---------------

La ultima quinceañera – Exjed y Galatea 1 – José Talamantes

La ultima quinceañera - Exjed y Galatea 1  – José Talamantes

La ultima quinceañera – Exjed y Galatea 1 – José Talamantes

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Capítulo 01
Un mensaje llegó a los vidilentes de los invitados. Todos se pusieron de pie para recibir a la quinceañera. Rayos de luz convergieron en el punto de la pista
donde comenzó a surgir un holograma. Creció. Se formaron unos pies enfundados en zapatillas; piernas torneadas, abdomen plano, busto firme, brazos delgados y
cabeza encapuchada, hasta crear una estatua semitransparente.
El aplauso aún no había terminado cuando la gente comenzó a intercambiar mensajes; algunos chicos posteaban en sus vidiblogs. Incluso una red privada de
corto alcance estuvo disponible. Bois and girrrrrrlssss onli! Old pipol stay out!, decía el bot de acceso al rechazar a los adultos que intentaban conectarse.
BossGrz |ok, estamos online con &quinceañera, hablen raza!!!
ErikaMtz |ah sí, este es el holo y luego salen los chambedroides &quinceañera
JuanPetrus |como todas las parties &quinceañera &sáquenme
JackieB |vean, es igualito a la de Cindy, helloooo? «video» &quinceañera
MaryB |ontán los chambedroides? &quinceañera &aburrida
Patricius |lmao, todo es tan veintes &quinceañera &2020
TinaRdz |no, échale 2 dkdas para atrás lol &quinceañera &2000
JackieB |ya nadie hace de estas fiestas de subnacos lol &quinceañera
A la mayoría de los jóvenes invitados le pareció que el festejo había comenzado bastante temprano para un sábado de octubre en Monterrey.
María PérezCastillo Clarined, la festejada, quiso que el baile se adelantara una hora antes de lo programado por Jane Doeltreffend, su institutriz y secretaria
personal de su padre. Quería impresionar a su novio lo antes posible.
El holograma se mantuvo inmóvil en el centro del salón, como una más de las estatuas de mármol que adornaban los nichos de las paredes. La mansión emulaba
el estilo de la Grecia clásica, sus arcos y columnas blancos resplandecieron con las luces de colores mostrando leyendas de dioses y héroes helénicos. El relieve de las
doce tareas de Hércules, en el techo de la estancia, acaparaba la vista de los invitados, quienes con sus togas y mantos coloridos aderezaron el ambiente.
Los padrinos mostraban orgullosos las coronas de laurel mientras la orquesta hacía sonar en el viento liras, flautas y ocarinas; un órgano dio el toque clásico.
Don Fernando PérezCastillo no había escatimado gastos a pesar de los problemas de CigaSA. Él recibió con gusto el reporte de los seiscientos diecisiete
invitados de su hija. Sólo dos de ellos no pudieron llegar por retrasos en sus vuelos. Sus socios en la empresa le advertían la locura de hacer una fiesta de quinceañera a
esa escala, era algo pasado de moda y el costo iba a ser demasiado. Ya verán, se dijo, mientras vigilaba la figura transparente al centro de la pista.
Las luces se apagaron y un luminoso vapor rosa, caído del techo, rodeó al holograma. Un fuerte olor a Mars brise fue inundando el salón. El perfume era
manufacturado en las rojas arenas marcianas con auténticas rosas azules. Todos sabían lo caro que era.
Patricius |mars brise? wow! &quinceañera &wow
PepeEVE |ay güey! mars brise! &quinceañera
FlxGmz |huélanle duds, totally mars! «olor» &quinceañera
ErikaMtz |puro blin blin! &quinceañera &blinblin
JackieB |mi dadi ya me compró un frasco &quinceañera &marsbrise
BossGrz |ay sí, mi dadi me compró lol &quinceañera &dimequepresumes
PericoTT |¿cómo le hago para agarrar el humo? &quinceañera &duda
JuanPetrus |si no es mota güey! smh &quinceañera &duda
Por unos minutos únicamente se pudo ver el vapor rosa. La transparencia le daba un aire etéreo a la figura; fue entonces cuando abrió los ojos, se levantó en las
puntas de los pies y tomó la posición de arabesque, apoyada en la punta de un solo pie con los brazos extendidos y la otra pierna levantada hacia atrás. Hizo una
caravana, inclinándose hacia adelante y elevando todavía más su pierna extendida.
La orquesta griega se descubrió de sus mantos para mostrar unos sobrios trajes. Comenzó a tocar los primeros acordes de Alborada de Nikolái Rimski
Kórsakov. La música era enérgica; el holograma explotó de un solo impulso en un doble grand jeté en tournant. Los músicos se contagiaron y tocaron más rápido.
Quince segundos bastaron para que los espectadores se quedaran sin aliento. Los giros hicieron que el vapor luminoso envolviera a la bailarina en un tutú rosa que se
movía con ella como si fuera parte de su ser. Los segmentos suaves de la melodía tampoco fueron desperdiciados. Combinaciones de pasos, clásicos y modernos, fluían
uno tras otro como agua. Después de un minuto y medio de piruetas, splits y cabriolas, la danza finalizó.
Los invitados estallaron en aplausos, vítores y chiflidos. La figura semitransparente hizo una reverencia y se quitó la capucha de su traje camaleónico. Su cabello
largo y rubio se desenredó sobre sus hombros y cayó como una cascada de oro en un bosque rosa. La gente miraba su sonrisa, inocencia y picardía ocultas detrás de
esos labios alargados. Sólo un pensamiento cruzaba por la mente de María PérezCastillo: mírenme.
Cuando la gente vio quién era aplaudió más fuerte. Unos pequeños detalles en el ceñido atuendo delataban el delgado exoesqueleto que sostenía las piernas de
María. Nadie lo notó, pero Jane estuvo lista en todo momento por si fallaba el aparato.
Las transmisiones de los vidiblogs estuvieron fuera de línea desde que comenzó la danza, la señal fue bloqueada por Mike Peters, jefe de seguridad de CigaSA.
Como pocas veces en los últimos años, el espectáculo se quedó sólo para los que estuvieron allí, todo en tiempo real para los invitados.
María agradeció con más reverencias mientras escudriñaba a su alrededor hasta encontrar a su padre, lo miró fijamente y con una mueca le hizo ver que estaban
cortos de tiempos. Don Fernando tragó saliva y se dirigió rápidamente al centro de la pista. Llevaba una corona de pétalos de rosa en la mano, semejante a las otras, de
laurel, que portaban él y los padrinos. María se inclinó un poco más y su padre le colocó el ornamento entre los rubios cabellos. Levantó la mirada y extendió los
brazos. Comenzó a sonar el vals El Danubio Azul de Johan Strauss II, su favorito. Alrededor, hologramas de pétalos azules que caían del techo iluminaban a los
bailarines, haciendo que el vaporoso atuendo de la quinceañera brillara aun más en su luz rosa.
Te tardaste, papi –murmuró.
Perdón, princesa, estaba con los Gómez.
¡Oh! ¿Qué dijo Félix? Me estuvo mirando, ¿verdad?
Te estuvo comiendo con los ojos.
¡Megagreit…! No te pongas triste, papi, voy a hacerlo bien.
Eso es lo que me preocupa.
Bailaron un par de minutos ante la impaciencia de los padrinos. Con un abrazo que se deslizó entre el vapor rosa, don Fernando frunció el ceño al sentir las
extremidades del delgado exoesqueleto que portaba María; suspiró y se hizo a un lado para dar entrada a don Carlos Gómez, el primer padrino; el olor a Mars brise se
quedó con él hasta que llegó a su asiento.
Al terminar el vals con los padrinos, María anunció el baile general con el más reciente remix del Houston Bomb, la canción de moda. En el centro de la pista
recibió con una enorme sonrisa a su primera pareja sin corona de laurel, Félix Gómez.
El baile se extendió por más de dos horas. María cambiaba parejas cuando se cansaban. El exoesqueleto tenía suficiente energía para toda la noche.
El vapor rosáceo seguía los movimientos de su cuerpo como un espejismo en el ceñido traje camaleónico, que acentuaba unos músculos con la suficiente cantidad
de grasa para darle redondez a sus formas, sin mencionar que el exoesqueleto alzaba lo necesario para deleitar a los admiradores de la figura femenina. Se sabía el centro
de atención y lo aprovechaba en cada movimiento

Título: La Última Quinceañera (Exjed y Galatea nº 1) (Spanish Edition)
Autores: Talamantes, José
Formatos: PDF
Orden de autor: Talamantes, José
Orden de título: Última Quinceañera (Exjed y Galatea nº 1) (Spanish Edition), La
Fecha: 11 sep 2016
uuid: 0b57a0b8-2972-4b24-a8f7-d9100bca8318
id: 359
Modificado: 11 sep 2016
Tamaño: 0.77MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiBf74DW_o69AfPTJ
https://www.adrive.com/public/yvtTWx/La ultima quinceañera (Exjed y Galatea 1) – Jose Talamantes.pdf
https://app.box.com/s/87lywc7ia8uvk87dt1khe8nw2yfl79pz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------