---------------

El Mundo – 16 Mayo 2016

El Mundo - 16 Mayo 2016

El Mundo – 16 Mayo 2016 

Descargar libro Gratis   De El Mundo – 16 Mayo 2016 En PDF
Maduro exhibe
poderío militar
entre denuncias
de auto golpe
Ordena maniobras con armamento nuevo para
afianzar el estado de excepción Z El ejército está
«preparado para cualquier escenario», advierte
Ahora EL MUNDO con
un 20% de descuento.
¡Ahorre 138E al año!
Llame ya al 91 275 19 88
Una multitud regresó ayer a las calles para conmemorar el quinto aniversario del 15-M, la
protesta ciudadana cuyo impacto político está ya en las instituciones. Sólo Unidos Podemos
hizo algún intento, discreto y virtual, de patrimonializar la cita. FOTO: J. BARBANCHO. PÁG. 14
EL 15-M, CINCO
AÑOS DESPUÉS
Los críticos reprochan a Sánchez
su ‘proyecto personal’ en el PSOE
Le culpan de ignorar al partido en la toma de decisiones y el diseño del programa
TENIS MURMURA Vence a Djokovic en
Roma y puja fuerte por Roland Garros
Cómo arruinarse con las
apuestas a los 15 años
ZLas asociaciones contra la ludopatía
alertan de que los adolescentes son el
colectivo más adicto a las pujas deportivas
Z«Apostaba siendo menor sin problemas; a
los 18 años pedí un crédito para seguir. Hoy
debo más de 7.000 euros», dice una víctima
POR IRENE HDEZ. VELASCO / PÁGINAS 25 A 27 JAVI MARTÍNEZ
Z Josep Borrell
compatibilizará el
PSOE con su cargo
en Abengoa PÁGINA 30
SIGUE EN PÁGINA 8 / EDITORIAL EN PÁGINA 3
EL MUNDO. LUNES 16 DE MAYO DE 2016
2
OPINIÓN

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar El Mundo – 16 Mayo 2016

ESTE JUEVES murió el periodista
español más importante del siglo, el
hombre que sólo con su talento, su valor
y su amor inquebrantable a la verdad,
publicó la pieza más importante del
periodismo español en este siglo XXI y
en cualquier otro. El 23 de abril de 2004,
domingo, Fernando Múgica, uno de los
fundadores de EL MUNDO, publicó en
este su periódico la primera entrega de
«Los agujeros negros del 11-M». Una sola
persona, un periodista, hizo suyo el lema
que en el Renacimiento simbolizó el
despertar del Humanismo y luego de la
Ilustración: sapere aude, atrévete a
saber.
Y el periodismo español –y no sólo el
periodismo– cambió el día en que
Fernando publicó ese artículo
demostrando cómo todo lo que la Policía
del Gobierno del PP en funciones nos
contaba sobre la masacre que llevó al
poder al PSOE era total, absoluta y
deliberadamente falso. Y como él decía la
verdad y ni al Gobierno responsable de la
mentira oficial sobre el 11-M ni al
beneficiado de la masacre en las urnas, vía
cloacas, ni a los medios de comunicanada,
ni a la propia sociedad española, dispuesta
a sobrevivir al espanto haciéndose la
tonta, le convenía esa verdad, Fernando
Múgica (con los que nos atrevimos a leer
su artículo) ha sido injuriado, ridiculizado,
llevado al banquillo, convertido, hasta
después de muerto, en alguien del que sus
propios amigos se avergüenzan, un paria,
un maldito, porque fue el primero que dijo,
con esa mirada suya azul párvulo, que el
Rey iba desnudo, que la versión oficial del
11-M era falsa, que nos estaban
engañando. Que toda la escena del crimen
–trenes, efectos personales– se destruyó y
se creó, colocando pruebas falsas, otra
escena para la impunidad.
Y como eso era y es una verdad
intolerable, porque a ninguno de los
poderes de lo que desde entonces es el
Reino del Disimulo o el Imperio de la
Trola les convenía, Fernando ha muerto
solo y olvidado, en la misma semana en
que el Rey rendía homenaje a Cebrián y
Atresmedia/La Sexta celebraba su éxito
económico entronizando a García Ferreras
como macho alfa del marxismosorayismo.
Los inventores de los islamistas suicidas
con tres capas de calzoncillos, tras dedicar
años, jueces y millones a desmentir lo que
descubrió Fernando Múgica, viven cresos.
Él yace, honrado, en la memoria de los
que creen que España merece vivir de
verdad.
Múgica:
‘sapere aude’
«Fernando Múgica fue el
primero que dijo que la
versión oficial del atentado
del 11-M era falsa, que nos
estaban engañando»
COMENTARIOS
LIBERALES
F. JIMÉNEZ
LOSANTOS
RICARDO SIN EL DEBIDO RESPETO
HAY UNA palabra que ha perdido sentido
en nuestro mundo pero que me parece
esencial: la fraternidad. Este vocablo
está por encima de las ideologías, de las
religiones, de las nacionalidades y de las
clases. No en vano la Revolución Francesa
situó como valor a la fraternidad junto
a la igualdad y la libertad.
La fraternidad va más allá de la igualdad
porque expresa la idea de que todos
estamos vinculados por la condición de
hombres y nada de lo que sucede nos
puede ser ajeno. Es un concepto que une
el cristianismo con el republicanismo cívico
o el socialismo.
Hay grandes sacrificios y gestos de solidaridad
que evocan que la fraternidad
no es una utopía. Mi padre me enseñó la
mejor lección de mi vida cuando un frío
día de invierno hace 40 años le dio su
abrigo a un inmigrante árabe en la estación
de Miranda, le compró un bocadillo
y le pagó un billete hasta Algeciras.
Pero también existen los pequeños gestos.
Ayer me levanté a las cinco y media
de la mañana para asistir a las vigilias de
Pentecostés en el monasterio de Silos.
Había cinco personas en el templo y los
monjes nos invitaron a sentarnos junto a
ellos en la sillería del coro. Nos entregaron
a cada uno un libro de salmos y cánticos
para que pudiéramos celebrar el advenimiento
del Espíritu Santo sobre los
apóstoles.
En la oscuridad del templo, sus siluetas
alargadas y sus capuchones negros podrían
haber inspirado un cuadro del Greco.
Empezaron a cantar y el tiempo se detuvo.
Durante un momento, tuve la sensación
de que el Espíritu iba a soplar de
nuevo e iluminar con lenguas de fuego la
cabeza de los benedictinos.
Al acabar las vigilias, estuve unos minutos
sentado en el claustro, admirando
el ciprés centenario que se recortaba en
el cielo al amanecer. Me detuve en el bajorrelieve
en el que el incrédulo Tomás
mete la mano en el costado de Cristo, una
de las más inspiradas imágenes de la iconografía
medieval.
El hijo de Dios murió para redimir a los
hombres. Fue el máximo gesto de fraternidad.
Cristo no juzgaba, ni condenaba,
comprendía. Si el cristianismo ha sobrevivido
durante tantos siglos, ha sido por
reivindicar esa condición fraterna de los
seres humanos que nos conforta frente al
vértigo del absurdo.
Nunca he podido entender cómo Dios
puede tolerar la existencia del mal y otras
muchas paradojas que no resuelven la filosofía
ni las religiones, pero sí creo que
la solidaridad hacia el prójimo es la única
forma de redención personal en un
universo sin sentido.
Nada en la razón nos produce consuelo.
Todo nos lleva a la desesperación. Ni
siquiera formamos parte de este mundo
a la manera de una piedra, un gato o la
secuoya gigante que hay junto a mi ventana.
Pero nos queda la fraternidad, que es
una forma de rebelión contra los valores
dominantes y el consumismo, y también,
un sentimiento que nos dignifica en la
medida que nos hace rebelarnos contra la
fatalidad y descubrir que nos hallamos
juntos frente al abismo de la nada.
Estamos en Pentecostés y el sol ilumina
la fachada de la abadía fundada por Santo
Domingo en el momento en el que las
campanas repican porque todavía no hemos
perdido toda esperanza mientras exista
una brizna de fraternidad en nosotros.
Vigilias de
Pentecostés
TIEMPO RECOBRADO
PEDRO G.
CUARTANGO
EXISTE EN España una
corriente dispuesta a
cualquier cosa para acabar
con la amenaza del
populismo. Ayer leímos a
Íñigo Errejón en Papel
expresando sin tapujos el
«hilo» que une a Podemos
con la ultraderecha europea:
«Yo quiero ser parte de un
pueblo, de una patria
democrática, que en las
malas me protege», dice.
Hete aquí el concepto
disolvente de la comunidad
popular que está por encima
de leyes, instituciones e
individuos, peligro latente
para las garantías formales
que son el fundamento de la
democracia representativa. El
historiador italiano Loris
Zanatta describe el
populismo como una fiebre
que advierte de que algo va
mal en la relación entre
gobernantes y ciudadanos.
Poco puede hacerse contra
esa calentura si quien debe
hacerlo no ha reflexionado
previamente sobre sus
causas. Madrid burló la ley
para regalar a fondos buitre
sus viviendas sociales y luego
permitió que desahuciaran a
la gente necesitada que las
ocupaba. Y aquí no ha pasado
nada: pero la temperatura
sigue subiendo.
EL PUNTO
DE VISTA
La fiebre
y sus causas
JOAQUÍN
MANSO
EL MUNDO. LUNES 16 DE MAYO DE 2016
3
i OPINIÓN
EL PSOE ha arrancado la precampaña de los comicios
del 26 de junio igual que terminó la cita
con las urnas en diciembre: con un cierre en falso
de su crisis interna y una dirección federal volcada
en apuntalar el débil liderazgo del secretario
general. Tanto el acto de proclamación de Sánchez
como candidato, el pasado sábado, como la
presentación ayer del equipo que Pedro Sánchez
quiere llevar al Consejo de Ministros sirvieron para
escenificar una tregua en el seno del PSOE que
no se corresponde con la situación volcánica que
atraviesa esta formación. Los socialistas llegan a
las próximas elecciones con un candidato desgastado
tras su frustrada investidura, un patrón ideológico
desvaído y una estructura lastrada por la
pugna de los barones con la cúpula del partido.
Por primera vez desde la Transición, el PSOE
se enfrenta al reto no sólo de desbancar al PP
–algo que ningún sondeo pronostica a día de hoy–,
sino de evitar el sorpasso tras la entente electoral
de Podemos e Izquierda Unida. Susana Díaz,
quien presentó a Sánchez en la entronización de
éste como cabeza de cartel socialista el 26-J,
exhortó a los suyos a «salir a ganar». En el mismo
acto, la presidenta andaluza tachó a Sánchez de
«magnífico candidato», unas palabras que no tapan
la oposición interna que la propia Díaz viene
desplegando desde que Sánchez se empeñó en intentar
ser presidente del Gobierno con un pacto
antinatura con Ciudadanos y Podemos. No obstante,
la foto del sábado alrededor del candidato
Sánchez quedó deslucida por las ausencias notables
tanto de Ximo Puig como de Eduardo Madina.
Así, quedó patente el desencanto de éste por
su arrinconamiento en la toma de decisiones y el
enfado de aquél por el veto impuesto por Ferraz
al anhelo del PSOE valenciano de concurrir al Senado
en listas conjuntas con Podemos.
El pulso por el poder –con la vista puesta en el
Congreso posterior a los comicios– y la ausencia
de una estrategia colectiva son dos de las grandes
rémoras que el PSOE arrastra de cara al 26-J. A
ello hay que sumar la porfía de Sánchez en adoptar
posiciones individuales y no colegiadas con el
objetivo de satisfacer su ambición personal. Tal
como publicamos hoy, esta tendencia del líder socialista
ha generado un profundo enojo entre sus
críticos, que le echan en cara la falta de un «proyecto
de partido» y su empecinamiento en tomar
decisiones arropado por un estrecho círculo de
afines. Prueba de ello es que el 45% del equipo de
ministrables son independientes o personas ajenas
a la vida orgánica del PSOE. Esto le permite a
Sánchez blandir una supuesta apertura de miras,
pero también le procura una tranquilidad interna
que rompe los tradicionales equilibrios de poder
entre las distintas facciones del partido.
La elección de Margarita Robles para integrar
la lista de Madrid o el hecho de que Sánchez recurra
ahora a dirigentes con pedigrí de las etapas de
Felipe González y Zapatero significa que el líder
socialista busca enjugar los errores de diciembre.
Entonces, el secretario general del PSOE levantó
ampollas en su partido situando a Irene Lozano,
una ex dirigente de UPyD muy crítica con los socialistas
en el pasado, en un puesto de salida en la
candidatura de Madrid. La solvencia de pesos pesados
como Josep Borrell o Ángel Gabilondo permite
a Sánchez reconciliarse con el pretérito de su
partido, aunque esta circunstancia no ha atenuado
las disensiones de la corriente crítica. Lo que sí
resulta chocante es que, tras rescatar a algunos de
los rostros destacados del felipismo y el zapaterismo,
Sánchez se permitiera el sábado invocar a
Adolfo Suárez –parafraseando su célebre «puedo
prometer y prometo»– en un intento desesperado
por enfatizar el perfil centrista del PSOE frente al
argumentario radical
de Unidos Podemos.
Las expectativas que
maneja Ferraz señalan
que el efecto de la ley
d’Hondt permitirá a los
socialistas seguir por
delante en escaños de
la coalición entre Podemos
e IU, aunque les
será muy complicado
mantener la ventaja de
apenas 300.000 votos
que obtuvo el 20-D.
Sin embargo, el principal
problema para el
PSOE no es la amenaza
que supone para sus intereses
las opciones del
frente forjado entre Pablo
Iglesias y Alberto
Garzón, sino su incapacidad
para construir
una alternativa al PP
desde una izquierda reformista
y socialdemócrata,
alejada de cualquier
tentación populista. Los titubeos en cuestiones
centrales como la agenda de reformas económicas
–especialmente, la laboral– y los acuerdos
con algunas de las confluencias de Podemos, como
en Barcelona, no hacen más que acrecentar la
fragilidad del discurso con el que Pedro Sánchez
aspira a salvar los muebles en junio.
Pedro Sánchez
se atrinchera
para salvar
la cara el 26-J
EN SU HUIDA hacia adelante con el único objetivo
de perpetuarse en el poder, el presidente de
Venezuela, Nicolás Maduro, está sumiendo al país
en el caos económico y social y poniéndolo al borde
de una guerra civil. El último despropósito ha
sido la prórroga del estado de excepción para «derrotar
el golpe de Estado» y «enfrentar amenazas
externas». Maduro llama golpe de Estado a la respuesta
democrática del pueblo venezolano, que en
las últimas elecciones otorgó la mayoría parlamentaria
a los partidos de la oposición. Y, como
cualquier dictador que se precie, se inventa el enemigo
exterior, esas amenazas externas, con el único
objetivo de seguir engañando a los ciudadanos.
Aunque Maduro no ha concretado qué garantías
constitucionales serán suspendidas, el nuevo
decreto otorga a militares y policías «mecanismos
para garantizar el orden público ante la amenaza
de grupos criminales». En la práctica supone la
militarización del país y el endurecimiento de las
acciones policiales, que con la excusa del mantenimiento
del orden público, no tendrán otro objetivo
que perseguir a los opositores al régimen, como
hemos visto en estos últimos días. Maduro
también ha llevado su delirante ofensiva hasta la
posibilidad de confiscar empresas y fábricas inactivas
–debido al parón económico del país– y de
encarcelar a sus directivos.
El presidente venezolano responde así a la
presión de las fuerzas opositoras, que se encuentran
más cerca que nunca de conseguir el
referendo revocatorio. Pero también se puede
estar protegiendo ante una posible destitución
que venga desde sus propios partidarios, como
teme la inteligencia estadounidense, que podría
llevar al país a una crisis política y social de consecuencias
inimaginables, con pérdidas de vidas
humanas incluidas.
Esta última vuelta de tuerca de Maduro tampoco
se puede separar de los acontecimientos que
está viviendo Brasil en los últimos días. El proceso
político que ha descabalgado a Dilma Rousseff
de la presidencia y al Partido de los Trabajadores
de liderar el Gobierno de ese país supone la pérdida
de un aliado potente, un escudo tras el que
parapetarse ante las dificultades. Si los políticos
brasileños han sido capaces de derrotar a la hasta
hace poco tiempo indiscutible Rousseff, es más
fácil ahora que esa marea llegue a Venezuela. Es
lo que Maduro denomina cínicamente «el golpe
de Estado que está en marcha».
Lo más penoso de todo este proceso chavista
para perpetuarse en el poder es que está llevando
a los ciudadanos a una situación de sufrimiento
insostenible y absolutamente injusta. Casi sin alimentos
y sin medicinas, con la energía y el agua
racionados y las fábricas sin materia prima con la
que trabajar, el Gobierno es incapaz de garantizar
los servicios básicos mientras que la iniciativa privada
carece de lo más mínimo para producir y
volver a generar riqueza en el país.
Es imprescindible que la comunidad internacional
intensifique las presiones diplomáticas y
políticas de apoyo a esa oposición ganadora de
las últimas elecciones parlamentarias y trate de
aislar al régimen de Maduro para obligarle a renunciar
o, al menos, para negociar dentro del
país una solución a esta crisis social sin precedentes.
En caso contrario, existe el riego real de

El Mundo – 16 Mayo 2016 

El Mundo - 16 Mayo 2016 image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------