---------------

Las muchachas de Sanfrediano – Vasco Pratolin

Las muchachas de Sanfrediano – Vasco Pratolin

Las muchachas de Sanfrediano – Vasco Pratolin

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Ella se llama Tosca, cuenta dieciocho años, y tiene en sus manos las pleitas de paja desde que ha nacido; se entretenía con ellas, dentro de la canasta que le servía de
cuna, posada como estaba sobre la acera, en los días de sol, junto a su madre que revestía sillas y quien se guiaba, para alimentarla, con la campana de Cestello, que
suena cada hora como un reloj. Ahora, ella es más hábil que su madre, acumula «piezas» en el curso de la jornada; aunque la madre trabaja a la par de ella, los cincuenta
años le pesan en los brazos, pero más que el trabajo le pesa el luto aún vivo por el hijo muerto en África, diez años ha. Es un dolor que Tosca no ha sufrido demasiado:
ella estaba en segundo grado cuando su hermano partió, y en estos años han ocurrido tantas cosas: todo cuanto acontece en la adolescencia y al primer descubrirse
muchacha, en Sanfrediano.
Tosca ha crecido en los años de la guerra, ha visto ganadora la fracción para la cual siempre había oído susurrar que había que hacer votos para que ganara, no le han
sido impuestos renunciamientos especiales, de todos modos no más de aquellos a los cuales se había acostumbrado; su padre no ha dejado un día de ir al taller y sillas
para empajar no han faltado nunca. Así como su cuerpo se ha desarrollado en belleza y salud, su alma no ha sufrido golpes que hayan dejado signos. Y cuando la
alcanzaron los primeros golpes, su instinto ha sabido defenderla. Es una criatura que la vida deberá ingeniarse para poder humillarla, y quizás no lo logre. Nadie lo
logrará, y Bob que estuvo a punto de castigarla, se acordará de su carita por mucho tiempo. No seguramente aquella de rosa y leche cual se le presentara en el verano de
1944.
Ella tenía dieciséis años cuando la guerra llegó a Sanfrediano y los disparos crepitaron bajo las ventanas de su casa, hubo los días de bombardeo y luego los de la
insurrección. Tosca llevaba agua a los guerrilleros, aquí y allá, por las calles que parecían haber cambiado de rostro, como la gente; era una orden que le habían dado, era
un entretenimiento. Iba desnuda debajo de la blusa y los guerrilleros echaban el ojo cuando ella se agachaba para posar en el suelo los cántaros y se llevaba las manos al
escote, siempre un segundo después.
¿Tosca es tu verdadero nombre? le preguntaban.
Claro, ¿por qué? ¿Me descubres ahora?
En efecto, habíanse refugiado en la montaña, los jóvenes que la hubieran debido descubrir, ella era una niña, ni hacía un año de ello, y entretanto «has florecido», le
decían, se había convertido «en otra cosa», una mujer, silbaban para aplicarle un adjetivo; y sin embargo en la desaprensión y la osadía que les venían de las
circunstancias, ella en cierto modo los intimidaba. No conseguían olvidarla cual les parecía haberla dejado, y los requiebros eran tan infantiles como la imagen que
conservaban de ella.
Te has vuelto mundial le decían.
Y la respuesta, pronta, siempre los desarmaba.
¿Como la guerra?
Era para enganchar le decían.
Y yo te desengancho replicaba ella. Dale, refréscate la garganta.
Un día, el día siguiente al que bajaran de las montañas, Sanfrediano se había sublevado, y habían llegado las vanguardias de los ejércitos aliados, los puentes habían
saltado, y la ciudad aquende el Arno estaba sitiada, con los fascistas haciendo fuego desde los tejados de las casas, los guerrilleros alinearon tres «negros» contra el
paredón de la plaza del Carmen. Tosca estaba observando desde enfrente, entre la gente arrimada a las casas, que permanecía callada o desfilaba por las calles
transversales. Las ventanas estaban cerradas y un fraile iba y venía entre el grupito de los que esperaban ser ajusticiados y el de los cadáveres: eran seis, los aún con vida
y los muertos, y el fraile los confortaba y bendecía. Había un silencio legendario, de Cristo que se detiene y escucha; las voces, crudas, de mando sonaban junto con el
estallido y el eco de la fusilería, en la asolación de la luz, un mediodía de agosto, que sofocaba. El muro, maravilloso como era, con el verde de los árboles que lo recubría
desde el interior del convento, hacía de bastidor, y el cielo era tan azul que le daba una perspectiva, que lo hacía resaltar, y cegaba.
El pelotón de los pañuelos rojos se puso en fila, hizo fuego, los tres de espaldas contra el paredón, gritaron: «viva», y no se supo viva qué, no tuvieron tiempo de
concluir.
Han caído como muñecos dijo Tosca.
Una mujer, una esposa, al lado de Tosca se persignó; ésta la miró, sonrió.
¿Tal vez he dicho mal? preguntóle, y también ella se hizo la señal de la cruz.
Mejor no lo hubieras dicho, ahora que han pagado necesitan plegarias.
Me acordaré esta noche, en este momento tengo que dar de beber a los sedientos. Obedezco un mandamiento, ¿o me equivoco?
No te equivocas le dijo un hombre, le faltaba una pierna, se apoyaba en una muleta y miraba contra el sol para no ver a los otros tres «negros» a quienes les
tocaría ya.
Era un hombre anciano, que tenía un puesto de alquiler de tilburís, un amigo del padre, que la había visto crecer bajo sus ojos, según le recordó:
Equivocar no te equivocas. Figúrate si yo podría quererlos… No sería el Barcucci si no dijese que caigan todos cuantos son, mejor que muera un inocente, si es
que hay un inocente entre ellos, antes que correr el riesgo de dejar vivo a uno de los que deben rendir cuentas.
Bien, ¿y entonces? dijo Tosca.
Pero soy yo, Tosquita, que lo digo, porque tengo el cabello blanco y lo puedo decir.
O Barcucci exclamó la muchacha me parece que está saliendo del tema.
Y se alejó, y el cojo le gritó detrás:
Te estás viniendo grande de golpe… Esto te quería decir.
Me meteré pesas en la cabeza respondió ella, y dobló rodeando la plaza, con un recipiente de agua en cada mano.
De pronto, un guerrillero asomó del umbral de un portón y la tiró hacia adentro

Título: Las muchachas de Sanfrediano
Autores: Vasco Pratolini
Formatos: PDF
Etiquetas: Novela, Otros, Realista
Orden de autor: Pratolini, Vasco
Orden de título: muchachas de Sanfrediano, Las
Fecha: 28 ago 2016
uuid: 2e06737e-b00c-480f-97e4-485b7573b9b6
id: 208
Modificado: 28 ago 2016
Tamaño: 0.77MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/n51yv4cteoqr1j9qru2ycfhvmiblf1mt
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbhngO2MMylK0itVrz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------