---------------

Diario 2023 – Ramón Ferreres

Diario 2023 – Ramón Ferreres

Diario 2023 – Ramón Ferreres

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

CAPITULO 1 – Enero
1 de enero de 2023
oy he matado a mi vecina del primero. Jamás pensé que haría algo así. Y menos aún que lo escribiría, pero todo ha cambiado mucho en la última semana.
Mis propósitos de Año Nuevo siempre fueron bastante convencionales: que si dejar de fumar, que si ir al gimnasio, que si aprender inglés…
Este año mi propósito es más original, seguir vivo. Al menos, al matar a la Feli, he cumplido por primera vez mi promesa para el nuevo año.
Junto con mi intención de seguir con vida, he decidido escribir este diario. Espero que me ayude a mantenerme cuerdo. Estoy contento porque
he conseguido comenzarlo. Llevaba dos días decidido a hacerlo, pero era incapaz de enfrentarme a la página en blanco. Sé que lo que escriba no va a ser… demasiado
agradable.
Por cierto, ¡feliz Año Nuevo!
2 de enero de 2023
Me siento torpe al escribir sobre papel. ¡Hacía tanto tiempo…! Lógico, acostumbrado a mi portátil. Lo tengo aquí al lado. ¡Qué inútil es sin electricidad!
Seguramente un día de estos lo tire por la ventana. Solo para ver cómo se rompe en pedacitos. Me apetece. Todo el mundo ha saltado en pedazos, por qué no mi
ordenador. Sin electricidad, me sirve de bien poco. Tampoco me sirven la televisión, el microondas…
Por suerte aún hay agua corriente. Como no sé por cuanto tiempo, he llenado todos los cacharros que tengo en casa.
4 de enero de 2023
Ayer no escribí nada. No sé si en un diario se ha de escribir siempre o puedes saltarte aquellos días en los que no te apetece escribir o no pasa nada
relevante. Tampoco puedo preguntárselo a nadie. Toda la gente que conozco está muerta, o peor, como mi vecina Feli…
Además, estuve vomitando todo el día. Supongo que mi cuerpo y mi mente se están acostumbrando a la nueva situación. Debe de ser una reacción normal.
Sé que he de comenzar a ponerlo todo por escrito. Necesito sacarlo todo fuera para no volver a enfermar. Voy a intentar contarlo, explicármelo a mí mismo:
Día de Navidad. Como es habitual, comida con mis padres. No tengo mucha más familia. Nada fuera de lo común, el empacho y la ligera borrachera
habituales. Me voy a dormir la noche del 25 y no despierto hasta el 27 por la mañana. El día 26, borrado por completo. Al principio no me di cuenta, pensé que era 26.
Lo de la pérdida de un día no es más que una curiosa anomalía, más preocupante es que gran parte de la humanidad no despertara de ese largo sueño…
5 de enero de 2023
Tuve que interrumpir mi escritura ayer, pero hubo un buen motivo: me sonó el móvil. Es la segunda vez desde el despertar. Era un conocido, Carlos,
antiguo compañero de universidad. Casi no habíamos tenido contacto desde que acabamos la carrera. Según me dijo, he sido el único que le ha respondido al teléfono, el
único con el que ha hablado desde que comenzó todo más bien debería decir, desde que empezó a acabarse. Su llamada me alegró el día. Pudimos desahogarnos,
mucho… Ahora vive cerca de la frontera con Francia. Suerte para él, tendrá más fácil llegar a Marsella, en Francia, lugar donde tenemos que dirigirnos los
supervivientes. Eso dijeron por televisión el día 27, ese mismo día se fue la electricidad. Bueno, en realidad, no dijeron nada, solo el siguiente texto en la pantalla: «A
todos los supervivientes, diríjanse con calma a las siguientes ciudades: Cádiz, Porto, Marsella o Brest. Allí encontrarán refugio». Marsella es el lugar que nos queda más
cerca a ambos. Nos despedimos entre lloros, qué extraño llorarle a alguien que es casi un extraño, y con el deseo de encontrarnos en Marsella.
Esa fue la segunda llamada. La primera, hace una semana. Era el conserje de casa de mis padres, Federic. Me comunicó que mis padres ya no estaban entre
nosotros, eufemismo para decir que habían muerto. Ellos, todos los vecinos de la finca y también su familia. Estaba destrozado el pobre. No obstante, tuvo la entereza
de ir piso por piso para comprobar si había supervivientes e intentó comunicarse con todos los familiares de las víctimas. Por lo que me contó, era la cuarta persona con
la que había hablado. Echando cuentas, yo he contactado con dos personas y él con cuatro…
Seguramente ya no reciba más llamadas. Mi móvil está casi sin batería. Y no se me ocurre cómo cargarlo sin electricidad. Ahora desearía ser ingeniero,
electricista…, quizá así podría hacer algo; pero no, soy antropólogo. No se me ocurre nada más alejado de esas profesiones que podrían serme tan útiles en estos
tiempos. Resulta paradójico, la raza humana se acaba de ir a la mierda y en mi profesión estudiamos a una especie casi extinta ahora, la nuestra. De todos modos, no
creo que me sirviera de mucho. La señal es muy poco constante y tampoco creo que dure demasiado la electricidad que alimenta los repetidores. Las primeras noches
podía ver algunas zonas iluminadas, pero cada vez son menos. Todo se va quedando a oscuras…
6 de enero de 2023
Reyes. No hay niños por la calle estrenando sus juguetes. Todo es silencio. Pero he decidido hacerme un regalo: voy a salir a dar un paseo. Sé que el capricho
puede salirme muy, muy caro; pero no puedo más, me estoy ahogando en este encierro y esta incertidumbre. Necesito estirar las piernas y, aunque tenga que salir
huyendo en cualquier momento, va a ser una prueba de hasta dónde puedo llegar sin ser visto u oído por ellos.
7 de enero de 2023
Primera salida finalizada con éxito. Lógico, sino no estaría escribiendo ahora mismo. Pude llegar hasta una pequeña zona arbolada a pocas calles de mi casa. Jamás
me había sentido tan vivo. Quizá por estar cerca de la muerte. Resulta paradójico cómo necesitamos de su cercanía para apreciar la vida. Tampoco soy un experto es
situaciones límite, más bien todo lo contrario… Solo cuando me caí de pequeño en una zanja y me abrí la cabeza. Aún recuerdo cómo se asustó mi padre… Pienso en él
y no sé si apenarme o alegrarme de que haya muerto en paz.
Como era de esperar, mi paseo fue interrumpido por uno de los otros, así he decidido denominarlos, uno de los que ha sobrevivido a lo que sea que nos haya
pasado, pero de manera… muy diferente. Como mi vecina, se mostraba agresivo, como poseído por un ataque de ira incontrolable, con el blanco de los ojos teñido de un
color extraño, no sabría describirlo, y con la piel enrojecida, medio amoratada. Por lo demás, podría pasar por una persona normal. Se lanzó corriendo hacia mí a toda
velocidad nada más verme. Por un momento albergué la esperanza de que fuera alguien normal. Tuve que abrirle la cabeza con una piedra. Era él o yo. Cayó en el acto y,
al poco, dejó de respirar. Esa respiración tan fuerte, igual a la de mi vecina, como un ronquido, un gruñido sordo y acelerado acompañado de una respiración
entrecortada.
No he disfrutado matando, pero no ha sido una sensación tan desagradable como la que sentí al matar a Feli. Ha sido más fácil. Y no creo que tenga que ver con que
a ella la conociera y este tipo fuera un completo desconocido; más bien creo que me estoy acostumbrado a la nueva situación. Días atrás me parecía imposible. Es
sorprendente a lo que nos acostumbramos.
9 de enero de 2023
Hoy, de compras. Lunes, primer día laborable después de Reyes. Seguramente, de seguir todo en su sitio, también hubiera ido a comprar. Me acerqué a la
tiendecita de al lado de casa, a la que solía ir cuando había olvidado comprar algo puntual o no me apetecía bajar hasta la avenida Paralelo. No es seguro ir tan lejos en
estos días.
La compra me ha dejado una sensación extraña. No ha sido agradable ver al chico que solía atenderme muerto en el suelo. Probablemente murió la noche del 25,
cuando todos entramos en aquel extraño sueño del que muchos no despertaron. Claro, él trabajaba toda la noche. A diferencia de la mayoría, él estaba despierto. Miré su
rostro, no había muestras de sufrimiento. Me tranquilizó pensar que casi toda la gente que conozco había muerto así, sin dolor. No obstante, el hedor era insoportable,
ya han pasado dos semanas…
11 de enero de 2023
Ayer no me sentía con fuerzas para escribir, fue un día de bajón. Cayó una tormenta considerable. La lluvia y el viento no son el mejor aliado cuando uno está en
una situación digamos… difícil.
Pero hoy me he levantado con ganas. He ido de nuevo a la tienda. Esta vez he evitado mirar donde yace el chico muerto, aunque el olor que desprende su cadáver
no me deja olvidarlo por completo. Pero me voy acostumbrando, es muy posible que allá donde vaya esté lleno de cadáveres.
Sobre todo me he aprovisionado de latas de comida, son las que tardan más en caducar. Además, sin electricidad, todos los alimentos que hay en las
neveras se han echado a perder.
Al salir, he visto como una mujer de mediana edad se acercaba a la puerta del pequeño supermercado, en cuanto me ha visto ha echado a correr. He querido
gritarle: «Yo soy normal». No lo he hecho. No sé por qué. Quizá aún me asuste el contacto con otro ser humano.
13 de enero de 2023
Ayer estuve muy ocupado preparando la maleta. Bueno, es un decir… Obviamente no voy a ir con una maleta de ruedecitas como cuando iba a tomar un avión.
Ves, eso no lo echaré de menos, jamás me gustó volar.
Lo curioso del caso es que ya hice una vez esto de preparar el equipaje para un momento apocalíptico, al menos a nivel teórico. En un ejercicio de primero de
carrera nos propusieron comparar lo que nos llevaríamos a unas vacaciones con lo que nos llevaríamos si tuviéramos que «irnos para no volver», por el motivo que
fuese. Sí, los antropólogos nos dedicamos a analizar al ser humano. Y, aunque he recordado con una sonrisa lo que planeé llevar en aquella ocasión, poco tiene que ver
con lo que me llevo ahora. Y es que la realidad supera siempre la ficción, aunque parezca imposible en ocasiones…
Qué llevo en mi mochila, pues… ropa, comida, agua, un abrelatas, un cuchillo, un martillo y poco más. Es decir, lo necesario para mantenerme vivo y poder
defenderme. Para qué más…
14 de enero de 2023
Último día en casa. El equipaje está listo. Toca despedida, despedirme de mi vida tal y como la conocía…
17 de enero de 2023
No soy capaz de irme de casa. Llevo dos días intentándolo, pero no puedo. Pero mañana sí. Lo haré. ¡Seguro! Que cómo estoy tan seguro… Pues porque
en casa ya no queda nada que me haga quedarme aquí, que me encadene, que me impida levar anclas. Todo ha salido volando por la ventana. Todo. Empecé primero con
el ordenador, como me prometí tiempo atrás, luego el microondas y otros electrodomésticos. A algunos, los más pequeños, los he atado por el cordón eléctrico y los he
lanzado juntos. Lo que se le ocurre a uno no tiene nada que perder, o cuando está al borde de la locura. Y cuántas cosas acumulamos, ¿a quién se le ocurrió regalarme un
pelador de patatas eléctrico? Fue fácil desprenderme de esas cosas, más que nada porque solo eran eso, cosas… Lo más difícil ha sido deshacerme de recuerdos
personales, ciertos recuerdos de mi infancia, regalos de personas queridas… Pero ya está hecho, ni siquiera me he quedado la estilográfica que me regalaron mis padres,
ni con un pequeño peluche, Bicho, que me regaló mi primera novia, dos de mis bienes más preciados. También los he

Título: Diario 2023: Desperté y el mundo había cambiado (Spanish Edition)
Autores: Ferreres, Ramón
Formatos: PDF
Orden de autor: Ferreres, Ramón
Orden de título: Diario 2023: Desperté y el mundo había cambiado (Spanish Edition)
Fecha: 18 sep 2016
uuid: cce1493b-54b2-48d5-8922-277cc533e973
id: 440
Modificado: 18 sep 2016
Tamaño: 0.97MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiGqyqsL_V2Smou2-
https://app.box.com/s/c2r0uhcd26zgvfcjqkifclyixod0rgsj
http://go4up.com/dl/71ef1147c49266
https://www.adrive.com/public/fg5KVv/Diario 2023 – Ramon Ferreres.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------