---------------

Descubrir a la señorita Townsend – Jane Hormuth

Descubrir a la señorita Townsend – Jane Hormuth

Descubrir a la señorita Townsend – Jane Hormuth

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

Capítulo I
La señorita Townsend
Londres, abril 1870
Roselyn Townsend se encontraba dentro del carruaje de la vizcondesa viuda,lady Lambton, dispuesta a continuar con su plan. La necesidad de vengarse y
recomponer su dignidad la instaban a mantener una fría calma. Su objetivo tenía nombre, apellido y título: George Woodbine hijo del conde de Coventry, actual
vizconde de Deerhurst. Aquel hombre se había aprovechado de sus inocentes ilusiones alentándola a soñar con un posible matrimonio con él para después humillarla sin
el más mínimo reparo.
El otoño anterior, había sido invitada por su amiga Florence Woodbine a pasar unas semanas en Croome Court, la casa de campo de los Coventry. Allí fue donde
conoció a Deerhurst, junto a sus amigos. Tanto Florence como Roselyn habían podido disfrutar de divertidas veladas al haber sido presentadas en sociedad aquel mismo
año. El cortejo que había iniciado Deerhurst sorprendió a la joven, pues a pesar de una vida bendecida por la buena suerte, sabía que sus orígenes humildes serían un
impedimento a la hora de encontrar marido con un nobiliario título. Los acercamientos de Deerhurst y su interés en ella terminaron por convencerla de que una unión
con él era posible. Sus miradas se volvieron más intensas, sus manos se rozaban al descuido y en alguna ocasión Deerhurst llegó a robarle un apasionado beso.
Roselyn creyó estar soñando. Estaba convencida de que no existía persona más afortunada que ella, al recordar que la vida le había mostrado un mundo lleno de
posibilidades. Jamás hubiera creído que tras nacer en el condado de Cumbria, en el seno de una familia pobre, habiéndose quedado huérfana antes de haber cumplido los
diez años, iba a encontrarse en la casa de campo de los condes de Coventry como invitada. Roselyn era consciente de estar viviendoun sueño. Gracias al matrimonio de
su hermana Edyna con el vizconde de Palmerstone, tanto ella como sus hermanos habían sido acogidos y educados para poder defenderse entre la clase alta. Roselyn,
siempre espontánea y con ganas de aprovechar las oportunidades que se le presentaba, se había esforzado por integrarse entre la nobleza británica. Sus hermanos se
mofaban de ella cuando declaró su intención de formar parte de la aristocracia a través de un amor de cuento de hadas. Sabía que era una tarea harto difícil, pero allí
estaba de nuevo, a la espera de un nuevo regalo, disfrutando al imaginarse siendo la esposa del futuro conde de Coventry.
Aunque pudiera parecer que su interés por Deerhurst era puramente económico, Roselyn se había enamorado de él de igual forma. El vizconde mantenía una buena
figura, de altura media, elegantes movimientos y rasgos aristocráticos. Sus ojos negros parecían ahondar en ella, lograba que su corazón latiera a toda prisa haciendo que
en ocasionessintiera una invisible caricia a través de ellos. Era caballeroso, atento y la trataba con suma delicadeza. A sus dieciocho años creía que todo era posible, que
el amor entre ellos era tan puro como los que leía en las novelas. Las semanas que duró el romance vivió en una nube. Hasta que el mismo Deerhurst decidió bajarla de
un solo golpe, lanzarla al vacío para estamparla sobre la dura y fría realidad. La verdad llegó en forma de invisible golpe en el estómago.
Una mañana, el grupo de jóvenes habían decidido ir a montar a caballo por los alrededores de Croome Court en Worcestershire. Florence y ella habían sido invitadas
al paseo. Los amigos de Deerhurst le dedicaron significativas miradas mientras susurraban por lo bajo comentarios a los que Roselyn no prestó atención. En cuanto se
alejaron de la gran casa Deerhurst se las ingenió para que ambos se separaran del grupo de jinetes. Roselyn descendió de su montura tomando la mano que le ofrecíapara
pasear junto a él. En algún momento la tomó del rostro, besándola con tal pasión que sus piernas temblaron. La determinación que observó en su mirada le dijo que
había llegado el momento de la declaración. Con las respiraciones agitadas y las miradas ardientes, se dedicaron dulces palabras.
Hasta que Deerhurst tomó el corazón de Roselyn entre sus manos y lo estrujó, paralizando su latido al expresar en voz alta sus intenciones.
Roselyn, te deseo tanto, necesito tenerte entre mis brazos. Ella lo alentó arrebujándose en ellos y suspirando a la espera. Apenas duermo pensando en ti, no
podemos continuar así. Roselyn, con una palabra tuya me tendrás a tus pies. He pensado en todo, alquilaré una casa en la ciudad, te colmaré de los mayores lujos, jamás
te faltará nada, prometo que solo estarás tú. Roselyn, si decides ser mi amante me harás el hombre más feliz de la tierra.
¿Amante? Roselyn sintió un frío desgarrador en su interior. Sus palabras la golpearon dejándola sin respiración. Aturdida, se separó con lentitud del pecho de
Deerhurst que continuaba detallándole la vida que tendrían juntos. Roselyn apenas escuchaba, era incapaz de continuar prestando atención. Su mente se había quedado
suspendida en el tiempo y en el espacio. Su rostro, inescrutable, recibía los besos que ya no le resultaron ardientes, sino finas agujas clavadas en su piel. Su primera
reacción fue asentir levemente, intentar sonreír formando una fría mueca y alejarse con paso lento hasta llegar a su montura. Él la alcanzó, pero Roselyn seguía sin
comprender sus palabras. Observó cómo ampliaba su sonrisa mientras la ayudaba a subir al caballo.
Sus ojos comenzaron a empañarse. Parpadeó mientras convocabaal poco orgullo que le quedaba,para conseguirque sus ojos no vertieran una lágrima ante el miserable
de Deerhurst. El hombre que amaba hasta la locura le había ofrecido una vida que creía adecuada para ella. Ser su amante. La estupefacción ante la situación se agravó al
recordar que no dudó al proponerle su oferta, en ningún momento creyó que ella podía sentirse ofendida o que su persona mereciera ser respetada y amada como
esposa.
Bien erguida en su montura, con sus mejillas sonrosadas por la traición y sus ojos rasgados pendientes de contener el mar de lágrimas, llegó hasta el grupo de jinetes
que preguntaron por su ausencia. Sus ojos recorrieron el grupo de caballeros captando el tono socarrón en ellos y el verdadero sentido de sus miradas. Todos se
preguntaban si ante ellos se encontraba la nueva amante de Deerhurst, pues habían presenciado cómo ella aceptaba sus atrevidas atenciones.
Todos salvo uno, en cuya mirada azul observó la lástima que le despertaba su persona. Aquel hecho terminó con su estupor. La humillación hizo que se acrecentara la
sensación de sentirse estúpida. Sus recriminaciones mentales endurecieron su mandíbula para que no temblara de desolación. Su amiga Florence le sonrió, esperando
compartir confidencias una vez se encontraran a solas. Ella había sido testigo del amor de Roselyn por su hermano, sintiéndose feliz por ella. O eso creía hasta el
momento. ¿Sería posible que Florence supiera de las intenciones de su hermano, creyendo que convertirse en la amante de Deerhurst era lo mejor que podía sucederle?
Sin poder aguantar más, murmuró una excusa y puso a su caballo a todo galope. Cuando llegó a Croome Court,las lágrimas le habían dado cierta tregua. Hizo las
maletas con Florence pidiéndole explicaciones a su espalda. La joven había decidido seguirla preocupada por su cambio de actitud. Roselyn recordó sus lecciones de la
escuela para señoritas en Suiza:“Una dama nunca debía mostrar sus sentimientos públicamente, no debía reír de forma escandalosa, ni hablar demasiado alto y debía
mantener una actitud serena en todo momento”.
Explotó. Se dijo que por muchos años asimilando normas de conductas, ella seguía siendo una campesina con demasiada vida en su interior para mantenerla a raya y
un corazón demasiado apasionado como para guardar las formas tras ser humillada con vileza. El rostro de Florence se congeló por la sorpresa y la ayudó en silencio a
tomar un carruaje para volver junto a su familia en Hertfordshire.
Los meses que siguieron a su marcha continuaron forjando a la nueva Roselyn. Tanto su hermana como su incondicional amiga lady Lambtonla consolaron. Esta
última se erigió como su mentora en el mundo del corazón. Tras cederle unas semanas para lamer sus heridas comenzó a asimilar lecciones que solo una dama con gran
experiencia sobre los hombres podría impartirle. A través de sus consejos recompuso su orgullo herido, su dignidad maltratada y el amor propio que le habían robado.
Mientras esperaban que el invierno trajera la nueva temporada para volver a aparecer como la nueva Roselyn, esta aprendió algo más sobre las relaciones amorosas. En
esa ocasión, fue su hermana la encargada de hacerle pensar sobre la vida que quería tener y lo que realmente podría hacerle feliz.
Lady Palmerstone, su hermana, vivía un tormentoso romance con un ingeniero contratado para realizar obras en Brocket Hall. El señor Maxwell les había
acompañado durante la temporada estival despertando sospechas en ella. Tras conocerle y ver el brilloque su presencia provocaba en la mirada de Edyna decidió callar
su opinión al respecto. No pudo reprocharle nada ante su adulterio pues la diferencia de edad existente entre ella y el vizconde, sumado al amor incondicional que se
profesaban, hacían que Roselyn solo pudiera compadecerla.Eso no evitó que vigilara a su hermana con cierto recelo. Estahabía quedado encinta después de cuatro años
de matrimonio. Aquel curioso hecho no pasó inadvertido a los Townsend, ni siquiera a la pequeña Jenna. La escena que presenció durante el parto, abrió los ojos a
Roselyn.
Edyna y Maxwell parecían tener el beneplácito del vizconde para llevar su amor a escondidas. Roselyn, junto a sus hermanos Edmond y Jenna, aceptaron aquel
extraño triángulo amoroso, pues por encima

Título: Descubrir a la señorita Townsend
Autores: Jane Hormuth
Formatos: PDF
Etiquetas: Jane Hormuth
Orden de autor: Hormuth, Jane
Orden de título: Descubrir a la señorita Townsend
Fecha: 18 sep 2016
uuid: b1dbb12d-6975-4432-8ace-449b1d6b847a
id: 444
Modificado: 18 sep 2016
Tamaño: 1.02MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/lfinasqk56cqjxlm6xengqkb7bvx7fjo
https://www.adrive.com/public/2WNEwj/Descubrir a la senorita Townsen – Jane Hormuth.pdf
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiG62TzdTjT9hUv7v

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------