---------------

El millonario y la criada – Michelle Douglas

El millonario y la criada - Michelle Douglas

El millonario y la criada – Michelle Douglas 

Descargar Libro PDF


la receta que estaba escribiendo y apretó los puños. «¿Qué ingrediente venía después?».
Aquella receta de mejillones al vapor era complicada, pero debía haberla hecho unas cien veces. Apretó los dientes irritado. El texto en la pantalla se tornó borroso; las palabras parecían bailar. ¿Por qué no podía recordar cuál era el ingrediente que había que añadir a continuación? ¿Era la leche de coco? Sacudió la cabeza. No, eso iba un poco después.
Se levantó maldiciendo entre dientes, y se puso a andar arriba y abajo por la habitación mientras se imaginaba a sí mismo preparando aquel plato. Se visualizó en una cocina, con todos los ingredientes frente a sí. Se imaginó hablando a la cámara que rodaba cada programa, explicando cada paso de la receta, y la importancia de ir incorporando los distintos ingredientes en el orden correcto.
Inspiró profundamente, rebuscando en su mente, pero de inmediato se desinfló. Se pasó una mano por el cabello, angustiado. Volver a cocinar, volver al trabajo… Una oleada de dolor lo invadió, ahogándolo con un anhelo tan profundo que pensó que la oscuridad lo devoraría entero.
Y sería una bendición si eso ocurriese, pero tenía trabajo que hacer.
Le dio un puntapié a un montón de ropa sucia tirada en un rincón antes de volver a la mesa y alcanzar la botella de bourbon que había junto a ella, en el suelo. El alcohol lo ayudaba a aturdir el dolor, aunque fuese por poco tiempo.
Se llevó la botella a los labios pero se detuvo. Los pesados cortinajes tapaban por completo los ventanales y las puertas cristaleras que salían a la terraza, bloqueando la luz, y aunque su cuerpo parecía hallarse en un estado constante de aturdimiento, sabía que no debían ser más de las diez de la mañana. «¿Qué más da qué hora sea?», se dijo cerrando la botella y volviendo a sentarse. «En cuanto termine esta maldita receta podré emborracharme hasta quedarme dormido».
¿Terminar la receta? Era lo que tenía que hacer, pero estaba tan cansado… En ese momento el ordenador emitió un tono de notificación. Acababa de recibir un mensaje. Entró en el programa del correo electrónico para leerlo. Era de su hermano Russ. ¡Cómo no! Hizo clic sobre el asunto para leerlo: Hola, hermanito: No te olvides de que Jo llega hoy.
Mac soltó una palabrota. No necesitaba una empleada del hogar. Lo que necesitaba era paz y tranquilidad para poder terminar aquel condenado libro de cocina. Y si no fuera porque aquella mujer había salvado la vida de su hermano, la mandaría a paseo.
Jo se bajó de su todoterreno e intentó decidir qué mirar primero, si la casa a su izquierda, o la vista que se extendía hasta el horizonte a su derecha. Suerte que conducía un todoterreno y no el deportivo que soñaba con tener algún día, porque la carretera rural que llegaba allí estaba llena de baches. Y eso después de cinco horas de autopista. Se alegraba de haber llegado al fin a su destino.
8
Se giró hacia la derecha para admirar el paisaje. El terreno, cubierto de hierba descendía hasta convertirse en dunas salpicadas de plantas silvestres. Y más allá había una larga playa de dorada arena bañada por el suave sol de invierno.
Un suspiro escapó de sus labios. Debía haber al menos seis o siete kilómetros de playa y no se veía a un alma. Aunque había pasado ocho años trabajando en la árida región del Outback, no se había dado cuenta hasta ese momento de lo mucho que había echado de menos el mar.
Finalmente se volvió hacia la casa. Estaba hecha de madera, tenía dos platas, un amplio porche, y en el piso de arriba un balcón. Era una casa muy bonita, pero… ¿por qué estaban cerradas todas las ventanas y echadas las cortinas?, se preguntó frunciendo el ceño. ¿Y si Mac no estaba allí? No, si hubiese vuelto a la ciudad su hermano Russ se lo habría dicho. Se mordió el labio y se cruzó de brazos. Russ le había dicho que su hermano era un poco… difícil.
Subió las escaleras del porche. En la pared junto a la puerta, pegada con celo, había una nota dirigida a ella. La arrancó para leerla:
Señorita Anderson:
No me gusta que me molesten cuando estoy trabajando, así que pase sin llamar. Su habitación está en el piso inferior, pasada la cocina. No debería haber razón alguna para que suba usted al piso de arriba.
A Jo se le escapó una risita. Eso pensaba, ¿eh? ¿Y no iría a llamarla «señorita Anderson» y a hacer que lo llamara a él «señor MacCallum»? Acabó de leer la nota:
Ceno a las siete. Por favor deje la bandeja con la comida en el rellano de la escalera e iré por ella cuando haga un descanso.
Jo dobló la nota y se la metió en el bolsillo. Abrió la puerta y, para que no se cerrara, la sujetó con lo que supuso era el tope: un gallo de hierro que había en el suelo. Luego sujetó también la puerta mosquitera a la pared con su gancho, fue al todoterreno por sus maletas y entró en la casa. Si Malcolm MacCallum creía que iban a pasar los próximos dos meses comunicándose a través de notas estaba muy equivocado.
Dejó las maletas en el vestíbulo y arrugó la nariz al notar el olor a cerrado. Pasó al salón y descorrió las cortinas y abrió las ventanas de par en par para que entraran la luz y el aire.
Miró a su alrededor, admirando el elegante mobiliario, y frunció el ceño. ¿De qué le servían a alguien el éxito y el dinero cuando lo hacían olvidarse de las personas que lo querían? Mac no había visitado a su hermano Russ ni una sola vez desde que había sufrido el infarto.
Sacudió la cabeza y echó otro vistazo a su alrededor. Aquella casa necesitaba un buen limpiado. «Pero eso mañana», se dijo.
Encontró la que sería su habitación al final del pasillo, tras pasar la cocina, como le había indicado Mac en su nota. Abrió la ventana, que se asomaba a una parcela de césped descuidado. Bueno, no era una habitación con vistas al mar, pero desde allí también se oían las olas.
Suspiró y se sentó en la cama. Quizás aquello no fuese una buena idea. Probablemente era irresponsable por su parte poner su vida patas arriba de aquella manera. Quizá hasta fuese una locura. Al fin y al cabo la geología tampoco estaba tan mal y… Pero tampoco era algo a lo que quisiese dedicarse el resto de su vida.
9
Se había hecho geóloga para complacer a su padre. ¡Y de mucho le había servido! Además, ya no le importaba que estuviese contento con ella o no. Si había seguido con su trabajo hasta entonces había sido solo por mantener la paz entre ellos, y porque tenía miedo a los cambios. Pero el infarto de Russ le había enseñado que había cosas a las que uno debía temer más que a eso.
Tenía más miedo a arrepentirse luego, si no cambiaba nada, y a desperdiciar su vida. Por eso no podía desanimarse. Quería un futuro que la ilusionase, del que pudiese sentirse orgullosa, sentirse realizada.
En ese momento le sonó el móvil. Lo sacó del bolsillo y miró la pantalla para ver quién la llamaba antes de contestar.
–Hola, Russ.
–¿Ya has llegado?
–Sí.
–¿Y cómo está Mac?
Jo tragó saliva. ¿Qué se suponía que debía decirle?
–Pues… es que acabo de llegar ahora mismo y todavía no lo he visto, pero deja que te diga que la vista es espectacular. Tu hermano ha encontrado el lugar perfecto para…
¿Para qué?, ¿para recuperarse? Había tenido tiempo más que de sobra para recuperarse. ¿Para trabajar sin distracciones? ¿Para recluirse?
–El lugar perfecto para huir del mundo –concluyó Russ con un suspiro.
Russ tenía cincuenta y dos años, estaba recuperándose del infarto que había sufrido, y dentro de unas semanas iba a someterse a una operación para que le hicieran un bypass. Si podía evitarlo, no quería generarle más estrés.
–No, el lugar perfecto para hallar la inspiración –replicó–. El paisaje es precioso; espera a verlo y entenderás lo que quiero decir. Te mandaré unas fotos por el móvil.
–¿Hace falta inspiración para escribir un libro de cocina?
La verdad era que no tenía ni idea.
–Bueno, cocinar y crear recetas es una actividad creativa, ¿no? Aquí tiene el sol, el aire, una playa inmensa para pasear, dunas de arena… Es un buen sitio para volver a encontrar el equilibrio lejos del mundanal ruido.
–¿Tú crees?

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

El millonario y la criada – Michelle Douglas 

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------