---------------

La EX que vive en mí – La Rubia

La EX que vive en mí – La Rubia

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La EX que vive en mí – La Rubia

Ojeras como un oso panda, cara de marmota y corazón de oso polar. Vale, no estoy bien. No me lo tomes en serio.
¿Te lo he contado? Soy una ex. Soy la ex novia de un cabrón que acaba de partirme el corazón y hacer de repente mi vida en singular.
Necesito borrar su número, puesto que lo he llamado mil quichicientas veces.
¡Nooooo! Ya no puedo ver si está en línea acaba de bloquearme del móvil y de su vida.
¡Dios! ¿Quién me manda a mí a enviar esas fotos? Normal, que se asuste.
Por suerte, aceptó a mi otro yo. Una cuenta falsa dispuesta a arruinarle la vida tanto como él a la mía.
¡Eres un novato, chaval!
¡Estoy dentro!
¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!
Acaba de subir dos fotos nuevas.
No puedo respirar, un nudo en la garganta me ahoga, los nervios me carcomen, y casi no tengo apetito.
¡Lo positivo de las rupturas es que suelo perder kilos!
(Shhh, ¡lo confieso! No es la primera vez que me deja, dice que me obsesiono con él).
Lo veo feliz, radiante (¡qué guapo es!), abrazado con sus dos amigos del alma, ¿si son sus amigos de toda la vida, qué problema hay en no verles por un tiempo?
nosotros necesitábamos reforzar lo nuestro.
Me tranquilizo no hay lobas merodeando.
Entiendo que el motivo de este desliz son los amigos, necesitaba más tiempo con ellos, me lo podía haber explicado, una vez al mes yo le hubiese dejado salir. Con
supervisión, claro, y hora de vuelta, y ubicación exacta.
Estoy por clickear para ver la segunda foto…
¡Algo en mi interior me dice que no lo haga!
Me tiembla el ojo derecho, es una muy mala señal. Apenas puedo mover mis manos.
¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!
¡Será cabrón, prometo cortar su peneeeeeeeeeeeeeee!
¡Malparidooooooooo!
¡Cretinooooooooooo!
¡Hijo del mal!
Abro mis ojos como una energúmena. Allí estaba él, sonriente dejándose abrazar, cabeza con cabeza, mejilla con mejilla con una chica a la que presenta como
, ¡la más qué! ¿¡La más quéeeeeeeeeee!?
¡¿Zorra, cabrona, estúpida, caramono, garrula, imbécil, furcia?!
Voy a llorar, no soy capaz de nada más.
Me pongo de pie porque mi furia puede partir en dos mi ordenador y no es plan. A quién deseo partirle la cara es a esa perra perversa, hiena del infierno.
*10 minutos más tarde
Con un kilo de helado en mi barriga, descargo la foto y la amplío.
¡Qué le vio! ¡Si es un hobbit!
Esas tetas son operadas, dos pelotas de beisbol tiene en el pecho, una de ellas mirando a Cuenca.
Amplío la zona de aquellas mejillas juntas, ¡ese rostro que me pertenece! suelto pensando en él, me tranquilizo porque sus bocas están seis milímetros separadas, lo
medí con una regla en la pantalla del ordenador.
¡Soy realista y nada patética! Okey.
Vuelvo a llorar, con lágrimas negras, de dolor.
(Anoche no me quité el maquillaje ¿y qué?).
No está etiquetada, me paso toda la noche buscando coincidencias, me recorro los álbumes de todos sus amigos para ver si aparece en alguno.
¡De qué planeta salió esa petarda!
Lloro. Bailo. Hago abdominales, las hago mal, me duele el cuello. Lo llamo. No me lo coge. Lo odio. Lo amo. Lloro. Me hago una mascarilla. Y me depilo las cejas.
Lloro. Lo amo. Duermo con su camiseta.
Lo echo de menos, mucho…
Día 3
¡Por fin es LUNES!
Es lunes y me va a llamar.
Tal vez después de comer.
Tal vez después de la siesta, ¿quién coño duerme siesta?
¡Llámame! Que ni loca responderé. Que lo sepas.
Tal vez después de salir con sus amiguitos, ¿no?
Tal vez después de tocarle las tetas enormes de silicona barata, a esa nueva zorra, “la más”…
Tal vez después de cenar…
Por favor Dios y los ángeles y todos los santos del mundo infinito, sé que prometí que no iba a responderle, pero lo haré. ¡Lo haré!
Vale, no puedo mentirles y menos a vosotros, lo iba a hacer de todos modos, pero que me llame.
Llámame, jolín…
Llámame, joer…
Llámame cabronazooooo…
Es media noche, y estoy a punto de salir por la ventana y aparecerme en la puerta de su casa.
Respiro hondo.
Llevo tres días encerrada. Me estoy muriendo.
En el fondo sabía que no iba a llamarme, quién dice “ya hablaremos” no promete mucho, no se compromete, algo que él nunca supo hacer.
Pero, dijo ¡lunes! ¡¿Por qué coño indicó un puñetero día?!
Por momentos siento que le doy pena a mi subconsciente, no deja de reñirme y de aclararme que el amor no se forma de migajas secas o promesas sin corazón.
Pero así estoy, ¡muy cabreada, muy puteada!
Tranquilidad, me pondré el pijama, mientras mi corazón late muy fuerte. Voy a dormir, mañana será otro día.
Mañana me llamará…
Lo echo de menos, muchísimo…
Día 4
Media noche y un minuto, estoy fuera. Y nerviosa. Muy nerviosa.
Estoy en el autobús, ya que no quería levantar sospechas cogiendo el coche de mi padre.
Al ser lunes o mejor dicho, primeros minutos del martes, no tenía muchas excusas para explicar mi aventura nocturna. Tampoco quería darlas.
Me sudaban las manos, y el corazón me latía tan fuerte que no me dejaba oír mis pensamientos. Todos diciéndome ¡vuelve a casa patética!, sí, a veces mi
subconsciente demuestra destellos de coherencia y perseverancia.
Él abrió su puerta. Tal vez se imaginaba que era yo…
Me miró y noté su semblante asustado. Quizá me había olvidado lavarme la cara y llevaba aún mis lágrimas negras.
¡Ah, no! Eso es imposible recuerdo bailar con la mascarilla frente al espejo a grito pelado “It’s my life” de Bon Jovi, ideal para reivindicar por mi pobre corazón.
Debe ser que mi aspecto es penoso. ¿Comprensible, creo yo?
Me abrazó fuerte, y por un momento creí que todo había sido un sueño y que volveríamos a ser felices.
Sus fuertes brazos rodearon mis hombros, y como niña pequeña me dejé querer un ratito. Lo odiaba y le amaba tanto.
Deseé que aquel momento fuese eterno. Quedarme bajo su ala por siempre. Me impregnaba de su olor, de su amor.
Hasta que mi nube explotó cuando él empezó a hablar…
Me explicó que a pesar de ser una chica estupenda no podía seguir conmigo, que necesitaba nuevas experiencias.
En ese momento un escalofrío tensó mi cuerpo e inevitablemente nos separamos quedándonos de pie, uno frente al otro.
Dijo, que nuestra relación era algo complicada y no se podía sentir realizado. Se justificó, que él tampoco lo había hecho bien, y me pedía perdón.
¿Hecho bien? Claro, que no los has hecho bien ¡Engañarme, es hacerlo mal, hacerlo de mierda! ¡Pedazo de mamón!, pensé pero no tuve el valor de soltarlo.
―Rubi, te mereces a alguien que te cuide de verdad, alguien como tú, seguro encuentras a ese chico que te cuide de “esa” misma manera, y no le moleste ¿me
entiendes, no?
―Vale ―respondí con una mueca tímida. Estaba destrozada.
Intentaba todo el tiempo explicarme sus sentimientos, y con cada palabra me daba cuenta que no era bueno para nada. Bueno, sí, para follar y para hacerme mierda,
claro…
Respiré hondo, y empecé a caminar hacia atrás, en silencio. Estaba decidida a marcharme, a dar por finalizada como una persona madura y cabal, aquella relación que
para mí lo era todo.
Porque él había sido siempre mi amor imposible.
Porque él era inalcanzable y un día me dijo que sí. Me parece que fue ayer.
Un día mi sueño se hizo realidad, después de tanto insistir, de hacerme pasar por su amiga, de soportarlo, de convencerle que sólo a mi lado sería feliz y encima de
perdonarle dos infidelidades… va y el muy, muy me deja…
¡Hijo putaaaaaaaaaaa!
Grito con rabia cuando cierra la puerta.
No puedo ser sensata, no puedo casi respirar.
En la acera distingo aparcado su coche.

Pages :37

Autor : La Rubia

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

La EX que vive en mí – La Rubia

Descargo mi furia y mis lágrimas con el inocente automóvil. Lo pateo y lo rallo con mis llaves.
Cojo mi lápiz labial fucsia y le escribo “cornudo” en el cristal delantero.
No lo es, es mentira por supuesto. Jamás haría un acto tan vil y cretino a nadie. Sólo las personas engañadas

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online La EX que vive en mí – La Rubia

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------