---------------

Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano

Encuentros creativos expresivos - Adrián Scribano

Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano

Descargar libro Gratis   De Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano En PDF
A modo de introducción
María Eugenia Boito, Gabriel Giannone
y Cecilia Michelazzo
“El hombre es el objeto inmediato de
la Ciencia natural
pues la naturaleza sensible inmediata
para el hombre
es inmediatamente la sensibilidad
humana (una expresión idéntica)
en la forma del otro hombre
sensiblemente presente para él;
pues su propia sensibilidad sólo; a
través del otro existe
para él como sensibilidad humana”
Carlos Marx, Tercer manuscrito,
Propiedad privada y comunismo,
(1844).
El libro que presentamos a
continuación es resultante de un
ejercicio analítico e interpretativo
realizado por Adrián Scribano a partir
de un Proyecto de Transferencia de la
Ciencia (PROTRI 2010), orientado a
generar condiciones para la expresión
creativa de las sensibilidades de
pobladores que habitan en la ciudad de
Córdoba (2010-2011), en vistas a
potenciar sus capacidades diagnósticas
sobre el quehacer colectivo.
La propuesta de intervención es
original con relación a: a-el objeto (el
trabajo sobre las sensibilidades
conformadas socialmente) b-la
modalidad (la realización de ECE
(Encuentros Creativos Expresivos) para
generar las condiciones de aparición de
las emociones, las formas de exponerlas
y las maneras que tienen los sujetos para
vivir/interpretarlas) y finamente c-los
tipos de apropiación de la experiencia
por parte de los destinatarios, orientadas
a potenciar —para si— y replicar —en
otros— las capacidades y habilidades
para poder/ver y poder/operar sobre los
marcos de posibilidad/constricción de
la acción colectiva.
a- Con relación al objeto: de lo que
se trata es de un tipo particular de
diagnóstico que actúa sobre la
expresividad del carácter sensible de
las prácticas sociales. Si como afirmaba
Marx, para cada hombre su propia
sensibilidad sólo; a través del otro
existe para él como sensibilidad
humana, la propuesta que prologamos
opera instanciando la posibilidad de
manifestación de las sensaciones,

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano


a
partir de preguntas tales como: ¿Qué y
cómo nos sentimos cuando llegamos el
barrio? ¿Cómo nos sentimos hoy? ¿Qué
sensaciones nos genera el presente del
trabajo colectivo en el barrio? ¿Cómo
nos gustaría sentirnos en el futuro?
Aquí Scribano recupera y desarrolla
una forma de interpretación e
intervención que viene ensayando desde
hace varios años. En Una voz de
muchas voces. Acción Colectiva y
Organizaciones de Base. De las
prácticas a los conceptos1 presentaba
los lineamientos fundantes de la
estrategia metodológica que hoy
reconocemos en otro plano de
elaboración y sistematicidad, en la cual
ya se evidenciaba tanto la primigenia
orientación “hacia una sociología de la
‘experiencia’” (1998: 107)2 en tanto uno
de los supuestos epistémicos que rigen
el análisis, como la orientación
metodológica que vincula creatividad y
acción colectiva en las prácticas de
expresión que concretan los sujetos
sociales. Consideramos pertinente
recordar la fuerza que impulsó aquel
escrito, ya que recurre y persiste en el
presente libro:
La motivación central de lo que se
presenta en este trabajo es
contribuir a la discusión de la
construcción de conocimiento
científico sobre nuestra realidad
social. Operando bajo el supuesto
que, dicha discusión, es una de las
tareas que se deben realizar para
armar entre todos caminos de
emancipación social. Con la
esperanza que en algún momento de
nuestra estructuración social
muchas voces sean una voz. (2003:
7)3
Más allá de esta continuidad, en la
obra que estamos prologando Scribano
profundiza una hermenéutica crítica de
la obra marxista que parte de los
Manuscritos en los que Marx –
recuperando las reflexiones de un tipo
de materialismo “primitivo” como el de
Feuerbach- indica el punto de
fundamento y de partida de la práctica
científica: “La sensibilidad (véase
Feuerbach) debe ser la base de toda
ciencia (…) El primer objeto del
hombre —el hombre— es naturaleza,
sensibilidad, y las especiales fuerzas
esenciales sensibles del ser humano
sólo en la Ciencia del mundo natural
pueden encontrar su autoconocimiento,
del mismo modo que sólo en los objetos
naturales pueden encontrar su
realización objetiva”(Marx 1974:152)
Partiendo de los Manuscritos, afirma
Scribano en Una sociología de los
cuerpos y las emociones desde Carlos
Marx (Scribano, 2013)
Para Marx las sensaciones son
“afirmaciones ontológicas” es
decir los hombres nos constituimos
enhebrados por ellas en tanto seres
humanos. Para Marx los seres
humanos somos un momento de
superación de la “naturaleza” en
cuanto podemos reconstruir la
relación entre necesidad y
existencia, somos seres vivientes
en tanto sintientes (…) La actividad
como autoafirmación del hombre
conecta pasión y apropiación de lo
‘natural’ e intersubjetividad con la
co-presencia corporal en lo social.
La sensibilidad transforma al
hombre en humano en tanto proceso
afirmativo del contenido humano de
los objetos que hace para si en
tanto especificidad exterior y
actuante. La ‘consciencia’ (saberhacer-
sentir) del hombre toma
como punto de partida y ‘pre-tende’
ser vida vivida en tanto realidad
objetiva. Si el ser social determina
la consciencia hay una conexión
esencial entre ésta y las formas de
la sensibilidad que construye el
hombre. (2013: 7)4
Desde nuestra perspectiva -y
siguiendo la misma orientación teóricacomo
se recuerda en las Tesis sobre
Feuerbach Marx indica que la falla de
todo el materialismo anterior reside en
que no capta la cosa como actividad
humana, sensorial, como práctica; sino
de una manera inerte, pasiva. Esta
negación y renegación de la sensibilidad
activa como base y fundamento de la
reflexión científica es un proceso de
“larga duración”, una especie de
“revolución cultural” de plazo ampliado
que fue desplazando la complejidad de
lo viviente como soporte de los
procesos de reflexión; así, en diferentes
momentos lo sensible en su actividad y
como actividad constituyente fue
arrojado por la ventana y esta
intencionalidad se encuentra

Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano

incrementada en una época discursivista
como la actual, que suma un nuevo
pliegue de evitación a la interrogación
materialista sobre la actividad de lo
sensible.
Pero lo que ha sido objeto de este
mecanismo retorna e irrumpe; el lado
activo de lo que percibe el cuerpo a
través de las sensaciones vuelve como
“lo que nos pasa”, como algo que en
primera instancia se percibe como
extraño /aunque es propio/ y se impone
como sensaciones que atraviesan a los
sujetos que habitan en los escenarios
socio-segregados. En la ciudad de
Córdoba en particular los espacios de
trabajo compartido han sido
transformados sustantivamente durante
la última década, por tendencias
orientadas a la fragmentación de los
espacio/tiempo de comunalidad y estas
modificaciones se sienten como “una
vida de lucha” que “duele” en un
presente disgregado por las dificultades
para el encuentro colectivo, que se vive
como “poner la cabeza” en la vivienda
adquirida y el “ver desde la ventana” lo
que falta por hacer.5
Este punto de partida sostiene que el
hombre es naturaleza, sensibilidad:
otorga una particular significación a “lo
material” en tanto referencia y
consideración a procesos metabólicos
de los cuerpos con su entorno y a la
indagación sobre estados /dinámicas de
los intercambios de energías físicas,
psíquicas con el espacio y con los otros.
Desde aquí se dispone a la percepción y
sus transformaciones como lugar
privilegiado para reconocer ejercicios
de moldeo /modulación sobre la
experiencia social de los agentes en
íntima interacción con las
transformaciones de “lo natural”; es
decir -y siguiendo a Marx también en
este tópico- si “la formación de los
cinco sentidos es un trabajo de toda la
historia universal hasta nuestros días”
lo que nos afecta y los modos sociales
de afectación son una resultante
provisoria y contingente de la actividad
regulatoria presente, recurrente sobre el
humus socioperceptivo que enmarca las
prácticas.
Así cuerpo, percepción, emoción son
nodos que traman una perspectiva para
interrogar los estados del sentir que
manifiestan los sujetos, con relación a
sus vivencias sobre lo colectivo-barrial
en contextos de socio-segregación. Pero
además como el elemento de la
exteriorización vital del pensamiento,
el lenguaje, es naturaleza sensible
(Marx) los distintos soportes de la
expresividad utilizados por los sujetos
en los encuentros (habla, dibujo,
collage) remiten a particulares
estructuras de sentir/ estructuras de
experiencia espacialmente enclasadas
(Williams) y temporalmente situadas en
trayectorias de creciente
individualización y ruptura de los
colectivos antes identificados.
“¿Como se siente el barrio?” fue una
de las preguntas en el marco de los
encuentros. “Aplanado”-dice una mujer
que pertenece a una cooperativa de
vivienda- Desde este lugar de lectura, el
lenguaje como signo ideológico es la
arena de la lucha de clases en una
dirección material similar a la bajtiniana
pero además la naturaleza sensible del
lenguaje como discursividad encarnada
es semeinon corporal, lugar de fuerzas
que traman y re-organizan in situ, de
manera recurrente lo que afecta a los
sujetos y los modos sociales de
afectación, generando en este caso,
vivencias de ataxia. El campo de las
sensaciones es denso y desbordante, se
escapa y fuga a la fijación mental
mediante representantes ideativos; por
esto el “choque” de ciertas acciones o
decisiones sociales sobre la superficie
sensitiva del cuerpo (“aplanados” como
expresión, luego fue tramada
discursivamente como lectura sobre el
impacto de los planes sociales en las
formas de solidaridad y trabajo
colectivo pre-existente en el barrio) se
dice y se siente desde el cuerpo mismo,
también naturaleza sensible.
Lo dicho hasta aquí revela la
particular inscripción de la reflexión del
investigador cordobés en el campo de la
sociología de los cuerpos y las
emociones y en el presente libro retoma
algunas claves de lectura para indagar la
complejidad de la experiencia de “ser
cuerpo”: Cuerpo individuo, subjetivo y
social por un lado; cuerpo imagen,
cuerpo piel y cuerpo movimiento por
otro. Estos últimos son tomados como
señaladores (indicadores) de la
dominación social y como
localizadores de enclasamiento. Los
cruces entre estos se insertan en los
modos determinados que asumen las
particulares políticas de los cuerpos,
articulándose con los mecanismos de
soportabilidad social y los dispositivos
de regulación de las sensaciones
(Fragmento de apartado “El enfoque
teórico-metodológico”).
En este sentido, la propuesta de
interpretación/intervención de Scribano
encuentra similitudes con la arriesgada y
provocativa lectura de T. Eagleton sobre
las tradiciones de tres pensadores
centrales de la modernidad -Marx,
Nietzsche y Freud- como “estetas”, al
instalar al cuerpo en el campo de la
reflexión moderna desde algunas
consideraciones particulares: el cuerpo
que trabaja, el cuerpo como poder, el
cuerpo como deseo respectivamente. Es
decir, el cuerpo como objeto de
reflexión supone reconocerlo como
locus de conflictividad y de orden como
lugar de operatoria de los mecanismos
de soportabilidad social y los
dispositivos de regulación de las
sensaciones y como arena de lucha
donde se inscribe el trabajo ideológico
sobre la sensibilidad.
En el recorrido que propone el
investigador, el signo/ideología de
Bajtín deviene en signo/herramienta
desde perspectivas como la de Vigotsky;
y las emociones encuentran en la
selección y el uso de los colores una
metáfora cromática que hace posible el
análisis social. Esto último nos lleva a
abordar la específica y singular manera
de trabajar en el marco de los ECE.
b- Con relación a la modalidad:
“Toda vida social es esencialmente
práctica. Todos los misterios que
inducen a la teoría al misticismo
encuentran su solución racional en la
práctica humana y en la comprensión de
esta práctica.Lo más a que puede llegar
el materialismo contemplativo, es decir,
el que no concibe lo sensorial como una
actividad práctica, es a contemplar a los
diversos individuos sueltos y a la
sociedad civil” Carlos Marx, Tesis
sobre Feuerbach, VIII y IX.
Cuerpos enclasados en el marco de
geometría de la dominación colonial son
la resultante de ejercicios cotidianos,
persistentes e insistentes para expropiar
las energías de estos cuerpos, desalojar6
sus posiciones en el espacio urbano, y
disminuir sus posibilidades de hacer/por
si- hacer/con otros, redefiniendo por
sustracción el marco y las reglas que
configuran sus gramáticas para la
acción. Para decirlo sencillamente:
fijación de cuerpo en lugar /por clase/
como entorno que fija la movilidad y
margen del quehacer (posible,
deseable). Pero esa violencia
expropiatoria también tiene como botín
de guerra -según la expresión
benjamiana- la dimensión sensible
/expresivo-creativa /de las prácticas de
los sujetos. O más precisamente: lo que
sentíamos antes-lo que sentimos hoy-lo
que como puzzle de sensaciones en el
presente direcciona el hacer hacia un
tiempo por venir, también se encuentra
a-presado con relación a la posibilidad
y la significación de su emergencia expresiva.
A partir de esta constatación, el
uso de los colores actúa como metáfora
cromática que hace posible “soltar” la
expresividad y efectuar el análisis
social.
Si como afirmaba Marx: Toda vida
social es esencialmente práctica. Todos
los misterios que inducen a la teoría al
misticismo encuentran su solución
racional en la práctica humana y en la
comprensión de esta práctica, los ECE
posibilitaron la reapropiación y
actualización de un quehacer que parte
de la utilización de colores para poder
indicar emociones. En términos de
Scribano como:
Las intensidades y valencias de la
conexión cuerpo/color/emoción son
el resultado tanto de la bio-grafía
del sujeto, la historia social hecha
cuerpo en un tiempo/espacio
determinado y las sensibilidades
actuantes en el momento de un
proceso metafórico/hermenéutico
particular… Los ECE han
posibilitado realizar una pintura de
las problemáticas que mas
preocupan a los sujetos, como así
también identificar lo que éstos
sienten como logros o metas
alcanzadas.
Los ECE han evidenciado la
potencia de la expresividad de las
emociones en tanto vehículos tanto
de las obstrucciones y resistencias
(subjetivas), como de las
potencialidades creativas de los
sujetos (Fragmento del apartado
“ANEXO I: El proyecto:
Objetivos, actividades y
resultados”)
En sucesivos trabajos Scribano
propone alternativas para captar las
complejas relaciones entre creatividad,
expresividad, sensaciones y
emociones,7 trazando caminos para
“observar”, “registrar”, “analizar” e
“interpretar” las maneras mediante las
cuales los sujetos manifiestan sus
emociones cuando performan actos
creativos. Las comillas remiten y
acentúan el carácter indeterminado de
dichos momentos y la complejidad que
implican. Justamente por lo anterior -y
en el marco de su persistente interés por
lo metodológico- el autor ha propuesto
la noción de unidad de
experienciación8.
Unidad de experienciación implica
pasar de la dicotomía unidad de
observación-unidad de análisis, redirigiendo
la percepción al hiatus que se
abre entre el análisis y la observación
cuando se trata de la expresividad de la
acción, en vistas a identificar y
sistematizar el conjunto de
superposiciones emocionales que
advienen en un acto expresivo.
En vistas a reconocer huellas que
faciliten el recorrido de la construcción
de la noción de Unidad de
Experienciación, Scribano retoma
aportes de Vigotsky, Bhaskar y Thom
orientados a “dar-cuenta-de-laexperiencia”,
a partir de la capacidad
específica y la pertinencia interpretativa
de la Unidad de Experienciación (en
adelante, UE).
La consideración del signoherramienta
desde la perspectiva de
Vigotsky, le permite a Scribano abordar
las relaciones entre el acto creativo, la
imaginación y la producción de
imágenes a partir de lo real
experienciado por los sujetos sociales
(“Cuando los sujetos se expresan,
cuando construyen imagen, sintetizan de
un modo u otro tres procesos
concomitantes: la historia social de las
imaginaciones posibles hechas cuerpo,
la conexión del sujeto con la realidad en
la que esta inscripta su acción y el
conjunto de emociones que porta y crea
asociadas a sus propias creencias o
pensares”. Fragmento del apartado “Lev
S. Vigotsky: Las huellas de la
creatividad”).
Los aportes de Bhaskar al identificar
las estructuras constitutivas del hacer
humano (dominio cognitivo, afectivo,
expresivo y performativo) indican a las
UE “que” intentan aprehender en tanto
proximidades/distancias entre conocer y
sentir como “supuestos” de la acción
que efectivizan los agentes. (“Cuando un
grupo de sujetos elaboran
colectivamente un collage el producto
obtenido es a la vez el resultado de cada
una de sus potencias en cada uno de los
dominios de su acción individual, más el
plus de los efectos de todos esos
dominios en el acto creativo grupal”.
Fragmento del apartado “Roy Bhaskar:
Tras las huellas de la acción”).
De Réne Thom -matemático fundador
de las teorías de las catástrofes-
Scribano toma algunos desarrollos
anteriores en el campo de la topología
diferencial, donde introdujo la noción de
cobordismo. La definición de este
concepto es la siguiente: dos variables
de n dimensión son cobordantes si su
reunión constituye el borde de otra
variedad de dimensión, por lo que
entonces n+1.9 (“Cuando un grupo de
sujetos, como respuesta a una consigna
que les pide realizar un dibujo o un
collage de manera colectiva en el que
exprese sus emociones actuales respecto
a una problemática determinada cortan,
recortan, pegan, dibujan, escriben, etc. y
colorean una hoja de papel (grande), las
deformaciones posibles de sus
emociones y sensaciones cobran
realidad en el resultado obtenido, en
tanto una totalidad abierta pero no
clausurada por las singularidades
existentes provenientes de sus
experiencias individuales, la
preconstrucción de los materiales
usados (revistas, diarios, etc.) y las
conexiones/ desconexiones existentes
entre los individuos que conforman
dicho grupo. En este sentido las UE
“concentran” los hilos conductores que
hilvanan una trama de experiencias
deformadas en el espacio de creación
colectiva, permitiendo observar las
“superposiciones” entre sensaciones,
emociones y sensibilidades allí
expresada; entendiendo como
deformaciones (torsiones) al resultado
de las condiciones de cobordismo entre
las mismas”. Fragmento del apartado
“Réne Thom: Tras la huella de una
topología posible”).
En la IX tesis sobre Feuerbach, Marx
dice: “Lo más a que puede llegar el
materialismo contemplativo, es decir,
el que no concibe lo sensorial como
una actividad práctica, es a contemplar
a los diversos individuos sueltos y a la
sociedad civil”; desde nuestra
perspectiva, el trabajo que aquí
presentamos no sólo permite inteligilir
el plexo entre
pensamiento/sentimiento/acción que
conforma la estructura de experiencia de
los sujetos, sino que además la manera
de apropiación de la experiencia por
parte de los destinatarios, interpela a la
concreción de actividades prácticas que
van “más acá” de la contemplación: se
trata de re-tomar con las manos lo
producido con las manos; recobrar lo ex
– presado y ex – puesto en los
Encuentros en tanto fragmentos de lo
sensible que les pertenecen.
c- Los tipos de apropiación de la
experiencia por parte de los
destinatarios:
“¿Qué quiere decir dibujar? ¿Cómo se
llega a hacerlo? Es la acción de abrirse
paso a través de un invisible muro de
hierro que parece interponerse entre lo
que se siente y lo que es posible
realizar. Como hacer para atravesar ese
muro, pues de nada sirve golpear
fuertemente sobre él; para lograrlo se lo
debe corroer lenta y pacientemente con
una lima, tal es mi opinión” V. Van
Gogh, citado por A. Artaud, en Van
Gogh el suicidado por la sociedad.
El invisible muro de hierro que
parece interponerse entre lo que se
siente y lo que es posible realizar no
opera solamente en la Gran Historia de
los artistas geniales de la pintura (en
sentido benjaminiano), sino que este
mecanismo de regulación sobre el
carácter sensible de la práctica social
actúa en la modelación de un tipo de
estructura de experiencia que se
caracteriza no sólo por separar pensar/
sentir/actuar sino por a-presar las
posibilidades de ex-presión.
Constricción que se debe corroer lenta
y pacientemente porque contribuir en la
tarea de “des-atar” lo apresado supone
la interpelación a la complejidad del
cuerpo como vivencia sensible. Si el
cuerpo es el locus del orden y la
conflictividad social, hay dolores y
esperanzas encarnadas (como nudos en
la garganta, como emoción de volver a
estar con otros significantivos para
pensar/sentir/actuar en el escenario
colectivo); tramas expresivas de formas
inéditas de ejercicios de la violencia
cotidiana sobre la sensibilidad

Encuentros creativos expresivos – Adrián Scribano

Encuentros creativos expresivos - Adrián Scribano image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------