---------------

Encendida Millonario de la mafia rusa 2 – Alena García

Encendida Millonario de la mafia rusa 2 – Alena García

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Encendida Millonario de la mafia rusa 2 – Alena García

etc. Tiene que haber una motivación y, sobre todo, algún tipo de compensación económica. Este Petrov no vivirá del aire, Martínez ironizó el comisario, Juan
Estévez.
No sabemos de qué vive. Seguramente será responsable de algún que otro crimen contra miembros de distintas mafias, pero jamás deja su huella como la deja
cuando actúa en defensa de la población. Tiene como dos caras. Puede ser un matón auténtico, un asesino a sueldo clásico, de manual, y, a veces, cuando le da a él la
gana, se convierte en una especie de héroe de tebeo y va a la caza de pequeños delincuentes, violadores, matones de baja estofa.
Analicemos este crimen empezó a explicar Juan. Una niña de catorce años estuvo a punto de ser violada el miércoles por la tarde en el barrio de San Blas. La
niña asegura que eran tres, uno negro, otro blanco con aspecto de nórdico y otro que podría ser español. Cuando ya la tenían casi desnuda, comenzó a escuchar
petardeos del escape de una motocicleta potente. Después otro, luego otro más. Los violadores se detuvieron de repente, soltaron a la cría, que aprovechó esto para
salir de allí volando, y giraron sus cabezas siempre según el relato de la niña buscando a los moteros. No se veía a nadie, pero el estridente sonido de los escapes no
dejaba lugar a la duda, había motos cerca.
La niña ha declarado que, en ese momento, se oyó una voz gutural, de hombre, diciendo esta frase: “¿Os gustan las niñas, hijos de puta?” continuó Martínez.
A continuación se escuchó otra frase más, la última continuó el policía: “A nosotros nos gusta cazar cerdos hijos de puta pervertidos y cobardes. Podéis
empezar a correr, ratoncillos. No habrá escapatoria para ninguno de los tres”.
Bien, esas fueron las últimas palabras que la niña logró escuchar. Y ahora tenemos, casualmente, a tres hombres que coinciden con la descripción de la niña
cortados en trozos. A uno le amputaron las manos y un pie. A otro el pene y los testículos, que se los metieron en la boca. Y al tercero le cortaron las orejas y la nariz.
¡No podemos consentir estas aberraciones por más tiempo! gritó el comisario, furioso.
Como viene siendo habitual, señor comisario, no hay testigos, nadie ha visto nada. Los cuerpos no tienen un solo hilo o pelo para poder rastrear nada. Solo
tenemos las sospechas de que son ellos, la banda de Julio Petrov, por los sonidos de los escapes que la chavala dice recordar perfectamente. A esta niña la han salvado
justo en el momento adecuado.
> A ver, señor comisario, le seré sincero porque yo también tengo hijas, nada menos que tres. Si hubiesen violado a la niña, y ella les hubiera reconocido en una
rueda de sospechosos, ¿dónde estarían ahora esos cerdos? Muchos compañeros piensan igual que yo y no están demasiado motivados como para seguir con la
investigación. Se ha hecho justicia. No estoy justificando la matanza, que es algo macabra, pero lo que está claro es que, al menos esos tres, no van a hacerlo con más
pobres infelices. <
Salga del despacho, Martínez. Ya he escuchado suficiente. No vivimos de opiniones, sino de hechos.
Precisamente, señor comisario. Precisamente.
* * * *
Julio Petrov se había levantado a las seis y media. Tras una corta y revitalizadora ducha, había tomado un desayuno compuesto de cereales, leche, huevos y proteína
en polvo y se había ido, como cada mañana, al gimnasio de su colega Richard, el irlandés loco. Julio Petrov, de madre española y padre ruso, era un hombre que medía
un metro y ochenta y ocho centímetros, pesaba 115 kilos de puro músculo que pulía a diario en la sala de pesas y máquinas.
Moreno de piel y cabello como la madre, de ojos gris claro heredados del padre, su carácter era difícil pero nunca se comportaba injustamente. Amaba la lealtad entre
amigos y familiares, las motos, los viajes, hacer su propia justicia y ligarse tías buenas. De vez en cuando recibía algún encargo del gran Román Urálov, que confiaba en
él cuando necesitaba que la víctima fuera humillada y apropiadamente castigada, sin concesiones ni chapuzas de aficionados.
¿Qué rutina tienes hoy, Julio? quiso saber Richard, el dueño del gimnasio “PONDUS”.
Hoy vamos a machacar un poco pectoral con gemelos y abdominales. He dormido poco y estoy algo cansado. Una cosa ligera explicó Julio. 25 series de
pecho, 8 series con peso máximo para los gemelos, en la máquina, y algo de “burro”, y terminaré con 35 minutos de abdominales con descansos de quince segundos
entre series.
Bonito panorama, amigo. Oye, Julio, ayer por la tarde vinieron dos policías preguntando por ti. Me parecieron muy cotillas, esos tíos.
¿Les diste boleto? inquirió Petrov.
Me hice el longuis, pero me apretaron mucho. Les dije que llevabas sin venir por el gimnasio dos semanas informó Richard.
Pero, Richard, si vengo a diario, coño. ¿Cómo se van a tragar ese cuento? Eres cojonudo, tronco.
No sé, fue lo primero que se me ocurrió. Si luego hacen comprobaciones, diré que el que no vine en dos semanas fui yo, que estuve enfermo. Y punto pelota,
¿que no? dijo el dueño entre carcajadas nerviosas.
No te preocupes por nada, tú haces tu trabajo. Si quieren saber dónde estoy, que

Pages :24

Tamaño de kindle ebook :  524 kb

Autor De La  novela : Alena García

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Encendida Millonario de la mafia rusa 2 – Alena García

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Encendida (Millonario de la mafia rusa 2) – Alena García.pdf
Encendida (Millonario de la mafia rusa 2) – Alena García.pdf
Encendida (Millonario de la mafia rusa 2) – Alena García.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------