---------------

Miedo a amar – Sophia Ruston

Miedo a amar – Sophia Ruston

Miedo a amar – Sophia Ruston

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Alexander. Algo que él haría también pronto, si aquella visita salía bien, ya que allí conocería a la que podría llegar a convertirse en su esposa. La casa que tenía delante
era modesta, bastante pequeña y se encontraba aislada. No había visto ninguna otra en el camino desde hacía por lo menos una hora. No le parecía una propiedad acorde
con su dueño. En cambio, se hallaba en armonía con el clima de la zona, tenía un aspecto frío y robusto.
Señor, llevaré el caballo al establoinformó el mozo a la vez que sujetaba las riendas de Balio. ¿Necesita algún trato especial?
No, dele únicamente de beber, comió hace no mucho. Déjelo descansar, se lo merece palmeó el cuello del animal.
Subió las escaleras que llevaban a la puerta principal y, antes de que llamase, esta se abrió. El mayordomo lo saludó.
Buenos días, ¿a quién debo anunciar?
Soy lord Castel.
Bienvenido, milord, le estábamos esperando le invitó a pasar y tomó su abrigo. Ahora mismo voy a buscar a la señorita Fairchild.
Le hizo pasar a una salita en tonos azules y, cuando el mayordomo se fue, Michael se dejó caer sobre la otomana. Dentro de unos minutos conocería por fin a la
señorita Fairchild. ¿Cómo sería? Ni siquiera conocía su nombre. Solo sabía su edad, dieciocho años, que era nieta de un conde e hija de un comerciante. Y que estaba
implicada en un escándalo…, por eso su padre le había ofrecido aquella desorbitada cantidad a cambio de que se casara con ella. Él necesitaba ese dinero. El barón, al
morir, le había dejado una gran cantidad de deudas. Solo faltaba que ella aceptase aquel matrimonio.
Señorita Fairchild, lord Castel la espera en el salón azul.
Daphne dejó caer el libro sobre su regazo, sobresaltada.
¿Ya está aquí?
Sí, señorita contestó su mayordomo, Wilson, dando un paso dentro de la biblioteca.
¿Ha ido a buscar a mi madre?
No se encuentra en casa. Salió hace más de una hora, al pueblo.
¿Qué podía hacer? No debía recibir a un hombre sin carabina. Aunque si lo hacía, nadie se enteraría. Se encontraba lejos de la civilización y su reputación ya no podía
estar peor. Pero aun así, estaba nerviosa. ¿Cómo sería? ¿Le agradaría? Qué bobadas, pensó, ¿qué importaba si se gustaban o no? Lo que le interesaba a él era su dinero y
a ella, la idea de dejar aquel destierro y no tener que ocultarse más.
Bien, ahora voy.
Se levantó, dejó el libro en su lugar y respiró hondo. Se dirigió hacia el salón, pero se detuvo en el pasillo para comprobar su aspecto. Resopló ante la imagen que le
devolvía el espejo. Su pelo era irremediablemente liso y lacio. Cada vez que su doncella le hacía algún peinado, este apenas le duraba, pues sus cabellos resbalaban y
tendía a aplanarse. Normalmente recurría a un sencillo y tirante recogido para que le aguantase más y, en caso de deshacerse, pudiera rehacerlo sin tener que recurrir a la
doncella. Lo malo era que aquel moño la favorecía muy poco. Además, llevaba puesto un vestido viejo que utilizaba para trabajar en el jardín. Le quedaba grande y
estaba sucio. Pensó en ir a cambiarse, pero luego renunció a la idea. Recordó que aquel hombre solo se casaba con ella por el dinero, independientemente de cuál fuera su
aspecto. Tomó aire y abrió la puerta del salón azul sin hacer ruido.
Al principio pensó que la habitación estaba vacía, pero una cabeza que asomaba por la otomana le permitió localizar a su ocupante. Aquel hombre tenía el pelo corto,
aunque lo suficientemente largo para tenerlo revuelto. Los rayos de sol que entraban por la ventana le daban reflejos rojizos y dorados a su cabello. Inexplicablemente,
Daphne experimentó el deseo de pasar la mano por su despeinado cabello. Él debió de notar su presencia, ya que giró la cabeza y, al verla, se irguió de golpe cuan alto
era, ¡y qué alto! Era delgado, pero con hombros anchos. No era tan alto como su primo Tom, que medía un metro noventa, pero al lado de ella, que medía poco más de
un metro cincuenta, parecía un gigante. Recordando los modales que tan bien le había inculcado su institutriz desde pequeña, hizo la reverencia de rigor.
Lord Castel, es un honor recibir su visita.
Cuando volvió a mirarlo pudo notar el gran desconcierto del caballero.
Disculpad, pero vos sois…
Daphne Fairchild.
La hija mayor, supongo.
En efecto.
Michael siguió mirándola, desconcertado. Siendo la hija de un rico comerciante, se esperaba otra cosa. Había descartado la posibilidad de que fuera una belleza, pero
estaba anonadado al ver que la dama ni siquiera vestía con ropa a medida, y que no iba limpia y arreglada. Con aquel vestido enorme y manchado, no podía distinguir su
silueta, y el severo peinado que lucía la hacía parecer una ama de llaves. Si no supiera de buena fuente que su padre poseía una gran fortuna, pensaría que lo habían
engañado. Ciertamente, a primera vista no parecía la mujer superficial que se había imaginado, dispuesta a casarse con un noble para tapar su escándanlo y subir un
escalón social.
Para disimular su asombro, tomó su mano y se inclinó ante ella.
Mucho gusto, señorita Fairchild.
¿Le gustaría una taza de té, milord?
No, gracias.
Se sentaron uno lejos del otro y permanecieron en silencio.
¿Está sola?
En estos momentos sí. Mi madre salió al pueblo hace una hora. ¿Va a hospedarse aquí?
Su padre ya lo organizó para que así fuera.
Ahora entiendo por qué mi madre arregló la habitación de invitados con tanto esmero

Pages : 47

Tamaño de kindle ebook :  741 kb

Autor De La  novela : Sophia Ruston

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Miedo a amar – Sophia Ruston

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Miedo a amar – Sophia Ruston.pdf
Miedo a amar – Sophia Ruston.pdf
Miedo a amar – Sophia Ruston.pdf
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------