---------------

La hija mayor – Laura Greco

La hija mayor – Laura Greco

La hija mayor – Laura Greco

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

rescataba de la mediocridad de la rutina y de la situación a la que, como joven mujer que era, me veía sometida. Sus manos me hacían prisionera de la pasión más sórdida
y oscura, como si no encontrara paz alguna más allá de su cuerpo. Sin embargo, la claridad del día comenzaba a abandonarnos, las sombras nos rodeaban y el cielo se
empeñaba en deshacer al sol en miles de haces de estrellas. El río, silencioso y cauto testigo de nuestros pecados, susurraba a mi oído suave y melodioso mientras su
fresca brisa nos unía aún más para que nos regaláramos la protección de nuestros propios cuerpos. Podía sentir la húmeda hierba a través de mi vestido, el cual
simplemente servía de manta sobre ésta. Todo me anunciaba que ya era tarde, el cielo, los árboles, la hierba y el río me lo gritaban, aunque resultaba sumamente difícil
prestar atención a semejante advertencia. Debía marcharme.
– No me dirás que ya debes marcharte …, – dijo John aferrando mi brazo con su fuerte mano mientras yo intentaba ponerme de pie.
– Alice está enferma – respondí – y no deseo soportar una vez más los reproches de mi madre por no estar allí en estos momentos. Siempre dice que no la ayudo en
nada y, con mi hermana en cama, seguro estará mucho más alterada de lo habitual.
– ¿Nos veremos mañana? – preguntó poniéndose entonces él también de pie y mirándome con la profundidad de sus claros ojos.
John era la clase de hombre que ninguna familia, y menos una como la mía, hubiera deseado tener como yerno. Se había criado prácticamente solo desde
pequeño, salvo por la compañía de un tío ya muy anciano, quien lo cuidó como pudo luego de la muerte de sus padres a sus seis años de edad. Desafortunadamente, mi
amigo volvió a quedar solo cinco años más tarde y pronto se convirtió en un joven valiente y rudo, obligado por las circunstancias a mantenerse sano y salvo. Había
pasado su vida en una casi precaria cabaña en medio del bosque, la cual prácticamente reconstruía con sus propias manos cada vez que podía. Era un experto cazador y
se ganaba la vida vendiendo las pieles de sus presas, por lo que pasaba largas temporadas ausente, casi perdido en el bosque, hasta que conseguía aquello por lo que
había realizado su expedición.
Jamás olvidaré el momento en que nos conocimos. Mi padre me había enseñado a moverme bien en los bosques y yo disfrutaba saliendo casi a diario, ante
el disgusto de mi madre y el beneplácito de mi padre, quien en ocasiones me protegía para que pudiera escabullirme lejos de la reprobadora mirada de mi progenitora. En
una de mis tan frecuentes salidas me topé con John, más bien, le fastidié la cacería irrumpiendo en su zona y rompiendo el silencio cuando se encontraba a punto de
conseguir un venado. A mis nueve años, aún cuando había acompañado a mi padre en varias de sus aventuras, no era muy consciente del peligro que podía acechar en
los alrededores ni de la precaución que debía tener para no espantar a las presas. John tenía entonces catorce años, lo cual me hacía verlo como a un joven mayor y, ante
mi torpeza, me deshice en disculpas mientras él me miraba de arriba a abajo supongo que pensando si descargar en mí toda su furia o simplemente ignorarme, sin
embargo sólo me preguntó con cierta cautela qué hacía por allí y me enseñó cómo no volver a fastidiar nuevamente una de sus cacerías, además de recordarme lo
peligroso que podía resultar para una niña vagar sola por aquellos parajes deshabitados. Me dolió haberle hecho perder la presa, a pesar de mi edad comprendí que
gracias a mi mala acción tal vez aquel día aquel joven no comería, o no podría conseguir llevar los productos al mercado para intercambiarlos por lo que necesitara. A
partir de entonces nos encontramos a menudo en el bosque, día sí, día no, creo que por mi parte cada vez que salía de la casa mis pies me conducían solos hacia el
mismo recorrido donde sabía perfectamente que tendría posibilidad de encontrarme con él. Algunos niños tienen un amigo invisible o un amigo fantasma, yo tenía como
amigo a un joven hermitaño y salvaje quien, sin embargo, resultaba ser comprensivo y amable en toda ocasión haciendo que mi rutinaria y reprimida existencia
transcurriera con la pequeña ilusión de volver a encontrar su ojos. John me contaba su historia en ocasiones, mientras por mi parte lo aburría con mis comentarios
infantiles. Aunque me alegraban aquellas salidas y aquellos encuentros, no podía compartir aquello con nadie, ni siquiera con mi padre a pesar de ser él un hombre gentil
y comprensivo. Suponía y con razón que mi familia lo vería como a un joven pobre y bruto, el cual podría hacerme daño en cualquier momento, sin embargo la imagen
de John era para mí la de un ser protector y tierno, quien siempre me regalaba una sonrisa cuando la necesitaba o una palabra de aliento las veces que le relataba lo
angustiosa que me resultaba la situación familiar en mi casa. Él no tenía familia con la cual discutir, ni una madre que lo obligara a hacer lo que no deseaba, ni debía
atenerse a ningún parámetro impuesto socialmente; sólo mucho más tarde comprendí que fui sumamente egoísta en aquel entonces al cargar sobre él mis simples
problemas, los cuales no tenían real importancia comparados con los suyos de supervivencia y soledad absoluta.
El tiempo pasó muy rápidamente y al entrar en la adolescencia ya contaba los días por los minutos que faltaban para encontrarme con él. Los encuentros
con mi amigo comenzaron a hacerse imprescindibles para mí, ya no sólo lo veía como a un ser protector y seguro, sino como al hombre más apuesto y fuerte del mundo,
su cuerpo vigoroso y musculoso debido a los trabajos diarios que le exigía subsistir, su expresión seria a pesar de su extrema juventud, su cabello castaño casi siempre
descuidadamente recogido por detrás en una coleta, con algunas mechas cayéndole a los lados del rostro, y aquellos ojos que parecían haber sido robados del cielo,
simplemente, me arrebataron la razón. Me enamoré de él ciega y desesperadamente, como si el resto del mundo no importara, olvidando todo aquello que mi madre se
esforzaba día a día en enseñarme y basando mi existencia en estar a su lado.
Los años habían pasado y mi pasión por aquel hombre casi salvaje no había mermado en absoluto, sin embargo, era totalmente consciente de que jamás
podríamos llegar a nada más que a aquello que nos encontrábamos viviendo en aquel mismo momento.
– Claro que sí. – respondí a su pregunta de si nos veríamos al día siguiente, no cabía en mis pensamientos la idea de pasar un día sin verlo.
– ¿Dónde? – insistió ansioso mientras intentaba atrapar el tiempo y robarle minutos a esa noche, besándome en los hombros y evitando que me vistiera.
– Aquí, en el río, a las nueve, tal vez más tarde, sabes que debo esperar a que mi madre se duerma.- respondí alejándome de él para conseguir regresar a mi casa lo
antes posible, aunque hubiera deseado pasar mil noches allí mismo y a su lado.
Partir se volvía doloroso, como si me trasladara de un mundo a otro, de un mundo maravilloso cargado de pasión y risas a otro gris, opaco y miserable.
Durante el tiempo que pasaba con John me sentía realmente viva, no me veía obligada a comportarme..

Orden de autor: Greco, Laura
Orden de título: hija mayor, La
Fecha: 21 ago 2016
uuid: 2f0d3e51-a9b4-42f8-8ce8-805b72d95f52
id: 144
Modificado: 21 ago 2016
Tamaño: 0.40MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!

https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbhi4WX2g29iycKOi2
https://app.box.com/s/coohx4adjh0po1k2i43zd0svb9ki8mfz
http://go4up.com/dl/0d3bc80adef1a8

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------