---------------

La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight

La promesa -  Dana y William - Cameron Q. Knight

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight

peligro, ésta no era una zona especialmente insegura, pero no podía bajar la guardia, no debía arriesgarse innecesariamente. Si algo pasaba tenía varias vías de
escape, incluida la escalera que daba a las habitaciones y alguna ventana, aunque escoger la mejor opción dependía siempre de las circunstancias. Aquel sitio era como
todas las tabernas, bodegas y demás lugares parecidos que había conocido, muchos de ellos verdaderos tugurios. En todos había aprendido algo sobre asalto, defensa,
ataque, huida… sobretodo de huida. Dada su condición, no podía dejarse acorralar por ningún malhechor, así que, en muchas ocasiones había aplicado la vieja enseñanza
militar “una retirada a tiempo es mejor que una derrota”. Además, aunque había tenido algunas trifulcas, Dana había aprendido de su madre que no basta con la valentía.
También hay que ser inteligente y saber cuándo debes luchar y cuándo no. Para hacerla desenvainar su espada no era suficiente una mera provocación. Ella sólo luchaba
para defender su vida o la vida de otros. Había aprendido a ser prudente y por eso, al llegar, como siempre, había comenzado su estudio por el exterior, y una vez
dentro se situó en función de las entradas y salidas, las ventanas y los posibles accesos a dependencias anejas. Eso era relativamente fácil: cuestión de poner en práctica
lo que había estudiado sobre estrategia militar. Lo más difícil era catalogar a los parroquianos.
No había mucha gente, la mayoría eran campesinos, artesanos y otros vecinos de la zona en general. Había algún comerciante de paso, algún peregrino, pero
ningún trotamundos ni aventurero de aspecto sospechoso. Todos suponían potencialmente igual amenaza, pero le llamó la atención un grupo de hombres que no pudo
catalogar, y aunque esto no siempre significaba que fueran peligrosos, siempre y sin excepción significaba que debía estar alerta. Eran cuatro. No hablaban entre sí, pero
era evidente que viajaban juntos, pues no sólo compartían mesa, sino que además compartían comida y bebida. Tres de ellos engullían rápida y ruidosamente y, aunque
sus cabezas estaban tan inclinadas sobre los platos que casi podían comer directamente de ellos con la boca, miraban furtivamente a su alrededor, momentos en los que
era imposible no ver lo que masticaban. El cuarto hombre comía erguido, no exquisitamente pero con suficientes buenas maneras. Observaba meticulosamente a todos
los presentes mientras cenaba, teniendo mucho cuidado de que su mirada no ofendiese a nadie ni levantase sospechas. Había visto tipos así antes. Todos ocultaban algo.
Todavía no podía decir qué, pero seguro que nada bueno. Tendría que esperar y ver qué hacían para decidir si quedarse o dormir en el camino. Le trajeron la cena y más
cerveza. Comió y bebió despacio para poder seguir observando.
Bildus no podía soportar más a sus compañeros de viaje. Los había conocido hacía unos meses en un antro de Marsella. Entonces le parecieron perfectos
para sus planes. Delincuentes de nacimiento y sin remisión posible. Pasaban desapercibidos entre toda la gentuza que había allí. Cuando los vio salir, siguiendo
discretamente a un hombre, se dio cuenta de sus intenciones. Los siguió a su vez y observó cómo mataban y robaban a aquel tipo. Entró tras ellos en otra tasca y se
sentó en una mesa próxima. Escuchó lo que hablaban. Estaba claro que delinquían habitualmente porque no hicieron ningún comentario sobre lo que acababa de ocurrir.
Después de un rato se levantó y se acercó a su mesa.
¿Puedo sentarme? – dijo . Estoy buscando hombres como vosotros para hacer juntos, digamos… negocios.
Te puedes sentar – contestó uno de ellos, mientras los otros dos le observaban en silencio – pero nosotros no hacemos… – recalcó el silencio –
negocios.
Se sentó. Aunque nadie alrededor parecía escuchar, habló con cierta libertad, pero con cautela.
¿Cuánto habéis sacado con el del callejón? – lo soltó a bocajarro. Pretendía sorprender, pero no lo consiguió, pues ninguno hizo el más mínimo
gesto. Ya no tenía muy claro si su actitud era profesionalidad o simplemente falta de conciencia . Yo me gano la vida igual que vosotros. Vosotros sois tres y yo estoy
solo, por eso quiero que os unáis a mí. Yo no soy sólo uno más – iba a hacer otra pausa, pero estaba claro que no conseguiría impresionarles con las palabras, así que
continuó – y no me refiero a que con la espada soy mejor que cualquiera de vosotros, no. Me refiero a que no sabéis escoger

Pages :60

Autor De La  novela : ameron Q. Knight

Comprimido: no

Format :True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

La promesa - Dana y William - Cameron Q. Knight

Puedes Leer Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu Sitio Favorita Amazon!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight.pdf
La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight.pdf
La promesa – Dana y William – Cameron Q. Knight.pdf
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------