---------------

Una tentación no deseada – Anne Mather

Una tentación no deseada – Anne Mather

Una tentación no deseada – Anne Mather

Descargar libro Gratis    En PDF
Sonaba el teléfono cuando Jack entró en
la casa. Estuvo tentado de no contestar.
Sabía quién llamaba. Al menos habían
pasado tres días desde que su cuñada
había contactado con él. Debra no solía
ignorarlo durante mucho tiempo.
Ella era la hermana de Lisa, y Jack
suponía que trataba de estar pendiente
de él. «No necesito que nadie esté
pendiente de mí», pensó. Dejó la bolsa
del pan sobre la encimera de granito, y
contestó el teléfono.
–Connolly –dijo él.
La voz de Debra Carrick se oyó al
otro lado de la línea.
–¿Por qué te empeñas en apagar el
teléfono móvil? –le preguntó enfadada–.
Ayer te llamé una vez y hoy te he
llamado dos, pero nunca estás
disponible.
–Buenos días para ti también –
comentó Jack–. ¿Y por qué tengo que
llevar el teléfono móvil a todos los
sitios? Dudo que lo que tengas que
decirme no pueda esperar.
–¿Y cómo lo sabes? –Debra parecía
ofendida–. En cualquier caso, ¿y si
tuvieras un accidente? ¿O si te cayeras
de tu barco? En esos momentos
desearías tener alguna manera de
comunicarte.
–Si me cayera del barco el teléfono
no funcionaría en el agua –contestó Jack,
y oyó que Debra resoplaba.
–Tienes respuesta para todo, ¿verdad,
Jack? –preguntó ella con frustración–.
En cualquier caso, ¿cuándo vas a venir a
casa? Tu madre está preocupada por ti.
Jack reconocía que podía ser cierto,
pero tanto sus padres como sus
hermanos, sabían que no debían hacerle
ese tipo de preguntas.
Ellos habían aceptado que él
necesitaba alejarse de su familia. Y la
casa en la que se encontraba en la costa
de Northumberland era exactamente
donde deseaba estar.
–Esta es mi casa –dijo él, mirando
con orgullo la enorme cocina de la casa
de campo.
Había comprado la casa en muy mal
estado y gran parte de la reforma la
había hecho él mismo.
Lindisfarne House se había
convertido en una casa cómoda y
elegante. El lugar ideal para buscar
refugio y decidir lo que iba a hacer
durante el resto de su vida.
–¡No hablas en serio! –exclamó
Debra–. Jack, ¡eres arquitecto! Un buen
arquitecto. Y el hecho de que hayas
heredado ese dinero no significa que
tengas que pasarte la vida
holgazaneando en un lugar perdido de
Inglaterra.
–Rothburn no es un lugar perdido de
Inglaterra –protestó Jack–. Y, desde
luego, no más remoto que Kilpheny –
suspiró–. Necesitaba salir de Irlanda,
Debs. Creía que eso lo habías
comprendido.

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

–Sí, supongo que sí –admitió ella–.
Estoy segura de que la muerte de tu
abuela ha sido la gota que colmó el
vaso, pero toda tu familia está aquí. Tus
amigos están aquí. Te echamos de
menos, ¿sabes?
–Sí, lo sé –Jack estaba perdiendo la
paciencia–. Mira, tengo que irme, Debs
–hizo una mueca y mintió–. Hay alguien
en la puerta.
Después de colgar el teléfono en la
pared, Jack apoyó las manos sobre el
granito de la encimera y respiró hondo.
«No es culpa suya», pensó. El hecho de
que cada vez que él oía su voz empezara
a pensar en Lisa, no la convertía en una
mala persona.
Lo único que deseaba era que ella lo
dejara tranquilo.
–Está enamorada de ti.
Jack levantó la vista y vio que Lisa
estaba sentada al final de la encimera,
mirándose las uñas. Iba vestida con los
mismos pantalones y la misma blusa de
seda que había llevado la última vez que
la había visto. Una sandalia de tacón
alto colgaba de su pie derecho.
Jack cerró los ojos un instante y se
puso en pie.
–Eso no lo sabes –contestó.
Lisa levantó la cabeza para mirarlo.
–Sí lo sé –insistió ella–. Debs lleva
años enamorada de ti. Desde que te
llevé a casa por primera vez para que
conocieras a papá.
Jack se volvió y encendió la cafetera.
Partió un buen pedazo de pan y lo untó
con mantequilla. Después se obligó a
comérselo, aunque no le gustaba la idea
de que ella estuviera mirándolo.
–¿Vas a regresar a Irlanda?
Lisa era muy insistente, y aunque Jack
se despreciaba por seguirle la corriente,
volvió la cabeza. Ella seguía

image host image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Una tentación no deseada – Anne Mather

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------