---------------

Después de encontrarme -Bilogía Lucia 2 – Saray García

Después de encontrarme -Bilogía Lucia 2 – Saray García

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Después de encontrarme (Bilogía Lucia 2) – Saray García

Me volví con una sonrisa irónica, pensando en Adriana y en cómo acabó la última conversación en la que salió esa canción, pero cuando mis ojos alcanzaron la terraza
con vistas al mar, el corazón me dejó de latir durante lo que pareció una eternidad.
Allí estaba Jorge. Apoyado en la barandilla. Embelesado mirando el mar. Ajeno al estallido de emociones que acababa de desatar dentro de mí. ¡A tomar por culo la
desintoxicación!
Fue gracioso pensar que aquella canción había hecho que de verdad apareciese. Aunque, siendo sincera… Aparecer lo que se dice aparecer… Tampoco es que hubiera
hecho nada en concreto, más que ir al guateque de despedida de su hermana, seguramente sin imaginarse que sería yo la que emergería de mi escondite vacacional.
Por el contrario, yo sabía de sobra que él estaría en aquella fiesta. Era su hermana. No era tan capullo como para perdérsela. Pese a eso, reconozcamos que lo de la
canción sonando en el momento preciso… ¡Con menos que eso, Iker Jiménez podría hacer un programa especial!
Avancé hasta los ventanales que permanecían cerrados y, por un segundo, olvidé que había un cristal entre nosotros. Un símbolo de la distancia que nos había
separado las últimas semanas. Alargué la mano posando mis dedos sobre su silueta y, viéndolo sujetar una cerveza en una mano y un pitillo en la otra, mi corazón
volvió a adquirir un ritmo pausado. El del confort de estar cerca. La calma de notar su presencia. La tranquilidad que te embarga cuando encuentras algo que habías
perdido, aunque en mi caso, no fuera a recuperarlo.
¿No piensas decirle nada?
Me di la vuelta alarmada por la voz de Alina, escondiendo la mano tras la espalda en un acto reflejo, como si me hubiera pillado robando una pieza de la cubertería
buena.
Creo que será mejor que no lo haga respondí haciendo caso a mi instinto de supervivencia.
Se cabrearía mucho si se enterase de que has estado aquí y no le he avisado alegó dirigiéndose hacia la terraza.
Pues entonces que no se entere la detuve agarrando su brazo. Por favor.
Mi expresión de súplica debió convencerla, aunque la suya dejó claro que no estaba de acuerdo con lo que iba a hacer.
Va a matarme…
En realidad no creía que le importase demasiado. Si durante todo ese tiempo no había tenido noticias suyas, estaba claro que verme no era una de sus prioridades.
Tengo algo para ti cambié de tema llevando una mano al bolso para sacar un pequeño paquete. Dicen que protege a quien lo lleva esperé a que lo abriera y
sacase el regalo del saquito de tela. Según los nativos, el material del que está hecho ahuyenta los malos espíritus y atrae la fortuna.
¡Me encanta! Es tan original… contestó colocándose y admirando el curioso brazalete. Lo llevaré siempre.
Estoy segura de que no la vas a necesitar sonreí cogiendo su mano. Nunca dejes que nadie te diga que no puedes lograr algo, Alina tragué para evitar venirme
abajo. Odiaba las despedidas. Podrás ser lo que te propongas, y me alegra que hayas decidido intentar ser feliz.
Una amiga me dijo una vez, que es bastante complicado serlo haciendo algo que no quieres sonrió encantadora, así que seguí su consejo para hacer exactamente
lo que quería me dio un apretón en la mano. Quiero que sepas que tu llegada nos cambió la vida a todos, no solo a Jorge.
Yo no cambié nada menos aún en Jorge. Vosotras sí que cambiasteis mi vida. Pasé de trabajadora desmotivada a… ¡estilista acelerada! reí agitando las
manos por encima de mi cabeza.
Un poco acelerada has sido siempre.
Creo que te tengo que dar la razón.
Nos sonreímos con complicidad, y la mirada de Alina se transformó en dubitativa.
Escúpelo la animé. A no ser que sea sobre tu hermano. En ese caso, trágatelo y digiérelo tú solita.
¿Lo echas de menos? La investigación, quiero decir aclaró antes de que me negase a responder.
Me pensé la respuesta durante unos segundos, mirando de soslayo a Jorge para asegurarme de que seguía al margen de lo que pasaba detrás de él. Sentí la necesidad
de morderme los labios al ver cómo los pantalones se le ajustaban al culo. ¡A lo que estás, miraditas!, se supone que la chica espera de un discurso inspirador que le
ayude a estar segura del paso que va a dar. Saca el Punset que llevas dentro.
Pasando tiempo con Nora, es imposible no sentir cierta nostalgia de cómo era la vida entonces, cuando consumía los días metida en un laboratorio, y las noches
hablando con ella del avance de nuestros proyectos expliqué con cierta amargura. La semana que compartimos me había sabido a dulce pasado. Pero al oírla hablar
con tanta vehemencia de su trabajo, de los congresos, los cursos… Al ver la manera en la que sigue vinculada a todo eso y sin embargo no se siente una esclava de su
trabajo, me doy cuenta de que ese mundo dejó de ser el mío hace ya mucho tiempo la agarré con disimulo haciéndola retroceder un poco, intentando protegernos de la
vista de Jorge si se giraba. Siempre recordaré los primeros años que pasé en un laboratorio. La manera en la que me divertía y aprendía al mismo tiempo. La
curiosidad de probar cosas nuevas y ver si funcionaban. La satisfacción cuando los resultados eran positivos, y el inconformismo cuando sucedía lo contrario
involuntariamente, mis labios se estiraron en una mueca de orgullo. Realmente es un mundo precioso si sabes disfrutarlo, pero por desgracia para mí, llegó un punto
en el que se convirtió en una cárcel suspiré entristecida. Puede que fuera la primera vez que reconocía tan abiertamente a alguien que no fuera mi madre aquella
realidad. Puede que la tesis pagase los platos rotos de otras carencias en mi vida, o puede que, simplemente, fuese una prueba de fuego a la que a mí se me olvidó
presentarme con el traje ignífugo, y me abrasó hasta las entrañas. Lo cierto es que acabó distorsionando la realidad… hasta convertirla en un suplicio.
¿Te arrepientes?
Mi pasado es el que me ha traído hasta aquí. Nunca lamentaré haber vivido aquello, pero sé que necesitaba dejarlo su ceño fruncido me dejó claro que seguía
preocupada. Que tocar ya no sea tu prioridad, no significa que lo repudies asintió toqueteándose el brazalete y dándole vueltas sobre su muñeca. Llevas la
música dentro, Ali. Eso no cambiará por mucho que tu futuro se vincule a un despacho dije deteniendo sus movimientos. No tengas miedo de perder algo que es
parte tu esencia. Si es así, encontrarás la manera de hacerlo encajar en tu nueva vida. Si no, avanza con tus recuerdos, pero nunca permitas que te atrape en un futuro que
no deseas.
Espero que puedas mandarme paquetes de ropa a la residencia sonrió con un deje de añoranza.
En cuanto me instale en mi nuevo despacho, te prepararé los uniformes de la vuelta al cole reí guiñándole un ojo. Te voy a extrañar, pelirrojita.
Y yo a ti, Lucía. Mucho.
Nos volvimos a abrazar y, antes de que Jorge acabase por darse la vuelta y me pillase allí dando un discurso que probablemente su hermana no había sido capaz de
pedirle a él puesto que parecía haber renunciado a todo por un deber que solo él comprendía, me separé de ella.
Me tengo que ir.
¿De verdad no quieres que le diga nada? preguntó una vez más, señalando la terraza con la cabeza.
Negué y comencé a caminar hacia la salida, llevándome conmigo todo lo que habría querido decirle. Todo lo que había supuesto volver a tenerlo cerca.
En mi interior, recé para que siempre hubiera un cristal entre nosotros, como esa noche, porque puede que esa fuera la única manera de conseguir que no llegase hasta
él, que me mantuviese firme y alejada. Recé para que, llegado el invierno, todo lo que sentía por Jorge se hubiese enfriado dentro de mí, como lo harían las gotas sobre

Pages : 152

Autor : Saray García

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Después de encontrarme -Bilogía Lucia 2 – Saray García

aquel ventanal, que no hacía más que recordarme que algo se interponía entre nosotros, aunque la realidad fuera que lo único que nos había

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online Después de encontrarme -Bilogía Lucia 2 – Saray García

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------