---------------

La chica olvidada – Inspector Martín Campillo 1 – Francisco José Segura

La chica olvidada - Inspector Martín Campillo 1  – Francisco José Segura

La chica olvidada (Inspector Martín Campillo 1) – Francisco José Segura

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La amenaza de ese verano se instala desde las primeras páginas:
«Almudena giró en la Plaza del Parque y encaró la Muralla de Tierra. Como cada noche desde hacía seis meses un intenso escalofrío de miedo recorrió su espalda.
La calle, bastante degradada, se ubicaba cerca del centro de la ciudad. Carecía de aceras, estando flanqueada a la izquierda por un quitamiedos que protegía del
desnivel de 6 metros hasta las casetas y barracas de la vieja lonja de frutas y verduras, un paisaje aterrador. La derecha la ocupaban los restos de una antigua muralla de
tierra y piedras de la época bizantina, finalizando la calle en un peñón rocoso coronado por las ruinas de una antigua edificación».
Los personajes, muy bien descritos (véase el retrato del viejo fascista que espera la muerte en un Asilo de Ancianos del barrio de La Concepción), se
mueven por ese tablero de ajedrez incendiado en busca de una redención que no parece llegar nunca.
Y siempre al margen de algunas escenas que pasan en otros lugares la ciudad indiferente alrededor de los personajes, un mundo donde todos, no sólo las
chicas, son de algún modo víctimas. Un mundo urbano que, con frecuencia se presenta en imágenes irreales como las de una pesadilla.
«Aparcó frente a la parada de línea formada por un asiento doble de obra y cubierta con una visera curva del mismo material, de un horrible color amarillo pálido,
recordaba por su cercanía al Parque de Artillería más a una casamata defensiva que a una parada de autobús».
Francisco Segura ha publicado esta su primera novela parte de una trilogía en su edad madura, cuando está uno lleno de sabiduría, incluso sin querer. Pero
desde siempre lo conozco desde hace muchos años, yo lo he visto como un novelista. Para ser novelista no hay necesariamente que escribir: es una actitud ante la
vida, una manera de estar en la existencia. Tener una mirada atentísima, a la vez muy crítica y muy compasiva, a los seres humanos, a sus relaciones, al mundo; y haber
vivido mucho, haber tratado con dedicación a mil personajes distintos. El escritor Segura, para nuestro placer de lectores, ha puesto sobre el papel de este libro al
novelista Segura, que existía desde siempre.
Pedro García Montalvo
30 de abril de 2016
Capítulo 0
Domingo, 7 de junio de 1982 Cartagena
A pesar de ser la una de la madrugada la gente joven, y algún veterano buscando qué pescar, llenaban los music-bar de la calle Cuatro Santos, en pleno centro de la
ciudad. La estrecha calle recogía la gente de la movida cartagenera; tecnos, modernos y estudiantes que apuraban el último fin de semana de junio antes de encerrarse en
casa a preparar los exámenes finales; era también el último en el que los que estudiaban en Murcia bajaban hasta Cartagena. La próxima vez será para disfrutar las
vacaciones de verano.
Almudena, una morenita de 19 años y ojos verdes, estudiante de segundo de filosofía y letras, terminaba la penúltima cerveza con sus amigas María y Pilar. La
noche invitaba a estar en la calle y ellas se apoyaban en la fachada del Agua Bar echando un vistazo al ambiente y de paso a los chavales que andaban sueltos.
Bueno chicas, me tomo la cerveza y me voy a casa, mi padre se cabrea si llego tarde y no hay quien lo aguante.
¿Mañana vienes a la playa, no? preguntó María.
Claro que sí, a las diez os espero en casa así que no liaros mucho.
Hombre, si nos sale un par de novios ya veremos qué hora se nos hace. ¿Quieres que te acompañemos a casa?
No hace falta, además si me acompañáis cuando volváis esto estará casi muerto. No pasa nada, lo que ocurre es que la casa nueva que han comprado mis padres
está en una calle asquerosa, a mí me da grima, pero como es un cabezón se empeñó y ahí estamos.
Eso tiene solución dijo Pilar, Francisco José Segura te echas un novio que te acompañe, eso sí que esté cachas, no sea que lo tengas que defender tú.
Las tres amigas rieron de buena gana y tras los besos de rigor Almudena se marchó. Atravesar la Plaza San Francisco y la calle Caridad no le daba miedo ha Francisco José Segura , formaban
parte de la zona vieja, pero siempre se tropezaba con alguien. En cambio su calle le ponía los pelos de punta, tan fea, tan oscura; daría cualquier cosa por vivir en su
antigua casa.
Aceleró el paso y dejó atrás la relativa seguridad del Parque de Artillería con sus soldados montando guardia y las luces en la fachada del edificio militar.
01:30 horas. Plaza López Pinto Cartagena
Almudena giró en la Plaza del Parque y encaró la Muralla de Tierra. Como cada noche desde hacía seis meses un intenso escalofrío de miedo recorrió su espalda.
La calle, bastante degradada, se ubicaba cerca del centro de la ciudad. Carecía de aceras, estando flanqueada a la izquierda por un quitamiedos que protegía del
desnivel de 6 metros hasta las casetas y barracas de la vieja lonja de frutas y verduras. Un paisaje aterrador. La derecha la ocupaban los restos de una antigua muralla de
tierra y La chica olvidada piedras de la época bizantina, finalizando la calle en un peñón rocoso coronado por las ruinas de una antigua edificación.
Las pocas farolas, de luces amarillentas, fabricaban sombras abrumadoras, dando al conjunto un aspecto inquietante acrecentado por la soledad y la tenue luz de la
luna en cuarto menguante.
Se situó en el centro de la calle y avanzó con paso decidido diciéndose que el miedo era irreal, producto de su mente, que no podía dejar que la dominara.
A lo lejos, cerca de su portal, le pareció ver deslizarse una sombra, se paró y pensó en retroceder, pero hacia dónde; eran las dos de la madrugada y tenía que llegar
a casa. «No seas tonta, no es nada, siempre es nada», se animó a sí misma.
Siguió avanzando con la inquietante sensación, como si de una amiga fiel se tratara desde que vivía en esa casa, de no estar sola. Veinte metros más y la seguridad
del portal le La chica olvidada devolvería la paz.
Avanzó decidida con la vista puesta en el centro. De repente un ligero ruido le hizo parar y volver la cabeza. La figura alargada y negra se había situado justo a su
espalda. Intentó gritar pero una mano inusualmente rápida le agarró por el cuello ahogando su intento. El pánico se apoderó de Almudena. Era imposible huir, los dedos
se clavaban en su garganta cortándole la respiración, estaba perdiendo el conocimiento.
Una voz grave pero de tono amable dijo:
Todo depende de ti, si eres buena y obediente nada te pasará, todo habrá

Título: La chica olvidada (Saga del inspector Martín Campillo nº 1) (Spanish Edition)
Autores: Segura, Francisco José
Formatos: PDF
Orden de autor: Segura, Francisco José
Orden de título: chica olvidada (Saga del inspector Martín Campillo nº 1) (Spanish Edition), La
Fecha: 10 sep 2016
uuid: 33049b78-db82-454b-a661-115ef4ee5b52
id: 338
Modificado: 10 sep 2016
Tamaño: 0.64MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/j2aoxk2xl8lbfedthhr3t0926tnzybiz
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiAF2PHem7PFSXAQP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------