---------------

Revista PDF Interviu 14 Marzo 2016

http://i.imgbox.com/JAjOVeaQ.jpg

Descargar  Revista PDF Interviu  14 Marzo 2016


los actos en recuerdo del 11-M nos han
regalado el alivio de comprobar
que la miseria política no es eterna.
Y que el dolor no tiene ninguna virtud para el que lo intenta manipular. Doce
años después de que nos desangráramos con la cadencia de la explosión
de las bombas, hemos dado un paso en la normalización juntando a instituciones
y familiares de víctimas, sin mirarnos la etiqueta de la chaqueta.
En España podemos ser ejemplo de muchas cosas, pero desde luego no de
gestionar los atentados de Madrid. Lejos de darnos un camino claro y honesto
por el que discurriera el desgarro de las víctimas, se jugó con los efectos electorales
de la masacre hasta extremos que abochorna solo recordarlos,
con un gobierno y el partido que lo sustentaba, con su candidato
al frente, jurando sobre los cadáveres que era obra de ETA , por el
cálculo
que hacían de que, si no era nuestro terrorismo autóctono,
las urnas les serían contrarias. Fue muy grave, pero superable si no
se hubieran empecinado durante años en agarrarse a un clavo que
no existía y trasladar a la población y a las familias dudas ficticias
que multiplicaban el dolor e impedían avanzar, enfrentaban a todos
con todos, aislando a los padres de los demás padres y a ciudadanos
de sus vecinos. La semana pasada esta revista facilitó imágenes de la
boda de Trashorras, el que vendió la dinamita. La relevancia no está
en el vídeo, sino en que los terroristas tuvieron que retrasar la fecha
del atentado para que el minero volviera de viaje de novios. Significa
que preparaban la masacre para febrero, no para tres días antes de las urnas,
salvo que alguno defienda que Rubalcaba le pagó el convite a Trashorras.
El uso torticero que se hizo, posteriormente, con las víctimas de ETA para
lanzarlas contra el Gobierno fue, también, como para poner una medalla a
sus autores intelectuales. Hoy celebramos el fin de ese terrorismo y pronto
su disolución gracias al esfuerzo de todos, incluido ese Zapatero al que le
sacaban en procesión los muertos de ETA con el fin de socavarle como político.
Pero hay que mirar al futuro. A ver si el año próximo, en lugar de varios
actos dispersos hacemos uno central y al nivel que se merecen las víctimas.
secreto a voces
impresión de ir disfrazado. Como si me hubiera
puesto una peluca. Me miro en los escaparates
y tardo unas décimas de segundo en reconocerme.
Lo increíble es que, cuando llego a casa,
al plantarme delante de mi mujer para ver qué
ocurre, no comenta nada de nada. En esto, entra
mi hijo en la cocina y tampoco da muestras de
percibir el cambio. Voy a mirarme al espejo del
cuarto de baño, por si se me hubiera quitado el
matiz de forma milagrosa, pero no, ahí estoy yo
(más bien un semi-yo) con el casquete negruzco
sobre el cráneo. ¡Qué raro!
Martes. Todo el mundo, en casa, sigue
sin notar nada. Cojo la cartera y los papeles
para acudir al taller de escritura y
coincido en el metro con un compañero de la
revista al que hace tiempo que no veo. Advierto
que me observa como si apreciara algo raro,
pero no da con ello.
–Te has estirado la piel de los párpados –me
dice.
–¿Estás loco? –digo yo.
–Pues tienes la cara mejor –dice él.
–Porque he engordado un poco –digo yo–, y
a estas edades, ya sabes…
Cuando llego a mi estación, nos despedimos
sin que haya reparado en el secreto que llevo a
la vista, y me dirijo a la escuela en la seguridad
de que los alumnos percibirán el cambio. Entro
en clase, miro en derredor y nadie dice nada.
El asunto me tranquiliza por un lado, pero me
inquieta por otro. Se está produciendo ante mis
ojos una disfunción preocupante de la realidad.
¿Cuántos cambios de los otros me
pasarán inadvertidos a mí? Creo
que vamos por el mundo viendo lo
que esperamos ver. Si el mundo espera
verme con canas, me ve con canas.
Antes de empezar la clase, un alumno
pide la palabra para anunciar públicamente
que se casa dentro de un par de
meses. Aparte de invitarnos a la boda, pretende
que los componentes de la clase, incluido
yo, hagamos una especie de despedida
de soltero. A mí me aterran las despedidas de
soltero, de modo que me pongo pálido, aunque
no me atrevo a negarme. Más tarde, en un
momento en el que el interfecto sale al baño,
sus compañeros me explican que lo de la boda
es mentira. Pedro, que así se llama el chico, es
por lo visto un delirante. Anuncia su boda cada
cierto tiempo y luego deja de hablar de ello
hasta que los demás olvidan el asunto, o fingen
hacerlo. He aquí otra disfunción de la realidad.
Nos despedimos hasta el jueves sin que nadie
haga una maldita observación sobre mi pelo.
Miércoles. Viene a comer a casa mi hijo
mayor con su familia. Les abro yo la
puerta, para comprobar si mi cabeza
les produce algún efecto. Nada. Luego acompaño
a mi nieta, de cinco años, al baño para
que se lave las manos, y me pregunta qué me
he hecho en la cabeza.
–Me la he pintado –le explico–, pero no se lo
Se presentan a sí mismos
como “Volvemos, sin coleta
y con dos cojones”, en
referencia al Podemos de
Pablo Iglesias. Son el último grito
entre los colectivos de la extrema
derecha en las redes sociales, y nacieron
como reacción airada contra
la retirada de placas y símbolos
franquistas. Incluso si quienes las
quitan son curas católicos: “El cretino
del arzobispo de Madrid ordena
retirar las cruces en honor a los caídos
en nuestra Cruzada en Madrid.
Ya han quitado la de la parroquia de
la Concepción de Goya. NOS VAN A
OÍR. ¡Que se prepare!”, decían el pasado
10 de mayo, tras las primeras
noticias sobre el asunto.
La autora de esa frase es Sandra
Mara Gutiérrez. Ella y su madre,
Pilar, lideran Volvemos. Son dos
pata negra del franquismo, hija y
nieta de Joaquín Gutiérrez Cano,
diplomático y ministro de Planificación
y Desarrollo en 1974, y
creador de la Fundación Nacional
Francisco Franco.
Imitando los inicios de Podemos,
Volvemos ha difundido en foros
de Internet, alguno de ellos multitudinario,
pasquines en los que se
anuncia como un nuevo partido,
• Juan José Fernández
14/3/2016 interviu.es 9
CONTRAATACA
aunque no lo es aún. El minúsculo
tamaño de la organización y su humorístico
nombre llevan a pensar
que cualquier expresión suya no
pasará de astracanada. Pero la policía
estudia, entre otras acciones del
grupo, algunas de sus expresiones
públicas más violentas por su posible
contenido delictivo. En uno de
los chats de Facebook de Volvemos,
un seguidor, Francisco Cutillas, decía
el pasado 10 de mayo, indignado
porque la Iglesia cumple la Ley de
Memoria Histórica: “Hay que hacer
algo urgente, movilizarse. Es más, si
es necesario y preciso, volver a las
armas. No hay otra solución. Por España
muero, por España mato”.
Volvemos se dice parte de un Movimiento
por España, que se presenta
en internet como “Ciudadanos
en movimiento para cambiar el modelo
de Estado hacia una democracia
orgánica sin partidos basada en
la justicia social, el bien común y la
moral cristiana, bajo una monarquía
católica y tradicional ESPAÑOLA”.
Pilar Gutiérrez y su hija regentan
el perfil de Facebook del Movimiento,
después de que consiguieran
5.400 adhesiones para una página
anterior, titulada “Franco y su obra,
la verdad”, en 2011. Las Gutiérrez
abdicación
de Juan Carlos I, 19 de junio
de 2014. El 20 de noviembre de
ese año, en un acto franquista en la
madrileña plaza de Oriente, Pilar, la
madre, anunció al público: “Nosotros
solo somos la punta del iceberg,
de tantos que han abierto los ojos”.
limpiar españa
Una de las estrategias desplegadas
por Volvemos es la convocatoria de
envíos masivos de e-mails, cartas
o posts de Facebook a los ordenadores
de quienes
considera sus
enemigos. Parte
de las imprecaciones
que valora
la policía han
sido para Eduardo
Ranz, abogado
con despacho en
Madrid que ha
promovido sonadas
iniciativas legales
pro Memoria
Histórica. En
fechas de efemérides
clave, como
el 14 de abril o el
18 de julio, Ranz
ha presentado
denuncias ante tribunales o gobiernos,
incluido el Ayuntamiento
de Madrid, exigiendo que cumplan
la Ley de Memoria en materia de
exhibición de placas. Su trabajo le
ha hecho merecedor de que Volvemos
le declare “objetivo a desasnar”.
Seguidores de Volvemos le tildan
de “tonto, rojo cabrón” o “desgraciado,
hijo de puta y cornudo”, o, en fin,
explican sus denuncias contra “todo
lo que pone Franco” porque “Franco
tenía un par de cojones y no quería
maricones. Quería una España limpia
de hijos de puta”.
El río en el que pesca Volvemos
se ha removido mucho a raíz de las
últimas denuncias de Ranz, adelantadas
por interviú en febrero pasado.
Son las presentadas contra once
consistorios por llevar a Franco o
a notables del franquismo en sus
denominaciones
oficiales.
En algunos de
los lugares con
ayuntamiento denunciado,
como
Guadiana del
Caudillo (Badajoz),
se aferran al
resultado de un
referéndum sobre
la denominación
convocado hace
años. Es la misma
medida que,
en una aparición
televisiva, ha sugerido
una de las
voces más indignadas
de la reacción, la de María
Eugenia Yagüe, anciana de 81 años,
hija del general Juan Yagüe. Siendo
coronel del ejército franquista, su
padre perpetró con los legionarios
a su mando la matanza de Badajoz
en agosto de 1936.
■ “Si es
necesario,
volver a las
armas. No
hay otra
solución”,
dice un
seguidor de
Volvemos
3
3
10 interviu.

image host image host image host

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------