---------------

Libro La última esperanza: El despertar – Eduardo Galli

Libro  La última esperanza: El despertar - Eduardo Galli

Libro La última esperanza: El despertar – Eduardo Galli

PDF Descargar Esparta. Me sentía diferente, debe ser porque mañana cumplo 17 años, aunque hoy sea otro sábado común. Además, tengo tarea: historia del taidanio. Debo hacer una
exposición sobre toda la historia de su descubrimiento y una maqueta con un artefacto que la utilice, junto con 2 de mis compañeros. Me cepillo los dientes y me visto.
Nada especial, unos chores negros y una camisa. Bajo a la cocina para desayunar, mi mamá tenía unas diligencias que hacer así que se fue temprano. Espero en mi cuarto
a que sean las 10:00 a.m. que es cuando acordamos reunirnos. Mi cuarto estaba pintado de naranja, mi escritorio al lado de la ventana y el televisor holográfico al frente
de mi cama. Ya ha pasado un rato después de la 10:00, cuando uno de mis amigos llega para hacer esto.
–Hola Luke ¿Cómo te va?– me dice.
–-Hola Peter, bastante bien– le respondo.
Peter Pithery es mi mejor amigo. Tiene reflejos bastante rápidos, pero me gustaría que no se distrajera con tanta facilidad. Tiene déficit de atención.
–¿Max todavía no llega?– me pregunta.
–Me dijo que iba a comprar algo que nos falta para la maqueta, pero está tardando más de lo que debería. El Mercado Guayamurí está a solo unas cuadras– le
respondo.
–Bueno, empecemos– me dice.
Tiene el pelo catire, poco peinado.
Empiezo con la aburrida tarea de la exposición, investigo y copio la información en la tableta holográfica. Después de un rato casi vamos por la mitad, y lo que
me esperaba, Peter se distrae mirando por la ventana a mi vecina que está pasando por el frente. Elisa Delacua, una compañera de clases que vive cerca de mí. Ella es una

Libro La última esperanza: El despertar - Eduardo Galli
de las más lista del salón. Me dijo que desea estudiar medicina. Ella, Peter, Max y su hermanastro Benjamín Ventoris, son mis mejores amigos: Nos conocemos desde
que tenemos memoria, no nos relacionamos bien con otras personas. Incluso estamos en la misma clase de artes marciales mixtas. Peter siempre le había gustado a Elisa,
pero finge que no; y ella sabe que le gusta a Peter, pero finge no saberlo, y yo debo fingir ignorancia y no decirle al otro lo que siente cada uno pues le prometí a ambos
que no lo haría. Aun así, debería ponerle atención a esto.
–Tierra llamando a Peter, tierra llamando a Peter, deja de estar en la órbita de Elisa y concéntrate– le digo.
Pero sigue distraído, así que le lanzo una bola de papel para que voltee.
–Tenemos que terminar esto hoy– le vuelvo a decir.
–Sabes, todavía tenemos 2 días para terminarlo ¿Por qué no lo terminamos mañana?– me dice.
Lo miro fijamente sin decirle nada frunciendo el ceño para que recuerde por qué tenemos que terminar esta tarea hoy.
–¡Ooh! Cierto, mañana es tu cumple años– me responde.
–¡Sí! Y es por eso que quiero terminar esto hoy, para no tener que hacer tarea en mi cumpleaños– le respondo con algo de fastidio.
–Está bien, pero no puedo terminar el trabajo hasta que Max llegue con el pegamento– me dice con flojera.
Pero, al instante alguien toca el timbre, seguramente es Max. Peter me mira con cara de fastidio.
–Hola Luke, hola Peter– nos dice.
–Hola Max ¿trajiste el pegamento?– le pregunto.
–Sí, aquí la tengo– dice sacándola del bolsillo izquierdo.
Max Terrent es el más fuerte y resistente de nuestro salón, con un ligero tono moreno. También es un año mayor. Es simpático, aunque un poco amargado de
vez en cuando.

Libro La última esperanza: El despertar – Eduardo Galli

–Bien, Yo termino la exposición, y ustedes construyan la maqueta– les dije para terminar esto de una vez.
Ambos me dicen ok, pero Peter con algo de fastidio.
–Oye ¿Por qué tardaste tanto?– le pregunto a Max.
–Perdona, es que Ben me distrajo con otro de sus juegos– me responde.
Ben es el hermanastro de Max, la madre de Max lo adoptó cuando él era un bebé. Ben es el más rápido y ágil de toda la isla, incluso es capaz de llegar al techo de
una casa de un salto. Es hábil con el arco, es bastante simpático y alocado. Se nota que Max y Ben son muy diferentes pero se tratan como hermanos, excepto que Max
nunca le dice hermano, solo hermanastro o hermano adoptivo. También es cazador, el tío de Max le enseñó a cazar y siempre aprovecha las temporadas para conseguir
comida gratis.
–Yo estaba saliendo del mercado Guayamurí, cuando él decidió hacerme una broma disparándome una flecha de juguete con ese arco plateado que tiene, nunca lo
suelta. Se suponía que él estaba aprovechando la temporada de búfalo alado para conseguirnos la cena, pero siempre busca hacerme alguna clase de broma. Luego se fue
brincando entre ramas– nos cuenta Max mientras construía la maqueta con Peter.
Estaban haciendo una brújula cuántica, un aparato que lee los campos cuánticos en el ambiente y rastrea cualquier lugar, persona, animal o cosa. En cierta forma,
te guía a tu destino. Se estaban basando en la brújula electrónica que tiene Max, algo similar a un reloj pulsera, sólo que más grande y con los datos para la clase.

Libro La última esperanza: El despertar - Eduardo Galli
El búfalo alado es un ave de gran tamaño con cuernos, como los de una vaca. Debido a sus músculos no puede volar y tiene mucha carne, por eso se le llama
vulgarmente búfalo alado.
–¡Oigan! ¿Me pueden ayudar con esto?– dice Peter con la mano pegada a la cara.
Al parecer decidió pasarse la mano por la cara sudada cuando ésta estaba llena de pegamento.
–Yo te ayudo– le digo.
Le agarro el antebrazo y jalo fuerte hacia atrás. Logro despegarle la mano, pero termino arrancándole la ceja izquierda. Peter suelta un ligero grito de dolor,
mientras que yo no resisto las ganas de reírme a carcajadas, y Max también se ríe.
–¡No es gracioso!– nos dice Peter con enojo.
–Sí, sí es gracioso– digo con tono burlón.
Regreso a terminar lo poco que me falta de la exposición, mientras que Peter se soba donde tenía la ceja.
–¡Oye Max! ¿Qué estará haciendo tu tío?– le pregunto a Max cuando no me falta mucho por terminar.
–Ni idea, él nunca habla de lo que hace. Yo también me pregunto dónde estará– me responde Max.
Edward Terrent es el tío de Max. Es un viejo amigo de nuestra familia quien de vez en cuando se va por varios días y nunca dice a dónde va, por lo menos no
nos lo dice a nosotros. Esperaba que esta vez Max supiera, pero no.
Una vez que terminamos la exposición y la maqueta, Max y Peter se fueron a sus casas.
Cuando ya me voy a dormir, veo una vez más aquel amuleto de la suerte que tengo desde hace tiempo, tiene una forma que no entiendo. Mi Mamá dice que era
de mi padre, el murió hace mucho tiempo. Es otra cosa que tengo en común con mis amigos, todos perdimos a alguno de nuestros padres. En el caso de Ben, ambos
padres, y todos tenemos algún objeto que antes le pertenecía (Peter tiene un medallón de su padre, Elisa tiene el collar de su madre, Max tiene la brújula electrónica de
su padre, Ben tiene un arco metálico y yo tengo esta cosa). Este amuleto tiene la forma de una vara corta con un pomo pentagonal de un lado y una medialuna del otro
lado, con una pequeña esfera metálica de color azul en el centro. De cierta forma, parecida a la empuñadura de una espada, pero sin la hoja. De todas formas, no le
encuentro sentido a su apariencia, ni por qué es considerado de buena suerte, ni por qué mi papá lo tenía. Son preguntas a las que todavía no les encuentro respuesta. Le
doy un último vistazo y me echo a dormir.
No me siento bien, tengo la misma pesadilla recurrente. Sueño que estoy en un lugar muy brillante y a la vez muy oscuro. Sueño con sombras cobrando vida,
sueño con un mundo envuelto en caos y la luz luchando contra la oscuridad. Despierto todo sudado. Esta pesadilla me ocurre cada cierto tiempo. Me duele un poco la
cabeza y estoy sudando más que ayer, pero no voy a dejar que una mala noche arruine mi cumpleaños

  Libro La última esperanza: El despertar - Eduardo Galli

Comprar La última esperanza: El despertar en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------