---------------

Necher Conjuros de eternidad – Tina de Luis

Necher Conjuros de eternidad – Tina de Luis

Necher Conjuros de eternidad – Tina de Luis

Descargar libro Gratis    En PDF
si se hubieran espantado, la calle fue asaltada por pelusas y papeles encrespados.
La elegida como Portadora residía en una de aquellas casas. El Ba[2] por fin la había hallado y los interesados lo sabían. La búsqueda, milenaria y fatigosa,
parecía llegar a su fin. El bueno de Sherit observaba a Lara desde un extremo de la calle y presagiaba que la senda de los designios era propicia si se organizaba como era
debido.
Pero él no era el único interesado en la Portadora. A muy poca distancia, camuflado tras una gruesa acacia, acechaba un ser fúnebre y escabroso: el Vigía.
También él percibía la presencia del Alma en torno a la joven y se regocijaba al pensar que había llegado la hora de controlar el destino del Ba, de desviar su camino hacia
donde les convenía a ellos. Echó una última mirada a la ventana y grabó en sus pupilas las facciones de Lara. En su rostro se imprimió una mueca de perversa
satisfacción. «El mundo nos pertenecerá para siempre», pensó.
Lara, ajena a la trama que se cernía sobre ella y a los atávicos conjuros, interrumpió su tarea para cerrar la ventana. Sus apuntes habían volado por el dormitorio.
Aunque no era de esperar, la tarde se había vuelto desapacible. Un desagradable escalofrío estremeció todo su ser. Qué lejos estaba ella de imaginar el notable cometido
que se le había asignado: trasladar al Alma desde las tinieblas hasta la eternidad en los Campos de Iaru[3].
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

Leer En Online

Muy lejos de allí, en el corazón de El Cairo, dos hermandades, rivales entre sí a lo largo de los siglos, se preparaban para recibir a la Portadora del Ba, aunque
cada una de ellas con pretensiones muy dispares.
El Consensor, máximo responsable de la Hermandad de los Veladores de Atum-Ra, recorría la sala una y otra vez. La inquietud no le permitía estarse quieto.
Esperaba con impaciencia noticias favorables. Por fin fue avisado de la llegada del emisario. El Consensor lo recibió con ansia de información.
—Habla sin demora. Dime que nos encontramos ante el gran momento.
—Sí, Consensor, así es. El Ba se ha manifestado y Sherit lo ha percibido. Ha localizado a la Portadora. Se trata de una joven española, que pronto emprenderá el
viaje a Egipto. Todo está preparado. Desde el desamparo se remonta el Alma. Desde su fúnebre destierro solo sueña con hallar la luz, pero tiembla por los riesgos que
amenazan su destino. También la ha detectado un rastreador de la Sierpe de Ammyt. Carecen de escrúpulos y no se detendrán ante nada, ni siquiera ante la aniquilación
del Ba.
—No hay tiempo que perder, debemos proteger los Objetos Sagrados, al Ba y al mundo. Convocaré ahora mismo una Junta General. Tenemos que asegurar el
proyecto y no dejar nada al azar.
También esperaban, codiciosos, los integrantes de la Sierpe de Ammyt, una asociación enraizada en la corrupción y obsesionada por el poder. Pretendían
hacerse con el control absoluto de los acontecimientos para manejarlos y servirse de ellos.
Una sombra, que se distinguía solo por el mezquino brillo de sus ojos, atravesó un sombrío y enrarecido salón. Una mano escuálida indicó al recién llegado que
se aproximara al sillón presidencial. Este se postró sumiso y se explicó:
—Señor, se ha cumplido la predicción: El que no reposa, el Ba, prepara su viaje a la Campiña de las Juncias[4]. La Portadora, su enlace terreno, está localizada y
vigilada. En breve llegará a nosotros.
—Desde ahora este asunto tiene prioridad absoluta. Cueste lo que cueste, debe resolverse a nuestro favor. ¿Entendido? ¿Puedo fiarme de vosotros? —preguntó
con gravedad la voz glacial—. Solo el Ba puede desvelar las secretos de la sabiduría y del poder. Hemos de apoderarnos de los conocimientos ocultos y de los Objetos
Divinos antes de que la Portadora los traspase a esos malditos Veladores o habremos fracasado sin remedio.
—Está todo preparado, mi Señor. Nátor, el Vigía, controla en España a nuestra singular…
image host image host

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Necher Conjuros de eternidad – Tina de Luis

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------