---------------

Dictator – Robert Harris

Dictator – Robert Harris

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Dictator – Robert Harris

Recuerdo el bramido de los cuernos de guerra de César hostigándonos en los campos de Latium bajo la noche cerrada, un aullido apremiante y estremecedor, como el de
las bestias en celo, y como, una vez extinto, tan solo permanecieron el ruido que hacíamos al arrastrar los pies por el camino helado y nuestros jadeos de angustia.
No les bastaba a los dioses inmortales con que Cicerón se hubiera convertido en el blanco de los escupitajos e insultos de sus conciudadanos; no tenían suficiente con
que se viese obligado a abandonar el hogar y los altares de su familia y ancestros; ni se conformaban con que, mientras escapábamos a pie de Roma, echara la vista atrás
y viese su casa envuelta en llamas. A todos estos tormentos decidieron añadirle uno más: obligarlo a oír como el ejército de su enemigo levantaba el campamento del
Campo de Marte.
Aunque era el miembro de más edad del grupo, avanzaba al mismo paso ligero que el resto. No hacía mucho que había tenido la vida de César en sus manos. Podría
haberlo aplastado como si de un frágil huevo se tratara. Sin embargo, ahora la fortuna los llevaba por sendas opuestas. Mientras que Cicerón se dirigía con diligencia
hacia el sur para huir de sus enemigos, el artífice de su ruina marchaba hacia el norte para asumir el mando de las dos provincias de la Galia.
Caminaba con la cabeza gacha, sin pronunciar una palabra, lo que a mi juicio se debía a la desesperación que lo atosigaba hasta el punto de no dejarle hablar. Solo al
alba, cuando recogimos los caballos en Bovillae y nos disponíamos a embarcarnos en la segunda etapa de la huida, se detuvo con el pie en la puerta de su carruaje y me
preguntó de manera inopinada:
¿Crees que deberíamos regresar?
La cuestión me cogió por sorpresa.
No lo sé respondí. No lo había pensado.
Bien, entonces piénsalo ahora. Dime: ¿por qué huimos de Roma?
Para escapar de Clodio y de la turba.
¿Y por qué Clodio es tan poderoso?
Porque es tribuno y puede dictar leyes contra ti.
¿Y quién hizo posible que llegase a tribuno?
Titubeé.
César.
En efecto. César. ¿Crees que el hecho de que parta hacia la Galia a esta precisa hora es una coincidencia? ¡Por supuesto que no! Aguardó hasta que sus espías le
dijeron que yo había abandonado la ciudad para ordenar el avance a su ejército. ¿Por qué? Siempre di por hecho que ascendió a Clodio con el propósito de castigarme
por haberme manifestado en su contra. Pero ¿y si en realidad lo que pretendía desde el principio era expulsarme de Roma? ¿Por qué motivo necesitaba cerciorarse de
que me había marchado antes de irse él también?
Debería haber entendido su razonamiento. Debería haberlo urgido a volver. Pero estaba demasiado exhausto para discurrir con claridad. Y, para ser honesto, no se
trataba solo de eso. Me daba miedo lo que los matones de Clodio podrían hacernos si nos atrapaban en las inmediaciones de la ciudad.
Por tanto, me limité a observar:
Es una buena pregunta, y no fingiré que conozco la respuesta. Pero ¿no nos tacharían de indecisos, después de habernos despedido de todos, si regresáramos tan
pronto? En cualquier caso, Clodio ha quemado tu casa; ¿dónde nos alojaríamos? ¿Quién nos ampararía? Creo que harías mejor en ceñirte al plan que ya tienes y en
alejarte todo lo posible de Roma.
Apoyó la cabeza contra el costado del carruaje y cerró los ojos. La pálida luz cenicienta me permitió ver con asombro el aspecto demacrado que presentaba tras una
noche de caminata. Hacía semanas que no se cortaba el pelo ni se afeitaba. Vestía una toga teñida de negro. Pese a que solo tenía cuarenta y nueve años, estas muestras
públicas de duelo lo hacían parecer mucho mayor, como si de un viejo asceta mendicante se tratara. Al cabo de unos instantes, suspiró.
No sé, Tiro. Quizá tengas razón. Hace tanto que no duermo que el agotamiento no me deja pensar.
Y así cometimos el craso error (fruto más de la indecisión que de la convicción) de continuar avanzando hacia el sur durante el resto de aquella jornada y de las doce
que la siguieron, con el propósito de poner lo que creíamos una distancia segura entre el enemigo y nosotros.
Viajamos acompañados de un minúsculo séquito a fin de no llamar la atención: el conductor del carruaje y tres esclavos armados y a caballo, uno delante y los otros
dos, detrás. Bajo el asiento escondimos un pequeño cofre lleno de monedas de oro y plata que Ático, el amigo más viejo y allegado de Cicerón, le había dado para
financiar el viaje. Solo nos cobijábamos en las casas de aquellos en quienes confiábamos, no más de una noche en cada una, y evitábamos acercarnos a los lugares donde
pudiera esperarse que Cicerón apareciese, como la villa que poseía en la aldea costera de Formiae, el primer sitio en el que cualquier perseguidor lo buscaría, o la bahía de
Nápoles, adonde afluía la multitud que todos los años huía de Roma en busca del sol del invierno y de la calidez de sus manantiales. Así pues, nos dirigimos tan aprisa
como pudimos hacia la puntera de Italia.
El plan de Cicerón, concebido sobre la marcha, consistía en llegar a Sicilia y permanecer allí hasta que el malestar político que se había gestado en Roma contra él
remitiese.
La turba terminará por alzarse contra Clodio predijo. Esa es su naturaleza inalterable. Siempre será mi archienemigo, pero no siempre será tribuno; eso no
debemos olvidarlo nunca. Dentro de nueve meses tendrá que abandonar el cargo, y entonces podremos regresar.
Albergaba la esperanza de que los sicilianos lo recibieran de forma amigable, siquiera por la destreza con la que en su día acorraló a Verres, el tiránico gobernador de la
isla, pese a que esa memorable victoria, que propulsó su carrera política, hubiera tenido lugar hacía doce años y Clodio hubiese sido magistrado de la provincia
recientemente. Envié algunas cartas para comunicar su intención de buscar cobijo y, cuando llegamos al muelle de Reggio, alquilamos una pequeña embarcación de seis
remos para atravesar los estrechos hasta Mesina.
Salimos del muelle una fría y cristalina mañana de invierno teñida de azules relucientes, el del mar y el del cielo, uno claro y el otro oscuro, los cuales se encontraban
en un horizonte tan definido como el filo de una hoja; tan solo nos separaban unas tres millas de Mesina. Llegamos en menos de una hora. Estábamos tan cerca que
podíamos divisar a los partidarios de Cicerón alineados sobre las rocas dispuestos a darle la bienvenida. Pero fondeado entre nosotros y a la entrada del puerto había un
buque de guerra enarbolando la bandera roja y verde del gobernador de Sicilia, Cayo Virgilio, el cual, según nos aproximábamos al faro, levó anclas y avanzó despacio
para interceptarnos. Virgilio se había situado junto a la barandilla en compañía de sus lictores y, tras dar un respingo al ver el aspecto desaliñado de Cicerón, alzó la voz
para saludarlo, a lo que este respondió en términos amigables. Durante muchos años los dos fueron miembros del Senado.
Virgilio le preguntó por sus intenciones.
Cicerón le respondió que, naturalmente, pretendía desembarcar allí.
Es lo que tenía entendido observó Virgilio. Por desgracia, no puedo permitirlo.
¿Por qué no?
Por la nueva ley de Clodio.
¿Y qué nueva ley es esa? Hay tantas que uno termina por perder la cuenta.
Virgilio hizo un gesto para llamar a un miembro de su séquito, quien sacó un documento y se inclinó para tendérmelo a fin de que se lo entregase a Cicerón. Aún hoy
recuerdo que se agitaba entre sus manos al son de la suave brisa, como si gozase de vida propia; solo aquel frufrú quebraba el silencio de la escena. Se tomó su tiempo y,
cuando terminó de leerlo, me lo devolvió sin hacer ningún comentario.
Lex Clodia in Ciceronem
Puesto que M. T. Cicerón ha ejecutado a varios ciudadanos romanos sin previo juicio ni condena y dado que para ello ha falsificado la autoridad y el dictamen del Senado,
por la presente se ordena que nadie le ofrezca fuego ni agua a menos de cuatrocientas millas de Roma; que nadie se brinde a recibirlo ni a cobijarlo so pena de muerte; que
todas sus propiedades y pertenencias queden requisadas; que su casa de Roma sea demolida y en su lugar se erija un santuario dedicado a la diosa Libertad; y que todo aquel que
actúe, hable, vote o dé cualquier paso en su favor, sea tratado como enemigo público, a menos que aquellos a los que Cicerón dio muerte de forma ilícita resuciten.
No podía haber sufrido un revés más fuerte. Aun así, recuperó la compostura enseguida e ignoró el edicto agitando la mano.
¿Cuándo publicaron esta sandez? inquirió.
Por lo que sé, lo colocaron en Roma hace ocho días. No ha llegado a mis manos hasta ayer.
En ese caso, todavía no es legal, y no lo será hasta que haya sido leído tres veces. Mi secretario nos lo confirmará. Tiro dijo girándose hacia mí, dile al
gobernador cuándo podría aprobarse.
Intenté realizar una estimación. Para que un proyecto de ley se sometiera a votación, primero debía ser leído en voz alta en el foro durante tres días de mercado
consecutivos. Pero lo que acababa de leer me había dejado tan aturdido que ni siquiera recordaba qué día de la semana era, y mucho menos cuándo abría el mercado.
Dentro de veinte días contando desde hoy aventuré, quizá veinticinco.
¿Lo ves? voceó Cicerón. Dispongo de un plazo de tres semanas, en el caso de que la ley se apruebe, sobre lo cual albergo serias dudas. Se colocó en la proa
de la embarcación, separó los pies para adaptarse al balanceo del casco y extendió los brazos hacia los lados en actitud apelativa. Por favor, mi querido Virgilio, por la
amistad que nos ha unido, ahora que he llegado hasta aquí, permíteme al menos desembarcar y pasar una noche o dos con mis partidarios.
Lo lamento pero, como te decía, no puedo asumir ese riesgo. Lo he consultado con mis expertos y me han dicho que, aunque llegases al extremo occidental de la
isla, a Lilibea, seguirías estando a menos de trescientas cincuenta millas de Roma, de manera que Clodio actuaría contra mí.
Al oír esto, Cicerón depuso su actitud amigable y anunció con frialdad:
La ley no te concede derecho a obstaculizar el viaje de ningún ciudadano romano.
Tengo todo el derecho del mundo a salvaguardar la tranquilidad de mi provincia. Y aquí, como bien sabes, mi palabra es la ley…
Por el tono de su voz, parecía querer disculparse. Me atrevería a decir que incluso se sentía avergonzado. Pero se mantuvo firme, de manera que, tras un nuevo cruce
de acalorados razonamientos, no nos quedó otro remedio que dar media vuelta y volver a Reggio. Nuestra marcha arrancó un clamor de incredulidad entre la
muchedumbre congregada en la orilla y en ese momento me di cuenta de que, por primera vez, Cicerón estaba preocupado. Virgilio era su amigo. Si esa era la actitud que
iban a mostrar sus allegados, dentro de poco toda Italia se pondría en su contra. Regresar a Roma para oponerse a la ley era asumir un riesgo excesivo. Había tardado
demasiado en marcharse. Además de los peligros que un viaje así entrañaba, el proyecto de ley terminaría por aprobarse, y entonces nos veríamos desamparados a
cuatrocientas millas de Roma, según el límite recogido en el edicto. A fin de exiliarse sin correr riesgos, tendría que huir al extranjero de inmediato. Sin duda, la Galia
quedaba descartada debido a la presencia de César, por lo que habría que dirigirse hacia el este, ir a Grecia, tal vez, o a Asia. Sin embargo, para nuestra desdicha, si
queríamos escapar surcando el mar traicionero del invierno, nos encontrábamos en el extremo equivocado de la península. Necesitábamos llegar a la costa opuesta, a
Bríndisi, que confinaba con el Adriático, y buscar un barco espacioso que estuviera preparado para afrontar una travesía larga. No podíamos hallarnos en una situación
más miserable, como sin duda César, quien había apoyado y dado alas a Clodio desde el principio, pretendía.
Atravesar las montañas nos llevó dos semanas de arduo viaje, a menudo bajo una lluvia inclemente y siempre por caminos apenas acondicionados. Todos los tramos
parecían perfectos para que nos tendieran una emboscada, aunque en las primitivas aldeas por las que pasamos siempre se nos recibió con hospitalidad. Por la noche
dormíamos en posadas húmedas y llenas de humo y cenábamos pan duro y carne sebosa, que eran comestibles gracias al vino agrio que los acompañaba. El ánimo de
Cicerón oscilaba entre la ira y la desesperanza. Se daba cuenta de que había cometido un grave error al marcharse de Roma. Había sido un insensato al abandonar la
ciudad y dejar que Clodio difundiera la calumnia de que había ejecutado a varios ciudadanos «sin juicio ni condena previos», cuando a los cinco conspiradores de Catilina
se les había permitido hablar en su defensa y su ejecución había sido aprobada por la totalidad del Senado. Pero su huida equivalía a una admisión de culpabilidad.
Debería haber seguido su instinto y regresado cuando oyó las trompetas con las que César anunciaba su marcha. Tendría que haberse dado cuenta de su equivocación
mucho antes. Lloró por la desgracia que su demencia y su apocamiento les habían deparado a su esposa y sus hijos.
Y cuando acabó de fustigarse, dirigió su desprecio contra Hortensio «y toda esa caterva de aristócratas», quienes nunca lo perdonaron por dejar atrás sus orígenes
humildes, ascender al consulado y salvar la República: todos ellos lo apremiaron para que huyera, con el fin de buscarle la ruina. Debería haber seguido el ejemplo de
Sócrates, quien decía que la muerte era preferible al exilio. ¡Sí, debería haberse suicidado! Cogió un cuchillo de la mesa. ¡Ahora sí que lo iba a hacer! No dije nada. No me
tomé su arrebato demasiado en serio. Cicerón no soportaba ver la sangre de otras personas, y mucho menos la suya. Nunca había sido amigo de las expediciones
militares, los juegos, las ejecuciones públicas, los funerales… de nada que le hiciera pensar que un día la vida llegaba a su fin. Si el dolor lo asustaba, la muerte lo
aterrorizaba, y ese era el verdadero motivo por el que huíamos de Roma, si bien yo nunca habría cometido la impertinencia de insinuárselo.
Cuando aparecieron en el horizonte las murallas fortificadas de Bríndisi, decidió no aventurarse a entrar. El puerto era tan grande y bullicioso, estaba tan repleto de
desconocidos y había tantas probabilidades de que pensaran que ese iba a ser su destino, que no le cabía la menor duda de que intentarían asesinarlo allí. Así que
buscamos refugio costa arriba, en la residencia de su viejo amigo Marco Lenio Flacco. Aquella noche dormimos en una cama decente por primera vez en tres semanas y
a la mañana siguiente bajamos hasta la playa. En aquella parte de la costa el oleaje era mucho más fuerte que en Sicilia. Un viento recio empujaba sin descanso las aguas
del Adriático contra las rocas y los guijarros. Cicerón detestaba desplazarse por mar, aun cuando el tiempo fuera perfecto; esa travesía en concreto se presentaba
especialmente traicionera. Aun así, era nuestra única escapatoria. A ciento veinte millas tras el horizonte quedaban las orillas de Ilírico.
Flacco, al reparar en su expresión, le dijo:
Levanta el ánimo, Cicerón; puede que no se apruebe el proyecto de ley o quizá lo vete algún tribuno. Tiene que quedar alguien en Roma dispuesto a defenderte.
Pompeyo, seguramente.
Cicerón, con la mirada detenida aún en la lejanía, guardó silencio. Días más tarde llegó a nuestros oídos la noticia de que, en efecto, el proyecto de ley había sido
aprobado y que, por tanto, Flacco era culpable de un delito capital por haber acogido a un exiliado convicto en su propiedad. Aun así, intentó convencernos para que
nos quedásemos. Insistió en que Clodio no lo amedrentaba. Pero Cicerón no se dejó persuadir.
Tu lealtad me conmueve, viejo amigo, pero ese monstruo habrá enviado a una jauría de sicarios para darme caza nada más saber que su ley ha entrado en vigor. No
hay tiempo que perder.
Encontré un buque mercante en el puerto de Bríndisi cuyo apurado capitán estaba dispuesto a realizar una arriesgada travesía invernal por el Adriático a cambio de
una generosa suma de dinero, de manera que, a la mañana siguiente, cuando apenas despuntaba el alba y no había nadie en las inmediaciones, subimos a bordo. Era una
embarcación robusta de baos anchos, con una tripulación de unos veinte miembros, que recorría la ruta mercantil que unía Italia con Dirraquio. No es que supiera mucho
sobre el tema, pero a mí me parecía un barco seguro. El capitán había calculado que el viaje duraría alrededor de un día y medio, pero decía que debíamos zarpar de
inmediato para aprovechar el viento a favor. Mientras los tripulantes lo disponían todo y Flacco esperaba en el

Pages :120

Autor De La  novela : Robert Harris

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Dictator – Robert Harris

muelle, Cicerón redactó aprisa un último mensaje para
su esposa y sus hijos: «He tenido una buena vida y he disfrutado de mi carrera. Mi bondad, no mi maldad, es lo que ha terminado conmigo. Mi amada Terencia, la mejor
y más leal esposa, mi querida hija Tulia y mi pequeño Marco,

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online Dictator – Robert Harris

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Dictator – Robert Harris.pdf
Dictator – Robert Harris.pdf
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------