---------------

La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard

La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard

¡Crack!
Grité en voz alta y se adelantó un poco para hacerme perder el equilibrio por sólo un segundo, mientras me recuperaba del aguijonazo de la tercera bofetada en mi
culo desnudo. Esta vez su mano golpeó un poco más bajo, agarrando la sensible carne de mi coño con la punta de los dedos.
“Gracias, señor”, dije lentamente mientras tragaba con fuerza a través de las palabras.
Mis ojos se llenaron de lágrimas mientras los próximos tres chasquidos bajaron en rápida sucesión haciéndome subir los dedos de mis pies con el último.
Podía sentir el aguijonazo de la sensación de las últimas marcas de su mano en los suaves globos de mis nalgas, y sonreí para mis adentros pensando en lo agradable
que sería tener el recordatorio cada vez que me sentará al siguiente rato.
El Profesor dibujaba pequeños círculos en la parte baja de mi espalda silenciándome mientras mi respiración seguía siendo poco profunda y rápida.
“Estás siendo una buena chica hoy, mi mascota. Quitémoste esas botas para que no te caigas sobre mí, ¿de acuerdo?” Asentí como respuesta, y él no me corrigió.
Creo que él sabía que yo estaba en mi pequeño sub espacio por el momento, disfrutando de la atención que me estaba dando junto con mi castigo. Tomando un lugar
detrás de mí se puso de rodillas y lo sentí abrir la cremallera de una bota tras otra, deslizando mis pies fuera de ellas y dejándolos desnudos, todavía inclinada sobre los
brazos de la silla. Una vez que estuve con los pies en el piso la tensión en las piernas se alivió un poco haciendo más fácil volver a la realidad y de espaldas a él.
Cuando se puso de pie agarró mis dos caderas con sus manos y presionó su erección cada vez mayor en la curva de mi culo, burlándose de mí con lo que sabía que
quería. Fue su turno de dejar salir un pequeño gemido mientras sentía la presión de mi culo, sintiendo el calor de mi trasero enrojecido a través del pantalón.
“¿Estás lista para terminar la lección, pequeña?”
“Sí, señor. Estoy lista.”
Volviendo su mano a la parte baja de mi espalda regreso al lugar donde había estado antes, todavía acariciando cada pulgada de mí, de vez en cuando deslizando un
dedo dentro de mi coño mojado que ansiaba que él llenara con la dura polla que sabía que tenía. Cuando rozo los labios externos y sintió lo mojada que estaba dejó
escapar un gemido y murmuró algo que no entendí, pero no creo que lo hizo para que yo oyera de todos modos.
El eco del sonido primordial que él hizo cuando me tocó y me encontró esperándolo me hizo cosas locas a mí y a mi cuerpo. Sabiendo que él quería esto tanto como
yo, me hizo sentir como si yo fuera la reina en su corte.
“Voy a date cinco más, mascota. No tienes que agradecerme, sólo quiero que te inclines hacia abajo y respires a través de ellos y simplemente sientas. ¿Entiendes? Y
cuando haya terminado vas a chupar mi polla, ¿te gustaría eso?”
Di un saltó ante la idea de deslizar su polla dura en mi boca y oírlo gemir para mí mientras le complacía, y le daba las gracias por mi lección. Ronronee y asentí con
la cabeza frenéticamente, casi olvidando usar las palabras.
“Sí señor.” Respondí rápidamente mientras sentía su mano dejar mi espalda.
“Sí por favor.”
“Buena chica.” Susurró acariciando mi cabeza y el pelo que caía en mi cara.
Las lágrimas aún corrían por mis mejillas, mientras él las secaba con la yema de su dedo pulgar. Le sonreí débilmente mientras inclinaba la cabeza para mirarle y vi el
fuego arder en su mirada, para mí. Sólo para mí.
“Baja la cabeza, y respira profundo que voy a empezar.”
Hice lo que él me dijo y deje caer mi cabeza entre mis brazos extendidos y espere por el resto de la lección. Cuando sentí su mano alzarse una vez más clavé los
dedos de los pies en el suelo y me preparé para lo que sabía que venía.
Con mano pesada sentí el primero de las próximas cinco cachetadas en mi trasero, y exclame con un grito. Mis piernas temblaban y mi respiración se aceleró con
cada conexión de su mano en mi carne mientras se movía de un lado a otro, con el golpe final cayendo en mi coño dolorido, haciéndome gritar con gran dolor. Me alegré
de que había terminado porque estaba cerca de terminar mi castigo, y yo quería demostrarle que podía manejarlo.
Cuando terminó, cayó de rodillas detrás de mí y besó y lamió cada marca de los dedos y marca de color rosa que había dejado en mi piel. Susurrando suavemente lo
hermoso que se veía y que buena chica había sido para él. Nada me hacía más feliz que oírlo llamarme así, e insinuarlo. Cuando hubo terminado y yo fui capaz de dejar
de llorar, él me ayudó a ponerme de pie. Sólo el roce de la tela de mi falda cayendo sobre la carne dolorida de mi culo me hizo respingar y una sonrisa cruzo por su
hermoso rostro. Enjugando mis lágrimas y mi maquillaje corrido; se inclinó y me besó suavemente.
Él me acerco aún más haciendo más profundo nuestro beso y envolviendo sus manos alrededor de mi cintura y acercándome a su cuerpo, presionando su polla dura
en mi vientre recordándome cual iba a ser mi siguiente tarea. Retrocediendo y sonriendo con dulzura y él tomó mi mano y me ayudó a arrodillarme delante de él. No
pude haber sido más feliz.
Había soñado con estar aquí, al igual que con este hombre por innumerables días y noches. De rodillas ante él y sirviéndole como su niña buena. Su pequeña
mascota. Contemplándolo a través de mis pestañas él me sonrió y cogió el cinturón y desabrocho sus pantalones. Asentí con la cabeza cuando él vaciló por un segundo,
a la espera del objeto. Yo no iba a hacerlo. Por mucho que quería y, necesitaba mi castigo; Necesitaba esto. Necesitaba tenerlo en mi boca para demostrarle lo agradecida
que estaba de ser suya.
Mientras sacaba su polla palpitante del pantalón, mi boca se hizo agua de nada más pensar saborearla con mi lengua.
“Las manos detrás de la espalda, solo la boca bebé”. Asentí con la cabeza y puse mis manos en la espalda y agarró mis codos con ambas manos. Agarró su polla con
la mano y me abrió la boca para meterla dentro, saque lengua; para deslizarla por su pene mientras entraba en mi boca. Un suspiro largo y profundo escapó de sus
labios en el momento en que lo sentí en mi lengua. Le sonreí con dulzura y cerré mi boca alrededor de su extremidad y una lenta succión provocó un disparo que recorrió
su cuerpo de arriba abajo. Ansiosamente lo llevé más profundo mientras sus manos dejaron su polla y me dejaron continuar con mi boca. Sus manos agarraron mi pelo a
cada lado de la cabeza y empezó a empujar un poco hacia delante con cada descenso de su pene en mi boca. Gemí suavemente alrededor de él, retorciéndome donde
yacía arrodillada a sabiendas de que me excitaría desesperadamente por tenerlo en mi boca finalmente. Su sabor salado cubrió mi lengua con rapidez, sabiendo que mi
castigo había sido tan bueno para él como lo fue para mí. Con la caricia moderada dentro y fuera de mi boca se tornó más y más ansioso y pronto estaba cogiendo mi
boca con desenfreno. Gruñendo y alabándome, su voz y su respiración eran superficiales. Me encantó saber que le había hecho esto a él, que le hice sentir de esta
manera. Me encantaba escuchar su bestia interior luchar para ser liberada. Yo sabía que no pasaría mucho tiempo antes de que él viniera por mí, por primera vez.
Aumentando mí esfuerzo para terminar, chupe más duro y rodé mi lengua alrededor de la punta de su cabeza hinchada hasta que retrocedió bruscamente, sacándola de
mi boca. Con un fuerte estallido lo solté de mi boca con un puchero. Un pequeño gemido salió de mis labios mirándole, decepcionada de que iba a negarnos a los dos
venirse en mi boca.
“Ah, pequeña. Ven conmigo.”
Con un apretón, él me puso de pie una vez más y me sonrío con malicia antes de dar la vuelta y llevarme hacia su dormitorio.
Mi corazón dio un vuelco, al saber que en tan sólo unos pocos minutos finalmente estaría envuelta en los brazos del hombre al que le había dado tanto. Los días y
las noches soñando con esto abrumaron mi memoria haciendo que la habitación luciera aún más

Pages :14

Tamaño de kindle ebook :  483 kb

Autor De La  novela : Eva Neuveard

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard.pdf
La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard.pdf
La propiedad del profesor y sin salida – Eva Neuveard.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------