---------------

Libro PDF Caída mortal Reapers MC 5 – Joanna Wylde

Caída mortal Reapers MC 5 – Joanna Wylde

Descargar Libro PDF Caída mortal Reapers MC 5 – Joanna Wylde


—¡Joder! —espetó Horse mirando al otro extremo de la atestada sede del club. Me detuve a medio camino de llevarme la cerveza a la boca y me di la vuelta para ver
qué pasaba—. Painter, hermano, será mejor que mantengas la calma…
Ahí fue cuando la vi. Melanie Tucker.
No.
Aquello no podía estar pasando. Seguro que se trataba de una alucinación porque no podía imaginarme que fuera capaz de cometer semejante estupidez. En ese
instante se me cayó la botella de la mano y se estrelló contra el suelo convirtiéndose en un montón de cristales rotos mientras caminaba con paso decidido en su
dirección. A esas alturas lo veía todo rojo.
—Espera, hijo —gruñó Picnic.
Le respetaba como a nadie, incluso le quería como a un padre, pero en ese instante, nada de lo que dijera el presidente de los Reapers hubiera podido contenerme. Y
todo porque la madre de mi hija estaba en la entrada de la sede, con los ojos abiertos como platos y una expresión de terror en el rostro. Sí, sabía perfectamente que
había metido la pata hasta el fondo.
A su lado había un hombre. Un motero. ¿Un simpatizante del club? La envolvía con su brazo como si le perteneciera.
Sí. Tenía sus manos puestas en «mi» Melanie.
Pero, en realidad, no era mía. O, por lo menos, no lo llevaba siendo desde hacía mucho tiempo. Y porque así lo había querido ella. Aunque esa libertad que tanto
ansiaba venía con una sola regla y acababa de romperla a lo grande. «Ningún motero.» Sin embargo, allí estaba con ese capullo, uno de esos imbéciles que se creían que
por ponerse ropa de cuero ya eran alguien en este mundo.
En un club de moteros, nada menos.
Teníamos un problema. Un problema enorme. El terror en su cara estaba completamente justificado porque estaba a punto de presenciar un puto asesinato. Y no, no
estaba hablando de forma figurada. En diez segundos tenía toda la intención de castrarlo y obligarle a comerse su propia polla a punta de cuchillo.
Noté cómo una mano me agarraba el brazo a modo de advertencia tácita; de nuevo, mi presidente intentando tranquilizarme. Me zafé de un tirón de él, rechazando lo
que fuera que Pic quisiera decirme y me abalancé sobre el capullo sujetándole del cuello de la camiseta. Le arrastré salvajemente hasta el centro de la sala. Un coro de
murmullos llegó hasta mis oídos y en la distancia oí gritar a Mel. Entonces le propiné el primer puñetazo y sentí un bienvenido y dulce dolor en los nudillos mientras
todo parecía ir a cámara lenta.
Me encantaba pelear.
Sí, ya lo creo.
No solo por el placer que me producía la victoria, sino por el torrente de adrenalina, el dolor liberador y la increíble concentración que sientes cuando toda tu
existencia se reduce a obtener un objetivo único y terrible. Era primitivo y a la vez hermoso y nunca me sentí mejor que en el instante en que vi caer al nuevo ligue de
Melanie.
Continué golpeándole, transformando su cara en una masa de carne y deleitándome con el chorro de sangre que explotó de su nariz. Era tremendamente purificante
ver cómo su vida se iba agotando. Oí más gritos a través de la neblina de violencia en la que estaba sumido.
Tenía que tratarse de Melanie. Seguro que estaba aterrada.
—¡Tú, gilipollas!
Sonreí, porque viniendo de ella sonaba jodidamente dulce. Me había insultado de diez mil maneras diferentes en los últimos años; maneras que abarcaban desde el
odio más profundo a insultos susurrados entre beso y beso. Tenía razón, era un gilipollas total y absoluto, pero por una vez tendría que aguantarse y lidiar con las
consecuencias.
Ella había sido la que había roto las reglas al traerlo aquí.
Ningún motero.
Sencillo, ¿verdad? La única condición que le puse. Ningún-puto-motero. Todo lo que tenía que hacer era mantener alejado su trasero de mi mundo, porque mientras
no la viera chupándole la polla a ningún tipo, podía fingir que no estaba pasando.
No era tan complicado.
Unos brazos me rodearon; brazos fuertes que tiraron de mí, alejándome de mi víctima antes de que pudiera matarle. Entonces oí la voz de Puck en mi oído.
Mi mejor amigo. Puck, el que me había guardado las espaldas durante el año y medio que estuvimos en prisión. Le había confiado mi propia vida allí dentro y seguía
haciéndolo después de todo este tiempo. Sabía que lo mejor era escucharle, pero tenía unas ganas inmensas de terminar con la vida de ese imbécil.
Me deshice de Puck dispuesto a conseguir mi propósito.
—No merece la pena, hermano —farfulló Puck. Melanie seguía gritando. Su ligue lloriqueaba como un niño pequeño, diciendo una y otra vez que no quería morir.
«Sí, haces bien en rogar por tu vida, capullo»—. Si lo matas, no volverás a ver a tu hija. Sea lo que sea que pase con Mel, tienes que pensar en Izzy.
Mierda. Respiré hondo varias veces, intentando recuperar la calma mientras seguía encima de ese desgraciado, mirándole a él y a Melanie.
Tenía que centrarme.
Una imagen de mi hija, una niña preciosa con el pelo rubio y rizado, cruzó por mi mente. Izzy. Lo haría por ella. Me pasé una mano por la cabeza, sofocando la ira
que me carcomía por dentro.
—Sacadlo de aquí —conseguí gruñir finalmente. Mientras el hombre rodaba hacía un lado, gimoteando como la nenaza que era, nadie se movió. El muy imbécil ni
siquiera había conseguido ponerme un dedo encima. Una parte distante de mí se dio cuenta de que llevaba una cazadora de cuero con parches de Harley Davidson, pero
sin los colores de ningún club. ¿Pero quién cojones se creía que era, entrando así a la sede de los Silver Bastards? Esto no era un juego—. ¡Sacadlo de aquí antes de que le
mate!
—Joder —volvió a mascullar Horse mientras se adelantaba para agarrar al imbécil por las axilas. La gente se apartó abriendo un pasillo en cuanto empezó a
arrastrarlo hacia la puerta.
Melanie me gritó de nuevo. Me volví y me acerqué a ella. Se acabó; estaba hasta las narices. ¿Quería jugar? Estupendo, porque a mí me encantaba hacerlo y ella sabía
perfectamente que me gustaba jugar duro.
Melanie estaba a punto de darse un baño de realidad.
Pero en ese momento Picnic se puso delante de ella, se cruzó de brazos y me miró detenidamente.
—Ni de broma, hijo.
—No es asunto tuyo —gruñí. Además, tenía razón. ¿Y qué si su dama tenía cariño a esa bruja? Picnic se había interpuesto entre Melanie y yo demasiado tiempo y
lo que estaba sucediendo ahora mismo no tenía nada que ver con el club. Melanie era «mi» problema y a nadie más le importaba lo que pasara entre nosotros. Ninguno
de los allí presentes podía rebatirme ese hecho, incluido mi presidente.
—Ha sido ella la que ha venido aquí —le recordé.
—¡Ni siquiera sabía dónde íbamos! —chilló Melanie detrás de él— ¡Era una simple cita, gilipollas!
Otra vez volví a verlo todo rojo. Apreté la mandíbula.
—Es un puto motero. Has roto las reglas, Mel. Ven aquí ahora mismo.
—No —dijo Pic con expresión sombría—. Esta noche no estoy de humor para esto. Painter, vete a casa. Melanie, tú te quedas conmigo.
De pronto el ambiente se tornó frío como el hielo. Los hermanos —tanto los Silver Bastards como los Reapers— no nos habían quitado ojo de encima, pero ahora se
respiraba una tensa quietud en el aire. El enfrentamiento entre mi mujer y yo se había transformado en una confrontación entre dos miembros de pleno derecho y no
solíamos airear ese tipo de asuntos fuera de nuestras reuniones. Puede que Pic fuera el presidente, pero como dije antes, esto no era un asunto del club.
Tenía que hacerse a un lado y dejar que lo resolviera por mi cuenta. Ahora.
De repente, Mel le apartó de un empujón; no me preguntéis cómo se las apañó con lo menuda que era porque no tengo ni idea.
—¡Lo que hago no es asunto tuyo! —gritó.
Vi por el rabillo del ojo cómo Pic se encogía de hombros indicando que se daba por vencido.
—Que os den. Me tenéis harto.
Ya era hora. Miré a Mel y despacio, muy despacio, esbocé una sonrisa, disfrutando del momento en que se dio cuenta de lo que acababa de hacer. Aunque
estuviéramos en la sede de otro club, los Silver Bastards eran hermanos de los Reapers. Pic se había interpuesto entre nosotros porque Mel estaba muy unida a su
dama, pero acababa de perder la paciencia. Si hubiera cerrado la boca, puede que la madre de mi hija se hubiera ido de allí de rositas. ¿Ahora? No tenía la más mínima
posibilidad.
—Te llevaré a casa, Mel —dije dejando entrever una ligera amenaza. Sonreí para mis adentros cuando vi cómo se le demudaba el rostro—. Ya hablaremos cuando
lleguemos allí…. Por la intimidad y todo ese rollo.
Miró a su alrededor con los ojos muy abiertos. Conocía a la mitad de los hombres que allí había, pero en ese instante muy bien podían ser completos desconocidos.
Ruger. Gage, Horse. Puck. Impasibles, todos le devolvieron la mirada. Ninguno de ellos movería un dedo para protegerla. No de mí.
—Joder… —susurró.
«Disfruta de tu dosis de realidad, nena.»
—Sí, tal vez terminemos follando —dije, pensado en su ardiente y dulce coño. Llevaba años sin sentirlo alrededor de mi polla, pero no había dejado de soñar con él ni
una sola noche.
Me puse frente a ella en dos zancadas y la alcé en brazos. Melanie se puso a gritar como una loca, pero nadie hizo nada. Segundos después la tenía sobre mi hombro
y la sacaba a la calle. Empezó a golpearme en la espalda, lo que me resultó de lo más adorable, pues sabía que no tenía ninguna posibilidad.
La pequeña Melanie había crecido y estaba sacando las uñas.
Llevaba cinco años bailando al son que ella me marcaba pero aquello se había terminado. Por lo que a mí respectaba, había perdido su libertad desde el mismo instante
en que puso su trasero en la moto de otro hombre.
Ahora lo único que tenía que hacer era inculcarle un poco de sentido común.
Capítulo 1
Cinco años antes.
Sur de California, centro penitenciario del estado.
Querido Levi:
Algún día tendrás que contarme cómo empezaste a pintar. Tengo la sensación de que yo te lo cuento todo sobre mi vida, pero tú nunca me dices nada. Es un poco
raro. Me he planteado dejar de escribirte en más de una ocasión porque me doy cuenta de que ni siquiera nos conocemos. (Sigo sin entender por qué has dejado
que use tu automóvil todo este tiempo, pero te lo agradezco enormemente —me aseguraré de cambiar el aceite y todo ese rollo.) Pero entonces sucede algo y de
pronto me apetece mucho contártelo, así que, aquí me tienes de nuevo, escribiéndote.
Si no quieres, no tienes por qué responderme. Sé que crees que soy una cría, pero ya tengo veinte años y me he independizado. He tenido que parar un segundo
porque Jessica ha entrado en mi habitación (este semestre hemos alquilado juntas un apartamento). Por cierto, que sepas que me lo ha contado. Me refiero a lo
vuestro. Dice que no significó nada, pero no dejo de preguntarme si todavía piensas en ella en «ese» sentido. La verdad es que Jess lo está haciendo muy bien.
Acabamos de terminar los cursos de verano y ha conseguido las máximas calificaciones en casi todas las asignaturas, ¡una pasada! Me siento muy orgullosa de
ella, porque tiene problemas de aprendizaje y no ha debido de resultarle nada fácil. Tengo otra buena noticia relacionada con los estudios. Hoy me han dicho que
me han concedido una beca completa, lo que significa que podré usar el resto de mi subvención para vivir. No tendré que trabajar este año, así que me voy a
matricular en muchas más asignaturas. Si todo va bien, me transferirán a la Universidad de Idaho en enero. ¡Todo un semestre antes!
Y bueno… también ha pasado otra cosa que quería contarte. He conocido a un chico. Es muy simpático y cumplimos años el mismo día. ¡Qué gracia!,
¿verdad? Fuimos a una fiesta en su residencia y le estaban cantando Cumpleaños feliz; entonces, Jessica me lo empezó a cantar a mí también y desde entonces
hemos estado conociéndonos un poco más. Hemos tenido un par de citas y me ha pedido salir.
¿Qué te parece?
¿Crees que es normal que alguien te pida algo así en tan poco tiempo? Sí, sé que debería hablarlo con Loni, pero se preocupa tanto… además, me interesa
conocer tu opinión.
¿Empiezo a salir con él en serio? ¿Hay alguna razón por la que no debería?
Melanie.
P.D. Gracias por el dibujo que me enviaste. Es tan impresionante que cada vez que lo veo me parece estar allí mismo. Me encantan tus bocetos. No me imagino
haciendo algo así, ni remotamente parecido.
Doblé la carta con cuidado y miré al otro lado del patio. Soplaba una brisa cálida —perfecta en realidad—, lo que me hizo pensar en Idaho, donde uno apenas podía
sentarse en la calle para disfrutar de los rayos del sol.
Lo único bueno de estar en prisión era que ese invierno no se me había congelado el trasero. La gente de allí se pasaba todo el tiempo intentando escaparse unos días
en busca de un poco de sol durante los meses más fríos, pero yo había resultado «agraciado» con unas largas vacaciones, y totalmente gratis. A lo lejos, Puck parecía
deambular por el patio sin rumbo fijo, pero yo sabía que estaba distribuyendo su mierda y mi trabajo era vigilarle y asegurarme de que nadie notara nada mientras mi
amigo hacía sus rondas.
Ahí fue cuando Fester, el príncipe de los imbéciles, vino hacia mí con una sonrisa de oreja a oreja.
—¿Has recibido una nueva carta de Melanie? —preguntó con ojos brillantes. Me encogí de hombros e intenté no prestarle atención. El idiota, junto con Puck, era mi
compañero de celda y no había día en que no me planteara seriamente darle un par de palizas—. ¿Te ha mandado alguna foto? —Quiso saber mientras se relamía los
labios.
Contuve un gruñido.
—Cierra la puta boca. Como vuelva a pillarte tocando una foto suya, te mato. Y no estoy bromeando, Fester. Puck y yo ya hemos planeado cómo hacerlo.
Su sonrisa se desvaneció al instante y me miró como si hubiera herido profundamente sus sentimientos.
«Jesús, ayúdame. Solo un corte… Eso es todo lo que quiero. Solo un corte para rebanarle la lengua.»
—No lo dices en serio.
No respondí porque ese hombre tenía la mentalidad de un niño de ocho años. Un niño de ocho años peligroso y depravado que llevaba cometiendo robos a mano
armada la mitad de su vida, pero creedme, intelectualmente estaba en el límite. Puck siempre me decía que tuviera paciencia con él y yo lo intentaba. Os lo juro. Pero a
veces tenía que luchar con todas mis fuerzas para no cortarle la lengua.
—He tenido una idea —dijo antes de colocarse a mi lado y apoyarse contra la pared.
—Cállate de una vez y márchate.
Frunció el ceño. Pasé de él hasta que se marchó arrastrando los pies como un cachorrillo herido. Continué vigilando a Puck mientras se dirigía hacia un grupo de
cabezas rapadas. Me hacía gracia que, aunque a sus espaldas le llamaban mestizo, cuando Puck tenía algo para ellos estaban más que dispuestos a perdonar sus muchos
pecados contra la raza aria. Hubiera soltado una carcajada si no hubiera estado tan ocupado asegurándome de que nadie le matara.
Solo dos semanas más.
Dos semanas en aquel agujero inmundo. Después regresaría a casa, a Coeur d’Alene. A mi moto, a mi club. A mis hermanos.
A Melanie.
A la preciosa Melanie que conducía mi automóvil porque la última vez que la vi, cuando la llevé a cenar, me sentí culpable por tener que marcharme tan de repente y
no quería dejarla sin medio de transporte… Dios, pensé que solo se lo prestaría por un par de días y ya hacía un año. Pero ¿a quién quería engañar? Me gustaba la idea
de que estuviera usando mi vehículo, de que pensara en mí todos los días. De que me debiera un favor.
Además, tampoco me hacía mucha falta el automóvil en prisión.
Me incliné y sentí la carta en el bolsillo. Entonces me pregunté qué coño debería decirle sobre el capullo que estaba intentando colarse en sus bragas. Lo que de
verdad me apetecía era aconsejarle que le mandara a la mierda, que aquel tipo no era lo suficientemente bueno para ella. Era demasiado joven, demasiado tierna y
demasiado guapa para cualquier desgraciado de veinte años que lo único que buscaba era metérsela. Quizá, cuando madurara, querría algo más que sexo de una chica,
aunque yo tenía cinco años más que él y seguía igual.
Además, yo tampoco era nadie para opinar sobre el asunto. Melanie apenas me conocía. Como mucho, habíamos estado ocho horas juntos y creedme cuando os digo
que no tuvimos precisamente un final feliz. La había llevado en moto a su casa, había visto una película y la había llevado a cenar para evitar que se viera metida de lleno
en un asunto del club, y no fue una cena especialmente agradable, no como se merecía. No, esa chica no significaba nada para mí.
Joder.
Puck me miró y me hizo un gesto con la barbilla. Había terminado. Me separé de la pared y fui andando tranquilamente hacia él. Fester intentó seguirme, pero le
detuve en seco con una mirada de desdén. Otro día más, exactamente igual a los muchos que había pasado allí los últimos trece meses.
Lo malo era que en el fondo sabía que no era igual.
Hoy me había enterado de que un capullo iba detrás de Mellie y no había nada que pudiera hacer al respecto. Puede que en ese mismo instante se la estuviera
follando, penetrándola hasta el fondo mientras le decía lo mucho que la quería.
Jesús.
Seguro que terminaba enamorándose de él.
Mel:
¿Sabes? He estado enviándote esas putas cartas, pero todo ese rollo es mentira. Te pregunto por tus amigos, tus clases, cómo te va… Memeces, Mel.
Aquí tienes mi cruda realidad.
Ayer apuñalé a un tipo antes de que él pudiera hacer lo mismo conmigo. Puck y yo hemos vendido mierda a una panda de racistas que creen en la supremacía
blanca y luego hemos hecho otro tanto con algunos mexicanos. Hoy en la cena hemos tenido pudin de postre.
Después, me he masturbado tres veces pensando en ti.
Y eso es todo a grandes rasgos. Todo un cuento de hadas, ¿verdad?
Pensar en ti es lo único que me mantiene cuerdo, lo que no tiene ningún sentido. Apenas te toqué, aunque todavía recuerdo tu olor cuando estuviste sentada a
mi lado en el sofá. Estabas temblando bajo mi brazo. Sé que la película te asustó mucho y podía haberla cambiado en cualquier momento, pero así tuve la excusa
perfecta para estar cerca de ti.
Ahí fue cuando empecé a plantearme en serio la idea de follarte.
Me imaginé empujándote contra los cojines del sofá, desgarrándote los jeans y penetrándote con tanta fuerza que sintieras mi polla hasta en la garganta. Esa es
la clase de hombre que soy, Mel. Y esa es la razón por la que deberías mantenerte alejada de mí.
Si me das la oportunidad, voy a arrinconarte y follarte con tantas ganas que me va a dar igual lo mucho que quieras huir de mí. Sueño con ello todas las
noches, me masturbo pensando en ello y hoy he querido matar a un hombre por tener las mismas fantasías contigo que las que yo tengo. Esa primera noche le
prometí a London que no te tocaría, pero llevaba horas con la polla dura. Qué bien que llegara justo cuando lo hizo; te salvó el trasero, literalmente hablando.
Tuviste suerte, ¿eh?
Cuando te llevé a cenar iba a portarme bien. Intenté ser bueno. Sé que no entendiste por qué te pregunté si querías salir a tomar algo. El club no quería que te
interpusieras en su camino. Ese era mi cometido, mantenerte ocupada. Le había prometido a London que no te pondría un dedo encima, pero ella nos había
estado mintiendo y me pregunté si eso era motivo suficiente para exonerarme de cumplir aquella promesa.
Te aseguro que hace tiempo que dejé de tener intención de cumplirla.
Estabas hablando y sonriendo y sonrojándote de la cabeza a los pies. Tenía la polla tan rígida que casi se me partió en dos cuando me puse de pie. Tuve que
hacer acopio de todas mis fuerzas para no subirte a mi moto y follarte ahí mismo.
Me encantaría atarte y correrme en tu trasero y follarte la boca hasta que te atragantaras. Quiero que te recojas el pelo en dos coletas para sujetarte de ellas y
mantenerte inmóvil mientras me haces una mamada. Quiero que gimas y grites mientras me lo das todo. Quiero ser tu puto amo. ¿Qué te parece, Mel? ¿Todavía
te interesa saber lo que opino sobre que conozcas a otros chicos? Volveré pronto a casa. Deberías huir mientras puedas, Mel. Te haré cosas tan sucias, tan sucias,
que nunca más volverás a sentirte limpia. Haré que me devuelvas el favor de la manera más ruda posible. Crees que eres mayor, pero no lo eres. Hay muchas
cosas que puedo enseñarte…. Que puedo hacerte. Jesús, si tuvieras la más mínima idea, no volverías a escribirme jamás.
Yo que tú, me mudaría a Alaska.
Me cambiaría de nombre.
Te deseo buena suerte, porque te encontraré, te pillaré y te…
Joder.
Dejé el lápiz preguntándome en qué momento aquello me había parecido una buena idea. Por supuesto que no iba a enviársela. Le mandaría alguna nota educada y le
diría que tuviera citas y se divirtiera todo lo que pudiera. Pero una parte de mí creyó que escribir lo que realmente pensaba me ayudaría a calmar mi obsesión por ella.
En su lugar, lo que había conseguido era tener una erección de caballo. Otra vez.
Como siempre.
Empecé a romper la carta en trocitos porque no estaba dispuesto a que Fester la leyera. El muy capullo siempre escarbaba en nuestra basura como una rata. Puck
tampoco debía leerla. Era mi hermano, el mejor hermano con el que hubiera podido soñar, tal y como me había demostrado miles de veces desde que nos encerraron,
pero no había ninguna necesidad de que se enterara de lo calzonazos que me había vuelto.
Sí, claro… ¿A quién quería engañar?
Seguro que ahora mismo se estaba partiendo de risa con todo esto.
Me hice con otro trozo de papel, dispuesto a escribirle otra carta en donde le felicitara por sus buenas notas y le aconsejara que se echara un novio decente. Sin
embargo, no me salieron las palabras. Supongo que porque estaba demasiado ocupado pensando en sus labios. Eran generosos y muy sensuales. Hechos
específicamente por Dios para chupar una polla. Mi polla. Estupendo, ahora ya no solo tenía una erección, sino que, además, me dolía un montón. El pene acababa de
convertirse dentro de los pantalones que llevaba en un pilar de hormigón desesperado por algo de acción.
—Te he hecho un dibujo —dijo Fester con una sonrisa bobalicona desde su litera, mientras me ofrecía un folio repleto de trazos naranjas y rojos. El rojo era la sangre
que manaba de unos cuerpos que había dibujado, pero no tenía ni la más remota idea de lo que se suponía que representaban esas espirales naranjas. ¿Tal vez las voces
de su cabeza?
Le gustaba hablar conmigo de su arte, como si tuviéramos algo en común. A veces casi podía entenderle. Espeluznante, ¿verdad?
—Deja a mi hermano en paz —ordenó con brusquedad Puck. Ya estaba preparado para pasar la noche leyendo un libro de historia. Francotiradores de la II Guerra
Mundial. Le encantaba toda esa mierda—. Queda poco para que apaguen las luces. Guarda tus rotuladores y vete a dormir, capullo.
Fester soltó una risa tonta y yo me puse de pie dolorido. Mi litera estaba solo a tres pasos, pero cada uno me resultó más agónico que el anterior. Tenía tanta sangre
acumulaba en la polla que creí que se abriría en dos. Me tumbé sobre la espalda y esperé a que las luces se apagaran.
Ahí era cuando me masturbaba.
Como todos.
Como encontrara algún resto de esperma de Fester en las fotos de Mel lo mataría. En serio. Las luces se apagaban con un ruido sordo como salido de una película.
Nunca entendí cómo apretar un simple interruptor podía ser tan estruendoso.
Tan ominoso.
Segundos después ya tenía las manos bajándome los pantalones mientras alzaba las caderas. Mi polla saltó libre y me pregunté por enésima vez si sería capaz de
mantener las manos alejadas de la entrepierna cuando regresara a casa.
Justo cuando empezaba a tocármela Fester soltó un gruñido.
Por Dios.
Dos semanas más.
Si tuviera un poco de decencia, la dejaría sola. Sí. Podía hacerlo. Además, seguro que aquí dentro la había idealizado. Los presos solían tener un montón de fantasías
durante su estancia en prisión; fantasías que luego se desmoronaban en cuanto salían. Mel solo era una zorra más; una con mucho equipaje a sus espaldas. En realidad
no la quería. Y por supuesto que no la necesitaba.
¿A quién cojones quería engañar?
Capítulo 2
Un mes después.
Coeur d’Alene.
Melanie
—Entonces, ¿ni siquiera te ha llamado? —preguntó Kit con los ojos muy abiertos—. Sé que los hombres pueden ser muy complicados, pero te prestó su automóvil
durante todo un año, te escribió un montón de cartas mientras estuvo en prisión… ¿y cuando sale se limita a decirle a mi padre que te pida las llaves para no tener que
verte? Me parece muy raro.
—No quiero hablar de ese asunto —dije, lanzando una mirada letal a través de la mesa en dirección a Jess, la que estaba a punto de convertirse en mi exmejor amiga.
A esa arpía parecía darle igual haberme traicionado.
«Zorra.»
—No te culpo —señaló Em mientras agarraba la botella de vino—. Tampoco me gusta hablar de Painter. Me comí la cabeza por él durante mucho tiempo. Estuve
enamoradísima de él cuando era aspirante.
—Porque tú se lo permitiste —sentenció Kit, empujando su vaso en dirección a su hermana para que volviera a llenárselo. Em le dio un manotazo y de pronto ambas
empezaron a pelearse por la botella como dos crías en un jardín de infancia luchando por una galleta.
Volví a mirar a Jessica preguntándome cómo nuestro viernes por la tarde se había terminado convirtiendo en un festival del alcohol con dos mujeres a las que apenas
conocía, porque Kit y Emmy Hayes estaban como dos auténticas cabras. Jess me devolvió la mirada con un encogimiento de hombros de «a mí no me preguntes» antes
de llenar su propio vaso. Me hice con unas galletitas saladas del surtido de aperitivos que había traído Em cuando aparecieron en nuestro apartamento como por arte de
magia. (Kit se había encargado de la bebida).
—¡Ja! —se regodeó Em alzando la botella con aire triunfal—. Jódete, Kit. Bueno, volvamos al asunto que estábamos tratando. Estábamos decidiendo qué sería lo
mejor para la despedida de soltera de London. Por el momento hemos hablado de salir por ahí a bailar y sorprenderla con unos strippers.
—No creo que a Reese le haga mucha gracia lo de los strippers —murmuré, salpicando migas por todas partes. Me había olvidado de que acababa de meterme una
galletita en la boca. Por Dios. Tomé mi vaso de agua, bebí un trago… y casi me ahogué al sentir la garganta en carne viva. Me puse a toser como una posesa y de pronto
tuve a Jess golpeándome en la espalda mientras las hermanas Hayes me miraban. Poco a poco recuperé la respiración. Seguro que tenía la cara roja como un tomate—.
Esto no es agua —jadeé, mirando el vaso de plástico verde. Había bebido por equivocación del vaso de Kit (estaba claro que no le iba mucho el agua).
—Ya lo sé —comentó, asintiendo seriamente con la cabeza—. Así causa más efecto.
—¿Le estás echando vino al vodka? —preguntó Em.
—No, le estoy echando vodka al vino —explicó Kit—. Así me emborracho más rápido. Que papá vuelva a casarse es asqueroso. El alcohol me ayuda a sobrellevarlo.
Me recosté en la silla y miré alternativamente a ambas hermanas, sopesando la situación. Jessica y yo acabábamos de mudarnos hacía una semana. Nuestro nuevo
apartamento era en realidad el lateral de una antigua casa de dos plantas. El lugar se caía a pedazos y tarde o temprano terminarían derribándolo para construir algún
edificio moderno y espectacular. Mientras tanto, lo habían dividido en cuatro apartamentos: dos en el sótano y otros dos partiendo la planta principal por la mitad,
dándole un aspecto de chalé adosado que me encantaba.
En la parte delantera teníamos un porche gigante y en la trasera, la puerta de la cocina daba a un patio sombreado rodeado de árboles. Allí habíamos colocado una de
esas enormes bobinas para cable de madera que encontramos en un contenedor de basura, que hacía las veces de mesa y que era donde nos encontrábamos en ese
momento, sentadas en unas viejas sillas de campo. Teniendo en cuenta que todavía no disponíamos de una mesa para el comedor, aquello era lo que quedaba más a
mano. Tal vez podíamos meter la bobina dentro cuando empezara a hacer frío. Al igual que nuestra nueva casa, considerábamos la mesa todo un logro. London, la tía de
Jessica que la había criado y que también me acogió cuando más lo necesitaba, y su hombre, Reese Hayes, insistían en que aquel lugar era una porquería.
Desde un punto de vista técnico, puede que tuvieran razón.
La casa tenía por lo menos un siglo de antigüedad, con pintura desconchada y una inclinación del techo del porche bastante inquietante en la que prefería no pensar,
sobre todo porque mi dormitorio (una terraza cubierta) estaba justo encima de aquella desvencijada estructura. El agua caliente solo funcionaba la mitad de las veces y se
volvía helada si alguien más abría cualquier grifo de la casa mientras te estabas duchando. Las paredes eran muy finas, tan finas que apenas podían sostener las
chinchetas que usábamos para sujetar nuestros pósteres y el frigorífico emitía un ruido espeluznante que sonaba como el aliento de un asesino por la noche. (En realidad
nunca había oído el aliento de un asesino por la noche, pero tenía mucha imaginación.)
Pero era nuestra.
Nuestra primera vivienda como adultas.
Y también teníamos unos vecinos estupendos (casi todos). En la otra mitad de la casa, vivían tres chicos que iban a la facultad del norte de Idaho, como nosotras.
Eran ruidosos y un poco toscos, pero se habían mostrado dispuestos a compartir la parrilla que guardaban en el porche y habían matado una serpiente que aterrorizó a
la chica que vivía en uno de los apartamentos del sótano. En la otra vivienda de abajo, vivía un tipo que nos resultaba un tanto sospechoso. Jessica creía que era
traficante de drogas. Detestaba juzgar a alguien sin conocerlo, pero en la semana que llevábamos allí nunca había conocido a nadie que tuviera a tanta gente entrando y
saliendo de su casa por la noche; entre las dos y las tres de la madrugada siempre había varios vehículos deteniéndose unos pocos minutos antes de seguir su camino.
Decidimos que era mejor no contárselo a Reese, porque lo más seguro sería que matara al chico… a no ser que estuviera en la nómina de los Reapers MC o algo
parecido. Reese era el presidente del club de moteros y hasta ese momento no había conseguido averiguar a qué se dedicaba para ganarse la vida.
A veces, era mejor vivir en la ignorancia.
Kit y Em eran sus hijas… y por lo visto, ahora también nuestras mejores amigas. Jess me había dicho que estaban en el pueblo; los Reapers daban una especie de
fiesta a lo grande por el Día del Trabajo e iba a venir gente de Washington, Oregón, Idaho y Montana. También nos habían invitado a nosotras en calidad de… lo que
quiera que fuéramos de London.
Jessica era la hija de una prima de London, lo que la convertía en familia. Yo llevaba años siendo su mejor amiga y London me había medio criado, así que supuse que,
en cierto modo, también era familia.
En realidad no era tan fácil ponerle nombre a una relación como la nuestra, aunque no por eso era menos importante. Por eso, cuando Loni me pidió que fuera una de
sus damas de honor, me llegó al corazón. Ahora que se había liado con el presidente de los Reapers me di cuenta de que el mundo motero iba a formar parte de nuestras
vidas. En otras circunstancias me habría planteado ir a la fiesta, pero no podía. Jess odiaba la sede del club y se negó a volver a poner un pie en ella. El último año había
pasado por una experiencia muy traumática; no conocía todos los detalles, pero tampoco los necesitaba. Si mi amiga no quería ir, entonces yo tampoco iría. Nos
quedaríamos en casa y nos dedicaríamos a estudiar mientras todos iban a la fiesta. O al menos ese había sido el plan original hasta que Kit, Em y su bebida, aparecieron
en nuestra casa para hablar de despedidas de soltera.
—De acuerdo, centrémonos —dijo Jessica. La miré parpadeando; sentía que todo giraba ligeramente a mi alrededor. Aquel buen trago de «agua» me había afectado
más de lo que pensaba—. ¿Estáis seguras de que London quiere que le organicemos una despedida de soltera? No creo que le haga mucha gracia.
—Toda mujer quiere una despedida de soltera —contempló Kit—. Y vamos a hacer esto bien. Reconozco que al principio no estuve muy de acuerdo. Todavía me da
un poco de grima pensar que duerme con mi padre noche tras noche.
—Mejor ella que no las chicas que solía llevar a casa —comentó Em, arrugando la nariz—. La mitad eran más jóvenes que yo. Un día incluso se folló a una que iba
vestida de zanahoria. London ha supuesto un gran avance.
Jess y yo intercambiamos una mirada. «¿De zanahoria?»
«¡Pregúntale sobre la zanahoria!», articulé con los labios a Jess.
«Ni de broma», respondió ella en silencio.
—Muy bien, podemos llevarlo a cabo de dos formas —declaró Kit—. Podemos hacer todo lo posible para hacer feliz a London, o podemos dar el todo por el todo
para poner a papá de los nervios, lo que me hará feliz a mí. Así que yo voto por esto último.
—La clave está en buscar algo que a ella le guste y que ponga de los nervios a Reese —declaré, metida de lleno en el asunto—. Podríamos conseguir algunos strippers
y después enviarle fotos de ellos bailando con Loni.
—¿Podríamos usar The Line? —preguntó Jessica con curiosidad.
The Line era el bar de strippers que los Reapers regentaban. Había conducido hasta allí en alguna ocasión, pero lo cierto era que nunca había entrado.
—Pues sí, es una idea —dijo Kit—. No van a querer cerrarlo solo para nosotras y perder dinero, pero tal vez podamos convencerles de que organicen alguna noche
especial solo para chicas. Así seguirían ganando pasta, nosotras haríamos la despedida de London, papá se pondría de los nervios… y todos contentos.
Me levanté despacio, tambaleándome un poco.
—Tengo que hacer pis —anuncié con solemnidad, más borracha de lo que creía. Tenía que haber comido más galletitas pero con la última casi me ahogo. ¡Malditos
aperitivos inmundos!
—¿Necesitas ayuda? —preguntó Jess.
Aquel comentario consiguió que soltara una carcajada. Pues claro que no necesitaba ayuda. ¿Quién se había creído que era, una niña pequeña? Pero nadie más se rio y
enseguida me di cuenta de que mi amiga estaba hablando completamente en serio, lo que me resultó todavía más gracioso así que empecé a reírme con más fuerza. Con
tanta fuerza que al final terminé en el suelo.
—¿Seguro que no necesitas ayuda? —volvió a preguntar Jess.
Negué con la cabeza; el leve movimiento hizo que me mareara.
—No, creo que puedo apañármelas sola.
***
Tardé más tiempo del que pensaba, sobre todo porque eché el cerrojo de la puerta del baño de forma que luego me costó mucho abrir.
No volvería a beber del vaso de Kit en la vida.
—Así que todo lo que hizo fue mirarla y decir un simple «hola» —oí comentar a Jess cuando llegué.
Mierda. Había vuelto a hablar de Painter, el tema de conversación que menos me apetecía tocar sobre la faz de la Tierra.
Hacía dos semanas que había salido de la cárcel. Esperaba que me llamara, pero lo único que recibí fue un mensaje de texto de Reese diciendo que dejara el vehículo y
las llaves en su casa. Nada más. No es que creyera que Painter me debía algo —por supuesto que no—, pero por lo menos me hubiera gustado agradecérselo. (De
acuerdo, no es verdad, quería abalanzarme sobre él porque me volvía loca, pero también tenía mi dignidad. Me hubiera conformado con poder darle las gracias y tal vez
hornearle unas galletas.)
—Hablemos de otra cosa —interrumpí.
—No, quiero oírlo —dijo Kit, arrastrando ligeramente las palabras—. Antes has conseguido distraerme, pero ahora que ya nos hemos decidido por los strippers
podemos centrarnos en esto.
Solté un suspiro mientras me preguntaba si podía estrangular a Jessica. No, seguramente no. No era muy alta, pero sí más fuerte de lo esperado para su constitución.
En un cuerpo a cuerpo yo sería la que tendría todas las de perder. Era mejor ceder ante lo inevitable y contárselo todo.
—Conocí a Painter el año pasado —empecé, pero inmediatamente después fruncí el ceño. No me gustaba hablar de aquello—. ¿Sabéis qué? Tengo hambre. ¿Por qué
no pedimos una pizza?
—Lo haremos cuando nos cuentes toda la historia —dijo Kit en busca de carnaza—. Venga, desembucha, vamos. Quiero conocer todos los detalles.
Vaya un asco. Ni siquiera conocía bien a las hijas de Reese Hayes; solo habíamos coincidido en un par de ocasiones y siempre en vacaciones. Me sentía como una
intrusa en casa de Reese, una sensación que empeoraba cuando estaban sus hijas. En la cena de Navidad del año anterior, me fui a mi habitación nada más terminar de
comer con la excusa de que tenía que hacer una historia de voluntariado.
—Conocí a Painter el año pasado —repetí—. En realidad solo estuvimos juntos un par de veces. Entonces él ingresó en prisión y yo empecé a escribirle cartas.
—Le dije que me parecía una idea pésima —comentó Jess toda convencida—. No es un buen tipo, a pesar de que te prestara el automóvil.
—Es verdad —intervino Em—. Pero nada bueno.
—¿Queréis oír la historia o no? —pregunté antes de rellenarme el vaso con vino. Pensar en Painter me ponía de muy mal humor. No podía permitirlo.
—Continúa —dijo Kit, entrecerrando los ojos.
—Cuando se marchó a California me prestó su vehículo… Se suponía que solo sería por un par de días, pero entonces le arrestaron y le dijo a Reese que podía seguir
usándolo. Le escribí para darle las gracias y supongo que así comenzó todo —expliqué—. Las cartas de Painter eran tan dulces… Y eso que solo le había visto un par de
veces antes de que lo encerraran. Ni siquiera me trataba como a una niña. Era tan… protector. Al principio me sentí un poco estúpida al escribirle, pero en cuanto
empezó a responderme me sentí especial. Hasta que un día, justo antes de que le soltaran, recibí una carta en la que me decía que le extrañaba que no saliera con nadie y
que quizá debería tener más citas. Sentí como si me pegara una patada en el estómago. Supongo que conseguí engañarme y hasta ese momento no me di cuenta de lo
encaprichada que estaba con él.
—Intenté advertirle —comentó Jessica con tristeza—, pero no quiso escucharme.
—Nunca lo hacen —replicó Kit también con voz afligida y cargada de razón—. Es verdad, si todos me hicieran un poco más de caso serían mucho más felices.
Miré a Em que puso los ojos en blanco.
—Bueno, sigue contando —ordenó Jess.
Solté un suspiro.
—Bien, después de aquella última carta no volví a saber nada más de él. Ni siquiera me llamó cuando regresó. Nada. Entonces, cuando nos mudamos a este
apartamento el fin de semana pasado y Reese vino con alguno de sus chicos para echarnos una mano…
Las palabras se desvanecieron en cuanto empecé a acordarme. ¡Había sido tan humillante! Reese y Loni aparcaron la enorme furgoneta con la que vinieron y justo
detrás apareció Painter, conduciendo su moto, junto con otro par de moteros más jóvenes no mucho mayores que yo. Le miré fascinada mientras detenía su Harley,
pasaba su musculosa pierna por encima del asiento y alzaba la vista para encontrarse con mi mirada.
Estaba mucho más guapo de lo que recordaba.
Y mucho más fuerte. Supuse que había pasado parte de su confinamiento levantando pesas. Me fijé en su pelo, le había crecido un poco. La primera vez que lo vi, lo
llevaba corto, peinado de punta y era tan rubio que dolía mirarlo. Ahora lo llevaba un poco más largo, no tan peinado y sin decolorar. Su tono natural. Sus pómulos se
veían más afilados, sus rasgos más cincelados y duros y aquellos ojos azul claro escondían algo que daba miedo.
Me di cuenta de que no me estaba mirando, sino que más bien miraba «a través» de mí. Hasta ese momento había tenido la esperanza de que no se hubiera puesto en
contacto conmigo porque estaba muy ocupado o algo parecido. Pero ahí fue cuando me di cuenta de que había sido una idiota.
—Lo único que me dijo fue un simple «hola» —expliqué a las hermanas Hayes—. Como si no me conociera de nada. Estaba claro que no quería hablar. Cuando le di
las gracias por lo del vehículo se limitó a hacer un gesto de asentimiento y siguió caminando. Después nos ayudó a colocar nuestras cosas, pero os juro que fue mucho
más amable con Jessica que conmigo.
Ese detalle me dolió especialmente porque conocía su secreto. Jessica y Painter se habían acostado juntos. O por lo menos se habían enrollado. Jess nunca me lo
contó con pelos y señales, pero sabía que antes de que pasara por aquella experiencia traumática y sentara la cabeza, se la había chupado en algún momento.
—Mellie, eso no significa nada —dijo mi mejor amiga con suavidad—. Sabes que a Painter no le intereso en absoluto.
—¿Interesado en ti? —inquirió Kit con voz aguda—. Creía que esto era entre él y Melanie.
Cerré la boca al instante porque no era a mí a quien correspondía contar esa otra historia.
—Solía ser un poco salvaje —explicó Jess antes de tomar una profunda bocanada de aire—. El año pasado me emborraché y fui a una fiesta del arsenal. Allí me lie
con Painter y otro tipo llamado Banks. London fue a por mí y me sacó de allí… y después, todo se fue a la mierda.
—Madre mía —dijo Em con los ojos como platos—. Pues no debes de gustarle mucho, Jessica, la verdad. Painter nunca se acuesta con las chicas que de verdad le
interesan.
Abrí la boca sorprendida mientras Kit se inclinaba y se daba una palmada en la frente.
—Vaya tacto que has tenido —espetó.
Se me encogió un poco el corazón. Jess ya tenía bastante con todo lo que le había pasado, no necesitaba oír cosas como esa.
—Yo no tengo la culpa de que él tenga un complejo de virgen-puta —protestó Em.
—¡Quieres cerrar la boca! —siseó Kit—. Por Dios, Em, ¿qué coño te pasa?
—No pasa nada —dijo Jess, moviendo la mano con un gesto de indiferencia—. Lo siento, es que la idea me parece tan ridícula… Creedme, me importa una mierda si
le gusto a Painter o no. Pero… ¿de verdad no se acuesta con las chicas que le gustan? ¿Qué narices le pasa?
—¿Cuánto tiempo tienes? —preguntó Em completamente seria—. Porque me va a llevar un rato contártelo todo.
Alcé una mano.
—¿Puedo decir algo?
—No —dijo Kit—. Em, no te enrolles y cuenta solo lo interesante.
—Estuve más de un año detrás de Painter —empezó Em—. Y yo también le gustaba. Todo el mundo me lo decía. Pero para él el club siempre era lo primero y era
como si esperara que fuera una especie de chica perfecta y angelical mientras él se tiraba a todas las zorras del club que podía. Al final me harté y terminé con Hunter.
—¿En serio? —pregunté.
Em se ruborizó.
—Bueno… es un poco más complicado —admitió—. Pero sí que había algo entre nosotros y no se molestó en hacer nada al respecto. Está claro que le pasa algo.
—Lo que le pasa es que le gusta la idea de tener una relación pero no tiene las pelotas suficientes para intentarlo —rio Kit.
—No, lo que de verdad le sucede es que es un tipo complicado —intervino Jess un poco más seria—. Diría que es un soberano capullo, pero el verano pasado fue
uno de los que me salvaron la vida y terminó en la cárcel por eso. Aunque eso no cambia las cosas. Painter es uno de los mejores hombres con los que puedes contar si
tu vida está en riesgo y necesitas que alguien te salve. ¿Pero aparte de eso? No es uno de los buenos, Mel. No deberías hablar con él porque es peligroso. Todos lo son.
Kit y Em se movieron un poco inquietas. Por lo visto, ahora les tocaba a ellas sentirse incómodas.
—¿Te das cuenta de que estás hablando de mi padre y del hombre de Em? —preguntó Kit en voz baja. Jess le sostuvo la mirada sin ningún problema.
—Creo que sé de lo que hablo —replicó mi amiga con tono duro—. Y Melanie debería mantenerse lo más alejada posible de él.
—Algún día tendrás que contármelo todo —dije finalmente con tono suave.
Jess me miró y esbozó una sonrisa triste.
—El club me salvó —repitió—. Esa gente puede hacer cosas muy buenas, Mel. Pero no te dejes engañar por ese hecho y vayas a pensar que su mundo es idílico
porque no lo es. Allí suceden cosas horribles.
Todas nos quedamos calladas mientras sopesábamos lo que acababa de decir.
—Deberíamos beber más —anunció Kit de pronto—. ¿Y dónde está la música? ¿Cómo se supone que vamos a planear una despedida de soltera sin música?
—Bien pensado —dijo Jess, notoriamente aliviada por el cambio de tema—. Pondré algo. —Se puso de pie y caminó por la hierba de nuestro patio trasero hasta el
porche que daba a la cocina. Em y Kit no le quitaron los ojos de encima.
—¿Se encuentra bien? —preguntó Em.
—Siempre está bien. Ha pasado por mucho, pero está superándolo. Es una chica muy dura.
—¡Joder! —espetó Kit.
—¿Qué?
—Nos hemos quedado sin alcohol —anunció poniendo la botella boca abajo con cara triste. Su vaso también estaba vacío—. ¿Y ahora qué hacemos?
—Podemos ir a por más —señaló Em—, pero estoy demasiado achispada para conducir… ¡Mierda! ¿Qué hacemos?
—Tenemos un problema —replicó Kit—. Uno muy gordo.
—Podemos dejar de beber —tercié yo. Ambas hermanas me miraron estupefactas—. De acuerdo, podemos ir andando hasta Peterson’s y comprar un poco más.
Solo está a seis manzanas de aquí.
—Me gusta la idea —dijo Kit muy seria—. Se nota que eres una chica que sabe cómo pensar.
—Sí. Deberíamos quedárnosla —comentó Em—. Muy bien, ¿quién viene conmigo? Me apetecen unas patatas fritas y también esa salsa de queso que viene en una
botella.
Kit frunció los labios.
—¡Qué asco! Todas esas mierdas que comes van a acabar por matarte.
—Y a ti te va a matar comer tanta polla —contratacó Em.
—Estás celosa porque yo he conseguido tener cierta variedad en mi vida —dijo Kit con tono despreocupado. A continuación me miró—. ¿Eres virgen? Em era virgen
cuando conoció a Hunter. Todavía no se ha dado cuenta de que hay más penes ahí fuera. Por lo que sabemos, a su hombre podría medirle diez centímetros. Nunca te
conformes con una sola polla, Mel.
Me eché a reír.
—Lo tendré en cuenta.
***
—Puede que necesitemos una de estas —dijo Kit, sacando una barra de salchichón enorme del refrigerador de la charcutería. Después, la sopesó con expresión
pensativa. Aquella cosa medía por lo menos medio metro de largo y ocho centímetros de ancho.
—No soy quién para juzgarte —replicó Em con tono despreocupado—, pero no me parece muy higiénico. Harías mejor comprándote un consolador.
Solté un jadeo y miré a nuestro alrededor para ver si alguien nos había oído. Estábamos en el pasillo de la carne. En aquel supermercado no vendían bebidas muy
fuertes, así que habíamos comprado varias botellas de vino junto con fruta fresca para hacer sangría. No tenía ni idea de para qué íbamos a necesitar tanta sangría, pero
Kit había insistido mucho en ello. Ahora mismo estaba jugueteando con un limón y murmurando para sí algo sobre el escorbuto.
Sí, estaba más que claro que las hermanas Hayes estaban completamente chifladas.
—Compremos unas patatas fritas y vayámonos —dije. Estaba empezando a preocuparme cuánto nos iba a costar todo aquello. Gracias a la beca disponía del dinero
suficiente para subsistir sin trabajar ese semestre… siempre que controlara el gasto hasta el último centavo—. Si queréis salchichón, podéis ir al Ironhorse y conseguir
uno gratis de cualquiera de los chicos que van por allí.
Jess me miró con la boca abierta.
—Melanie, ¿de verdad acabas de decir eso?
—¿Qué? —pregunté—. Te crees que soy una especie de virgen trémula

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------