---------------

La melodía del amor – Hermanas Collins 2 – Stefania Gil

La melodía del amor - Hermanas Collins 2 – Stefania Gil

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La melodía del amor – Hermanas Collins 2 – Stefania Gil

Los integrantes de X69 subieron al escenario en penumbras, entre aplausos y gritos de los presentes.
Los chicos estaban tan sonrientes como siempre que tomaban sus puestos y se preparaban para dar lo mejor de ellos con sus instrumentos sobre el escenario.
Habían nacido para eso, no en vano tenían casi quince años tocando juntos y ganando más fama día tras día.
En los últimos años, la fama la ganaban también por las imprudencias que cometían cuando decidían irse de fiesta, bueno, los que aún no estaban casados o
comprometidos como era el caso de Liam, vocalista y guitarrista; y Cole, baterista del grupo. Alex y Harry, bajo y teclista respectivamente ya estaban casados y felices,
además. Y Jamie, el segundo guitarrista, acababa de comprometerse.
Así que esos chicos solo alimentaban a la prensa con las canciones que se posicionaban en las listas más populares, eso sí, llegando a puestos importantes y en
la mayoría de las ocasiones, manteniéndose allí por buenas temporadas.
Pero poco les importaba eso a los reporteros cuando tenían a integrantes como Liam y Cole dispuestos a darles de comer con fotos y conductas muy
comprometedoras, como la de la policía que encontró a Liam con los pantalones abajo y una bonita rubia haciéndole un favor oral en su miembro.
Era hombre, ¿qué coño podía hacer? Además, las mujeres se le regalaban a cada momento y era un poco estúpido ir a pagar por sexo cuando otras se te ponían
en bandeja de plata y sin tener que pagar ni siquiera una bebida.
Y bueno, sí, es cierto lo que le comentaron sus compañeros de grupo, inclusive Cole, de que había podido buscarse un hotel para pasarla bien con un poco más
de privacidad, pero es que Liam no entendía de cuidar apariencias y de planificar un poco sus fiestas personales.
Liam Woods respondía a sus impulsos, sin complicaciones. Para él no existía un ‘futuro’ a nivel personal porque nunca creyó en el amor ni de pareja, ni de
familia, ni de nada.
Malas experiencias desde que era muy pequeño le habían llevado a pensar que aquello no era para él. Una madre alcohólica, un padre desconocido, casas de
acogida cuando el estado decidió arrebatarle la custodia a su madre luego de que ella pusiera en peligro la vida de Liam cayendo en un coma etílico.
Las casas de acogida fueron la peor época de su vida. Nunca se sintió parte de ninguna de esas familias a pesar de que algunas de ellas fueron buenas y cariñosas
con él. Pero es que no se le daba bien aquello de ser organizado, metódico, estudiar, las buenas costumbres.
Las normas en general a Liam se le daban fatal.
Así que una cosa le llevó a otra y cuando cumplió la mayoría de edad, cuando por fin estuvo bajo su propio mando, se sintió feliz.
Aunque su felicidad durara apenas un par de días porque decidió marcharse de la última casa a donde le llevara la vida. Como de costumbre, su decisión no fue la
mejor porque descubrió que en pleno invierno no era buena idea dejarse llevar por la vida. La vida lo dejó tirado en un centro de indigentes, suplicando por cobijo y
alimento porque no podía volver a la casa de la cual se había marchado por razones poderosas. La primera, su orgullo; y la segunda, que no quería lastimar de nuevo a
esa mujer buena y llena de amor que le hizo sentirse querido por primera vez.
Aun recordaba a la dulce Helen que bien había podido ser su madre y que de ser así, estaba seguro que su vida habría sido diferente. Pero no se quejaba de las
cosas que le habían pasado porque gracias a todo ese sufrimiento y esa ‘mala suerte’ tuvo la oportunidad de trabajar en un bar en el que aprendió a servir tragos y pudo
encontrar una verdadera pasión: la música.
No tardó en reunir dinero y comprar su primera guitarra. Tocaba cada vez que tenía un rato libre y la suerte llegó a él pronto.
Primero conoció a sus mejores amigos, los integrantes de X69 y tras el primer toque en el bar, Sean McAdams les llevó directo a la fama.
Ahora estaban allí, en una tarima inmensa con un público desbordado por sus canciones más sonadas, perteneciendo a un equipo de trabajo que parecía bueno
aunque no fuese el favorito de Liam debido a la señorita esa que se había convertido en la relacionista pública del grupo.
Siempre estuvo en contra de esas personas por la simple razón de que a él no le interesaba que nadie viniera a limpiar el desastre que, según los demás, él
provocaba. Le daba igual lo que pensaran y en esta ocasión, se dejó convencer porque tres de los integrantes estuvieron a favor de la sugerencia de Sean cuando les
comentó que sería buena idea participar en la campaña que ofrecía la revista de modas pero que había algunas ‘normas’ que cumplir.
Claro, ya eso le había espantado y Sean lo sabía, pero no le quedó más remedio que aceptar todo aquel absurdo cuando Alex, Jamie y Harry estuvieron de
acuerdo con que alguien se dedicara a limpiar la imagen del grupo y le demostrara al público que algunos integrantes estaba dispuestos a sentar cabeza y hacer bien las
cosas.
Las mujeres… eso era todo y Liam lo sabía.
Las mujeres cambian a los hombres. Antes de encontrar a Emma, Alex estaba a punto de ser considerado una estrella porno y si en la época en la que Harry hizo
miles de estupideces hubiese existido internet, la buena y estupenda Lucy no se habría casado con él porque para contradicciones la vida. Lucy era lo más parecido a
una monja y no quería ni pensar en lo mal que lo pasaría si viese con sus propios ojos o peor aún, si quedase al descubierto pruebas de las locuras de Harry con las
mujeres, drogas y alcohol.
Pero ahora era un señor recatado. Ocultando los tatuajes en su inmaculado traje dominical cuando asistían a la iglesia.
Y Jamie, el bueno de Jamie estaba libre de algunas cosas. Su problema principal eran los casinos así que mientras los tuviese lejos, todo podía ir bien con él. No
era que fuese un santo pero sus acciones no eran tomadas en cuenta.
El público hizo una ovación cuando el grupo terminó de tocar y se apagaron las luces.
Muy bien, chicos. Sonamos estupendo hoy.
El público pedía más.
Los chicos se vieron y sonrieron.
¿Una más? preguntó Alex.
Andando Cole se sentó de nuevo detrás de la batería e hizo chocar sus baquetas.
El público gritó enloquecido.
Y tocaron la primera canción de ellos que alcanzó los primeros puestos de Billboard.
La gente gritaba como loca.
Liam se movía en el escenario de un lado al otro exprimiendo el sonido de su guitarra. Le gustaba sentirse libre estando allí arriba por eso siempre exigía
micrófonos inalámbricos.
En uno de sus movimientos, divisó en el backstage a la mujer esa que ahora sería la encargada de limpiar el nombre del grupo. La chica estaba cantando
desinhibida la canción que Liam entonaba en ese momento.
Lo sabía. Era fan de ellos. Lo había visto en la estación de policía cuando por poco tiene que limpiarle la baba después de verlo frente a ella.
De seguro era una de esas que lo consideraba su amor imposible.
Liam le sonrió con descaro haciendo que la chica dejara de cantar y se le escapara el color del rostro.
Sí, claro que le gustaba. Sonrió de nuevo pero para sus adentros porque después de todo, la chica no estaba nada mal y tal vez, podían acabar metidos en la cama
o no, mejor, en la parte trasera del coche en frente de un parque infantil a horas inapropiadas.
Sí, sería interesante ver cómo la chica saca de eso al grupo y a ella misma.
Quizá, después de todo, Liam tenía en sus manos una buena oportunidad de librarse de la estúpida idea de ella de hacer labor social para que los periodistas se
aburran de él.
***
Eve dejó de cantar apenas la boca de Liam se curvó un poco dejándole ver una hermosa sonrisa. Esa sonrisa que le cautivó la primera vez que lo vio en la portada
de una revista hacía tantos años. En los inicios del grupo.
Liam tenía todo lo necesario para gustarle a Eve: era alto, delgado, cabello negro, llevaba una barba descuidada de tres días y el conjunto de tatuajes que tenía en
sus brazos y torso le daban ese aire de chico malo con el que soñaba Eve. Porque con esa clase de chicos solo se soñaba, eran los clásicos que, en la vida real, atraían
todos los problemas hacia ellos.
Tal como era el caso, Eve ladeó la cabeza y arqueó las cejas como si necesitase afirmar su propio pensamiento.
Cuántas noches soñó con que Liam venía por ella a casa y la llevaba a un concierto en calidad de novia.
Miles.
Miles de noches y de días, porque el contenido  no solo soñaba con los conciertos. No. Soñaba con llevarlo a él a los eventos familiares, soñaba con meterlo en la tina y
bañarse con él, dormir con él y un montón de cosas más con él.
Y ahora no podía creerse que estaba allí, ante el grupo completo en el backstage del concierto y sabía que lo mejor, venía después. Un coctel que su madre había
organizado con todos los contenido  asociados de la campaña como anfitriones y por supuesto, ella podría codearse con los chicos sin ningún problema.
Se te va a salir la baba Brooke rompió el encanto de Eve cuando se acercó a ella justo en el momento en el que la banda terminaba de tocar.
Déjate de tonterías que el tipo, es un idiota.
Brooke soltó una carcajada.
Si lo amas de toda la vida.
Eve la fulminó con la mirada.
No pienso tener una aventura con Sr. Rebeldía-me-acuesto-con-todas.
¿Por qué no? Además, tu no piensas tomar en serio ninguna relación, según me dijiste la última

Pages : 58

Autor De La  novela : Stefania Gil

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

La melodía del amor - Hermanas Collins 2 – Stefania Gil

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online La melodía del amor – Hermanas Collins 2 – Stefania Gil

Las curvas del amor Hermanas Collins 1 – Stefania Gil

 

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

La melodía del amor (Hermanas Collins 2) – Stefania Gil.pdf
La melodía del amor (Hermanas Collins 2) – Stefania Gil.pdf
La melodía del amor (Hermanas Collins 2) – Stefania Gil.pdf
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------