---------------

Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa

Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa

Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

si se estaba quedando con ella, de modo que sonrió juguetona y tanteó el terreno para saber porqué no se había acordado de ese día. Igual le estaba tomando el pelo.
Te he preparado una cosita susurró con sensualidad en su oído. Es una fecha especial añadió en voz baja y seductora.
Román se retiró y la miró sin comprender. Entonces Elsa se dio cuenta; se le había olvidado por completo. Vaya chasco, pensó con una ligera irritación.
Para todo hay una primera vez, se dijo. Ignoró ese malestar que notó por todo su ser, y habló tras aclararse la garganta.
Es nuestro aniversario declaró mostrando una sonrisa que esperaba, no mostrara que se sentía un poquito desilusionada.
Vio que Román estaba claramente sorprendido. Se inclinó hacia delante, se masajeó el pelo con las manos y suspiró antes de mirarla con el rostro contraído por la
culpabilidad.
Vaya, lo siento muchísimo, cariño musitó. Con tanto trabajo, ni me he acordado de que estamos a… ¿hoy es veinte? preguntó contrariado y pensativo.
Parecía estar muy lejos de allí
Pues sí, veinte de abril aclaró ella sin dejar de sonreír.
Román se frotó la cara con las manos cuando se irguió, claramente agobiado, y Elsa trató de quitar hierro al asunto. Se dijo que no era tan importante; podía pasarle
a cualquiera.
Vamos, no hay que ponerse así. Podemos divertirnos como hacemos siempre sugirió con una clara invitación.
Él le dirigió una mirada entre culpable y curiosa. Era obvio que tenía ganas de averiguar qué tramaba. Carraspeó para decir algo, e intentó relegar algunos de sus
pensamientos más sombríos en aquel instante, a un lugar oculto de su mente. No era momento para ponerse serios; ya hablarían al día siguiente de lo que le preocupaba
de verdad. Tenía que hacerlo, se dijo a sí mismo. Lo que estaba haciendo y sintiendo, no podía excusarse. Ya no más.
Perdóname dijo Román con la voz quebrada.
Elsa le miró unos segundos. Esa disculpa parecía transmitir más de lo que parecía y quiso que le hablara, que le dijera a qué venía ese tono, pero no deseaba
estropear aún más las cosas. Ignoró el incómodo nudo que se formó en su estómago y respiró hondo. Su inicial excitación se había enfriado un poco, pero estaba
dispuesta a avivarla. Nada podía hacer que su noche acabara de mala manera.
Tenía el brazo echado en el respaldo del sofá y acercó unos centímetros su mano para acariciarle el pelo. Era tan suave, que sintió hormiguear sus dedos. Se acercó
a él y le plantó un beso posesivo en sus apetitosos labios. Su lengua rozó la suya solo unos segundos y la temperatura pareció subir un par de grados en cuestión de
segundos. Sin embargo, Elsa tenía que marcar un ritmo más lento, no podía dejarse llevar de ese modo, o Román tendría sus bragas en las manos en un instante, y estaba
dispuesta a hacer su papel esa noche. Lo había planeado así, y quería que él disfrutara. Postergar el placer era difícil, pero sabía que de esa manera, el final sería
explosivo. Enloquecedor. Eso le encantaba, y sabía que a Román también.
Se separó a duras penas, casi sin aliento. Román la tenía ahora sujeta con posesión, con sus manos enredadas en su pelo y su espalda; Elsa se deshizo de él con
suavidad, sin dejar de sonreír, y pudo ver cómo él mostraba su confusión, aunque parecía dispuesto a complacerla con su silenciosa petición. Soltó un suspiro
entrecortado y la miró con deseo.
Quédate bien quieto en el sofá pidió con voz seductora, y haz lo que te diga exigió señalándole con el dedo índice.
Le dio un último y húmedo beso antes de incorporarse y ponerse frente a él. Miró a su entrepierna y pudo notar a la perfección, que estaba muy excitado. Eso la
encendió un poquito más. Pudo notar que las paredes de su deseosa y ansiosa vagina se contraían, y cogió aire. Qué difícil era retrasar y desterrar sus instintos, sobre
todo cuando estos eran salvajes y lo único que quería era que la penetrara con posesión y desenfreno. Lo que Román le provocaba era tan fuerte, que a menudo se
preguntaba cómo no estaban siempre desnudos haciendo el amor. Aunque lo cierto era que muy a menudo, cuando no estaban en el trabajo, estaban dándole al sexo.
Eran dos personas muy fogosas, con gran apetito carnal.
Bajó sus manos hacia su pantalón y abrió el botón y la cremallera por completo. No le tocó a él en ningún momento, pero deslizó la tela de sus calzoncillos cuando
él colaboró levantando el trasero del sofá, y liberó su hinchado miembro. Esa parte le costó mucho más, porque lo único que deseaba era hundirle en su boca para
degustarle, lamerle de arriba abajo, sentir su aterciopelada piel y su dureza, y saber que podía provocarle un inmenso placer solo con la destreza de su lengua. Hizo un
gran esfuerzo por contenerse y se lo comió con la vista cuando se puso de pie frente a él.
No te toques. Mantén tus manos quietas al lado de tus piernas. Haz lo que quieras con ellas, pero no te des placer ordenó con voz firme, y a la vez, cargada
de deseo.
Román la miró comprendiendo el juego a la perfección, con una expresión totalmente lasciva, y dispuesto a hacer cuanto ella quisiera. Estaba convencido de que iba
a pasarlo en grande. Siempre lo hacían, y de mil maneras diferentes. Sonrió y asintió con la cabeza.
Soy todo tuyo, cariño dijo con una sonrisa perversa.
Elsa acercó su rostro al suyo y sonrió ante su acertado

Pages : 119

Tamaño de kindle ebook :  1,21 MB

Autor De La  novela : Carolina Ortigosa

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa.pdf
Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa.pdf
Elsa no sabe lo que quiere – Carolina Ortigosa.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------