---------------

Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado

Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado

Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La primavera de 1896 resultó ser mucho más calurosa de lo normal, demasiado bochornosa para los vecinos de la ciudad de las piedras doradas.
Las piedras de Villamayor resaltaban más que nunca por la tonalidad metálica de sus poros cuando se reflejaban en ellas las luces primarias y brillantes de esa
primavera tan atípica, casi veraniega en sus efectos.
El hierro de las vetas mostraba en ocasiones fugaces destellos rojizos, en otras, por el contrario, cambiaba radicalmente el aspecto exterior de las mismas y
vestían apagados reflejos verdosos, en comunión perfecta con el conjunto del resto de colores y elementos contenidos en cada una de esas piedras labradas y centenarias
que visten los antiguos y señoriales edificios de la ciudad.
El material pétreo continuaba oxidándose con cada minuto vivido, sufriendo el transcurso de los siglos y la decidida acción del aire espeso y húmedo que
emergía proyectado desde las aguas del río Tormes, un ataque pausado con cada frío invierno que las visitaba en forma de saturación acuosa, brindándolas esa tonalidad
y textura inconfundibles, largamente celebradas y reconocidas como únicas y genuinas en todo el mundo.
La vida en la ciudad transcurría de conformidad a lo que cabía esperarse de ella y teniendo en cuenta las fechas históricas que se estaban viviendo. La
inminente llegada del final de siglo lo ocupaba todo y la gente hacía personal balance del mismo, no saliendo éste a resultas de esta valoración final muy bien parado.
A lo largo de todos esos años transcurridos, fueron muchas las esperanzas personales y colectivas que quedaron frustradas y mancilladas por el camino, en
virtud de hechos violentos y definitivos que provocaron a su paso altas dosis de tristeza y numerosas muestras de aflicción.
Cien largos y complicados años que habían deparado a la sufrida ciudadanía todos los enfrentamientos internos imaginables, con las consecuentes penurias
económicas y humanas que viajaban con ellos por lo que el alma del hombre, cansada de tantas y tantas vicisitudes como habían sobrevenido, se hallaba por aquel
entonces completamente exhausta.
Se acercaba el siglo a su cronológico fin y por resultar a ojos de todo el mundo profundamente viejo y desgastado a esas alturas, la gente deseaba desde lo más
profundo de su corazón darlo cuanto antes por finiquitado:
― “Quítame de encima este siglo y dame otro en su lugar que sea nuevo e inocente, que ya me encargaré yo de darle esta vez mucho más lustre” -ilustraba al
respecto una coplilla de las de entonces.
A nadie se le escapaba el alcance de lo que significaba la cercanía de esas fechas, el poder ser partícipe y protagonista de un momento tan histórico como ese.
Fuera porque el cambio de centuria provoca en los seres humanos desde antiguo, una sensación de vértigo y excitación ante lo ignoto, o porque el ánimo tan
decaído y maltratado de la gente se ufana siempre en confiar ante las extremas dificultades que soporta, poder lograr, aunque sea mediante un costoso esfuerzo remontar
la dura pendiente. Así lo esperaban y también confiaban en que ello ocurriera merced a los cambios que a buen seguro traerían los nuevos tiempos.
En las conversaciones más íntimas que se producían en las cocinas de los hogares en las eruditas tertulias de cualquier café o club social, en las crónicas
políticas de los periódicos y en las bulliciosas calles de la ciudad, no se hablaba de ninguna otra cosa. En el razonamiento fundado de esas opiniones y en los rostros de
todos los que participaban en ellas, se notaba la excitación que provocaba el arte de adivinar lo que ocurriría al doblar la esquina el nuevo periodo, en el que todo sonaba
a nuevo y excitante, dónde los cambios se avecinaban en tropel y auguraban una auténtica avalancha de mejoras y parabienes en la vida de todos. Había quién señalaba,
además de los cambios habituales y cotidianos que habrían de producirse para lograr además adaptarse a la realidad del momento, aquellas otras cuestiones que se sabían
de su existencia, pero de las que se conocían sus consecuencias y derivaciones, efectos que entraban nuevamente en el terreno de la especulación y en el de las
probabilidades matemáticas.
Sin embargo, la disparidad de pareceres y las profecías contrarias a la visión positiva de esos efectos, tenían también cabida perfecta en el mundo de las
previsiones a medio y largo plazo. Abundaban en este bando tan diferente al anterior, los visionarios que percibían en el futuro inmediato por venir, el particular tufillo
de los grandes acontecimientos con signo negativo, capaces de dar al traste y con los huesos en el duro suelo, al conjunto de todas las cosas conocidas y aceptadas hasta
entonces, derivando el mundo y la sociedad de la que participaban hacía una hecatombe final que acabaría en la más absoluta de las anarquías, en el más completo
abandono de los usos y hábitos de la sociedad española cimentados a lo largo de los siglos y qu

Orden de autor: FAUSTINO, CUADRADO VALERO,
Orden de título: AMANTES INFINITOS (Spanish Edition), LOS
Fecha: 12 ago 2016
uuid: aedcacc7-354f-4d44-bf3c-18a42bba103e
id: 91
Modificado: 12 ago 2016
Tamaño: 1.10MB

Novela kindle  Comprimido: no

Novela kindle Format : True 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado.pdf
Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado.pdf
Los amantes infinitos – Faustino Cuadrado.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------