---------------

Jaque mate – Ronda mortal 3 – Lina Perozo

Jaque mate - Ronda mortal 3  – Lina Perozo

Jaque mate – Ronda mortal 3 – Lina Perozo

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Después de estar durante dos días en la casa de Maurice, analizando con cabeza fría, cada paso que daría en adelante; y de hacerle creer a su amante, que intentaría
llevar las cosas en mejores términos con Dominic, para no suscitar, una situación como la pasada; Deborah, finalmente, volvía a la mansión.
Él insistió en acompañarla, para comprobar que estaría bien, aunque ya Angie le había dicho, que su patrón no se encontraba; igual no quería arriesgarse y ponerla en
peligro.
Deborah no se mostró apenada en ningún momento, caminaba como siempre, con la cabeza en alto y sin importarle las miradas, cargadas de curiosidad, del personal
de la casa.
Maurice se despidió de ella en el salón, le dio un beso y no la dejó ir, hasta que no le prometió, por décima vez, que lo llamaría de inmediato, si lo llegase a necesitar.
Se quedó, viéndola subir las escaleras; y después, se fue hasta la cocina, para hablar con Ingrid y Martha.
Cuando Deborah entró a su habitación, vio que todo estaba intacto; no sabía por qué razón, esperaba que Dominic hubiera dado la orden de recoger todas sus cosas y
ponerlas en maletas, para que se las entregaran, en cuanto pusiera un pie en la casa.
Al parecer, se había equivocado en esa predicción, pero sabía, que no podía confiarse, que debía estar atenta, para esquivar cualquier golpe, que él le lanzara, porque
de algo estaba segura, y era, que el miserable, no se quedaría de brazos cruzados, después de lo que ella hizo.
No lo harás, pero yo tampoco. Ahora más que nunca, estoy dispuesta a seguir con mis planes…; y para ello, necesito a Diego.
Expresó sus pensamientos en voz alta, mientras caminaba al ventanal, para mirar hacia el invernadero. La tarde estaba cayendo; y sabía, que él debía estar allí; sin
embargo, no podía ir a esa hora, porque lo que tenían que hablar, era muy delicado; y menos lo haría, sabiendo que Maurice se encontraba en la casa.
Lo más probable es, que me toque retomar nuestra relación. Diego no cederá, si no lo hago…
Dejó escapar un suspiro, cerrando los ojos, al sentir esa incómoda sensación dentro del pecho; ese peso en el estómago, al saber, que lo que hacía, estaba mal, que
volvería a cruzar los límites.
En lugar de endurecerse, por todo lo que había vivido hasta el momento, parecía que cada vez, se volvía más blanda, y eso la exasperaba. Debía retomar su actitud de
meses atrás, cuando siempre anteponía sus intereses a todo lo demás; esa era a la Deborah que debía traer de vuelta.
Caminó directo a su armario, para cambiarse, necesitaba sentir algo suyo encima de su cuerpo; pues, aunque no le resultó desagradable vestirse con las prendas de
Maurice y dormir con estas, nada se compraba, con la sensación de estar envuelta en su propia ropa.
Se metió al baño, preparando la tina, dispuesta a pasar al menos, dos horas, sumergida en esencias y espuma; pero antes de desnudarse, regresó a la habitación, para
buscar sus cigarrillos.
Aunque llevaba poco tiempo fumando, había estado a punto de volverse loca sin ellos; los necesitaba, porque había descubierto, que le servían de mucho, para
concentrarse.
Y esos dos días de abstinencia, habían sido fatales; no podía pedirle a Maurice que le comprara unas cajetillas, porque sabía que empezaría a hacerle preguntas, y
ninguna de sus amigas fumaba, para culparlas a ellas de pegarles el vicio; eso era responsabilidad de Diego, pues fue él, quien la incitó a probarlo.
La noche cayó, y como siempre, el insomnio se había apoderado de Diego, escuchaba música, a la espera de que el sueño, por fin se dignara a aparecer; odiaba esos
momentos, en los que no podía hacer nada más que mirar el techo, porque por más que se esforzase, la imagen de Deborah, siempre terminaba adueñándose de sus
pensamientos, y eso lo enfurecía.
Era evidente, que ella había dado por terminada su relación; después de dos semanas sin ir a verlo, ya no le quedaban esperanzas.
Y no debes tenerlas, no seas pendejo, Diego; asume que no volverás a gozar de esa mujer y mándala a la mierda. Después de todo, las mujeres te sobran, puedes
reemplazarla por otra.
Necesitaba decir esas palabras, para sentirlas como ciertas, porque parecía, que con pensarlas, no bastaba. Deborah seguía aferrada a sus pensamientos; y su cuerpo
la extrañaba tanto, que dolía.
La condenada se le había metido bajo la piel, en las venas; ya no podía coger con otras, sin que en algún momento ella se atravesara en sus pensamientos.
Por fortuna, todavía tenía la potestad sobre sus palabras, y aún se guardaba su nombre, mientras cabalgaba sobre una mujer, o recibía sexo oral; pero no sabía hasta
cuándo eso sería posible. Tenía que reaccionar, tenía que acabar con esas estupideces de una buena vez.
Y como si el destino se confabulara contra él, en el equipo de sonido, comenzó a sonar una canción de Maroon 5, que le revolvió la bilis, quiso ponerse de pie y
estrellar el aparato contra el piso, pero se contuvo, porque no tenía otro.
Igual se irguió en la cama, hasta quedar sentado, para buscar el control y cambiarla; pero en ese momento, la puerta se abrió; y él se quedó con la mano extendida, en
el aire.
Los latidos del corazón, se le desbocaron y el cuerpo le tembló, al ver que era Deborah, quien entraba a la habitación; luciendo tan hermosa, tan sensual y deseable,
llevando ese conjunto de ropa interior negro, de encajes, que dejaba mucho a la vista.
La muy maldita, sabía cómo provocarlo, cómo hacer que dejara de pensar con la cabeza y solo siguiera a sus huevos, a sus instintos más bajos y primitivos.
No conseguía hacer otra cosa que observarla, en silencio, recorriendo con su mirada, cada espacio de piel que estaba expuesto, y los que no, también; pues los
recordaba con exactitud.
Mientras hacía eso, la canción seguía sonando; y de pronto, frunció el ceño, al ver, que podía adaptarla perfectamente a su situación, en ese momento.

Título: Jaque Mate (Ronda mortal 3)
Autores: Lina Perozo
Formatos: PDF
Orden de autor: Perozo, Lina
Orden de título: Jaque Mate (Ronda mortal 3)
Fecha: 11 sep 2016
uuid: 1bff6e0d-6bdb-472f-a78a-5f39fadc9f70
id: 355
Modificado: 11 sep 2016
Tamaño: 1.78MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://www.adrive.com/public/JrraY7/Jaque Mate (Ronda mortal 3) – Lina Perozo.pdf
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiBNhtevXhncKhU_0
https://app.box.com/s/w67xcccongqzm15m9di1uempuntk38w8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------