---------------

El chico que limpiaba lápidas – Mac Berloffa

El chico que limpiaba lápidas – Mac Berloffa

El chico que limpiaba lápidas – Mac Berloffa

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

1. UN PASO ADELANTE
Ana recién salió del baño. Abre la puerta del ropero, agarra unos jeans y una camisa negra y se viste. Mira una foto donde se la ve acompañada de un hombre. Se
pone sus lentes oscuros, toma su cartera y un jarrón con claveles rojos. Sale del edificio en su auto y se dirige hacia el cementerio Vientos de Paz.
Al llegar, camina por el césped, entre las lápidas, hasta encontrar una en la que se lee «Leonel Pérez (14/08/1977-01/05/2011)». Ana coloca las flores sobre esa
lápida. Se quita los lentes oscuros y mueve la cabeza negativamente. Un chico menudo y flaco, de cerca de unos trece años, con una mochila en la espalda, camina
lentamente en su dirección.
Señora, ¿puedo ayudar?
Ana se asusta ante la presencia del muchacho.
¿Qué?
Disculpe la molestia, pero ¿puedo limpiar? Voy a dejar la lápida bien limpia y brillante.
Ana aún está inquieta y se queda mirando al chico por algunos instantes. Sin ganas, continúa la conversación.
¿Cuánto cobras?
Usted me puede pagar lo que quiera.
Ana, aún observándolo, le dice que sí. Entonces el chico se agacha delante de la lápida y se saca la mochila de la espalda. Agarra un cepillo, dos mitades de un
limón y una botella de agua. El limón está casi seco, pero él empieza a exprimirlo y a mezclarlo con el agua sobre la lápida. Inicia la limpieza con mucho respeto.
El día está caluroso y el chico interrumpe su servicio por un momento. Se seca el sudor, tira un poco más de agua sobre la lápida y continúa refregando sin parar.
Después de cerca de quince minutos, Ana, sintiendo pena por el chico, lo detiene.
Esta bien así, no hay necesidad de continuar.
Solo un poco más, señora. ¡Falta poco! responde Miguel.
Esta óptimo. No precisa más. Ahora lávate bien las manos para que el limón no te manche la piel.
Sí, señora.
El chico tira agua sobre la lápida y una figura aparece al lado del muchachito. Mas Ana no consigue verlo.
Señora Ana, su marido Leonel está agradeciéndole por haber venido.
¿Qué?
Él quiere agradecerle por sus visitas en todos estos años.
¿Cómo sabes mi nombre? ¿Me estás espiando?
¡No, señora! Él me dijo su nombre y yo solo estoy transmitiendo su mensaje.
No juegues con una cosa tan seria.
No estoy jugando. Él pide que la felicite por su cumpleaños, que es mañana. Él también dice que le gustaría regalarle algo.
¿Qué es lo que tú quieres de mí?
Ana abre su billetera y agarra dinero. Enseguida lo deja sobre la mochila del chico, que está sobre el césped.
Es para ti. ¡Muchas gracias! Y se da vuelta para irse.
Gracias, pero no precisa pagarme si usted no me cree.
Ana se detiene y da media vuelta en dirección al chico. Pero este desapareció y el dinero vuela sobre el césped. La viuda mira hacia todos los lados y no lo
encuentra. No hay ningún lugar donde él pudiera esconderse.
¿Dónde estás? ¡Deja de asustarme!
Ana escucha la voz del chico:
Su marido Leonel le regalaba rosas blancas en su cumpleaños, ¿verdad?
Por favor, no me atormentes más.
Su marido pide que se lleve las flores que usted le trajo, como regalo por su cumpleaños.
Ana mira el jarrón. Los claveles que eran rojos se vuelven blancos delante de sus ojos, que se llenan de lágrimas. Ella toca las flores, y siente su aroma. En ese
momento el chico aparece nuevamente a su lado.
Fui a buscar más agua. ¿Ahora usted cree en mí? Pregunta, y comienza nuevamente a limpiar la lápida.
Esas flores son claveles, pero huelen a rosas comenta sonriendo. ¡Muchas gracias!
No me agradezca a mí. Agradézcale a su marido.
Tú tienes un don maravilloso. ¿Cuál es tu nombre?
Miguel.
¡Qué lindo nombre! Tienes el nombre del arcángel. ¡Gracias! Muchas gracias por el mensaje. Mi mayor deseo es que Leonel esté en paz.
Él dijo que no porque él murió usted tiene que dejar de vivir.
Pero hace…
Cinco años que él se fue completa Miguel.
¡Sí!
Ya pasó mucho tiempo. ¡«Viva la vida»!
Él siempre decía eso.
Ana pone el jarrón en el suelo y al levantarse ve a su marido y empieza a llorar. Da algunos pasos en su dirección. Una luz muy fuerte y brillante aparece detrás
de Leonel. Ana se protege los ojos con las manos y continúa intentando mirar hacia la luz, hasta que escucha la voz de Leonel:
¡No llores, mi amor!
Es difícil aceptar tu muerte dice Ana.
Ya lo sé, ¡pero los ángeles te guiarán!
Pero no consigo…
¡Siempre te amaré!
Y la luz desaparece junto con Leonel.
¡Está pronto! dice Miguel, señalando la lápida completamente

Orden de autor: Berloffa, Mac
Orden de título: chico que limpiaba lápidas, El
Fecha: 12 ago 2016
uuid: 4952eddb-55a0-4799-b2b4-54d589bcbbbc
id: 88
Modificado: 12 ago 2016
Tamaño: 0.44MB

Novela kindle  Comprimido: no

Novela kindle Format : True 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El chico que limpiaba lapidas – Mac Berloffa.pdf
El chico que limpiaba lapidas – Mac Berloffa.pdf
El chico que limpiaba lapidas – Mac Berloffa.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------