---------------

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi 

PDF Descargar que lucía radiante y a las Estrellas que
ya se abrían paso en el majestuoso cielo,
esas Estrellas que brillan como si nunca
hubiese pasado nada. El corazón de
Zangrid dolía mucho y nada cambiaría
eso, pues aún podía sentir la entrada de
un poderoso filo que se enterró en su
corazón y que de pronto salió
desangrándolo. Su herida no sanaba,
ni lo haría.
En el mismo bosque, pero en el
instante en que el sol se encuentra en el
cenit e ilumina todo el lugar, una joven
de largos y mojados cabellos se
encuentra dentro de un riachuelo, tiene
la mirada perdida en el agua que le
llega un poco más arriba de su cintura y
su rostro muestra una expresión de
infinita tristeza. Parece no comprender
lo que hace ahí, es como si acabara de
despertar y aún aferrada al sueño, no
lograra acoplarse a la realidad.
Después de un rato y con paso muy
lento, comienza a caminar.
Desorientada y aún con la mirada
perdida, sale del agua y tomando los
zapatos que están a la orilla del río, por
unos instantes se queda contemplando el
vasto bosque, luego se calza los zapatos
y ya lista para caminar, una imagen llega
a su mente, no es definida, sólo hay
brillos y un estruendo. Sorprendida y
sin entender lo que le está sucediendo,
lentamente se da vuelta y como
buscando una respuesta, sus ojos
recorren el río del que acaba de salir y
sin poder evitarlo, dolorosas lágrimas
empiezan a correr por sus mejillas.
Tratando de controlar el
inexplicable llanto, seca sus lágrimas
con los dedos y al hacerlo, descubre que
en las muñecas tiene dos marcadas
cicatrices y al instante una rara
sensación golpea su corazón, mezcla
ésta, de una gran emoción y una
profunda melancolía.
Otra imagen llega a su cabeza: un
jardín de flores y en él, una mujer
invocando a la Luna, y casi al mismo
tiempo, siente como todos los secretos
del bosque vibran dentro de ella y una
poderosa fuerza hace latir su corazón
aceleradamente. El sabor que lleva
esta imagen es dulce y amargo, y a pesar
de sentirse desconcertada, continúa su
caminar y poco a poco va acelerando el
paso, hasta que sin darse cuenta, se
encuentra corriendo sin rumbo.
Esta fuerza dentro de ella está
rodeada de angustia y desesperación,
corre y corre sin detenerse y aun cuando
siente que se queda sin aliento, sigue
corriendo hasta que pasa cerca de un
enorme y frondoso árbol, súbitamente y
muy agitada por la carrera, se detiene
frente a él. Lo contempla con los ojos
muy brillantes y sin saber por qué, se
acerca y se recarga en él como
queriendo consolarse del dolor
misterioso que lacera su corazón, cierra
sus ojos y como un milagro, llegó a ella
un instante de paz.

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi 

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi
De nuevo otra imagen llega a su
mente, infinidad de joyas llenas de
luz. Abre los ojos y al hacerlo, se
percata que junto al gran árbol se
encuentra la parte baja de un tronco, que
antes había sido un árbol tan frondoso
como en el que está recargada, alguien
lo había cortado, alguien había truncado
su vida sagrada y de pronto, siente más
deseos de llorar.
Algunas lágrimas son derramadas
por sus bellos ojos castaños y como si
el peso del mundo se le viniera encima,
se arrodilla junto al árbol y se recarga
en el tronco cortado. Por un largo rato
su vista quedó fija sobre la tierra,
mientras el sol secaba su ropa y su
cabello, que a la luz se veía rojizo.
Otra imagen llega, es como un sueño
que acaba de recordar, un par de ojos
luminosos y una armoniosa voz varonil
que la inundan de muchos
sentimientos. Infinidad de preguntas
golpean su mente:
– ¿Qué es este horrible dolor
en el pecho? ¿Por qué siento esta
tristeza que me abruma? ¿Qué ha
sucedido? ¿Qué hacía en ese río?
¿Cómo llegué a ese lugar?
Con todas las preguntas dando
vueltas en su cabeza, preocupada,
confundida y sin entender nada, se
levanta y decidida a salir del bosque, se
dirige hacia la cabaña que había rentado
para disfrutar de sus vacaciones. Al
entrar, se quedó de pie junto a la puerta
y recorriendo con la mirada todo el
interior, trataba de recordar qué era lo
que la había llevado hasta el río.
Después de un rato de observar y de
dar vueltas dentro de la cabaña sin
conseguir recordar nada, preparó su
equipaje y abordó su auto para regresar
a casa. Durante el trayecto de regreso
se dio cuenta, que cuanto más se alejaba
del bosque, crecía en ella la tristeza y la
invadía una angustia tan terrible, que sin
dudarlo, detuvo el coche al lado del
camino y dio rienda suelta al llanto que
ya la ahogaba. Experimentaba una serie
de sentimientos muy confusos, que la
hacían sentirse cerca de algo muy
importante, pero al mismo tiempo, tan
lejano. Solo tenía la sensación de un
sueño, pero de un sueño del que no
recordaba nada y deseaba
desesperadamente saber, recordar,
entender.
– ¿Qué está pasándome? –
sollozaba – ¿Por qué esta
angustia? ¿Por qué no puedo dejar
de llorar? ¿Por qué no puedo
recordar?
Poco a poco se fue tranquilizando y
observando a la maravillosa luna
plateada y a las brillantes estrellas que
iluminaban ya la oscuridad, decidida
arrancó el coche para continuar su

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi 

camino, ese camino que ahora le parecía
más largo y solitario. Aun cuando
sentía la extrema necesidad de regresar
al bosque, continuó su camino y no se
detuvo hasta llegar a su casa. Agotada
y con la esperanza de que por la mañana
todas las emociones se calmaran y poder
así, volver a ser la misma de siempre,
pronto se quedó profundamente
dormida.
Al despertar por la mañana y darse
cuenta que no había cambio alguno en
sus emociones, terminó por entender
que no tenía la menor idea de cómo
librarse de ese misterioso dolor en el
corazón, ni de esa angustiante tristeza
que invadía su ser, aceptó entonces, que
necesitaba pedir ayuda profesional.
Después de darse un largo y
relajante baño y mientras atendía los
detalles de su arreglo personal, llamó al
Hospital que le era conocido, pues
recordó que junto al consultorio del
Médico al que su familia asistía, estaba
el de un Psicoanalista. Habló con la
Recepcionista del Médico Familiar, una
señora mayor muy amable, que de
inmediato le consiguió una cita para dos
días después.
Sintiendo que los días transcurrían
terriblemente lento, finalmente llegó el
día de la cita, a la que acudió con
puntualidad. Desde el sillón en el
consultorio del médico y mientras
observaba las cicatrices en sus muñecas,
expuso un poco atropelladamente, todo
lo ocurrido en su viaje al bosque.
Los rayos del sol que entraban a través
de la ventana, hacían brillar más su
sedoso y rojo cabello.
– Ya le he expuesto lo que me
sucede, este dolor y esta tristeza
no parecen tener final, ya no
soporto… ya no puedo más. Mi
mente está llena de imágenes sin
sentido y sigo sin recordar… por
qué estaba yo en ese riachuelo
aquélla tarde. Sólo recuerdo
tener mucho frío y que de pronto,
me di cuenta que estaba rodeada de
agua. – Le informó,
mientras lloraba y respiraba con
cierta dificultad –
– Hábleme una vez más sobre
todo lo que recuerda de ese

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi
viaje. – Pidió el médico –
– Ya se lo he dicho todo,
bueno… lo que recuerdo.
Durante estos días he tratado de
mantenerme tranquila y serena,
para ver si algún recuerdo más
viene a mi mente, pero siempre
recuerdo lo mismo… ni un detalle
más.
– Cuénteme otra vez, pero más
despacio, yo creo que hay algo que
se nos está escapando… –
Sin dejar de observar las cicatrices
en sus muñecas, la joven comenzó
a relatar una vez más –
– Desde hace meses programé
mis vacaciones, tenía el deseo de ir
al bosque, eso lo recuerdo…
– ¿Por qué al bosque?
– Desde pequeña he sentido
una fascinación por los bosques, no
lo sé… siempre me han gustado…
y por fin tenía la oportunidad de
pasar unas semanas disfrutando de
su belleza.
– ¿Comió o bebió algo del
bosque?
– No, no que yo recuerde…
– ¿Cuándo llegó ahí?
– El 6 de Octubre, por la
tarde.
– ¿Qué hizo cuando llegó?
– Bueno… solamente
desempacar y comer algunas cosas
que había comprado, pan, queso,
jamón, refresco, esas cosas… un
poco más tarde caminé por el
bosque y me sentí tan relajada, que
durante la caminata estuve
cantando. Era como si estuviera
en casa… en verdad me sentí
estupendamente bien.
– Después… ¿Qué hizo?
– Regresé a la cabaña…
encendí una lámpara y leí un
rato. – ella no dice más y él, con
un gesto la invitó a continuar –
Ya no puedo recordar más… sólo
que… cuando entré al bosque…
creo que había una luz y… las
hojas de los árboles se sacudían
como si el viento las moviera,
pero… no recuerdo haber sentido
viento alguno. En la cabaña,
mientras leía mi libro, de vez en
vez suspendía la lectura y
observaba a través de la ventana…
que el bosque se veía iluminado…
no sé si era la Luna que brillaba,
pero se podía caminar por él
viendo claramente… sentí el
enorme deseo de caminar
nuevamente por el bosque… pero
no recuerdo haberlo hecho… sólo
que…
– ¿Qué…? Continúe, por
favor.
– Estoy segura que si hoy fuera
al bosque… no me perdería, es
como si tuviera un mapa claro en
mi cabeza. No sé si caminé
dormida o qué sucedió, sólo
recuerdo haber leído mi libro,
contemplar desde la ventana el
hermoso bosque iluminado y
después… ¡Me encontré dentro del
riachuelo…! Salí del río muy
confundida… lo más curioso fue,
que mis zapatos estaban junto al
río… como si me esperaran… y
que perdí mi reloj, no sé dónde
está…
– ¿Qué hizo cuando salió del
río?
– Me dirigí hacia donde estaba
un enorme y frondoso árbol y un
gran tronco… por un rato me
quedé ahí. Recuerdo que cuando
decidí volver a casa, no quería
hacerlo, realmente quería
quedarme en el bosque. Me
preocupa no poder recordar cómo
me ocurrió esto. – Muestra las
cicatrices en sus muñecas –
Cuando salí del río ya las tenía, sin
ningún rastro de sangre en mi
ropa.
– No quiero que se preocupe,

Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi
ya investigaremos cómo fue que se
las hizo.
– Para mí, lo más importante
es el dolor y la tristeza tan grande
que me invade. Como le dije, he
tratado de mantenerme tranquila y
serena, pensando en que no tengo
motivos para estar triste, tengo una
hermosa familia, trabajo en lo que
me gusta y disfruto y además tengo
buenos amigos… no obstante, esa
tristeza va creciendo y la angustia
me ahoga… es como si tuviera que
hacer algo urgente, pero sin saber
qué es… este sentimiento está
sobrepasándome. – El
médico se quitó los lentes
diciendo –
– Ante todo, quiero que se
mantenga tranquila, todo va a estar
bien, estamos aquí para ayudarle.
Lo primero que vamos a hacer, es
una serie de exámenes para ir
descartando alguna sustancia que le
haya hecho daño en el bosque, y
teniendo los resultados, ya
sabremos qué camino seguir.
Aventurándome un poco, pienso
que es una depresión causada por
algún mal momento que tuvo.
– ¿Cree usted que soy
maníaco-depresiva o bipolar?
– ¡No! Por favor, no
adelantemos juicios y mucho menos
tan severos. Vuelvo a repetirle lo
que pienso, creo que algún evento
le afectó tan seriamente, que se
evadió de la realidad y actuó sin
darse cuenta. Confíe en mí,
descartemos con los análisis algo
que le haya hecho daño y así, más
tranquilos podremos atender el
problema.
– Pero… ¿Y esto? –
Preguntó, mostrando nuevamente
las cicatrices –
– Tal vez, sólo tal vez, no es la
primera vez que pasa por una
situación como ésta y no lo
recuerda. Su cerebro, al tratar de
regresarla a la realidad, le hizo
notar las cicatrices. – Ella lo
miró recelosa –
– Pero… ¿Cómo es eso
posible?
– El cerebro guarda muchos
misterios… – Ella suspiró –
– Sí… es una posibilidad.
¿Por qué no? Tal vez… yo misma
me hice estas heridas en otra crisis
que no recuerdo… si no puedo
recordar lo que sucedió en el
bosque… ¿No habré olvidado otras
cosas antes? Es sólo que… ¿Por
qué el dolor es tan intenso? ¿Por
qué me importa tanto haber
olvidado esto? ¿Por qué siento
esta tristeza tan profunda? Y
además, una melodía, una hermosa
melodía que constantemente
envuelve mis pensamientos y llena
de melancolía mi corazón. Una
melodía que no he logrado
identificar… – Preguntaba,
mientras acariciaba un dije dorado,
que pendía de una exquisita cadena
alrededor de su cuello –
– Eso y muchas cosas más, es
lo que vamos a ir descubriendo
durante las sesiones. Para estar
más tranquilos, quiero
recomendarle que se interne unos
días en la Clínica

  Libro La espada sagrada – Blanca Shiroi

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------