---------------

Nadie – Margot Recast

Nadie – Margot Recast

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Nadie – Margot Recast

Cuando llego a casa, tengo todo colocado en los armarios, como todas las veces que nos hemos cambiado de casa. El personal de servicio se ha encargado de ello bajo
las órdenes de mi padre. Sin embargo, esta vez no encuentro a nadie, algo que me resulta bastante raro. Subo a la habitación y meto en dos tarros grandes y
transparentes las gominolas que he comprado con Iker de camino a casa. Bueno, no exactamente, al pobre le he pedido que me lleve en su moto hasta alguna tienda,
haciendo que se desvíe por completo de su itinerario. Como chucheadicta, tengo que tener siempre gominolas en casa, de todos los colores y tamaños, con azúcar, sin
azúcar… básicamente muchas chuches porque en cualquier momento las puedo necesitar.
Termino de hacer las tareas que me han mandado en el instituto y me pongo a recordar a Rai mentalmente. La verdad es que no está nada mal. Rubio, de ojos color
miel y un cuerpo por el que cualquiera perdería la cabeza. Me da rabia que los chicos piensen que solo por ser guapos, todas estamos babeando por ellos. Nos alegran la
vista, eso está claro, pero en un chico se busca mucho más que eso. Oigo como suena el teléfono y al cogerlo veo que es mi prima. Sé que me va a recriminar la actitud
que he tenido en la taquilla. Me tumbo en la cama y descuelgo.
¡Hola, prima! le digo con mi mejor sonrisa ¿Qué tal el primer día de clase?
¡Cómo se te ocurre hablarle así a Rai! me grita con desesperación. Rai es el chico más popular y rico del colegio. No le ha gustado nada tu actitud y se ha
marchado muy enfadado contigo.
La riqueza de ese chico me da igual y que sea popular también le digo, enfurecida. Yo no pretendo estar en su punto de mira, pero lo que no pienso hacer es
soportar su arrogancia.
Lu, acabas de llegar a este instituto. Tendrás que soportar eso y mucho más.
Verónica, es el primer día… ¡Relájate! respondo tranquila cogiendo una gominola de uno de los tarros. He conocido a chicos iguales o peores que Rai y no me
intimidan. Mañana nos vemos.
Adiós, prima.
Adiós.
No soporto que la gente se guíe por las apariencias y menos por lo que abulta la cartera que alguien lleva metida en el bolsillo del pantalón. Me pongo ropa cómoda y
cojo otra gominola del tarro. Me acuerdo de que tengo en la bolsa del instituto los regalices negros que alguien me ha dejado en la taquilla. Sonrío imaginando quién ha
podido ser, cuando me llama mi padre desde el salón.
Lucía, baja por favor. su voz suena tranquila, como siempre.
¡Voy, papá!
Bajo dejando el tarro de gominolas encima de la cama. La casa es muy grande. En la parte de abajo, está el salón, con una gran cristalera desde la que se divisa el mar,
el jardín y la piscina. Junto al salón, está la cocina con una isla en el centro que separa dos ambientes. En el segundo piso, están las habitaciones, cuatro para ser exactos,
con sus respectivos cuartos de baño. Pegada a la casa hay otra casa más pequeña, donde se ubica el personal de servicio que ha contratado mi padre.
Bajo corriendo por las escaleras y le veo hablando con dos mujeres, una mayor que la otra, y un chico algo más joven que ellas. Me pongo al lado de mi padre y sus
miradas se posan en mí, algo que me avergüenza de inmediato.
Peque, ven que te presento lo miro horrorizada por llamarme así delante de la gente. Ella es Mari, cocinera y encargada de la casa.
Hola me acerco a ella y le doy dos besos en la mejilla, lo cual le sorprende. Encantada.
Hola, señorita Lucía me responde sonrojada.
Su hija Cristina, encargada de la limpieza.
Hola, Cristina me acerco a ella y también le doy dos besos.
Y, finalmente, el es Pedro, chófer y encargado del mantenimiento de la casa. Mari es la madre de los dos y se quedaran en la casa de servicio.
Sí, papá.
Saludo a Pedro de la misma manera que a su familia, pero él ya está sonrojado antes de acercarme. Me quedo mirando a cada uno fijamente, mientras mi padre les da
las últimas instrucciones. Se parecen mucho, todos son morenos con ojos negros y de estatura media. Pedro es más guapo que su hermana y su madre. Tiene muy buen
cuerpo. En la expresión de sus caras se nota que están contentos por encontrar trabajo, lo cual me alegra. Espero no darles mucho la lata.
Papá, me voy fuera a leer un rato, ¿cenaremos juntos?
Sí, además, tenemos que hablar de un asunto.
¿Ha pasado algo? mi padre solo me dices esas cosas cuando

Pages : 116

Tamaño de kindle ebook : 1,o3  MB

Autor De La  novela : Margot Recast

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Nadie – Margot Recast

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Nadie – Margot Recast.pdf
Nadie – Margot Recast.pdf
Nadie – Margot Recast.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------