---------------

El dulce vuelo de las mariposas – José Manuel Portero

http://8.t.imgbox.com/AqXX8DRx.jpg

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

El dulce vuelo de las mariposas – José Manuel Portero

Con paso tranquilo el matrimonio Gillmore caminaba por la avenida principal del pueblo. La pareja de ingleses, con sus dos chicos a un metro de distancia, fue a
preguntar algo a un transeúnte. John Gillmore tuvo que esforzarse para hacerse entender, consiguiéndolo cuando sacó del bolsillo un folleto que mostró al lugareño.
¡Ah, ya…! ¡El telecabina! exclamó el hombre. Se volvió, elevó la vista y les indicó con la mano una de las torretas del artilugio que subía al Calamorro y que
desde aquel lugar aún resultaba visible.
Los cuatro iban vestidos con pantalones cortos, camisetas deportivas, unas gorras de visera, zapatillas de loneta y sendas mochilas a la espalda. El día de sol
radiante ¡qué distinto del nuboso Manchester, oh dear!, invitaba a salir al campo. Decidieron hacer caso al recepcionista del hotel que les orientó sobre la
posibilidad de subir al Calamorro y ver el espectáculo de las aves rapaces. Peter, de doce años recién cumplidos, fue el que puso más empeño en la excursión, no en
balde de mayor deseaba ser biólogo y emular a los protagonistas de los magníficos documentales sobre la naturaleza salvaje emitidos por la BBC. Mary, casi dos años
mayor, iba a regañadientes: ¡era una estupidez desaprovechar un día de sol tan espléndido y seguir dorando en la playa su piel de melocotón!
Llegaron a las instalaciones y, tras sacar las entradas, accedieron a la plataforma de salida. Ocuparon una cabina que comenzó a escalar la empinada ladera. A medida
que subían, las vistas se volvían espectaculares, con la ciudad a sus pies, las villas y casas de campo, las piscinas como manchas de cielo entre la blancura de las casas y
el verde de las zonas ajardinadas, en contraste con el cálido rojo de los tejados. Al frente, el muro rocoso de la montaña que parecía impedirles el paso, y el azul intenso
del cielo.
Alice tomó la mano de su marido para tranquilizarse: siempre le habían dado un poco de vértigo las alturas. Nada importante, sin embargo. John le sonrió y apretó
cariñosamente los dedos. El viaje de media hora de duración merecía aquel pequeño sacrificio.
Una vez en la plataforma de llegada, Peter propuso seguir subiendo por los estrechos escalones labrados en la roca hasta la cima, que se adivinaba cerca. Alice se
retiró hasta un mirador para contemplar el grandioso espectáculo de la costa visto a casi un kilómetro de altura, con la bahía y la ciudad de Málaga y toda la línea de
pueblos, apenas sin interrupción, bañados por el Mediterráneo: Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola y, más al oeste, Marbella. Una ligera neblina impedía
vislumbrar con certeza si la lejana bruma gris del horizonte se correspondía con la costa africana.
¡África! dijo la mujer señalando con el dedo, dándolo por hecho.
Parece que sí. ¡Tan próxima y tan lejana…! respondió el señor Gillmore, a la vez que miraba su reloj. Bueno, cariño, faltan cinco minutos para que comience
el espectáculo de las águilas que tanto interés teníamos en ver, en especial Peter dirigiéndose a este, añadió: Podemos subir a la cima cuando haya terminado la
función.
Por un sendero, caminaron unos cien metros hacia el norte donde, aprovechando una terraza natural del terreno, la empresa del telecabina había instalado unas
casetas que daban cobijo a las aves rapaces.
La familia Gillmore se acomodó en unas gradas de madera construidas frente a las jaulas de los animales y, junto al numeroso público, se dispuso a contemplar la
exhibición. Peter sacó de la mochila la estupenda réflex, regalo en su reciente cumpleaños, preparado para no perder detalle y fotografiar todo lo que le resultara
interesante, mientras su hermana hacía un mohín de resignado disgusto.
El presentador, un tipo de unos treinta y pocos años, bigotudo, con aspecto de simpático aventurero, vestido con ropa de camuflaje, provisto con un guantelete de
halconero en su brazo izquierdo y en la derecha un micrófono, se dirigía al público alternando el español y un perfecto inglés. El hombre bromeó con la posibilidad de
que las poderosas aves pudieran llevarse en sus fuertes garras a alguno de los niños que abundaban entre el público. Además, para intranquilidad de Alice Gillmore y de
su hija, añadió que era posible que las rapaces se posaran sobre la cabeza o los hombros del público asistente. ¡Era parte del espectáculo!
Un ayudante sacó un gavilán de una de las jaulas. Con una piel de conejo como señuelo, el entrenador le hizo volar en círculos, lanzando la piel al aire para que la
rapaz la atrapara al vuelo. Mientras el público aplaudía entusiasmado, Peter no dejaba de disparar su cámara. A este número siguieron otras demostraciones con
distintas especies: un halcón, un azor, un majestuoso búho real… Finalmente llegó la hora de las grandes rapaces.
De uno de los casetones sacaron dos buitres leonados que provocaron la admiración del público. Los ayudantes los hicieron posar sobre sendos postes de madera
clavados al suelo, a la vez que el presentador explicaba sus características. A uno de ellos le hizo extender las alas, de más de dos metros de envergadura, en una
demostración de poderío.
El hombre tocó el silbato y las carroñeras alargaron su largo y desnudo cuello a la vez que agitaron enérgicamente las alas desplazándose en horizontal hacia el
acantilado, hasta encontrar las corrientes térmicas que les hicieron subir rápidamente sin apenas esfuerzo.
Con el zoom puesto al máximo, Peter no se cansaba de hacer fotografías. Ahora, las aves apenas eran un punto en el deslumbrante cielo azul. Giraron y giraron en
elegantes vórtices, sin esfuerzo aparente, sin agitar sus enormes alas, en una exhibición impecable del mejor vuelo sin motor jamás inventado. Durante unos instantes se
perdieron de vista tras la cima del Calamorro. El hombre

Pages : 198

Tamaño de kindle ebook : 1,25  MB

Autor De La  novela : José Manuel Portero

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

El dulce vuelo de las mariposas – José Manuel Portero

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El dulce vuelo de las mariposas – Jose Manuel Portero.pdf
El dulce vuelo de las mariposas – Jose Manuel Portero.pdf
El dulce vuelo de las mariposas – Jose Manuel Portero.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------