---------------

El retorno del Dios Viracocha – Luisa Lopez

El retorno del Dios Viracocha – Luisa Lopez

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

El retorno del Dios Viracocha – Luisa Lopez

Un cielo negro se extendía sobre el Cuzco. Toda la noche lo había embellecido la Luna derramando su luz sobre la muchedumbre concentrada en la gran plaza; y ahora,
cercana ya la salida del Sol la diosa se retiraba tras los montes para ceder el escenario a su esposo divino. Sólo las estrellas rompían en lo alto la pureza de las sombras.
No brillaban luces en la tierra, ya apagada la totalidad de las lámparas, hogueras y hasta el fuego sagrado que los sacerdotes habían dejado extinguir en el templo, a la
espera de una próxima consagración. Porque ese día, solsticio de verano, primer día del mes del Inti Raimi, el imperio incaico celebraba el comienzo de un año nuevo. El
año 1526, en la cronología cristiana.
El Inca Huayna Capac presidía la ceremonia en su trono de oro. Todo el recinto estaba ocupado por los nobles cuzqueños y los llegados de otras provincias, todos
ataviados con las ropas, tocados e insignias de sus tribus, pero todos descalzos y en cuclillas, mirando hacia oriente, esperando la salida del dios Sol. El pueblo se
amontonaba más al Sur, en los campos reservados a las residencias de los futuros soberanos.
Llegó el alba, el firmamento perdió su negrura y las sombras se disolvieron en una luz rosácea que dio vida a los rostros, devolvió su volumen a los edificios e iluminó
el semicírculo de montes que circundaba la ciudad del Cuzco, elevando hasta el cielo la mole de su eterno guardián, el gran monte Ausangate. Huayna Capac saludó al
amanecer con una reverencia, y con voz baja y profunda inició la salmodia que durante todo el día acompañaría el recorrido del astro dios, al punto coreada por miles de
gargantas. La muchedumbre saludó la aparición del Sol con un grito atronador. Sonaron las flautas, batieron los tambores y la plaza vibró con un fervor místico.
Los festejos comenzaron con la ofrenda de frutas y bebidas, a la que siguieron bailes y la celebración de sacrificios. A media mañana el Inca abandonó su trono y, en
rica litera de oro, escoltado por un cortejo de nobles y precedido por siervos que barrían su camino con grandes abanicos de plumas, cruzó la plaza en dirección al
templo para adorar a la imagen de su padre el Sol, representado por un enorme disco de oro. Al mediodía, el sumo sacerdote se dispuso a oficiar la ceremonia cumbre de
la fiesta, la consagración del fuego nuevo. Puesto en pie, con su mano derecha levantó un medallón cóncavo de metal bien pulido, y concentró los rayos solares sobre el
copo de algodón purísimo dispuesto frente a él en un vaso de oro.
En ese momento sublime, en ese instante sagrado un águila real entró volando en la plaza perseguida por halcones y cernícalos. Los miles de personas que colmaban el
recinto se estremecieron ante el augurio. Porque en ese día santo, primero del mes del Inti Raimi y primero del año, la presencia de la reina de las aves sólo podía
significar una cosa: la suerte del imperio.
Voló sin tregua el animal acosado por sus perseguidores, que ya le asaetaban a picotazos. A punto estuvo de caer en un extremo de la plaza, sobre los leños apilados
para asar las viandas que el Inca obsequiaría a sus súbditos. Al fin pudo recuperarse y remontar el vuelo. En su huida pasó sobre el trono de Huayna Capac, a quien
regó con una lluvia de plumas. La lucha se encarnizó cerca de los candiles preparados para recibir el fuego sagrado y repartirlo por los templos y las casas de las
Vírgenes del Sol, que lo custodiarían y mantendrían vivo hasta el próximo año. Fue un ataque despiadado, que la muchedumbre siguió con ansiedad. Tras unos débiles
intentos de resistencia, el águila buscó refugio en tierra, dejándose caer entre los sacerdotes, quienes se apresuraron a espantar a los halcones y cernícalos con rápidos
movimientos de brazos.
Entonces se supo el porqué de la persecución. El águila padecía una enfermedad que le había despojado del plumón y recubría su piel con una costra. Tan angustiado
como sus súbditos, Huayna Capac ordenó la presencia de los sabios depositarios del saber medicinal. Pero el águila no tenía cura. Alimentada, protegida y cuidada con
un mimo y una atención supersticiosos, moría después de una larga agonía, sumiendo

Pages : 146

Tamaño de kindle ebook : 1,40  MB

Autor De La  novela : Luisa Lopez

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

El retorno del Dios Viracocha – Luisa Lopez

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

El retorno del dios Viracocha – Luisa Lopez.pdf
El retorno del dios Viracocha – Luisa Lopez.pdf
El retorno del dios Viracocha – Luisa Lopez.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------