---------------

!Y yo en zapatillas! – Luna Gonzalez

!Y yo en zapatillas! – Luna Gonzalez

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

!Y yo en zapatillas! – Luna Gonzalez

dejó debido a un cáncer. Ahora que estaban viviendo en la misma ciudad, Blanca aprovechaba cualquier ocasión para organizar una comida, cena o lo que se le pudiera
pasar por la cabeza, con tal de tener la sensación de que con él allí, su familia estaba completa. El estar los dos juntos, hacía que de alguna forma sus padres también
fueran parte de esta nueva vida sin ellos.
Además, teniendo a Luis cerca, tenía canguro gratis, cosa que había anhelado en los últimos años.
Aquel domingo, Blanca y su marido Miguel se iban a pasar el día a un spa, regalo que les había hecho Luis por su aniversario de bodas y ella le pidió si se podía hacer
cargo de los niños. Raquel y Tomás tenían un cumpleaños en un parque infantil que había en el centro comercial de Marratxí. Ella los dejaría a las once antes de irse
hacia el spa y él los recogería a la una y media para llevarlos a tomar una hamburguesa y pasar la tarde juntos. Cuando los niños lo supieron, enloquecieron al saber que
su tío guay iba a pasar todo el día con ellos.
Era casi la una, cuando Luis aparcó el coche mientras llovía a mares, así que salió del coche y corrió para resguardarse. Le hizo falta preguntar tres veces antes de
situarse y encontrar el parque infantil donde se celebraba el cumpleaños. Se alegró de haber venido media hora antes para no llegar tarde. Le hubiera horrorizado que la
primera vez que iba a ejercer de tío en solitario, los niños se quedaran esperándole.
Entró en lo que él pensaba que sería un jardín de ninfas y enanos lleno de juegos, con niños inocentes jugando en alfombras de colores, cuando de repente, se quedó
parado en la puerta. Luces de colores se encendían y apagaban mientras Enrique Iglesias cantaba “Bailando”. Pero ¿qué había pasado en los cumpleaños infantiles estos
últimos 25 años? Tras adaptar sus oídos a la música se quitó la cazadora y cogiéndola bajo el brazo se acercó a la zona lateral, que estaba decorada como una discoteca,
en la que había incluso una bola de espejos y donde todos los niños estaban bailando, saltando y cantando.
Mientras se pasaba la mano por el pelo mojado, vio a Raquel y a Tomás entre todas aquellas promesas de la noche mallorquina los cuales bailaban en la pequeña
pista. Raquel estaba con otras niñas e improvisaban una especie de coreografía para bailar todas iguales. En cambio Tomás corría sin ningún ritmo con otros niños de su
misma edad. Mientras los miraba, se fijó en algunas madres que se habían apuntado al baile y viendo a algunas de ellas pensó que sería un lugar a tener en cuenta a la
hora de ligar, lo que le hizo reír solo. De repente, se dio cuenta que alguien le era familiar, pero estaba de espaldas y las luces de colores no dejaban que la viera con
claridad. Llevaba una camiseta blanca de tirantes anchos, unos vaqueros azul marino que le sentaban de maravilla y botas de ante. ¡Madre mía con la mamá, cómo baila!
Pensó mientras se percataba de que un papá que estaba al otro lado también la miraba. Sonrió y cuando ella se giró, su gesto cambió para dar paso a la cara de sorpresa
que tendría durante el siguiente minuto y medio.
Hacía ya dos semanas desde la noche que conoció a Amanda, y en más de una ocasión se sorprendió pensando en ella. Recordaba sus caras de angustia cuando le
cantaban, sus comentarios sobre lo que dirían sus madres y sobre todo su olor a algo que no identificaba y que llenaba su nariz cada vez que se acercaba para hablarle.
Allí estaba, rodeada de niños que por cierto en más de una ocasión seguían sus pasos de baile. Se retiró para observarla con detenimiento sin ser visto. Estaba
diferente, se la veía en su salsa, en su ambiente. Relajada, se movía alegre y en algún momento hasta infantil, lo que hacía que sus pequeños seguidores se rieran. Llevaba
el pelo recogido en una cola alta y eso dejaba su cuello y sus hombros despejados, provocando que Luis se pusiera en guardia como buen perro cazador que era.
Al cabo de diez minutos, se detuvo la música y se dio por finalizada la fiesta. Amanda fue hacia la recepción, se puso su camisa vaquera, un chaleco acolchado, un
foulard de flores y una bandolera cruzada, cogió los zapatos de sus hijos y empezó a buscarlos.
Mientras, Tomás y Raquel ya habían visto a su tío y este les estaba diciendo lo bien que bailaban. Todo ello fue sin dejar de mirar con el rabillo del ojo a Amanda.
Cuando ella encontró a su hija Julia, la llevó al banco que había junto a la puerta para ponerle los zapatos y se agachó frente a la pequeña. Estaba en cuclillas y

Pages : 74

Autor : Luna Gonzalez

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

!Y yo en zapatillas! – Luna Gonzalez

quitándole los calcetines de mariposas a la niña, cuando alguien se dirigió a ella.
−Eres una profesional de los cumpleaños. −Seis palabras, que cuando vio de dónde procedían, hicieron que acabara cayendo al suelo

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online !Y yo en zapatillas! – Luna Gonzalez

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------