---------------

Libro La música y la furia – Myranda Wolf

Libro La música y la furia – Myranda Wolf

La música y la furia – Myranda Wolf

PDF Descargar Gotas de sudor se deslizaban por su
espalda desnuda hasta sus ajustados
pantalones de cuero negro. Por lo menos
aún los tenía puestos. Generalmente,
para esa hora de la noche Finn
Ferocious ya estaba completamente
desnudo en el escenario. El público se
volvía aún más loco cuando él estaba
desnudo; cantando sobre anarquía y
destrucción con el culo y la polla al
aire. Finn aullaba como una bestia
mientras la guitarra eléctrica perforaba
el aire como una espada filosa. Gracias
a esa conducta salvaje Finn se ganó su
nombre artístico.*
Y a ese sonido brutal fue pronto
bautizado punk rock: riff abrasivos,
canciones de dos minutos y letras
anárquicas. Esta nueva corriente estaba
tomando por asalto la escena musical
inglesa. Pronto jóvenes de todo el
mundo imitaban el pelo puntiagudo y
colorinche de Finn Ferocious, así como
su actitud irreverente.
Al principio era genial ganar dinero
por tocar en una banda de rock. Un

Libro La música y la furia – Myranda Wolf
sueño hecho realidad para un chico de
clase obrera irlandés. De pronto su falta
de educación musical no era importante.
De hecho, el público celebraba sus
aullidos y gruñidos. O tal vez solo les
entretenía su conducta extraña o como
se retorcía en el escenario.
Era curioso para Finn ser admirado,
ya que nunca se vio a sí mismo como
atractivo. Y más extraño aún era tener
groupies. Chicas con crestas de todos
los colores y maquillaje exagerado
deseosas de tener sexo con Finn detrás
del escenario. Noche tras noche.
Pero después de un año, todo
cambio. El punk ya no era novedad;
había miles de bandas iguales pululando
por toda Inglaterra y la carrera de Finn
iba cuesta abajo. Ya no le interesaba
más jugar el papel de la estrella rebelde,
el papel que lo había catapultado a la
fama. Los
*Ferocious significa feroz en inglés
shows eran cada vez más cortos
gracias a los berrinches de Finn, que
abandonaba el escenario aburrido. A
veces simplemente se desmayaba por el
exceso de alcohol.
Ni siquiera el sexo era excitante
ahora. La última vez Finn había llevado
al baño del club a una chica de pelo azul
y tetas enormes. La penetró con
movimientos mecánicos, aburridos,
esperando un clímax que nunca iba a
llegar para él. Después de unos minutos,
perdió el conocimiento arriba de ella.
Fue la última vez que Finn lo intentó con
una groupie. De todas formas, todas eran
y se sentían iguales. Aburridas y vacías.
Esa noche, su cuerpo estaba
retorciéndose en el piso del escenario.
Apenas podía mantener el micrófono en

Libro La música y la furia – Myranda Wolf
mano. Con ojos entreabiertos, miro al

descargar  La música y la furia – Myranda Wolf

público. Ellos gritaban y rugían,
exigiendo más de Finn. Pero se sentía
débil, y su cuerpo ardía bajos las luces
del escenario.
Estoy harto de esto….
La banda seguía tocando detrás de
él. Ya estaban acostumbrados a su
conducta. Dave, Paul y Joe. Los únicos
amigos que había hecho en Inglaterra
desde que llego. Finn se preguntó si
después de un año junto, y de todas las
locuras que él había hecho, esos chicos
aún lo consideraban su amigo. En el
fondo sabia la respuesta, pero no quería
enfrentarla.
Estoy completamente solo…
La gente comenzó a escupirlo. Nada
raro en un show punk. De hecho, Finn
había empezado la moda escupiendo a
su público. Pero esta noche no era un
simple ritual punk; esos escupitajos y
gritos escondían verdadero desprecio.
Miles de ojos furiosos lo observaban.
Te odian….
Finn se incorporó en el escenario
con torpeza. Sus rodillas temblaban y su
cuerpo estaba cubierto de sudor y
escupitajos. El club apestaba a alcohol,
humo y orina.
Tienen razón en odiarte….
Yo te odio.
La banda huyó del escenario cuando
además de escupidas, botellas y otros
objetos contundentes empezaron a volar
hacia ellos. Pero Finn permaneció de
pie, estoico. Observo a los punks
insultándolo con sus caras enrojecidas
por la furia. En la primera fila había un
grupo de chicas en ropa de cuero
riéndose del él. Finn estaba seguro que
las había follado a todas por lo menos
una vez. Una botella rota voló hacia su
pecho, haciéndolo sangrar. Pero Finn
permaneció inmóvil. No era nada grave.
Su pecho delgado estaba cubierto de
cicatrices viejas, muchas de ellas hechas
por sí mismo.
“Finn, maldita sea, sal de ahí!” gritó
Randy desde atrás del escenario. El
buen Randy. Un americano de mediana
edad, ex hippie, que por esas vueltas
extrañas que da la vida, se había
convertido en su manager.
Pero Finn permaneció inmóvil en su
lugar. La sangre escapándose de su
herida fresca le daba una sensación
calmante. Tal vez se desangraría en el
escenario esa misma noche. Que cliché;
desangrarse en el escenario Ni siquiera
una muerte interesante tendría.
“Se acabó el show, hijos de puta!”
Finn gritó, extendiendo sus dos dedos
del medio al público.
El infierno se desató en el pequeño y
sucio antro. La gente gritaba y arrojaba
más cosas al escenario. Finn solo reía
como un loco. Una silla voló y desarmó
la batería con un estruendo. Un grupo de
punks violentos subió al escenario y se
enredaron en una pelea de puños. Finn
esquivó algunos golpes, hasta que uno le
hizo sangrar la nariz. Más sangre, genial.
En unos minutos, el escenario era
una completa batalla campal. Una
persona normal temería por su vida,
pero Finn no sentía nada. Era como si
estuviera despojado de emociones
humanas.
¿Hace cuánto que me siento así?
¿Hace cuánto que no siento nada?
“Mierda, ¡lo van a matar!” En medio
del caos, Finn reconoció el acento
americano de Randy “Sáquenlo de ahí!”
Fue Randy quien lo arrastró fuera
del club a duras penas y lo metió en un
taxi.
“Enfurecer a una turba iracunda, una
idea brillante….”Randy le reprocho una
vez que estuvieron a salvo dentro del
auto.
“Gracias por rescatarme…” Finn se
estiró y sus pantalones de cuero hicieron
un sonido extraño contra el asiento.
Todavía estaba desnudo de la cintura
para arriba y el frio viento nocturno le
causaba piel de gallina. Las cicatrices le
ardían. “¿Estabas realmente preocupado
por mí, o solo protegías tu inversión?”
“Vete a la mierda solo por
preguntarme eso…” Randy encendió un
cigarrillo mientras el auto aceleraba,
dejando atrás el caótico club. “¿Acaso
quieres morir?”
“Ya estoy muerto hace mucho,
Randy…” Finn le quitó al cigarrillo de
los labios a Randy y comenzó a fumarlo
él.
“Guarda esas frases de mierda para
tus canciones, ¿Si?” Randy miró hacia
atrás un segundo, asegurándose que el
resto de la banda los estuviera siguiendo
en otro taxi. Después se acercó más a
Finn y susurró “¿Estás consumiendo de
nuevo?”
“No.” Finn arrojó las cenizas por la
ventanilla “Hace tres meses que estoy
limpio y lo sabes. Ahora, el alcohol es
otro tema….”
“Entonces ¿qué mierda te pasa?
Nunca fuiste una persona sencilla, pero
últimamente estas colmando mi
paciencia….”
Finn no sabía la respuesta a esa
pregunta. Se quedó en silencio, dejando
que el humo caliente llenara sus
pulmones. Era una sensación relajante
dentro del caos en que su vida se había
convertido. Su cuerpo entero estaba
dolorido, pero no era nada comparado
con el infierno que era su mente.
“No me quieres decir, ¡perfecto!”

leer online  La música y la furia – Myranda Wolf

Por suerte, yo siempre estoy un paso
adelante de tus berrinches…” Randy
sacó una revista del bolsillo interno de
su chaqueta y la arrojó en el regazo de
Finn.
En la portada estaba Mick Ashburn,
la estrella de glam rock más popular del
momento. Su cabello rubio brillaba casi
plateado, y estaba peinado bien tirante
hacia atrás con gel, resaltando dos
pómulos perfectos. Sus labios carnosos
estaban pintados de negro en el retrato.
Podría decirse que era un rostro casi
femenino, de no ser por la mandíbula
cuadrada.
Pero lo que realmente resaltaba de
esa fotografía era la intensidad de esos
ojos grises. Con tan solo contemplar ese
rostro en papel, escalofríos corrían a lo
largo de la espina de Finn.
“¿Por qué me muestras la foto de
este puto?” Finn le arrojó la revista de
nuevo a Randy con desprecio.
“Porque ‘este puto’ está ganado
millones mientras tu malgastas tus
quince minutos de fama…” Randy
empezó a hojear la revista con cuidado
“De veras, Finn ¿Cuánto tiempo más
crees que el punk va seguir existiendo?”
“El punk es la voz de la gente,
Randy. De los que se cansaron de que
les cierren las puertas en la cara” O por
lo menos, eso era el punk en un
principio. Ahora era solo un circo. “No

Libro La música y la furia – Myranda Wolf
un puto como Mick Ashburn usando
tacos y maquillaje en el escenario”
“No te estoy pidiendo que uses tacos
y maquillaje. Pero Mick es un buen
profesional, sabe cómo brindar un show
decente y podrías aprender mucho de él”
“No necesito aprender nada de ese
maricón. La música viene primero, la
música es lo importante.” Finn gruñó.
“No te engañes, chico. Es todo un
acto. Tú juegas al chico punk y rebelde,
y Mick Ashburn juega a la estrella
andrógina y bisexual. Siempre hay un
truco publicitario detrás de todo. Y tu
truco no está funcionando últimamente,
tal vez debas aprender de Mick…”
“¿Eso qué significa?”
“Mañana toca en Manchester. Vamos
a viajar, ver el concierto y después voy
a hablar de negocios con él. Mick es su
propio manager ¿sabes?”
“¿No tiene manager? Es inteligente,
después de todo” Finn sonrió.
“¡Escúchame, Finn! No te atrevas a
arruinar esto, Ta vez sea la última
oportunidad de tu carrera. Si no quieres
volver a limpiar inodoros en Irlanda,
compórtate en Manchester” El rostro del
hombre estaba rojo por la furia.
“Pero Randy….no esperaras que yo
comparta el escenario con ese puto.”
Finn sintió un hormigueo en su pecho.
“Lo espero. Si esto sale bien, tal vez
hasta podamos salvar tu carrera. ‘El
punk conoce al glam’, o alguna mierda
por el estilo….será un hito en la historia
de la música”
“Mierda, Randy. Pura mierda” Finn
sacudía la cabeza.
“Ya hablé con él por teléfono, y
estaba muy entusiasmado de trabajar
contigo” Randy sonrió debajo de su
grueso bigote negro, como riéndose de
un chiste que solo él conocía. “¿No has
leído la entrevista, verdad?”
“¿Ese puto ha hablado de mí?
¿Cuándo?” Finn gritó indignado.
Randy sonrió de nuevo y abrió la
revista. Comenzó a leer en voz alta la
entrevista a Mick Ashburn.
“Mick Ashburn nos recibe en la
comodidad de su apartamento en
Estocolmo, mientras se prepara para su
gira en el Reino Unido. Recostado en su
lujoso sofá de terciopelo púrpura, la
superestrella no es tímida para hablar de
sus fantasías sexuales con otras
celebridades. Mick Ashburn, quien ya
había confesado públicamente su
bisexualidad, tiene una larga lista de
aventuras en su haber, de la cual no
escapan ni hombres ni mujeres. Cuando
le preguntamos por su rival musical, el
escandaloso Finn Ferocious, Mick pasa
sus dedos por su cabello dorado y nos
brinda una sonrisa maliciosa: ‘¿Finn
Ferocious? Oh sí, es delicioso con esa
imagen de chico malo. Está primero en
mi lista si patea para ese lado. Le daría
una revolcada para el recuerdo….’”
Cuando terminó de leer, Randy se
ahogó de la risa. Pero Finn estaba
mareado, su cabeza daba vueltas
mientras un intenso calor crecía en su
estómago. Le arrancó la revista de las
manos a Randy con un movimiento
violento. Trató de leer, pero estaba tan
nervioso que no podía concentrase.
Una parte de él esperaba que todo
fuese una mala broma de su manager,
pero era verdad. Mick había dicho esas
cosas de él. Una poderosa sensación se
apoderó de Finn, una ola de furia
irradiando desde su pecho hasta todo su
cuerpo. Sus manos temblaban mientras
releía la entrevista una y otra vez.
Pero había algo diferente a la furia
también. Un cosquilleo que no lo dejaba
en paz, vibrando en el fondo de su
estómago y sus muslos. Y contemplar la
foto de Mick Ashburn reclinado en su
sofá con pantalones ajustados no
ayudaba. Cuando terminó de leer, la
cara de Finn estaba roja y su verga
estaba dura.
“¿Qué derecho tiene esta maricón a
nombrarme?¿No tenemos abogados para
estas cosas?” Finn rugía mientras las
palabras de Mick martillaban su
cerebro.
“Relájate, chico” Randy estaba
acostumbrado a las reacciones violentas
de Finn “No es personal; Mick Ashburn
juega a ser bisexual porque eso vende
más discos. Probablemente ni siquiera
lo sea. De todas

   Libro La música y la furia – Myranda Wolf

Comprar Ebook en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

Lazos de sangre – Myranda Wolf

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------