---------------

Libro PDF Oh my Gothess Lucia Arca Sancho-Arroyo

http://i.imgbox.com/agv8jGwr.jpg

Descargar  Libro PDF Oh my Gothess  Lucia Arca Sancho-Arroyo

«Una entrada en el blog y
desconecto», se dice Nessa mirando
exhausta el editor de texto de su adorada
bitácora. Un bostezo la obliga a torcer el
gesto, pero no cede al sueño y comienza
a teclear.
Buenas lunas, insomnes:
Vuestra narradora habitual os saluda
desde las sombras.
Ella nunca ha querido «dar la cara»
en su espacio personal, con un número
considerable de visitantes, un nada
desdeñable grupo de seguidores y unos
pocos pero fieles comentaristas.
Mañana comienzo de nuevo mi
descenso al infierno. Por injusticias de la
vida (y unas mediocres notas, no eludo mi
parte de culpa), repito primero de
bachillerato.
Nessa tamborilea con las uñas
maquilladas de negro contra el borde de
su iPad, pensando la forma de continuar
su entrada: «A ver, escribir como
colofón que me he pegado todo el
verano enclaustrada entre estas cuatro
paredes me parece algo triste, y decir
que en el fondo muero de ganas de ver a
mis amigas Úrsula y Rebeca roza lo
vomitivo, la verdad. No soy la jodida
Hello Kitty». Suspira y se revuelve el
pelo todavía humedecido por la ducha.
«¡Sí! ¿Por qué no? Puedo decir lo
patética que soy y admitir que releo
constantemente las cartas, correos
electrónicos y mensajes de texto en los
que ambas narran lo bien que se lo
pasaban saliendo cada noche, ligando un
montón y pillando más de una
borrachera. He tenido ganas de
prenderle fuego a las misivas y aspirar
el humo del papel en combustión, a ver
si, con algo de suerte, este me evocaba
el olor salobre del mar, el refrescante
sabor de un mojito o la maravillosa
estampa de un montón de tíos buenos
corriendo por la playa y jugando al
vóley.» Se sienta en el borde de la
cama, alcanza el móvil de la mesilla y
revisa sus conversaciones, abriendo la
de Úrsula y subiendo hasta una de sus
líneas preferidas: «Bebemos por ti,
nena, para que veas que nos acordamos
de nuestra peque». El mensaje es casi
ininteligible, aunque ella los ha
aprendido a descifrar como si de una
experta historiadora de jeroglíficos se
tratase.—
Detesto que me llames «peque».
Vale que mido metro sesenta y cuatro,
pero ¿no es la media? —farfulla
mirando la pantalla del teléfono—.
Fantástico, ahora hablo sola.
Al final, cruza las piernas y
continúa escribiendo:
Esta noche quiero despedirme, por si
no sobrevivo a mañana. Odio todos esos
mitos sobre el primer día, ya sabéis a qué
me refiero, a esa gilipollez de ver a los
compañeros, aprender cosas
enriquecedoras y madurar como personas,
¡ni que fuéramos frutas de temporada!
Cuando quiero saber algo, lo busco en
internet.
Dios WhatsApp, Wikipedia Hijo y
Google Espíritu Santo. ¡Benditos sean!
Por mí, que les den a las repetitivas clases
de Matemáticas y a la tediosa hora de
Historia. La Literatura me atrae; eso sí,
cuando no nos obligan a devorar novelas
ambientadas en la guerra, la posguerra y
toda esa basura que no tiene otro objetivo
que lavarnos el cerebro para que opinemos
como el maestrillo de turno. Dadme Edgar
Allan Poe y que ardan las lecturas
recomendadas.
Una reflexión: ¿alguno de vosotros
cree que va a usar la aritmética para algo
en su vida…?
Tras despotricar sobre el instituto
que la obligó a repetir, poner a caldo a
los padres que la castigaron sin verano,
«como si pudiesen eliminar las
estaciones del año», y a la vida en
general por ser tan injusta, firma con su
seudónimo: Dark Gothess. Apaga la
tablet, se arrebuja entre las sábanas
ahuecando la almohada junto al
cabecero de madera y se dispone a
descansar.
* * *
En el otro extremo de la ciudad,
Isaac relee la entrada con una canción
de Thirty Seconds to Mars sonando de
fondo. «Me encanta esta chica; un día
sube un poema de lo más personal para,
al siguiente, compartir un post como
este», piensa mirando el blog. Es su más
ferviente admirador, siempre lee cada
pensamiento, noticia o escrito que ella
sube. En el sitio del que viene, si le
hubieran pillado viendo esa clase de
cosas, le hubieran hecho la vida más
difícil de lo que ya la tenía de por sí.
Isaac se siente extrañamente unido a la
desconocida oculta tras el seudónimo
Dark Gothess. Aunque hace poco que
conoce el blog y a su autora, en más de
una ocasión ha intercambiado
comentarios con ella, difiere en algunos
puntos, pero coincide en la mayoría. Él
también se esconde bajo un nick: Cold
Raven.
Su madrastra irrumpe hecha una
furia en el cuarto, sin previo aviso,
recorre en dos zancadas la distancia que
los separa y cierra la tapa del portátil
con brusquedad.
—¡¿Estás loca?! ¡Te lo puedes
cargar!
Supervisa el aparato, que, por
suerte, está en perfecto estado.
El olor a incienso impregnado en la
bata de seda de la mujer no logra
eclipsar el del alcohol que emana de su
boca en cuanto la abre, mostrando sus
nuevas y carísimas fundas dentales de
porcelana, «cortesía del calzonazos de
mi padre».
—Mañana empiezas las clases en
un nuevo colegio. Deberías descansar,
¡ya! —«Algo fuerte, sin duda.»—. ¡¿Me
estás escuchando?! —Realiza
aspavientos intentando llamar la
atención de su hijastro. Los ojos de
Isaac permanecen fijos en los de ella,
aunque su mente continúa divagando.
—«Apuesto mi corrupta alma a que es
whisky.»—. ¡Te parecerá bonito! ¡A mí
no me ignores, niñato! —exclama
furiosa, golpeando la colcha con fuerza.
—«Whisky. Definitivamente. Y del
caro. Ha debido de asaltar el armarito
no tan secreto de mi padre. Zorra.»
Carraspea, la mira directamente y agita
los hombros esbozando una sonrisa
insolente—. Gracias por atenderme —
ironiza ella—. ¿Sabes lo que nos ha
costado que tramitaran la matrícula con
tan poca antelación?
—Querrás decir que le ha costado
a él. Que yo sepa, tú nunca pierdes nada,
¿verdad, Lorraine? —Isaac la provoca
buscando un nuevo enfrentamiento. Ella
odia su nombre completo, por lo que él
lo emplea siempre que se le presenta la
ocasión, remarcando cada letra. Está
dispuesto a desenmascararla frente a su
padre, pero es algo complicado cuando
a ella la ven como a un ángel caído del
cielo y a él como a un chaval
problemático. Se escucha un portazo. Su

Web del Autor

Pagina Oficial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------