---------------

Área de Caballeros – Yonshesko Blandela

Área de Caballeros – Yonshesko Blandela

Área de Caballeros – Yonshesko Blandela

Descargar Área de Caballeros En PDF

Mauricio Garzón:
1. Un Nuevo Puesto
Hoy desperté con energía y buena
vibra, claro, es mi gran día. Son las 7 de
la mañana y prácticamente estoy listo:
pantalón y saco negro sin pelusa, camisa
blanca de lino bien planchada, zapatos
lustrados, cinturón de piel, calcetines de
diseñador, corte de cabello de última
moda, bigote recortado y barba
acomodada. Tengo que lucir impactante,
mucho más que ayer. No olvidemos el
perfume europeo, el cepillado de dientes
con crema dental aclarante y ¡a sonreír!
Hoy nombrarán al nuevo gerente
general de Almacenes Puerto Bello;
puesto que seguramente será mío. Llevo
3 años trabajando para la tienda y desde
el primer día no hay nadie que me
supere en ventas. Y los pocos que se han
atrevido a pisarme los talones, solo han
quedado en tratar de superarme, pero
lógico, no han podido. ¡Pobres tipejos!
Trabajo en el área de electrónicos y
ahorita con el apagón analógico, las
pantallas se venden por sí solas, y por
cada televisor que vendo recibo muy
buenas comisiones, además que mis
clientes siempre regresan y se van con
las manos llenas.

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar Área de Caballeros – Yonshesko Blandela

Vivo en el Centro Histórico de la
ciudad y a diario camino al trabajo por
sus calles de adoquín, después paso por
la cafetería donde trabaja ‘doña bubis’,
le digo así por su tremendo encanto
frontal; sé que le encanto, por eso no me
cobra el café descafeinado ni el
pastelillo que diario pretendo comprar.
Luego llego a la departamental y saludo
a mis compañeras que se derriten por
saludarme, no me importa ser la envidia
de todos.
Así soy yo, Mauricio Garzón: guapo,
carismático, con porte, orgulloso. Soy el
rey de Almacenes Puerto Bello y hoy me
convertiré en el gerente general.
Mauricio Garzón:
2. El rey
Llegué a los almacenes con una hora
de anticipación más que preparado para
recibir mi nombramiento como gerente
general. Ya saludé a todas las pollitas
que me encontré en el camino; ‘Candy’
me piropeó cuando pasé por el área de
dulces, se metió una gomita a la boca y
me la mostró recordándome lo bien que
la mueve; ‘Rubí’ se sonrojó de nuevo,
no olvida nuestro último encuentro abajo
del aparador de joyería, quiere repetir,
pero yo prefiero conocer a nuevas
compañeras y, si acaso, solo repetir con
algunas que valen la pena como ‘Gatita
cariñosa’, a quien encontré en el área de
ropa interior de dama.
Paso frente a ella y ronronea como
gatito hambriento. Me encanta hacerlo
con ella en los vestidores de su sección,
aunque me hostiga tanto ronroneo; en la
esquina izquierda antes de subir por la
escalera eléctrica está ‘Mini falda’, ella
se dedica a mantener bien vestidos a los
maniquís, y yo me encargo de
desvestirla.
Subo por las escaleras y volteo a
verlas cerrándoles un ojo. Todas se
derriten y suspiran, aunque cuando
alguna se da cuenta de que la otra me
mira, se avientan indirectas o se hacen
señas.
Cuando llego a la segunda planta lo
primero que veo es a mi ‘Ángel
escurridizo’. Una chaparrita con buen
trasero que hasta el día de hoy se me ha
escapado, pero ya caerá. Después llego
al departamento de música y veo que mi
‘Rancherita’ no está en su lugar. Le digo
así porque después de hacer el amor me
canta al oído puras calmaditas.
Al fin llego a electrónica y ahí están
mis dos compañeros de área: el ‘Frijol’
y el ‘Taco al pastor’. Ninguno es
competencia. Ambos me admiran y
cuando hacen alguna venta la ponen a mi
nombre para que yo siga siendo el rey.
Mauricio Garzón:
3. El rival
El ‘Frijol’ y el ‘Taco’ ya me
pusieron al tanto de todo. Resulta que
los jefes llegaron más temprano que el
personal y estuvieron encerrados en la
oficina más de dos horas. La ‘Secre’ del
patrón le envió un mensaje por celular a
‘Mini falda’ y ella se lo reenvío al
‘Taco’ en donde decía que los jefes no
se ponían de acuerdo en quién sería el
nuevo gerente general de Almacenes
Buen Puerto, pero estoy seguro que los
dos únicos contendientes somos Benito
Corrales y yo. Benito es un cuarentón,
chaparro, gordinflón y cascarrabias que
trabaja en el área deportiva, en el piso
3, con un equipo de trabajo repleto de
fracasados. La pregunta es ¿cómo le
hace esta albóndiga con patas para
vender ropa y aparatos deportivos y ser
uno de los líderes de venta? ¿A poco los
clientes ven en él lo que no quieren
llegar a ser si dejan el ejercicio? ¡Qué
horror! ¿Y esa es mi competencia?
Total que se me acerca el ‘Taco’
oliendo a carne al pastor, como todas
las mañanas, y me dice:
— Chintroles, mi Mau, ¿y si no se te
hace ser el gerente general?
— Calla, bobo, — ‘Frijol’
interrumpe — que yo no quiero que el
amargado de Benito sea mi jefe directo.
Mira nada más allá va caminando
presumido por el área de blancos, ya se
cree el jefe.
Los tres miramos a dónde la mano
del ‘Frijol’ apuntaba. Allá iba mi
adversario moviendo sus lonjas
acompañado de otra de nuestras
compañeras, de esas del ‘club del
terror’, por suerte los veo de espaldas.
— Tú ni te preocupes, mi buen, —
me decía ‘Taco’ arrugándome el hombro
del saco — todos votamos por ti. No
creo que ese mequetrefe se salga con la
suya.
— Eso espero. — respondí,
alejándome algunos centímetros y
mirando, con la ceja levantada, a mi
rival a lo lejos
Mauricio Garzón:
4. La reunión
Estoy muy nervioso, los jefes ya
salieron de la oficina y creo que es la
hora de nombrar al nuevo gerente
general de Almacenes Buen Puerto.
Lógicamente mis compañeros no se dan
cuenta de que estoy sudando a chorros
por dentro, ni que me muero por saber el
resultado; ellos ven al mismo de
siempre: seguro, capaz de cualquier
hazaña, un líder nato.
Una de las del “club del terror”
habla por el interfón con la voz tan
aguda que te hace rechinar los dientes.
— A todo el personal de ventas,
favor de subir al tercer piso a gerencia.
¡Y lo peor es que lo repite 3 veces!
Luego de algunos segundos una
mancha negra de trajes y minifaldas con
saco suben por las escaleras eléctricas,
todos llegan sonrientes, entusiasmados
por que nos han hecho creer que
cualquiera de nosotros puede ser el
nuevo líder. Sin embargo, muchos saben
que los dos primeros lugares nos lo
hemos disputado Benito y yo, los eternos
rivales.
Todos los vendedores estamos
reunidos, nadie deja de cuchichear y de
especular sobre el resultado. Benito está
frente a mí con la cabeza alzada. El
gordinflón me llega al pecho, pero a él
no le importa. Un séquito de 6 o 7
integrantes del “club del terror” lo
acompañan. Yo jamás me fijaría en una
de ellas, todas son feas. No hay otra
palabra para describirlas. Feas,
amargadas y además me odian porque
saben que jamás les haría caso.
Mientras tanto de mi lado están mis
incondicionales: ‘El Taco’ y ‘El Frijol’,
seguidos por un ramillete de
preciosidades, que nunca recuerdo sus
nombres, por eso les puse apodos:
‘Piernas’, ‘Mini falda’, ‘Rubí’, ‘Candy’,
‘Gatita’, ‘Rancherita’ y otras tantas que
no me alcanzan los dedos de las manos.
Mauricio Garzón:
5. El nuevo jefe
El director general de Almacenes
Buen Puerto está a punto de abrir la
boca. Ya aplaudimos hasta el cansancio
saludando a los ejecutivos,
administrativos, gerentes regionales, y
también despedimos al antiguo gerente
general que se va a otra tienda de otra
ciudad, dejando el puesto que
seguramente será mío en un par de
minutos.
Mientras el director habla como
perico y nos cuenta las mismas tonterías
de siempre, yo miro a mi rival y él me
mira retándome hasta el último
momento. Los ánimos se calientan. Las
integrantes del “club del terror” ya
hacen gestos y señas con las manos a
mis preciosas niñas, pero estas no se
dejan y regresan la “cortesía”.
El director se calla y ahora le da la
mano y un abrazo al antiguo gerente; los
dos se saludan como si en verdad se
quisieran, cuando en realidad, durante
los últimos 3 años, se han llevado como
perros y gatos.
Después de la muestra de cariño
falsa, ahora sí viene lo mejor. Me voy
preparando para mi ascenso laboral.
Todo parece como en cámara lenta. Mis
niñas me acomodan el traje y mis
compañeros me halaban. El director
hace una seña con la mano y todos
guardan silencio.
— …Y así es como debe de ser… la
junta general llegó a la conclusión de
que… — el director me mira fijamente,
estoy seguro que dirá mi nombre,
mientras Benito se muere de coraje —
Benito Corrales hará excelente trabajo
en el puesto

Área de Caballeros – Yonshesko Blandela

Área de Caballeros – Yonshesko Blandela image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------