---------------

Libro PDF Legionario – Edgar Morgan

Legionario – Edgar Morgan

Descargar  Libro PDF Legionario – Edgar Morgan


cafés y sus cubatas, y pasaban allí horas, de risas y comentarios. Todos los clientes se habían marchado poco a poco y solo quedaban el grupo pequeño de legionarios,
que seguían y seguían pidiendo cubatas.
Ya eran casi las 2 de la mañana y casi todos se habían ido, solo quedaban tres. Marc, uno de ellos, me pidió que les sirviera una última copa a los tres, a lo que
los otros dos se negaron y aunque Marc seguía insistiendo, los otros decidieron irse.
Marc me dijo que el también se iba que no quería hacerme quedar allí solo por él.
—No te preocupes, Marc, si total a estas horas dónde voy a ir— le dije amablemente—. Venga que te invito a la última y me pongo yo otra.
Estaba dispuesto a estar allí el tiempo que ese macho quisiera, porque solo tenerlo delante, ya me ponía la polla dura, y era material que esa noche usaría para
mis pajas. Era un macho de libro, con la camisa bien abierta enseñando el abundante vello de su pecho musculado, y una cadena de oro intentando no perderse entre
tanta maraña oscura.
— Pues si no te importa— me contestó él con cara de pena.
— ¿Estás bien?— le pregunté preocupado.
— Buff— respondió resoplando—. No ha sido un buen día.
La verdad es que me extrañaba mucho su comportamiento, Marc además de ser todo un adonis, que volvía locas a todas las tías, era un autentico payaso, le
encantaba hacer bromas y siempre estaba hablando y riendo, no recordaba haberle visto así nunca.
—Es que mi padre esta en el hospital— dijo.
—No sabía nada, ¿está bien? porque te veo muy decaído.
—Sí, la verdad es que sí, nos ha dado un susto pero está bien, en un par de días en casa.
—Bueno, muy bien— respondí —. Entonces a que viene esa cara.
—Nada, nada…—respondió él —. Yo soy de Barcelona, y está un loco lejos, solo es eso.
—Ya, estar lejos de casa es duro —mentí, porque a mí no me costaba nada irme a Málaga.
—Yo estoy genial en Melilla, es el mejor lugar para ser legionario y servir a España.
—¿Servir a España?
—Claro, Andrés. Nuestra libertad y nuestros derechos, están garantizados por gente que tiene que dar su vida por todo lo que representamos como Nación.
—Debo agradecerte entonces tu trabajo. Un barcelonés y un melillense, unidos.
—Unidos por lo más grande, la libertad de España.
—Brindemos entonces —celebré.
Y así seguimos hablando durante un buen rato, mientras bebíamos y bebíamos.
—Yo ya me he bebido esto— dije de repente—. ¿Te apetece una última o tu novia te mata si llegas más tarde?
—No, no te preocupes por mi novia, Andrés— respondió.
—¿No está aquí en Melilla?
—Sí, es de la ciudad.
—Bueno pues pongo otra copa si da igual.
Me puse a poner las copas, mientras él había ido al baño, moviendo su culo embutido en un pantalón verde que lo hacía incluso más apetecible de lo que era.
Al regresar, volvió a sentarse en el taburete y de repente me preguntó:
—¿Sabes por que me da igual mi novia?
—Pues…no, no sé— respondí sorprendido.
—Hace tres meses que nada de nada…ya me entiendes, que no… follamos, vaya. Que llevo tres meses sin follar— soltó de golpe.
En ese momento mi mente reaccionó, recordando las pollas que me había comido, los tíos que me habían follado, y recordando el tiempo que había pasado desde
la última vez que ya debía de ser 4 o 5 semanas. No sabía si él me lo decía como confidencia, ya que a los hombres con dos copas les encanta desahogarse con el
camarero, o era una insinuación, ya que en Melilla aunque nunca lo había dicho todo el mundo desde pequeño me habían considerado gay.
Desde luego Marc me ponía, y me ponía mucho. Era todo un macho, alto, fuerte, con las espaldas anchas, culo prieto y buen paquete. Había entrenado duro
desde hace años y eso todavía se notaba en el cuerpazo que tiene.
Yo ya estaba desvariando solo de imaginármelo, en pelotas, porque hubiera dado lo que fuera por verlo un segundo en cualquier ducha desnudo. Aunque nunca
me había imaginado con posibilidad de ser follado por semejante macho.
—Bueno si te sirve de consuelo, yo llevo unas cuatro semanas— reconocí.
—O sea que tu también andarás cachondo, ¿no?
—Pues no se tú, pero yo estoy que me subo por las paredes —dije.
—Si yo también tengo la polla con vida propia— me dijo con cierta sonrisa.
Ahora sí que me tenía descolocado, pero tenía que jugármela.
—…. Pues habrá que arreglarlo pronto, ¿no?— pregunté.
—¿Es verdad lo que dicen la malas lenguas que te gusta comer rabos?— preguntó a bocajarro.
—No solo me gusta, sino que me encanta una buena polla gorda—. No sabía si había sido muy directo, pero desde luego la suya me la iba a comer si se daba la
oportunidad.
—Joder…, así que es verdad, que te gustan.
—Pues sí— respondí— y supongo que a ti ahora mismo te vendría bien una buena mamada, ¿no?
Se llevó la mano al paquete, se lo colocó mientras me miraba lascivo, y respondió:
—Espero que tengas garganta profunda porque tengo un buen rabo.
—Bueno— le miraba desafiante—, vas a saber lo que es una mamada de verdad.
—Me la han comida muchas veces.
—Los tíos somos los que mejor lo hacemos, ya verás.
—Lo sé…
No supe qué decir. ¿Estaba insinuando que ya había estado con tíos? Salí de la barra y me dirigí hasta donde el se encontraba sentado, me acerqué y llevando mi
mano a su paquete, lo apreté catando las medidas de ese rabazo, que de verdad tenía un buen calibre.
—Espera, que cierro y verás…
Fui hacia la puerta para bajar la verja, y poder estar así tranquilos. Mi polla estaba ya a reventar, solo de imaginarme a ese macho legionario dispuesto para
darme un buen biberón.
Volví hacia a él y de nuevo mi mano se fue directa a su rabo, volviendo a apretarlo en mi mano, y acariciarlo por encima del pantalón verde que llevaba. Marc me
miraba con una sonrisa de superioridad y caliente, puso su espalda en la barra, y apoyó sus codos dejándome claro que tenía vía libre para hacer lo que quisiera.
Seguí acariciando su rabazo, mientras con la otra mano comencé a acariciar su pecho peludo y sus pezones, que estaban bastante duros, jugué un poco con uno
de ellos, y lo pellizque a lo que el respondió con un fuerte suspiro, se le notaba caliente, igual que estaba yo.
Viendo la reacción, abandone su polla, y abriendo su camisa, se la coloqué a los lados dejando a la vista su maravilloso pecho, definido, con unos buenos
pectorales, y me lance directo a sus pezones, los lamí, y mordisqueé, mientras apretaba mi polla contra la suya, el apretaba mi cabeza contra su pecho y gemía fuerte, lo
cual me ponía aun mas burro, el cabrón era todo un macho, su olor era de macho, pura testosterona, que me encendía.
Mordí, acaricié, besé, toqué y palpé cada centímetro de su magnifico pecho. Estaba entretenido jugando con su cadena de oro con mi lengua, pero me moría por
probar su polla, y allí me dirigí. Aparté su pantalón para ver su polla enorme y gorda embutida en esos slips blancos. Me dio un subidón, empecé a pasar mi lengua
húmeda por el slip, notando la dureza y el calor que desprendía su rabo, en la punta había una pequeña mancha de líquido preseminal que degusté con ansia, probando
esa gran delicia de sus huevos.
—Cómo me estas poniendo, dios, me tienes a cien— resopló.
—Aún no has visto nada…— sonreí con malicia.
—Joder…
Cogí sus slips de los costados y junto con los pantalones los bajé hasta sus tobillos, su polla me miraba desafiante, babeante. Pero si su polla me gustaba, sus
cojones gordos y pesados me tenían hipnotizado, eran enormes, negros y peludos. Los acaricié y sopesé, y mi lengua fue directa a acariciarlos, Marc se estremeció, y
yo quede embriagado por el olor que emanaban sus pelotas, eran una maravilla. Y desde allí pase mi lengua hasta la punta de su polla.
Era alucinante poder saborear toda esa delicia, larga, dura, gorda y con unas venas que remarcaban su dureza. Volví a pasar la lengua desde los cojones hasta la
punta y sin más la metí en mi boca caliente, poder saborear el jugo que salía de su capullo, salado y sabroso. Notar como palpitaba en mi boca, me volvía loco, y
mientras intentaba tragar y tragar lo máximo posible de esa verga, tuve que desabrochar mis pantalones y dejar libre mi polla que parecía que iba a explotar.
Mis movimientos se hicieron rítmicos, intentando cada vez tragar un poco más de polla. La notaba como golpeaba mi garganta pero intentaba un poco más, un
poco más, la quería toda para mí, quería que me follase la garganta y dejara allí toda su leche.
Marc solo se limitaba a dar pequeños grititos y gemir, mientras que sus grandes manos me empujaban la cabeza ayudándome para que al final toda su polla
entrara.
—Dios, cómo la chupas, Andrés… me vuelves loco… va a entrar toda… qué fuerte.
Estaba fuera de sí, y más aún cuando de golpe conseguí que toda su polla desapareciera en mi garganta, y mi barbilla chocase con sus enormes y peludos huevos.
Él dio dos pequeños empujones con la cadera, para metérmela unos milímetros más, y yo tuve que sacarla de golpe ya que la falta de aire me ahogaba.
Marc tenía sus manos a los lados de mis orejas, y apretó para que mirase hacia arriba, y así pude ver su cara desencajada, con una cara de satisfacción, y ojos de
incredulidad, mientras yo lo miraba arrodillado, con su polla apoyada en mi cara.
—Eres increíble— me dijo, y de repente se agacho y comenzó a comerme la boca.
Notar la lengua de ese macho legionario, jugueteando con la mía, sus labios, y su barba de dos días, fue ya demasiado para mí. Me iba a correr sin ni siquiera
tocarme.
Marc se reincorporó, y colocando la polla en mi boca comenzó a introducirla con una lujuria sobrenatural, me agarraba la cabeza y se dedicaba a follarme la boca
con una intensidad increíble, produciendo que sus cojones chocaban contra mi barbilla. Yo estaba a cien, mi polla estaba a punto de reventar y no podía dejar de
acariciármela.
—Creo que voy a correrme….—gritó de golpe.
Escuchar eso hizo que de mi polla saltaran cuatro chorros de semen, me dio un placer enorme solo imaginármelo preñándome con su leche. Pero yo seguía
chupando y disfrutando de su polla, tenía un objetivo y era saborear su corrida. Así que en cuanto me recupere cogí sus pelotas, acariciándolas, mientras que con la otra
mano le masturbaba y seguía saboreando su capullo, que babeaba líquido preseminal sin parar para mi alegría.
—Me tienes a cien— gritaba y gemía—. Voy a correrme ….. Dios qué gusto me das.
Mientras yo seguía trabajando sus pelotas y su polla, Marc me gritó:
—Cómeme los cojones…— a lo que yo accedí encantado.
Y ahí estaba devorando sus pelotas, mientras él se pelaba la polla con fuerza, entre espasmos y gemidos, que me ponían a mil por hora, pese a haber descargado
ya. Con mis manos agarraba sus nalgas duras y tensas por el placer, y como mi lengua se encontraba en sus huevos y mis manos separaban su culo, no pude evitar
alargar mi lengua y pegarle un par de lametones por su ano lo que debió de gustarle porque de golpe empezó a gritar. Tirándome del pelo me colocó la cabeza frente a su
polla y metiéndomela de golpe hasta la garganta comenzó a correrse con una intensidad que nunca había sentido en ningún macho. Su leche salía disparada hasta mi
garganta, una cantidad exagerada de leche que me chorreaba por las comisuras de los labios, mientras el gemía y se convulsionaba de placer. Todo su cuerpo estaba en
tensión en medio del éxtasis, haciendo que sus pectorales casi atraparan su cadena de oro entre ellos y desapareciera entre tanto vello.
Yo seguía saboreando su leche, e intentando dejar su polla reluciente y limpia, cuando de repente Marc volvió a agacharse y volvió a besarme, esta vez con más
pasión si cabe y saboreando su semen que aún quedaba en mi boca y chorreaba por las comisuras de los labios. Me incorporó y abrazó mientras seguía besándome,
acariciándome. De pronto cogió mi culo con ambas manos y me dijo:
—Puede que algún día me folle ese culito.
—Me muero de ganas— respondí.
—Hoy ya me había hecho dos pajas, no creo que me dé para más— me dijo mientras se acariciaba la polla.
Yo aun sentía el sabor salado de la impresionante corrida que Marc acababa de depositar directamente en el fondo de mi garganta. Y él con una sonrisa de
satisfacción de oreja a oreja, se subió sus calzoncillos, se coloco bien la polla aun medio morcillona y se subió los pantalones. Se fue de la cantina, lanzando un beso al
aire al salir, abrochándose algún botón de su camisa.
Capítulo 3
Esperé toda la semana que volviera. Deseaba que apareciera a la hora de cerrar, me empujara dentro sin compasión y me echara un polvo que no olvidara jamás.
Pero pasó la semana, con su aburrida monotonía, y no hubo ni rastro de él por la cantina. Con esa espera sin éxito, me masturbaba más de dos veces al día,
pensando en ese macho y en su pecho de lobo. Los dedos en el culo no eran suficiente para mí, lo quería a él, quería a Marc tomándome como si fuera una puta, hasta
que me reventara. Si seguía así, iba a necesitar un dildo para esos días de soledad en Melilla, y me apunté que debía conseguir uno bien grande, como la polla del
legionario que me volvía loco para que mi culo estuviera siempre bien preparado para la acción.
Llegó el viernes, y mi cara se iluminó al ver entrar a Marc, con su camisa casi abierta en su totalidad, rodeado de sus colegas que parecían casi clónicos con los
pectorales peludos y las cadenas de oro sobre ellos.
Fui a atenderles, y me sentí decepcionado cuando Marc casi me ignoró como si no me conociera más que de ser camarero. No podía ser que yo estuviera tan
obsesionado con su polla, y él no me hubiera echado de menos.
Pasaron cafés, cubatas y más cubatas, y Marc ni siquiera me miraba. Yo ya ni disimulaba clavando mis ojos en él, ignorando que sus amigos pudieran darse
cuenta. De repente, Marc se levantó y se acercó a la barra.
—Oye— me dijo—. ¿Estás bien?
—Sí, ¿Por qué no iba a estarlo? —contesté altivo.
—Luego tengo que hablar contigo, cuando se vaya el resto.
—Claro, yo no me voy hasta que tú te vayas —contesté con indiferencia.
Con esas mismas palabras, se marchó a la mesa a seguir con los cubatas. A mi cabeza vino la conversación que esperaba, sobre cómo había sido un error lo
ocurrido la semana anterior, y de lo macho que era por su amor a los coños. O sea, otro más que disfrutaba como un cerdo de mi boca, como muchos de Málaga, pero
luego decían que simplemente era por meterla en caliente.
Los legionarios se fueron marchando poco a poco, hasta que solo quedó Marc, que hizo como que iba al baño y les dijo a los dos últimos que no le esperaran.
Al salir del servicio, colocándose su paquete con mucha hombría, se acercó a la barra, donde yo lavaba unos vasos como si no me enterara de nada.
—Bueno, ya estamos solos. ¿Podemos hablar? —me dijo Marc.
—Claro, aquí estoy para lo que tengas que decir.
—He dejado a mi novia.
—¿Cómo? —pregunté sorprendido.
—Pues eso, que mi código de honor no me permite ponerle los cuernos. No me follo a nadie mientras esté comprometido con otra persona.
—¿Y lo del otro día?
—Yo al menos no follé, aquello fue un juego sin penetración, ¿no?
—Es una manera de verlo.
Yo me había quedado un poco flipado con todo lo ocurrido y mi cabeza vagaba en los recuerdos de la tremenda mamada, y la pedazo polla que podía volver a
comerme.
—Ahora ya podemos hacer otras cosas, si quieres, claro.
Alucinaba por cómo lo decía, con tanta tranquilidad.
—¡Oye!— repitió.
—Sí, sí, perdona. Estoy bien, es solo que… joder, me has ignorado toda la noche.
—Bueno, estaba con mis colegas. Tú eres otra cosa.
—¿Otra cosa?
—No sé qué eres, pero no eres uno de ellos.
—No he dejado de pensar en ti, Marc. Me estaba volviendo loco.
—¿Te ha gustado mi polla, eh? —sonrió satisfecho, con aire de macho.
—Joder, claro que me gustó. ¡Eres un autentico cabrón!
—Sí, me gusta dar caña, y se nota que a ti también te gusta el tema, nunca me la habían comido así, eres una máquina. Buscaba a alguien como tú desde hace
mucho. Venga, ponme la última.
—¡Buf!— suspiré recordando.
—¿Y qué? ¿No me pones esa copa para que vaya animándome? Ahora ya puedo follarme ese culo.
—¿Lo dices en serio?— pregunté entre incrédulo y cachondo
— Claro que lo digo en serio, no creerás que voy a dejar pasar una oportunidad así, un culo como el tuyo no se ve todos los días. Además, la semana que viene
me voy a una misión, quiero irme bien servido— respondió mientras volvía a tocarse la polla sobre el pantalón.
—¿Una misión?
—Sí, una a la que no puedo irme sin catar ese ojete que guardas ahí.
—Así… que… ¿ya te habías fijado en mi culo?— pregunté con cierto aire malicioso.
—¡Claro! se nota a la legua que tienes un culo tragón, de los que a mí me gustan— respondió entre risas.
—Menudo mariconazo el Marc, si ya sabía yo, ya…—murmuré mientras me metía a la barra para preparar las copas.
Notaba como su mirada me seguía en cada movimiento, estudiando mi cuerpo. Yo intentaba que mis movimientos fuesen más sexuales, poniendo mi culo en
pompa mientras agarraba la coca-cola, haciendo que todo fuese más lento para que pudiese mirarme bien el trasero.
Cuando ya tenía preparados los cubatas, salí de la barra y me coloqué a su lado, muy cerca.
Marc seguía sentado en el taburete y yo de pie, tan pegado que su olor a macho inundaba mi nariz. Entonces cogí mi vaso y le di un trago largo, dejando que el
ron refrescase mi garganta, sin dejar de mirarlo a los ojos.
—¿Y esa misión es peligrosa? —pregunté.
—Todas tiene su peligro, hay que arriesgar la vida para salvar otras.
—¿Merece la pena aunque algunos no te lo agradezcan?
—Lo agradecen, a su manera.
—¿Cómo?
—Viviendo. Lucho por todos, desde la abuela que tiene su pensión, hasta tíos como tú que quieren tener la libertad de follarse tíos. No todo el mundo tiene la
libertad y los derechos de España, y eso hay que defenderlo, aunque algunos nos critiquen.
—Bueno, tú también te follas a tíos. Así que luchas por ti igual.
Al terminar de decir eso, dejé el vaso en la barra y Marc de forma inesperada me cogió del pelo y me acercó a su boca, comenzando así a besarnos de forma
brusca. Notaba su lengua dentro de mi boca, jugando con mis labios, me comía la boca de una forma tan erótica que un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, mientras con
sus manos a ambos lados de mi cabeza me apretaba mas contra sus labios.
Notaba su barba, corta, raspando mi piel, el calor de su cuerpo, su saliva, su lengua, me tenía absorto, me estaba volviendo loco el muy cabrón.
—¡Me pones muy caliente, joder!— soltó de golpe en cuanto termino de besarme.
Yo seguía embobado, caliente, mirando sus ojos llenos de lujuria, y sin responder. Me abalancé hacia él, y seguí con otro beso, necesitaba sentirlo, morderlo,
lamerlo, sus labios eran tan sensuales que me atraían como un imán.
Marc por su parte al ver mi reacción, me apretó contra él, acariciando mi espalda y mi culo con firmeza.
Seguimos besándonos un rato mas, hasta que yo empecé a bajar a su cuello, ancho y fuerte, y comencé a besarlo y a jugar con su cadena de oro, mientras él
bufaba de placer, y se retorcía en el taburete. En uno de esos movimientos pude comprobar como su polla estaba completamente dura. Y sin dejar de besar, y
mordisquear su cuello, mi mano se deslizó lentamente por todo su pecho, hasta encontrarme de nuevo con su polla, majestuosamente erguida y palpitante.
—Mira como me tienes cabrón, no paro de pensar en reventarte ese culito— me dijo.
Cogí su mano y la lleve directa a mi paquete que en esos momentos estaba también a reventar, y colocando su mano sobre mi polla le dije:
—Es un milagro que la tenga así, porque llevo machacándomela toda la semana.
Por su sonrisa intuí que también le gustaba lo que notaba, y que también había estado jugando con su rabo pensando en mí.
Se levantó del taburete y se colocó detrás de mí, me empujó contra la barra y en dos segundos me encontraba con los pantalones en el suelo. Me hizo inclinarme
dejando mi culo salido, mientras él se arrodilló y separó mis nalgas con ambas manos.
—¡Joder, menudo culo!— resopló al tener mi ojete frente a su cara.
Yo separé las piernas todo lo que mi pantalón me permitía, y noté de pronto su lengua pasar por mi culo, como si mi piel fuera un sabroso helado que quisiera
comerse de una vez.
Suspiré, y me estremecí del gusto que me dio el tacto húmedo, pero estaba incómodo, así que intente quitarme el pantalón para que así Marc pudiese llegar bien
a comerme el culo.
Me desnudé por completo, y me apoyé sobre el taburete, dejando bien abierto mi culo en todo su esplendor.
Marc se acercé y hundió su cabeza allí, lamiendo sin parar mi ya dilatado culo por el uso. Su lengua jugueteaba en mi esfínter, recorriéndolo en círculos,dando
enormes lengüetadas, pugnando por introducir su lengua dentro y yo me sentía en el séptimo cielo. El muy cabrón sabia como hacerlo.
Cuando mi culo estaba bien preparado, chupó uno de sus dedos y lo introdujo dentro, el cual, entró sin mucha dificultad.
—¡Como entra!— dijo.
—Tú si sabes abrir un culo.
—No es tan distinto a un coño.
—Pues sigue con mi ojete como si fuera el coño de tu exnovia.
—Buff— suspiró—. Te voy a follar hasta que te hartes, menudo culo.
Puede que estuviera jugando con mi ano unos minutos más. Cuando se incorporó rápido, y empezó a desnudarse a toda velocidad, yo no dejaba de mirarlo,
admirando su maravilloso pecho, duro, coronado con esos rosados pezones que resaltaban entre su peludo pecho con la cadena dorada. Sus brazos fuertes, sus muslos,
era todo un legionario, un maravilloso legionario con su polla apuntando a mi culo.
—No voy a lubricarte más, cabrón, tienes un culo de zorra y así me lo voy a follar.
—Si, Marc, fóllame ya… quiero ese rabo dentro—supliqué.
Subió mi pierna al taburete, y empuñando su polla con la mano, acerco el capullo a mi culo, que ya estaba palpitando de ganas de recibirle. Pasó varias veces su
capullo por mi esfínter, jugueteando un poco, y pude notar que ya estaba babeando por la excitación, y con un pequeño empujón introdujo la mitad de su glande dentro.
Las sensaciones que recorrían mi cuerpo eran absolutamente indescriptibles, la mezcla de pasión, deseo, lujuria inundaba mi mente, y solo deseaba sentirlo
entero, dentro de mí, pero él seguía con su juego, y se limitaba a meter solo un poco, para acto seguido sacarla y volver a meterla, haciendo así que mi deseo creciera aún
más.
Estaba mareado de la excitación, mi cabeza me daba vueltas por sentir a Marc dentro de mí.
Así que en un arrebato de lujuria cogí su polla por la base, empujé mi culo contra él y me la metí de golpe, acertando con un golpe certero y me sentí empalado.
—Dios mío… que… pero… joder que ojete tienes, es mejor que un coñito— murmuraba entre suspiros e incredulidad.
Giré mi cabeza, para poder mirarlo directo a los ojos y le dije:
—Ahora empieza a follarme ya, deja de hablar y demuestra de lo que eres capaz.
Noté sus manos agarrando mis caderas y comenzó a follarme. Las primeras embestidas fueron suaves, tanteando la resistencia de mi culo, la metía lentamente,
pero en cuanto comenzó a calentarse las embestidas se hacían más duras, su polla se introducía más y más dentro de mí, cada vez con aumento de fuerza y violencia.
Sus manos me agarraban con firmeza, me obligaban a moverme hacia delante y hacia atrás, para notar como su enorme pollón entraba y salía al completo de mis
entrañas, como sus pelotas rebotaban contra las mías en cada embestida. Su fuerza era tal que cada nueva estocada estaba a punto de tirarme del taburete, pero ni él se
daba cuenta, ni a mí me importaba.
Verlo así, tan rudo, tan bruto, tan cachondo follaádome como un autentico macho, sus gemidos en mi espalda, nuestro sudor, el ruido de nuestros cuerpos al
chocar, la cadena chocando contra su pecho, la presión que su polla ejercía en mi culo en cada embestida…estaba disfrutando como hacia mucho tiempo que no hacía ni
en Málaga. Así estuvimos unos cuantos minutos sin abandonar el ritmo. Marc no paraba de gemir e intercalar palabras entre suspiros.
—Sí… toma… cabrón… te gusta que te rompan el culo… joder…
—Aún puede dar más de sí, empuja hijo de puta. ¡A mí la Legión! —grité al sentirme el culo abierto.
Sin previo aviso paró, y se salió de mí. Yo me quedé sorprendido, como un niño al que le han quitado su piruleta.
—Ven — me dijo, mientras se agarraba las pelotas con una mano.
Vi cómo se apoyaba en otro de los taburetes. Fui hasta el con ansia, con ganas de seguir. Me hizo pasar mis brazos por su cuello, me cogió de los muslos y me
levantó como si no pesase nada. Mis piernas abiertas rodeaban su cintura. Con su mano redirigió su polla y de nuevo le sentí, pero esta vez más profundo, mi propio
peso hacia que su polla se clavase aún más, entera hasta sus huevos.
Con sus brazos agarrando mis muslos, me movía, me balanceaba. Me hacía bailar sobre su rabo, recorriéndolo entero, me llevaba hasta que su polla casi salía de
mí, para acto seguido empalarme con su tremenda tranca. Y además de todo ese placer podía ver su pecho tensarse con la cadena de oro y los músculos de sus brazos
trabajando, duros como piedras. Mi polla, en estado de máxima dureza chocaba contra su pecho en cada movimiento creando un charco de líquido preseminal en los
pelos de sus abdominales.
Sus ojos me miraban desafiantes, llenos de rabia, de lujuria, se le notaba un macho dominante y a mi me encantaba, me tenía al límite del placer.
Volví a comerle la boca, mientras el seguía con su follada, creo que aún le puso más cachondo porque sus movimientos se hicieron mas fuertes, mas rápidos y yo
notaba como el placer era máximo, como mis pelotas se cargaban, se contraían y mi polla se endurecía al límite.
Paré de besarle y grité:
— Me voy a correr cabrón, dios… me arde el culo, y voy a soltarlo todo.
Colocó mi espalda sobre una pared y siguió follándome, yo notaba como mi cabeza se nublaba, y de repente mi leche salió disparada, tres o cuatro chorros de
espesa leche saltaron sobre su pecho, manchando su cadena, y su cara. Marc aún más cachondo siguió y siguió reventándome el culo.
El placer de mi orgasmo y el de su follada me tenían en un estado de semiinconsciencia, que me hizo perder el sentido de la realidad, y no sé muy bien cuanto
tiempo pasó hasta que salió de mí.
Caí de rodillas en el suelo y el colocándose frente a mi cara comenzó a pajearse, su polla parecía aun mas majestuosa desde ese punto, la tenia muy dura, con sus
venas a punto de estallar, la cabeza brillante de precum, y sus pelotas rebotando al ritmo de su paja. Mientras yo no me movía de allí, deseando saborear de nuevo su
leche. La había deseado tanto, que mi boca salivaba por el deseo.
Comenzó a gemir, a tensarse y yo abrí la boca al máximo a la espera de mi recompensa , que no se hizo esperar. Su leche comenzó a brotar, en grandes chorros
calientes que caían en mi cara como latigazos. Cogí su polla y empecé a chuparla para degustar las últimas gotas de semen y tener mi biberón como me merecía por mi
trabajo.
Marc seguía gimiendo, y suspirando con sus manos apoyadas en la pared, mientras un ligero movimiento de cadera que hacia que su polla siguiera entrando y
saliendo de mi boca.
Estábamos rendidos, agotados, sudados, y cubiertos de leche pero completamente satisfechos.
—Joder tío, no sé como voy a poder sin esto en la misión —me dijo intentando recuperar el aliento.
—Yo estaré esperando a que vuelvas.
—Me gustaría tanto que estuvieras allí, poder llenarte de leche cada día, y saber que estoy luchando por nuestro amor y por España.
—¿Amor?
—Siento algo por ti, algo intenso, Andrés. ¿Tú no lo sientes?
—Sabes que sí. Y si pudiera me iría contigo al fin del mundo.
—Espérame, quiero que te quedes esto —. Marc se quietó su cadena de oro, y la colocó en mi cuello. Al darme cuenta que estaba llena de mi lefa, la chupé para
dejarla limpia, y él se acercó a mi boca para que lo hiciéramos juntos con nuestras bocas.
—Muchas gracias, no me quitaré tu cadena nunca hasta que vuelvas —respondí saboreando el sabor de las dos lefas.
—Si antes merecía la pena dar mi vida por toda España, ahora más que nunca. Tengo que irme.
—¿Volveré a verte antes que te vayas?
—No lo creo, pero te llamaré aquí a la cantina, para que sepas que estoy
 

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------