---------------

En sus manos – Jessica Lopez Villanueva

En sus manos – Jessica Lopez Villanueva

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

En sus manos – Jessica Lopez Villanueva

paredes blancas y negras junto con el suelo negro de mármol hacían de él un lugar sencillo a la par que lujoso. En la entrada había una pequeña recepción con
guardarropa. Dos pequeños escalones daban acceso a una gran sala con una barra en el centro y unos sofás repartidos alrededor, pegados a las paredes. Cada uno de
ellos quedaba bajo unas lámparas metálicas muy modernas que aclimataban la zona dando una tenue iluminación. La barra estaba algo más iluminada, pero los sofás
parecían invitar a… bueno, a lo que tenían que invitar, claro. En cuanto entramos, Nuria pidió unas copas, me presentó a varios hombres y mujeres, y me sorprendí de
que mi mejor amiga conociese a tanta gente en ese lugar. Pasada una media hora mi amiga se marchó con dos chicos, muy atractivos, por cierto. Al pasar por mi lado de
la mano de esos hombres murmuró una palabra en mi oído: «Diviértete». Esa simple palabra y un guiño fueron su despedida.
Me ha dicho Nuria que es la primera vez que vienes…Me gustaría que fuese la primera de muchas me susurró un chico rubio de ojos… ¿grises? Sí, creo que sí.
Con esa luz era difícil apreciarlo.
Sonreí tímida, incapaz de articular palabra. No puede decirse que sea una persona tímida ni introvertida, más bien todo lo contrario. Bueno, quizá la idea de saber a
qué iba toda esta gente allí era una de las causas de mi reciente mutismo. «¿Qué estás haciendo tú aquí?», Me preguntó una vocecita en mi interior. Hice caso omiso de
ella y me convencí a mí misma de que no estaba haciendo nada malo. Al fin y al cabo, soy una chica libre, soltera, y no hago daño a nadie.
Dime… ¿Te gustaría jugar? me preguntó el guapetón que tenía delante con una sonrisita lasciva.
Algo, o más bien alguien, captó mi atención. Un hombre, pero no el que tenía delante. Sentí algo extraño al verlo. Su mirada, esa que apenas podía apreciar por la
poca luz, me cautivó por un breve instante.
Perdona… Eh… ¿jugar? pregunté antes de poder morderme la lengua. Jugar, follar, retozar… En fin, como quieras llamarlo. ¿A qué crees que se viene aquí?
escuché de nuevo una vocecilla en mi interior riéndose de mí.
Me revolví un poco en mi sitio y contesté con una sonrisa en mis labios.
Ah… Claro asentí ensanchando más mi sonrisa y mirando disimuladamente en dirección al hombre que había logrado captar mi atención durante unos segundos,
causándome una corriente extraña con esa simple mirada. Ya no estaba.
El chico que tenía delante haciéndome una proposición nada decente era agradable. No es que hubiese hablado mucho con él. Desde luego nunca me había ido a la
cama con nadie habiendo interactuado tan poco, pero, la verdad, el tío tenía un buen polvo, eso no podía negarlo. Tenía un buen cuerpo: unos brazos bien marcados,
anchito de hombros y algo más alto que yo. Y esos labios carnosos que invitaban a… ¿besar? Vale. Esto me recordaba algo. Quizá era algo estúpido, pero no estaba
dispuesta a ello. A saber todo lo que había pasado por esa boca. Podía protegerme con un condón, pero ¿qué iba a ponerme para hacerlo en la boca?
Solo una condición: no quiero besos. Sexo sí, besos no.
El chico sonrió un momento asintiendo con la cabeza. Al momento me estaba llevando de la mano a un reservado. Todo era extraño. En la entrada del reservado había
una cajita plateada, al lado de la puerta, llena de máscaras de la época. Eran muy bonitas, de varios colores, y todas ellas con plumas. Cogió dos y me pasó una de ellas.
Se colocó la suya con facilidad y me ayudó a ponerme la mía. «¿Todos llevarán una?», me pregunté. La decoración de la habitación era muy parecida a la de la entrada,
solo que aquí se añadía el color rojo en las lámparas, cortinas y sábanas. Lo segundo que hizo después de ayudarme con la máscara fue pedirme que me pusiese cómoda
en la cama y sacar una botella de agua y una toalla de un pequeño armario blanco. Creo que debió de verme la cara de confusión.
Aquí es muy importante la higiene. No dudo que vengas limpia, pero siempre es preferible que todas las personas que participen se laven antes.
Oh, claro. Está bien, es tranquilizador saberlo.
Mientras nos lavábamos pensé: «¿Ha dicho todas las personas que participen? ¿Varias?». ¡Joder! Ya me impresionaba la idea de llegar y dejar que un desconocido
me follase, pero ¿varios? En ese momento creo que no me hubiese venido mal otra copa.
Tranquila. Relájate. Si hay algo que no te gusta o te sientes incómoda, solo tienes que decirlo y pararé, ¿de acuerdo?
Vale. Eso me tranquilizó. No puedo negar que el tío era sutil, atento y agradable, sobre todo a la vista. Se acercó a la cama y me pidió que me quitase el vestido del
todo. Me lo había subido para lavarme, pero todavía lo llevaba puesto. Me ayudó a sacarme el vestido por encima de la cabeza y empezó a comerme con la mirada. Yo
le sonreía mientras él pasaba su pulgar por mi labio inferior. La otra mano la acercó a mi cadera, apretándome contra él. Madre mía, ya estaba duro. Bajó la mano por mi
cuello hasta llegar a mi pecho para rozar suavemente el pezón. Poco a poco fue bajando por el costado, acariciando mis costillas, hacia mi sexo, dónde me deleitó
trazando círculos alrededor de mi clítoris. La verdad es que al chico no se le daba nada mal. Me

Pages : 103

Tamaño de kindle ebook :  959 kb

Autor De La  novela : Jessica Lopez Villanueva

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

En sus manos – Jessica Lopez Villanueva

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

En sus manos – Jessica Lopez Villanueva.pdf
En sus manos – Jessica Lopez Villanueva.pdf
En sus manos – Jessica Lopez Villanueva.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------