---------------

El rincón de las tormentas – Cesar García Muñoz

El rincón de las tormentas – Cesar García Muñoz

El rincón de las tormentas – Cesar García Muñoz

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Me llamo Caín Solo y supe que poseía el don de la sanación cuando tenía ocho años. No me refiero a curar con medicinas o con una operación quirúrgica como haría un
vulgar médico. Hablo de sanar al instante, de lograr que un moribundo recupere la salud sin dejar rastro de su dolencia por grave que esta sea. Sospecho que de niño curé
más de una vez sin saberlo, aunque mi primera sanación consciente no fue la de una persona. Sané al cabroncete de Ronald Reagan.
El loro de mi abuela.
Reagan era un guacamayo de pelaje amarillo interrumpido por una mancha blanca en el pecho. En aquel entonces tendría unos veinte años, un jovenzuelo para
unos pajarracos que pueden alcanzar fácilmente los setenta. Mi abuela presumía constantemente de la buena salud de Reagan. Decía que el bicho estaba hecho de metal
y petróleo en vez de carne y plumas. Un republicano de los pies a la cabeza.
Este loro es indestructible, no como el Titanic, me decía la vieja mientras me frotaba los rizos. Los malditos demócratas la hicieron buena al construirlo.
De poco hubiera servido que le explicase que el barco ni siquiera había sido construido en los Estados Unidos. Para ella todo lo que funcionaba mal, producía
gastos o se hundía en el océano tenía que ser demócrata. Hasta la sífilis la contagiaban sólo los demócratas. Por lo tanto un loro tan saludable como el suyo sólo podía
ser republicano. Lógica siciliana.
Pero un día Reagan enfermó. Fue algo repentino, por la mañana comía tranquilamente alpiste al hombro de Abel, mi hermano gemelo, y por la noche agonizaba
en su jaula. La abuela consultó a un especialista en aves tropicales, lo que enfadó a mi padre, quien consideraba una locura gastar tanto dinero en un pájaro. Fue una de
las pocas ocasiones en que estuve de acuerdo con mi viejo en el tiempo que duró nuestra malvivencia.
El especialista le hizo un par de pruebas al bicho y confirmó lo que saltaba a la vista. Reagan se moría.
Su loro sufre una afección cardiaca severa, señora Solo. No creo que sobreviva más de veinticuatro horas. Le aconsejo dormirle en este instante, sería lo más
humano.
Mi abuela no era humana y no iba a dejar que un mamarracho con estudios se cargase a su loro sin presentar batalla.
La vida es una puñetera lucha, Caín me decía siempre. Si te rindes estás hundido.
Gran verdad. Lo sé porque vi rendirse a mi madre. Y vi como se hundió. Mi abuela estaba hecha de otra pasta. Era una inmigrante italiana llegada desde un
pequeño pueblecito de Sicilia, una hija de la gran guerra. Nació con la escasez por hermana, y el hambre como mejor amiga. Se crio a base de maíz rancio y queso amargo.
Era dura como los filetes de un hospicio y terca como un buey. La única con dos cojones para enfrentarse a mi padre, un borracho irlandés de casi dos metros de altura.
Cómo la echo de menos. Lo mismo que echaba de más a mi padre… y también a mi madre, aunque por motivos bien distintos.
Reagan se moría en brazos de mi abuela que no paraba de acariciarle y susurrarle con su voz ronca. La vieja no se rendía. Le rogaba a la virgen de Cassano que
intercediera ante Dios por el loro con el que había pasado más tiempo que con su propio marido.
Jamás te pedí por mi Luiggi. Te lo llevaste contigo y no me quejé la oí rezar a escondidas esa noche. Te ruego que no te lleves a Ronny.
Sus plegarias no estaban siendo atendidas. O la Virgen estaba de fiesta o a Dios le importaban un carajo los pájaros de colores. Reagan agonizaba. Cada
respiración era un suplicio, cada latido una tortura. Al final el veterinario con cara de acelga iba a tener razón, lo más humano era cargarse al pajarraco y yo podía hacer
algo al respecto.
Aproveche un momento en que mi abuela fue al baño. Padecía de estreñimiento y sabía que tardaría un buen rato. Yo tenía ocho años, pero gracias a la
“exquisita” educación de mi padre, saqué sobresaliente en encajar insultos y notable en esquivar latas de cerveza, me había convertido en un superviviente, un matón de
metro de altura con más rabia acumulada que cualquier chaval del barrio que me doblase la edad.
Iba a matar al loro pero no lo hacía por compasión. Quería que el pajarraco dejara de gritar. Temía que mi padre despertase de su sueño alcohólico y decidiese
buscar un blanco fácil, como Abel. Mi hermano gemelo era mi punto débil, siempre lo ha sido. Mi talón de Aquiles como diría alguien con cultura, como Abel. Para mi el
tal Aquiles no era más que un pajillero griego con pinta de metrosexual, o así le ponían en la peli de Brad Pitt.
Saqué a Reagan de la jaula y apreté su cuerpecillo contra mi pecho. El bicho estaba en las últimas. Le acaricié el plumaje y, como hizo antes mi abuela, susurré
unas palabras para reconfortarle. No lo logré. Ni de lejos. El bicho se retorcía y me lanzaba picotazos con sus escasas fuerzas.
No te preocupes, todo es una mierda. No te pierdes gran cosa dije.
Estoy de acuerdo con mi yo de aquel entonces, todo es una mierda, pero menudo discurso para un niño de esa edad. Aunque quizá me falle la memoria y no dije
tal cosa, tal vez desvaríe. De cualquier manera tengo que dejar pasarme con el alcohol. Según Abel me está quemando las pocas neuronas que me quedan.
De lo que no tengo duda es de la sensación que experimenté al apretar el cuello del animal. La he vivido cientos de veces desde entonces. Reagan estaba tan débil
que apenas se resistió. Noté su pulso frágil, sus pulmones luchando por llenarse de aire una vez más y supe con certeza que el loro estaba a punto de morir. Y de
pronto tuve una revelación: Yo podía evitar la muerte de Reagan, podía curarlo
Título: El rincón de las tormentas
Autores: César García Muñoz
Formatos: PDFir
Orden de autor: Muñoz, César García
Orden de título: rincón de las tormentas, El
Fecha: 28 ago 2016
uuid: 52041ac8-08d4-4d38-878c-a0f8ce503685
id: 204
Modificado: 28 ago 2016
Tamaño: 0.88MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/zj3hj1cwyk52jun3ndbrr44dvnm9dwf3
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbhnRaNpGRKTXCQWIj
http://go4up.com/dl/e3c5b1f22f8d84

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------