---------------

El amor no cierra a mediodía – Abby Baker

El amor no cierra a mediodía – Abby Baker

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

El amor no cierra a mediodía – Abby Baker

Hugo estaba colocando los números nuevos de Hellboy en las estanterías correspondientes, entre los cómics de DC y los de Marvel, para evitar peleas y discusiones,
cuando Martín, su jefe, lo llamó para que se acercará al mostrador.
Martín se había puesto las gafas de cerca, que normalmente llevaba colgando del cuello, en la punta de la nariz, y estaba mirando el ordenador. Eso no era nada
bueno pensó Hugo, ya que su jefe sabía perfectamente todo lo que tenía en las estanterías y en el almacén del sótano, por lo que buscar en la base de datos del
ordenador indicaba que el cliente al que estaba atendiendo lo estaba sacando de quicio.
Cuando Hugo llegó al mostrador, bajo cuya superficie de cristal había toda una colección de pequeños objetos de los personajes que más se vendían en la tienda,
desde muñecos de goma a llaveros, pasando por varitas mágicas y anillos de poder, descubrió cuál era el problema al que se enfrentaba Martín: una abuela.
La Abuela es un tipo de cliente muy peligroso, alguien que sabe que quiere gastarse dinero, pero no tiene la más remota idea de en qué.
Mientras Hugo pensaba en eso, Martín le dijo:
Hugo, la señora necesita ayuda. Y haciéndole un guiño, añadió: Y yo ya no tengo vista para esto.
Con eso lo había dicho todo. No tenía ganas de perder el tiempo intentando ayudar a alguien que no sabía absolutamente nada de cómics. Hugo sustituyó a su jefe.
¿Qué desea? preguntó educadamente, aunque ya conocía la respuesta; estaban en una tienda de cómics, qué podía desear.
Un cómic para mis nietos.
Siempre era algo para los nietos; si no, una mujer como aquélla no entraba ni por asomo en una tienda así.
¿Qué tipo de cómic está buscando?
Verá, mis nietos me dieron esta lista para que supiera qué pedir. La mujer le alargó un papelito con toda una serie de nombres apuntados. La última vez que
busqué algo para regalarles, me lo dijeron en lugar de apuntármelo y no sabe usted la de quebraderos de cabeza que tuve…
Mientras el blablablá de la señora seguía a un ritmo constante, Hugo intentaba descifrar lo que había escrito en aquel papel. De vez en cuando sonreía y asentía para
darle la razón a la mujer. En el papelito no se podía leer absolutamente nada. Al darse cuenta de ello, Hugo miró a su jefe, que estaba reponiendo cómics en las
estanterías, y vio que éste lo miraba y se partía de risa por el marrón que le había pasado.
Señora, siento decirle que la letra de este papel es indescifrable.
¡No me diga! La mujer detuvo en seco su discurso. Y ahora, ¿qué voy a hacer yo? ¿Cómo les voy a regalar algo a mis nietos?
Hugo soltó un largo suspiro. Tenía dos posibilidades, decirle que no la podía ayudar, o bien emplear la táctica llamada «del Sherlock». Ante los lamentos de la mujer
y sus ojos tristes, Hugo hizo de tripas corazón y se enfrentó al reto del día, por no decir de la semana.
Haremos una cosa empezó a decir. Yo le haré preguntas y usted me las responderá, y entre los dos intentaremos averiguar qué le puede gustar a sus nietos.
Muchas gracias, joven dijo ella, cogiéndole el brazo. No sabe de qué apuro me saca.
Hugo sonrió lánguidamente, pensando que preferiría hacer cualquier otra cosa en lugar de ayudar a aquella pobre señora.
¿Qué edad tienen sus nietos?
El mayor tiene nueve y la pequeña seis.
«¡Oh, no!», pensó Hugo. El reto crecía cada vez que la mujer abría la boca. Ahora resultaba que uno de los nietos era una nieta.
Vale, vale, veamos… Hizo una pausa mientras pensaba la siguiente pregunta. ¿Últimamente han ido al cine a ver alguna película?
Madre mía, ya lo creo que hemos ido dijo ella con cara de alarma. Siempre me toca a mí llevarlos a ver esas cosas tan raras.
Perfecto dijo Hugo, empezando a hacer memoria de todas las películas basadas en cómics que se habían estrenado ese año. ¿Recuerda alguna que les gustará
mucho a sus nietos?
No se lamentó la mujer. Es decir, si la viera de nuevo sabría decirle si les gustó, pero para mí todas estas cosas son iguales añadió, señalando las paredes de
la tienda, llenas de cómics.
En ese caso, ahora le enseñaré algunos cómics y le diré los nombres de los protagonistas, a ver si así identifica alguno.
Hugo salió de detrás del mostrador y buscó por la tienda algunos cómics protagonizados por los mismos personajes del cine: Iron Man, Superman, Lobezno y Thor
eran los más probables, pues todos se habían estrenado ese año. Cogió unos cuantos álbumes y volvió al mostrador.
Aquí tiene algunos de los que puede que sus nietos hayan visto la película este año. Tiene a Superman, a Lobezno, a Iron Man y a Thor.
Hugo extendió encima del mostrador media docena de cómics, en cuyas portadas los personajes principales se veían claramente. Durante unos segundos, la mujer los
miró sin saber muy bien lo que miraba.
¡Éste! gritó al final, señalando uno en concreto. ¡Éste es!
Hugo miró dónde tenía el dedo. El elegido había sido Lobezno.
Lobezno. Supongo que éste es para su nieto, ¿verdad?
Ella afirmó efusivamente.
Bien, ya tenemos uno.
Hugo se alegró. A veces costaba que gente que no tenía ni idea diferenciara los personajes de cómics

Pages : 83

Tamaño de kindle ebook :  897 kb

Autor De La  novela : Abby Baker

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

El amor no cierra a mediodía – Abby Baker

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El amor no cierra a mediodia – Abby Baker.pdf
El amor no cierra a mediodia – Abby Baker.pdf
El amor no cierra a mediodia – Abby Baker.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

3 Comments

  1. por favor me podeis decir como decargar los libros antes me dejaba pero ahora no habeis echo algun cambio espero vuestra respuesta gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------