---------------

Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 – Irradiante– Emma Green

Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 – Irradiante– Emma Green

Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 – Irradiante– Emma Green

Descargar libro En PDF
Cien Facetas del Sr. Diamonds – vol. 7: Irradiante
nia Eleanor tan especial para que siga tan presente trece anos después de su
muerte? Y, sobre todo, Zqué papel tuvo mi misterioso Gabriel en el suicidio de
su prometida para que su hijo le considere responsable?
Soy consciente, seguro que mejor que nadie en este momento, de 10 que es
capaz. De todo y de 10 contrarioe De 10 mejor y de 10 peor. Pero, itanto como
para provocar la muerte de una mujer a la que am6 tanto? No me planteo ni un
solo segundo considerarle culpable de un asesinato, pero no sé qué influencia
tenfa sobre ella, en qué estado le ponfa, qué limites fisicos y psic016gicos le hizo
franquear una y mil veces,
Dios, tengo la impresi6n de estar hablando de mi misma.,. Al final, va a resul-
tar que Silas tiene raz6n. Igual que Camille, Y Marion y Tristan. Y todos los que
quieren protegerme. Quizås deberia dejar de buscar. Cada vez me da mås miedo 10
que podrfa encontrar.
Gabriel sale del bafiot con una toalla azul Claro anudada a las caderas. Su
pelo rubio mojado y alborotado, sus definidos abdominales sumados al naci-
miento visible de su pubis conforman una imagen terriblemente sexy. Ojalå pu-
diera posar la mirada en otra cosa que no fuera su irresistible belleza. Daria
‘todo por saber qué se esconde ‘bajo ese cuerpo de Apolo- dEI diablo en persona?
—Me encanta esa canci6n… Lo siento, decias algo?
—No, te ha llamado tu hijo.
—-é.Ya os conocéis mejor?
AA ti qué te parece…? d.Acaso crees que es posible?
—é.Por qué no? Tui has conseguido domesticarme…
—Perot ipor qué tiene que ser todo siempre tan diffcil?
—Pareces afligida, amarga Amande,
—-S610 estoy cansada.
—Bueno, tisabes qué queria Virgile?
—Deberias llamarle.
Pongo fin a la conversaci6n pagando a mi lado de la cama y dåndole la es-
palda. Tardaré en dormirme pero, al menos, puedo fingir hacerlo.
Esta primera semana en mi nuevo apartamento ha estado marcada por sene
timienros opuestos. La alegrfa de disfrutar de este lugar espacioso y cuco, que
me encanta, y la angustia que me corroe cada vet que pienso en Gabriel, Silas
o Virgile. Y, sobre todo, en Eleanor y todos IOS misterios que le rodean. Afortu-
nadamente, mientras mi millonario estå atareadisimo con la negociaci6n de ju-
gosos contratos, yo mantengo mi mente ocupada con la mudanza de mi anti-
guo piso, haciendo y deshaciendo cajas y ordenando mis cosas. Desde la entre-
ga de mi diploma y el fin de mis pråcticas, Ios dias se me han pasado volando.
Ni siquiera he tenido tiempo para sufrir mi nueva holgazaneria ni la soledad.
Marion y Tristan vienen aqui tanto que casi tengo la sensaci6n de que Viven en
10 de 43
Cien Facetas del Sr. Diamonds – vol. 7: Irradiante
problemas mentales.
Enfadada y con el teléfono pegado a la oreja, escucho c6mo se le quiebra la
voz. Carraspea y continua, evitando echarse a Ilorar.
—Es de Virgile del que me preocupo. Dia tras dfa, desde hace trece afios. Y
de la memoria de Eleanor. Se 10 prometi, no puedes entenderlo. No se puede
romper una promesa hecha en el lecho de muerte€
—Joder, prometiste?
—Voy a colgar, Amandine. Lo siento si te he asustado, no 10 haré mås. Aho-
ra ya estås avisada. No debes desviar a Gabriel de su pasado.
—ZY no es él quien deberia decidirlo?
Como unica respuesta, escucho el tono del teléfono. Y el coraz6n latiéndo-
me en la siem Silas acaba de colgarme. Deben de ser las cuatro de la madruga-
dat me paseo en mi nuevo sa16n, descalza, vestida con una camisa blanca de
Gabriel que me queda enorme. S610 me tranquiliza el olor del tejido arrugado.
Mis ojos no se han habituado todavfa a la oscuridad y miro a mi alrededor para
tomar conciencia del desmesurado regalo de Gabriel, Un piso para mi. Amue-
blado, decorado, con todos Ios gastos pagados. Y en mi barrio favorito.
CEstarå compråndome? Necesito hablar con él…

Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 – Irradiante– Emma Green

Me cuelo en la habitaci6n y me deslizo bajo las såbanas, acurrucåndome
contra el cuerpo desnudo y caliente de mi amante dormido. Me da la espalda,
no sé qué susurrarle para despertarle. Le soplo suavemente en la nuca y le doy
un besito detrås de la oreja. Se gira lentamente, extiende su musculoso brazo,
me rodea Ios hombros y me acerca hacia él. Coloco la mejilla sobre su pecho
definido y siento c6mo una lågrima moja mi piel y la suya. Su estado de aletar-
gamiento no le impide darse cuenta porque se pone a acariciarme el pelo y
abre los ojos.
—Una mujer tan guapa no deberia Ilorar nunca.
—Tenemos que hablar…
——ü\hora?
—Hay algo que no te he contado.
Se pone de lado para colocarse frente a mi, apoya la cabeza sobre una mano
y sube la otra por mi muslo desnudo. Su rostro parece preocupado pero su mi.
rada estå lejos, pensando en otra cosa.
—Con mi camisa estås terriblemente sexy.
—Gabriel, por favor.
—Pero me gustas mås sin ella,
Coloca la mano sobre mi mejilla ardientes borra mis lågrimas con el pulgar y
su dedo termina _posåndose en mis labios. Como siempre, en cualquier situa-
7 de 43 Cien Facetas del Sr. Diamonds – vol. 7: Irradiante
Me gusta como eves. Me gusta cuando te recoges råpidamente el pelo con un
låpiz y se te escapan unos mechones rebeldes. Me gusta cuando ries a carcaja-
das con Marion y se te arruga la nariz. Me gusta cuando te cabreas porque criti-
cas a tu millonario. Me gusta cuando te arreglas aunque no sea para mi. Me
gusta que te exasperes cuando alguien no comparte tu opiniÖn. Me gustan tus
enfados y tu mala leche- Y tu risa, y tu voz. Me gusta que no te rindes nunca
-cuando quieres algo de verdad. Y me gustarfa ser ese algo a 10 que quieras de
verdad. Te admiro mucho, Amandine, todo 10 que vivest 10 que haces, 10 que
dices… Me gusta todo. De hecho, creo que estoy loco por ti. Y ahora mismo ne-
cesito que digas algo porque he hablado demasiado tiempo sin respirar y ya no
me queda aire ni dignidad.
Su largo mon610go me ha dejado sin habla. Durante un momento, creo que
me he sentido halagada, quizås incluso seducida, por esta declaraci6n de amor
confesada con tanta sinceridad. Nunca me habian dicho nada tan bonito. Du-
rante un momento, he sofiado que este amor tan puro, tan completo y verdade-
ro era el que necesitaba. Que Tristan seria un buen compafiero, un buen padre,
una elecci6n racional perfecta. Pero, durante todo ese tiempo, no he podido
evitar que el rostro de Illi amante invadiera mi espiritut que su olor inundara
mi nariz, que su aura fluyera por mis venas y que todos nuestros recuerdos ocu-
paran mi corazån. No, ese amor no es racional; si, va a hacerme sufrir, pero es-
toy dispuesta a correr el riesgo, Sin pensarlo. Gabriel me hace sentir mås viva
que nunca, hace que mi coraz6n lata mås råpido de 10 quejamås conseguirå
Tristan, y el lazo invisible que nos une es mås fuerte que ningün amor de infan-
Cia, que ninglin suefio de nifia. Gabriel Diamonds no es el principe azul al que
esperaba, es mucho mås que eso.
Por razones que no consigo comprender, Eleanor eligi6 la muerte. Yo, sin
dudarlo, elijo la Vida, le elijo a él. Y Tristan ya 10 ha entendido.
12 de 43 Cien Facetas del Sr. Diamonds – vol. 7: Irradiante
esta casa. Su simplicidad y ligereza me sientan muy bien, No cejan en su empe-
ho de que deje a Gabriel pero, al menos, me ayudan a mantener los pies en la
tierra y a analizar la situacir5n. Tristan estå mås motivado que nunca en averi-
guar toda la verdad sobre la relaci6n Diamonds-Fitzgerald.
Ese såbado por la noche, Marion fue a conocer a un tio de Internet para “cu-
rar el mal con el mal”, como dice ella, tras su ruptura con Silas. Tristan sigue
sentado en el suelo, en medio del sa16n„ con el ordenador portåtil sobre las ro-
dillas y decenas de hojas esparcidas a su alrededort garabateadas con su escri-
tura de zurdo enfadado. Mientras aporrea el teclado, muerde la patilla de las
gafas que s610 Ileva para trabajar y que se quita constantementee Me encanta
ese aspecto concentrado que le hace fruncir el ceio cuando cree haber dado
con una pista. Ademås de ser mono, como le digo a menudo, estå dotado de un
encanto que él ignora. El de los chicos inteligentes, que no engafian, que rien
espontåneamente, cargados de pequefias manias adorables pero nunca calcula-
das. Le conozco desde hace arios pero nunca me he cansado de verle ondularse
el remolino moreno de la parte superior de la cabeza o frotarse los ojos con la
palma de las manos cuando estå cansado. Durante mi adolescencia, me impre-
sionaba muchisimo, estaba pillada por él e incluso confesé a Marion que me
gustaria casarme con su hermano cuando fuera mayor. Este recuerdo dibuja
una sonrisa en mi cara y me hace pensar en el _pasado con nostalgia, pero me
alegro de que hoy forme parte de mis amigos. Mientras bebo a sorbos un desca-
feinado, le miro con una ternura infinita.
Se siente observado y levanta la cabeza hacia mif quitåndose las gafas por
enésima vez. Me estudia, un poco inc6modo, y rompe este silencio que tanto le
molestat
—-é.En qué piensas?
—En nuestra infancia. Me parece tan lejana..€
—Es Cierto, con 23 afios deberias darte prisa para casarte y tener nifiose
—iCon Gabriel 10 tengo complicadol
—Bueno… conmigo, no.
—Qué? Qué has dicho?
—Que yo quiero casarme y tener nifios contigo.
—Ay, imuchisimas gracias! Si a Ios cuarenta Sigo soltera, te 10 recordaré.
Trato hechoe
Le tiendo la mano para sellar este acuerdo improvisado, él coge la mfa pero
no la suelta, Haciendo gala de un esfuerzo sobrehumano, me mira fijamente
con esos ojos color avellana e inspira profundamente antes de lanzarse a la pis-
cina…
—Hablaba de ahora. Nos compenetramos muy bien, 1.110? Yo me siento muy
bien aqui. Bueno, contigo. Bff… No sé si hay una forma buena de decir esto,
voy a resultar patético en cualquier caso, Pero creo que me he enamorado de tim
de 43
Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 – Irradiante– Emma Green image host image host

Comprar Cien facetas del Sr. Diamonds Volumen 7 en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------