---------------

7 días para el mundo – Isaac Rodríguez

7 días para el mundo – Isaac Rodríguez

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

7 días para el mundo – Isaac Rodríguez

Faltan quince minutos para las doce solté con un tinte de inquietud mientras comprobaba la hora en mi reloj de pulsera. Voy a revisar de nuevo la barricada
de la entrada, por si acaso.
Iris hizo ademán de levantarse para acompañarme, pero devolví un gesto con la mano que comprendió al instante. Prefería que ella se quedase en el salón, junto a
los niños, sabría calmarlos mejor que yo, que siempre había sido un poco torpe para cualquier tema emocional.
Aunque la histeria se había apoderado de las calles todavía disponíamos de luz en casa. Pero, aun así, cogí la linterna con mi mano izquierda, pues había rincones
del muro de muebles que quería iluminar para reexaminarlos mejor; y tomé el hacha con mi mano derecha. Un hacha pequeña que me regaló mi padre años atrás. No es
que la necesitase en aquel momento para nada en especial, pero me sentía algo más seguro con ella. Miré de reojo a mis hijos. En cualquier día normal, Alicia ya estaría
durmiendo plácidamente en su cama a esas horas. Aquella jornada sin embargo, la pequeña estaba agarrada a su pingüino de peluche, con su pijama de princesas Disney,
y acurrucada en el sofá junto a su hermano. Guillermo le pasaba el brazo por detrás, cubriéndola y haciéndola sentir segura, acariciando el hombro de su hermanita. Mi
primogénito me miró serio, adoptando su rostro un semblante en guardia, alerta.
Él había demostrado aquel día su madurez y resolución con creces, hasta yo quedé sorprendido de ver cuánto había crecido, no ya físicamente, sino mentalmente.
Guillermo ya era todo un hombre, y pude ver en su mirada la misma determinación de proteger a los suyos que vi en mis ojos esa misma mañana al espejo, poco antes
de salir de casa aquella mañana para buscarlos, tras el mensaje de Etrea.
Caminé hacia el recibidor sin parar de pensar en lo poco que quedaba para que diese comienzo la última semana del mundo, y la locura que había sido aquel día. No
habían pasado ni treinta minutos desde que la diosa había desaparecido del cielo, cuando Iris y yo estábamos ya bajando en el ascensor hacia el garaje. Decidimos ir con
su coche, era más pequeño y reaccionaría mejor ante cualquier imprevisto por la histeria en las calles que el todoterreno.
Este es el plan, cariño le dije montado ya en el asiento del copiloto, con la mente nerviosa pero bien organizada. Es sencillo: el colegio de los niños no está
lejos, conduciremos hasta allí y trataremos de utilizar el aparcamiento interior del mismo. No me fio de dejar el coche fuera, la gente está nerviosa y sería fácil que
intentasen robárnoslo. Una vez dentro, nos separaremos. Tú irás a por Alicia y yo buscaré a Guille. Ten el móvil a mano; en cuanto uno de los dos tenga a quien busca
llamará para saber cómo va el otro. Nos reuniremos en el aparcamiento una vez estemos los cuatro me abrí la chaqueta un poco, metiendo la mano en su interior hasta
que hallé lo que buscaba y se lo tendí a mi mujer. Y si pasara cualquier cosa, quiero que uses esto sin dudarlo.
Mi mujer me miró entre inquieta y asustada, cualquier otro día la idea de llevar armas para ir a buscar a los niños hubiera parecido peregrina y absurda, pero la
situación lo requería, y yo sé que ella lo comprendía. Aun así pude ver desde mi asiento cómo le tembló el pulso mientras cogía la pistola del modelo Glock 19 que le
ofrecía y se la guardaba en el pequeño bolso que siempre llevaba consigo.
Sé que no has disparado más que un par de veces en los campos de tiro, pero necesito que estés calmada, por si tuvieras que usarla. Recuerda, sólo tienes que
quitarle el seguro, apuntar, respirar hondo y apretar el gatillo le cogí la mano y sonreí, en un intento de tranquilizarla. Yo tengo otra, no te preocupes. Aunque lo
más seguro es que ni tengamos que utilizarlas. Venga, recojamos a los niños.
Nuestra sorpresa fue ver el caos que había tomado las calles de la ciudad, cuando salimos del garaje. No habían transcurrido ni tres cuartos de hora desde que Etrea
pronunciase su mensaje y la locura ya había comenzado a tomar el control de algunas personas. Aunque muchas corrían de acá para allá llamando por sus teléfonos,
seguramente a familiares para organizar aquellos días, y otras conducían con normalidad hacia sus objetivos, tal como íbamos a hacer nosotros, a lo largo de nuestro
corto viaje hacia el colegio de los niños vimos los primeros signos de caos. Entre ellos varios tumultos en algunas de las sucursales bancarias de las calles que
cruzábamos. La gente estaba nerviosa y las colas por sacar el dinero de los bancos se convertían a la mínima en peleas y discusiones. Algunas de las tiendas del barrio ya
tenían los escaparates medio vacíos y lo que era peor, otras tenían los cristales reventados. Iris estaba en tensión y atenta a la calzada, pero yo sí que pude ver de
pasada la sangre y los agujeros de bala en algunos de esos negocios. Sin duda, la gente estaba perdiendo la cabeza. Todo el mundo quería sobrevivir, algo que yo no
cuestionaba, pero me horrorizaba que fuese a cualquier precio. Sin embargo,

Pages :92

Tamaño de kindle ebook : 1,22 MB

Autor De La  novela : Isaac Rodríguez

kindle ebooks Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

7 días para el mundo – Isaac Rodríguez

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

7 dias para el mundo – Isaac Rodriguez.pdf
7 dias para el mundo – Isaac Rodriguez.pdf
7 dias para el mundo – Isaac Rodriguez.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------