afiladas, fueron arrancados.
Que horrible destino le ha tocado a ésta pobre criatura de Dios clama el agente.
¿Qué mente perversa pudo haber hecho esto? pregunta Ludwig.
¡Pero, si han sido animales! exclama Motzer.
Aun no tengo esa confirmación, Jefe le aclara el Doctor Ludwig. Además, no creo que Schulze me hubiese solicitado para probar unas muertes por ataques
de lobos. Vamos a comenzar a examinar el cuerpo inmediatamente anuncia mirando a su ayudante.
Luego de dos horas de estudio y análisis, el médico forense y su aprendiz no han llegado a una conclusión definitiva sobre el motivo del brutal deceso:
Sería factible que el cadáver hubiese sido devorado en parte por lobos salvajes por el lugar donde apareció comienza informando el forense pero hay ciertas
heridas que no pueden haber sido provocadas por mamíferos como el canis lupus. En primer lugar, porque no hallamos las marcas de colmillos que deberían haber
provocado las laceraciones. Lo que haya desgarrado la carne no ha dejado huellas. Es como una herida de bala sin orificio de salida. Se asume que la bala está adentro del
cuerpo, pero ésta no se encuentra. Sería el mismo caso. ¿Qué provocó estas heridas? No lo sabemos y por lo tanto, no podemos confirmar las causas de su muerte
concluye Ludwig.
El joven aprendiz complementa el informe con sus impresiones:
Quisiera agregar que la fuerza que provocó el desgarramiento de los miembros debió de ser mucho más potente que la mordida de un animal, como si hubiesen
atado sus extremidades a dos locomotoras moviéndose en direcciones opuestas. Y lo que más nos ha perturbado ha sido la macabra expresión en su rostro. Seguramente
algunos buitres le devoraron los ojos, pero lo que le provocó la muerte parece ser un misterio, algo terrible. Como si el niño hubiese sido enterrado vivo y luego echado
su cadáver a una jauría. Me temo que este caso es muy similar a los que había estudiado antes con el Dr. Schulze termina diciendo el joven médico.
Sorprendido por la revelación, Ludwig retoma su rol de detective y comienza a interrogarle:
¿Por qué no nos dijo eso antes? le pregunta Albert con enfado.
Pensé que el Jefe se lo había dicho responde Karl.
Y mirando ahora con recelo a Motzer, éste último le aclara:
Los agentes ya le habían interrogado pero él no sabía nada sobre su paradero, por eso no vi la necesidad de comentárselo.
Así es se defiende Karl. Lo único que me había dicho el Doctor fue que investigaría las muertes por su cuenta.
Entonces sospecho que debe haber ido a la zona del Dunkel especula su amigo. Enseguida solicita al Jefe de Policía toda la información disponible sobre los
casos, y agrega: Quisiera además que me proporcione una lista de nombres de los decesos y datos de sus familiares. Voy a interrogarles.
Está bien, Ludwig y mirando a su lado, ordena: Trabajará con el Agente Lenz.
Al día siguiente, antes del amanecer, un grupo de cazadores se prepara para entrar al Dunkel. Junto a ellos se encuentran reunidos sus familiares y vecinos de la
zona. El más robusto de los paisanos se sube sobre un gran tronco caído, levanta con su mano un viejo Mauser Gewehr 71 y mirando al resto de los hombres armados
grita con rabia y decisión:
¡Vamos a cazar al demonio¡!Vamos a vengar a Tim y a los otros!¡Vamos a matar! y dejando lucir las huellas de quemaduras pasadas en su brazo derecho, da la
orden: ¡Síganme!
Un rugido surge desde el grupo mientras se adentran en el bosque. Las mujeres y niños los vitorean a los hombres mientras se marchan con sus rifles levantados al
cielo.
A la hora en que el sol calienta los tejados de las casas, el Inspector y Médico Forense Ludwig se sienta a desayunar un café acompañado de panecillos con
mermelada y miel, en el salón de té del hotel. Frente a él, puede observar a un caballero leyendo el periódico local Hersbrucker Zeitung, cuyo titular de portada reza: “El
bosque de Dunkel se ha cobrado otra víctima”.
Internados en lo profundo del busque, los cazadores se separan para peinar la zona. Se mueven sigilosamente entre las malezas y arbustos de espinos al oír a lo
lejos los aullidos de lobos. Uno de ellos mantiene su dedo en el gatillo del arma mientras se desplaza lentamente, evitando el crujido de las hojas caídas de otoño. No
siente nada a su alrededor, excepto una escalofriante ventisca en su espalda. Cuando el hombre se da vuelta, divisa a la distancia una silueta humana. Mira hacia adelante
convencido de que uno de sus compañeros ronda la zona. Pero el escalofrío vuelve a invadirle, ahora con mayor intensidad. Al mirar nuevamente hacia atrás, la figura
aparece perturbadoramente más cerca entre los arbustos. Sin dudas, no es uno de los suyos. El hombre queda pétreo, fijando su vista en aquella imagen inmóvil. Luego
comienza a moverse hacia ella. La jauría de lobos rodea el lugar.
Pasado el mediodía, Ludwig cruza hacia el lado norte del poblado hasta llegar a los terrenos que circundan el gran y espeso Dunkel, cuya superficie se extiende a lo
lejos. Para él, investigar una muerte sobre el terreno es igual a abrir un cuerpo para descubrir la causa de su fallecimiento. Le gustaban ambas cosas, por eso había
aceptado la posición de Inspector de Policía cuando se la ofrecieron. Sentía claustrofobia al pasar horas del día en una morgue, por lo que decidió salir un poco del
encierro. Así fue como había resuelto su primer caso, hacía 6 años. Desde entonces, vuelve al confinamiento cuando lo amerita el asunto. Ahora se prepara para
interrogar a los parientes del último niño fallecido, mientras el Agente Lenz se encargaría de indagar a las familias de las víctimas anteriores.
Recorriendo los campos cercanos a la gran muralla de espesos árboles, el Inspector Ludwig llega hasta una cabaña de madera rodeada de ganado vacuno y ovejas.
Puede ver a lo lejos cerca del bosque a un grupo de hombres armados a caballo, tirando con cuerdas algunos animales. Continúa caminando hasta alcanzar una distancia
prudencial y a continuación solicita permiso para acercarse, dejando ver su placa de Policía. Luego de observar un gesto de uno de los hombres a caballo, se aproxima al
grupo. Puede ver ahora que están arrastrando lobos muertos.
Buenos días caballeros. Soy el Inspector de Policía Albert Ludwig y… enseguida es interrumpido por uno de los hombres portando un rifle. Albert puede
distinguir una cicatriz provocada por una severa quemadura en su brazo derecho.
¿Y desde cuándo está prohibido cazar a bestias asesinas, Inspector? ¿Sabe usted que una de sus inocentes víctimas fue mi hijo? En el día de ayer, mataron a mi
muchacho, ¿comprende? dice con voz desgarradora y lágrimas en sus ojos. Albert siente pena por aquel hombre, progenitor del pequeño que yacía en la morgue del
hospital.
Lo entiendo y lo siento. He venido por el caso de las 6 personas desaparecidas o muertas recientemente en éste bosque…
¡Siete! interrumpe nuevamente el padre del niño.
¿Cómo dice? pregunta asombrado Albert.
Deben ser siete en total. Esta mañana ha desaparecido uno de nuestros hombres.
Lamento oír eso. He llegado ayer para colaborar con un colega que también se ha perdido. Supongo que a ésta altura yacerá muerto en algún lugar de éste bosque
embrujado. Me he puesto a investigar estos casos y por ello estoy aquí. Quisiera saber realmente lo que ha sucedido y en especial, lo que le ha ocurrido a su hijo.
Mientras les quitan la piel a los lobos cazados, el hombre de la quemadura en el brazo accedió a ser interrogado por el detective.
¿Dígame, es usted Josef Bühler?
Sí, es correcto.
¿Desde cuándo vive aquí, señor Bühler?
He vivido aquí con mi familia desde hace 20 años, cuando comenzaron a poblarse estos campos.
En ese instante aparece la Señora Bühler con su hijo mayor, uno de los niños que estaba jugando a las escondidas cuando el pequeño Tim desapareció. Sus rostros
reflejan tristeza y angustia. El hombre presenta a su familia y Albert continúa con el interrogatorio, intentando involucrar a la

Orden de autor: GB, Weber,
Orden de título: Secreto del Bosque (Spanish Edition), El
Fecha: 14 ago 2016
uuid: b8a929b4-c1b6-40bc-9502-53c57d0f1593
id: 132
Modificado: 14 ago 2016
Tamaño: 0.47MB

Novela kindle  Comprimido: no

Novela kindle Format : True 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El secreto del bosque – G. B. Weber.pdf
El secreto del bosque – G. B. Weber.pdf
El secreto del bosque – G. B. Weber.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------