---------------

Revista Viajes National Geographic Abril 2016

http://i.imgbox.com/sCIPJQSo.jpg

 Revista  Viajes National Geographic  Abril 2016

 pdf 

Descargar

Los cinéfilos pueden seguir una ruta
por emplazamientos irlandeses
que recientemente han servido de
plató en rodajes de cine y televisión.
Brooklyn (2015), por ejemplo, nominada
a los Oscar, fue filmada en la
costa este, entre el pueblo de origen
vikingo de Enniscorthy y el condado
de Wicklow, apodado «el Jardín de
Irlanda» por sus campiñas y lagos, y
famoso por su torre circular del siglo
VI. La ruta puede ampliarse por el
oeste de Irlanda para visitar la isla
de Skellig Michael, donde se filmó la
última entrega de Star Wars, y después
seguir por Irlanda del Norte,
cuyo castillo de Ward aparece en la
televisiva Juegos de Tronos.
Escenarios
de película
DESCUBRIR EL VALLE DE LA LUNA
El ancestral este de Irlanda» es la
nueva propuesta turística para
descubrir la naturalezayla historiade
esta partedela isla.Sehancreadotres
rutas: la Tierra de los 5.000 amaneceres
visita pueblos y bosques en busca de
restosprehistóricosycuentosdedruidas;
la Costa Celta recorre el legadode
esta cultura prerromana; y el Corazón
Histórico, un recorrido por abadías y
castillosmedievalestraslahuelladevikingosynormandos.
Alolargodelaño,
actividades y fiestas gastronómicas
complementaránestostresitinerarios.
■www.turismodeirlanda.com
TRES NUEVOS ITINERARIOS
POR EL ESTE DE IRLANDA
Dólmenes, castillos y mansiones aristocráticas invitan
a realizar un viaje de 5.000 años por tierras irlandesas.
PAISAJES CELTAS
JORDANIA

Si no sabes descargar mira este video tutorial

1POWERSCOURT
HOUSE. Esta mansión
con jardines fue construida
en 1731 sobre
un castillo normando.
Se halla en Enniskerry
(condado de Wicklow).
3ROCA DE CASHEL
Los vestigios de
este castillo-abadía del
pueblo de Cashel (condado
de Tippeary) ocupan
un lugar fortiicado
desde el siglo v.
2NEWGRANGE. Un
conjunto funerario
megalítico (3.200 a.C.),
situado en el condado
de Meath. Es el yacimiento
prehistórico más
importante de Irlanda.
El mítico Wadi Rum,
el desierto que conoció
Lawrence de Arabia,
es uno de los lugares más
atractivos de Jordania,
con su arena roja y sus
montañas de arenisca.
Conocido como el Valle
de la Luna, recorrer sus
vastos paisajes a pie, a
lomos de camello o en
todoterreno regala instantes
sublimes como ver
el amanecer y el ocaso.
Una forma de vivir intensamente
este desierto es
reposar tras la jornada en
un campamento beduino
con las tradicionales
jaimas, rodeados únicamente
por el silencio y la
inmensidad. Sentados alrededor
de una hoguera,
es posible contemplar las
estrellas, mientras se narran
antiguas leyendas. Otras sendas empedradas y panorámicas
de Somiedo acercan a
brañas prendidas de las laderas.
La que desde Arbeyales llega a la
braña de Murias ofrece una de las
caminatas de altura más atractivas
del parque. Otra excursión
muy popular es la que, desde Pola,
sigue una subida abrupta que culmina
en Valle del Lago; lo mejor es
dejar el coche al final del pueblo y
desde allí caminar al encuentro del
lago del Valle que, con 24 Ha, es el
de mayor superficie de Asturias. La
variante que cruza la braña de Murias
Llongas bien merece alargarlo
un poco para contemplar el conjunto.
Lo mismo sucede con la visita al
conjunto de los lagos de Saliencia
En la parte alta del río Somiedo se
pasa por aldeas como Gúa, Canuedo
y Santa María del Puerto. Esta última,
conocida como El Puertu, es un
rincón de soledades pastoriles, salvo
durante las fiestas ganaderas de
cada 29 de junio y 8 septiembre.
En sus inmediaciones, el mirador
del Príncipe en La Peral es el
mejor punto donde apostarse a
ver osos. Si la paciencia o la suerte
no acompañan, siempre se pueden
descubrir más sendas a las brañas
de Sousas y de Mumián. O tal vez
contemplar el vuelo del águila real
que, junto al urogallo, es uno de los
más destacados habitantes alados
de estas montañas. O animarse a
superar los 700 metros de desnivel
que nos separan del pico Cornón
para abarcar, desde allí, toda la
esencia de Somiedo. Mar Ramírez
PARASABERMÁS
Cómo llegar: Pola de
Somiedo, núcleo principaldeesteparqueasturiano,
selocaliza 116km
al sur de Oviedo.
Másinformación:www.turismoasturias.esConserva 34 construcciones que
recuerdan los primitivos castros
astures, o tal vez un poblado de
gnomos. Se preservan incluso las
de arquitectura más ancestral, cubiertas
de losas de piedra.
La tradición ganadera sigue siendo
un pilar en la economía somedana,
marcada por la trashumancia
del ganado desde las zonas bajas,
en busca de la frescura estival de
los pastos comunales de altura.
Estos caminos han sido seguidos
secularmente por los vaqueiros
asturianos, asentados durante el
invierno en los concejos situados
a más baja altitud y en puertos de
montaña a partir de mayo. Actualmente
más reducida y apoyada por
vehículos motorizados, esa migración
es una herencia etnográfica
que sigue ajustando sus ritos trashumantes
al ritmo de la naturaleza.
Seguir el curso del río Somiedo
es realizar una de las rutas
más emblemáticas y populares
del parque y situarse en una de las
sendas más utilizadas por los vaqueiros
de altura. Muy cerca, otro
río, el Saliencia, el más caudaloso
de los que surcan la reserva, invita
a desviarse hacia el piedemonte
del Cordal de la Mesa (1.993 m), siguiendo
el Camino Real del Puerto
de la Mesa. El panorama desde su
cima corta el aliento, pues regala
una vista extraordinaria de muchos
kilómetros a la redonda.
Esta hermosa visión lleva siglos
seduciendo al humano: atrajo al
hombre del Neolítico; mucho después
fue elegido por los musulmanes
en su retirada del norte peninsular;
aunque fue con los romanos
cuando adquirió su carácter de
calzada hacia la meseta.Pero, sin duda, los focos en los que
Córdoba conserva el brillo califal
son la Mezquita-catedral, arropada
por el barrio de la Judería,
y la ciudad de Medina Azahara.
Al visitar el bosque de palmeras
en piedra de la Mezquita se tiene
la sensación de que los espacios
interiores pueden ser infinitos. Y
Madinat al-Zahra, el palacio que el
califa Abderramán III regaló a su
concubina favorita, produce hoy el
mismo asombro que causó entonces
a bizantinos y europeos.
La carretera deja atrás Córdoba,
atraviesa el valledelGuadajozypasa
junto a los pueblos de Espejo y Castro
del Río, con un castillo, varios
conventos y restaurantes donde
degustar el salmorejo y una repostería
de aromas árabes,abasedehojaldre,
especias, almendras y miel.
Pronto aparece Baena, apostada
sobre una colina rodeada de olivos.
Su estampa no difiere mucho de la
Bayyana descrita por el geógrafo
árabe al-Idrisi en el siglo xii: «un
gran castillo construido sobre una
eminencia del terreno rodeado de
olivares, campos de trigo e higueras
». En esta localidad es fácil sucumbirantesuaceite:
«lomejorcito
delmundo»,dicen ellos.Vale la penavisitar
elmuseotemático,alguna
almazara y, sobre todo, bares y restaurantes
donde saborear recetas
típicas o innovadoras a base de ese
aceite con denominación de origen.
Los olivos también conforman el
paisaje que envuelve a Zuheros. Su
castillo, con el blanco caserío a sus
espaldas, se han convertido en un
icono de la provincia, y adelantado
en la oferta de turismo rural.
El otro ramal de la ruta pasa
por Montilla, cuyas bodegas son
auténticas «catedrales del vino»;
Aguilar de la Frontera, con su célebre
plaza ochavada (8 lados); Lucena,
que en época andalusí era toda
ella judía y hoy conserva esa herencia
en un museo así como en su artesanía
y gastronomía; Cabra, rodeada
de bosques y tan bien descrita por
su hijo más ilustre, el escritor Juan
Valera (1824-1905); y Priego de Córdoba,
donde los restos medievales
CÓMO LLEGAR:
La ruta desde Córdoba a
Granada (unos 200 km)
sigue principalmente las
carreteras A-339 y N-432.
Granada cuenta con aeropuertoa15kmdelcentro.
http://www.andalucia.org
http://rutas.legadoandalusi.es/califato
MAR
DE ALBORÁN
Córdoba
Granada
quedan eclipsados por el fulgor barroco
de sus iglesias.
El viaje abandona las sierras y se
encauza por la comarca de la Vega
hacia Granada, encontrando a su
paso cortijos dispersos y otros
típicos pueblos blancos: Alcalá
la Real, con su iglesia sobre la muralla
de la antigua alcazaba árabe;
Moclín, de callejas encaladas decoradas
con arrietes de flores; y en
Granada, con su Alhambra, la obra
cumbre del arte andalusí, concluye
esta Ruta del Califato, un itinerario
y a la vez un mapa de la historia que
bascula entre la apoteosisdelcalifato
cordobés y el cantode cisne de la
dinastía nazarí. Pensarenelloentre
las fuentes cantarinas de la Alhambra,
como ya hacían los príncipes,
puede ser un buen final para este
recorridoEntre esta vía y la calle Girona se
pasea entre más ejemplos de viviendas
de este estilo artístico, como la
Casa Antoni Roger (diseñada por
Enric Sagnier), que fue el domicilio
del músico Enrique Granados.
Sin embargo, el mayor atractivo de
la zona es que conserva tesoros del
comercio modernista: el colmado
Queviures Serra, uno de los aparadores
preferidos por los aficionados
a las delicatessen; la panadería
Forn Sarret, con su sinuosa
carpintería, vidrieras de colores y especialidades
como el pan de nueces;
el Forn de la Concepció que, aunque
ya no vende pan, conserva su rojo
escaparate;Queviures Betlem, otro
colmado selecto de la ciudad que,
además, ofrece tapas y platillos; la
Confitería Reñé (hoy restaurante),
cuya fachada combina el mármol
rosa con la caoba cubana; o el Cafè
del Centre, que invita a realizar una
parada en el recorrido. Resultado
del aprecio por este patrimonio, en
estas aceras se celebra anualmente
laFeriaModernista, organizada por
la asociacióndecomerciantes.
Llegamos al Passeig de Gràcia, la
avenida modernista por excelencia.
En ella topamos con la denominada
«Manzana de la Discordia»,

Web del Autor

Pagina Oficial

 Revista  Viajes National Geographic  Abril 2016

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------